Type to search

¿Cuál es el mejor método de verificación de la posición de la sonda nasogástrica?:revisión bibliográfica.

Categoría: ,
1 abril 2021

AUTORES

  1. María Dácil Lorenzo Ramírez. Enfermera en el Servicio Aragonés de Salud.
  2. Elisa Peñalva Boronat. Especialista en Enfermería Pediátrica. Enfermera en el Servicio Aragonés de Salud.
  3. María Eugenia Milagro Jiménez. Enfermera Especialista en Pediatría. Enfermera en el Servicio Riojano de Salud.
  4. María Navarro Torres. Enfermera Especialista en Pediatría. Enfermera en el Servicio Aragonés de Salud.
  5. Cristina Cases Jordán. Enfermera en el Servicio Aragonés de Salud.
  6. Carla María Morte Cabistany. Enfermera en el Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

La colocación de la sonda nasogástrica (SNG) para alimentación enteral, así como para otros tratamientos, es una práctica habitual en la asistencia sanitaria. La introducción de la SNG no es una técnica complicada, pero conlleva riesgos por una incorrecta inserción o déficit en la comprobación antes de utilizarla.

 

Hay distintos métodos de verificación como radiografía de tórax, capnografía, capnometría colorimétrica, ph, sistema de seguimiento magnético y el método auscultatorio (bolo de aire) o el burbujeo de agua (sostener el tubo bajo el agua).

 

PALABRAS CLAVE

Nutrición enteral, intubación nasogástrica, radiografía, capnografía.

 

ABSTRACT

Nasogastric tube (NGS) placement for enteral feeding, as well as for other treatments, is common practice in healthcare. The introduction of the NGS is not a complicated technique, but it carries risks due to an incorrect insertion or deficit in the verification before use.

 

There are different verification methods such as chest x-ray, capnography, colorimetric capnometry, ph, magnetic tracking system, and the auscultatory method (air bolus) or water bubble (holding the tube under water).

 

KEY WORD

Enteral nutrition, Intubation gastrointestinal Radiography, capnography.

 

INTRODUCCIÓN

La sonda nasogástrica es un tubo de plástico flexible de diferentes materiales, calibres y longitudes que se pone a un paciente desde la nariz, pasando por el esófago y llegando al estómago.

 

Tiene diferentes funciones: preventivas, diagnósticas y de tratamiento.

 

Si es paciente está consciente le colocaremos en posición de fowler (45º) mientras que si se encuentra inconsciente en semifowler (30-45º). La longitud necesaria para alcanzar el estómago la determinamos con la técnica de Hansen que consiste en medir la distancia que va desde la punta de la nariz al lóbulo de la oreja y de aquí a la apófisis xifoides del esternón.

 

Su colocación requiere la colaboración del paciente si está consciente, al cual se le debe informar previamente. Una vez lubricada, se introduce la sonda por uno de los orificios nasales con el paciente incorporado hasta llegar a la pared posterior de la faringe1. Para evitar que la sonda pase a las vías respiratorias, se le indicará que trague agua o saliva o, en caso de falta de colaboración, se flexiona hacia delante la cabeza del paciente, mientras se sigue progresando en la introducción manual de la sonda hasta que el extremo distal de la misma llegue a la cavidad gástrica.

 

Complicaciones:2,3

  • Erosión nasal.
  • Epistaxis: debido a una fuerza excesiva a la introducción, laceración de la mucosa o lubricación insuficiente.
  • Erosión o perforación esofágica.
  • Intubación laringotraqueal: presentan tos, dificultad respiratoria, salida de aire por la sonda, enrojecimiento facial.
  • Obstrucción de la sonda.
  • Úlceras por presión.
  • Náuseas en exceso.
  • Atelectasia, derrame pleural, fístula broncopleural, hidrotórax, empiema, mediastinitis, neumonitis y neumonía4.
  • Muerte.

 

Métodos de verificación:

  • Radiografía de tórax: se genera una imagen del interior del cuerpo y nos permite visualizar la situación de la sonda.
  • La Capnografía es el análisis y grabación continuo de la concentración de CO2 en los gases respiratorios. Aunque los términos capnografía y capnometría son considerados a veces como sinónimos, la capnometría se refiere solo a la medición del CO2 en los gases respiratorios (es decir, el solo análisis), sin un registro escrito continuo de la forma de la onda. Las ondas de capnografía pueden ser basadas en tiempo o en volumen.5 La capnometría colorimétrica tiene incorporado una tecnología con un papel que cambia de color de púrpura a amarillo en presencia de dióxido de carbono (CO2). Si al introducir la sonda permanece en color púrpura es que está en el estómago mientras que si cambia a marrón o amarillo es que ha captado CO2 y está en otro lugar que no es el estómago.3
  • Ecografía: prueba de ultrasonido que utiliza ondas sonoras para producir fotografías de las estructuras internas del cuerpo. Se utiliza para ayudar a diagnosticar, a diferencia de las radiografías, no es invasivo.
  • pH del aspirado gástrico: el pH del estómago es ácido. Con la prueