Type to search

Tuberculosis. Cuidados de enfermería.

Categoría: ,
1 agosto 2020

AUTORES

  1. Almudena Giménez Franco. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud, Hospital Universitario Miguel Servet. Máster en Iniciación a la Investigación en Ciencias de la Enfermería.
  2. María del Mar Bruna Martín. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud, Subdirectora de Enfermería de Procesos Materno Infantiles en HUMS. Máster en Investigación. Enfermera Especialista en Pediatría.
  3. Ana María Latorre Izquierdo. Supervisora de Área y de Recursos Humanos y Cuidados del Hospital Materno-Infantil. Especialista en Enfermería Pediátrica.
  4. Sandra Lafuente Tejero. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud, Hospital Ernest Lluch planta de cirugía.
  5. María del Mar Navarro García. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Master en Iniciación a la Investigación en Ciencias de la Enfermería. Máster en Urgencias, Emergencias y Catástrofes.
  6. Eduardo Ibáñez Tomás . Enfermero del Servicio Aragonés de Salud, Hospital Universitario Miguel Servet. Máster en Salud Pública.

RESUMEN

La tuberculosis es una enfermedad respiratoria causada por la bacteria conocida como “Bacilo de koch”, contagiándose por el aire. Hay dos tipos: Pulmonar y extrapulmonar, las cuales desarrollaremos en el trabajo.

En cuanto a la sintomatología principalmente destacaremos expectoración con sangre, dolor torácico, sudoración y cansancio generalizado.

Ante ésta sintomatología, el personal de enfermería debe de recoger durante tres días consecutivos muestras de esputo, además de administrar una inyección de la PPD (tuberculina) vía intradérmica con el fin de facilitar el diagnóstico médico de tuberculosis en el caso de dar positivo.

Como medidas preventivas existe la vacunación (prepatogenia), en caso de padecer la patología, se aislará al paciente, se le administrará la medicación oportuna prescrita por el médico y el personal sanitario portará equipo de protección especial.

PALABRAS CLAVE

Tuberculosis, etiología, epidemiología, tratamiento, síntomas, transmisión.

OBJETIVO

Nuestro objetivo en este trabajo será dar a conocer a nuestros compañeros los principales cuidados que enfermería ha de realizar en la enfermedad de la tuberculosis, así como describir de forma general y a modo de introducción dicha patología tratando su agente causal, regiones que abarca y síntomas de ésta.

Para ello hemos estructurado el trabajo en dos partes, la primera referente a una introducción de la enfermedad en la cual desarrollamos la definición, etiología, epidemiología que abarca a nivel mundial y los métodos de transmisión mediante la cual ésta puede propagarse.

En la segunda parte, nos vamos a centrar en los cuidados de enfermería en esta patología, desarrollando sus métodos de diagnóstico, prevención y tratamiento.

INTRODUCCIÓN

Es una enfermedad contagiosa que alcanzó su máximo apogeo en el siglo pasado durante la Revolución Industrial, debido al desplazamiento de la gente a las ciudades, en las cuales había muy malas condiciones higiénicas1.

Afecta principalmente a los pulmones, pero puede atacar otras partes del cuerpo, llegando a ser muy grave. Lo causa una bacteria conocida como “Bacilo de koch” la cual se contagia por el aire. Si no se trata puede causar daño permanente en los pulmones1.

Tipos de Tuberculosis:

De acuerdo al lugar donde se origina puede ser:

  • Tuberculosis Pulmonar: Es la forma más frecuente de tuberculosis, se contagia a través del aire, puede aparecer inmediatamente después de la infección. Esta variedad se conoce como infección primaria.

 

  • Tuberculosis extrapulmonar: Depende del sistema afectado. El inicio de los síntomas suele ser insidioso. Aparece al menos dos años después de contraer la infección. Esto indica que la infección permanecía latente, por lo que es más agresiva que la primaria, provocando lesiones pulmonares graves.

 

SINTOMATOLOGÍA:

La fase primaria suele ser asintomática2.

Cuando se presentan pueden ser:

  • Tos persistente (síntoma principal)
  • Fiebre.
  • Expectoración con sangre.
  • Sudoración, especialmente en la noche.
  • Cansancio.
  • Pérdida de peso y/o apetito.
  • Dificultad respiratoria.
  • Dolor torácico.

 

MÉTODO DE TRANSMISIÓN:

  1. Digestiva: Por la leche de vacas enfermas que contagia al hombre a través de la orofaringe o el tubo digestivo.
  2. Urogenital: A través de la orina o por trasmisión sexual.
  3. Cutaneomucosa: Se interés para el personal sanitario.
  4. Vía transplacenteria: Poco frecuente1.

 

La transmisión habitual ocurre a partir de un ser humano afectado de tuberculosis bacilífera, sea pulmonar, bronquial, o laríngea, que, al toser, estornudar, reír cantar o hablar, expulsa al aire partículas de secreciones respiratorias que contienen bacilos.

Estas partículas, pueden permanecer suspendidas en el aire durante horas, pudiendo ser inhaladas por otros individuos llegando a los alvéolos pulmonares de éstos.

Si los bacilos encuentran condiciones de reproducción favorables, consiguen implantarse y multiplicarse, produciéndose así la infección1.

EPIDEMIOLOGÍA

Tuberculosis en el mundo:

Se estima que la tuberculosis afecta a un tercio de la población mundial. En los países en vías de desarrollo, casi toda la población está infectada y el 80% de los individuos infectados tienen menos de 50 años de edad. En los países desarrollados, el 80% de los infectados están por encima de dicha edad2.

En el año 2006 se estima que ocurrieron unos 9,2 millones de casos nuevos, de los cuales 7,4 millones se produjeron en Asia y África. El número de defunciones estimado fue de 1,7 millones, de los cuales 200.000 estaban infectados por el VIH. La enfermedad de la tuberculosis en los países en vías de desarrollo es la primera causa de mortalidad en el segmento de población de 15 a 49 años2.

Actualmente la casi totalidad de los enfermos de tuberculosis en el mundo se concentran en 22 países. Aunque la carga que supone la tuberculosis está disminuyendo a nivel mundial, la disminución no es suficientemente rápida como para que se pueda alcanzar en las regiones de África, Europa y el Mediterráneo oriental. El objetivo es reducir a la mitad las tasas de prevalencia y mortalidad registradas en 19902.

 

Tuberculosis en Europa:

Hoy en día, los antiguos países de la Unión Europea presentan tasas de morbilidad bajas, entre 5 y 15 casos/100000 habitantes, con la excepción de España y Portugal.

 

Tuberculosis en España:

De los datos disponibles se deduce que España tiene una endemia tuberculosa superior a la de los países de su entorno socioeconómico, con excepción de Portugal. A partir de la década de 1980, los niveles han descendieron muy lentamente, y en la actualidad son de los más altos de la Unión Europea.

Desde hace años mueren únicamente enfermos ancianos o marginados sociales, sobre todo con formas extra respiratorias, como consecuencia de un retraso diagnóstico.

CUIDADOS ENFERMEROS

DIAGNÓSTICO:

Para poder establecer un diagnóstico claro de esta patología es necesario llevar a cabo diferentes pruebas diagnósticas3:

  • Prueba de la tuberculina (reacción de PPD):

La prueba tuberculínica o de Mantoux se trata de una prueba que consiste en inyectar antígenos para comprobar si se ha producido contacto con la bacteria causante de la tuberculosis (Mycobacterium).

Para ello el personal de enfermería administrará 0’1 ml de derivado purificado del antígeno “Mycobacterium tuberculosis” mediante una inyección intradérmica en la cara anterior del antebrazo. Una vez aparezca el habón, lo rodearemos con rotulador para poder evaluar el tamaño de éste pasadas 48-72 horas.

Si pasado este periodo de tiempo, comprobamos que la pápula tiene una induración de 10 milímetros o más, se ha producido contacto con el bacilo, por lo que consideraremos que la prueba es positiva.

 

  • Bacteriología:

El examen baciloscópico directo es la técnica de confirmación más práctica sencilla y rápida, pudiendo confirmar entre el 65% y el 80% de los casos de tuberculosis. Para ello, el personal de enfermería recogerá una muestra de esputo al paciente durante tres días consecutivos con el fin de identificar el agente causal.

 

  • Radiología:

Es una prueba complementaria para el diagnóstico de la tuberculosis, ya que las imágenes radiológicas que obtenemos pueden ser causadas por otras patologías. Radiológicamente la tuberculosis puede producir: infiltrados, nódulos, cavidades, fibrosis y retracciones, que serán analizadas por un médico.

 

  • Otras técnicas de laboratorio:

Tales como biopsia, la cual se llevará a cabo por personal médico, pudiendo el personal de enfermería auxiliar en la técnica

 

TRATAMIENTO:

El tratamiento se centra en fármacos que combaten las bacterias de la tuberculosis. El tratamiento de la tuberculosis pulmonar consta de muchos fármacos, aunque principalmente se usan 4 tipos2,6.

Se continúa la administración de los fármacos hasta que las pruebas de laboratorio muestran la mejor o más eficaz medicación.

Principales:

  • Isonizida
  • Rifampina
  • Pirazinamida
  • Etambutol

Otros:

  • Amikacina
  • Etionamida
  • Moxifloxacina
  • Ácido paraaminosalicílico
  • Estreptomicina

La toma de medicación debe ser constante y adecuada ya que, de lo contrario, la infección puede volverse mucho más complicada de tratar ya que las bacterias se vuelven resistentes al tratamiento y los fármacos dejarán de hacer efecto2,6.

Por esta misma razón es importante ofrecerle apoyo y supervisión por nuestra parte. Si no se vigila, el cumplimiento terapéutico puede ser difícil y la infección puede llegar a propagarse2,6.

Es necesario quedarse en casa u hospital de 2 a 4 semanas para evitar la propagación hasta que el proceso deje de ser contagioso. En muchas ocasiones la recuperación o no del paciente dependerá del correcto cumplimiento del tratamiento2,6.

 

PREVENCIÓN:

Es una enfermedad que se puede prevenir, incluso en aquellas personas que han estado expuestos a una persona infectada.

El tratamiento de la TBC en la mayor parte de los casos debe ser ambulatorio, pero existen situaciones en las que es necesaria la internación. Cuando esto ocurre es necesario disponer de las medidas de bioseguridad hospitalarias adecuadas. Éstos incluyen:

  • Aislamiento de lugares de trabajo, escuelas, universidad y áreas.
  • Revestimiento de boca y nariz mientras que tose o estornuda.
  • Eliminación adecuada y cuidadosa de tejidos. Generalmente la quema o la eliminación en bolsas de plástico tapadas.
  • Distribución de bases y de cuartos con las personas no infectadas mientras que el dormir cerca de un portador de TBC debe ser evitado.
  • Comentarlo al personal sanitario en caso de duda.

Otro método de prevención, es la vacunación: El Bacilo de Calmette-Guérin (BCG) puede proteger contra la tuberculosis. Esta vacuna se prepara a partir de extracto atenuado de Mycobacterium bovis, el cual ha perdido su virulencia en cultivos artificiales, manteniendo su poder antigénico. Esta vacuna se da a todos los niños en países donde está frecuente la enfermedad4-5.

CONCLUSIONES

En un paciente que presente hemoptisis, dolor torácico, tos persistente, cansancio y sudoración sospecharemos de una posible tuberculosis. Para ello tomaremos una muestra de esputo durante tres días consecutivos en un frasco de muestras además de administrarle vía intradérmica la inyección de la PPD, para que, en caso de dar positivo, el médico diagnostique al paciente de tuberculosis.

Hay que tener especial cuidado con un paciente que padezca de tuberculosis, ya que la transmisión de ésta es en forma de microgotas emitidas mediante el habla, risa o aire exhalado.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ellner JJ. Tuberculosis. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman’s Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011.
  2. Fitzgerald DW, Sterling TR, Haas DW. Mycobacterium tuberculosis. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolan R, eds. Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill-Livingstone; 2009.
  3. Piédrola-Gil,G.Medicina Preventiva y Salud Pública.2ª ed.España:Elsevier;2003.
  4. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Atlanta-USA. [Revisado y modificado el 12 de abril de 2012]. Tuberculosis. Pruebas y Diagnóstico. Disponible en: http://www.cdc.gov/tb/esp/topic/testing/default.htm
  5. Aidar O., Ambroggi M., Arévalo J.J., Brian M.C., Canedo E., Cufre M. et al. Guías de diagnóstico, tratamiento y prevención de la tuberculosis. INTRAMED. 2010.
  6. Mandal A. Prevención de la tuberculosis. News Medical. Disponible en: http://www.news-medical.net/health/Tuberculosis-Prevention-%28Spanish%29.aspx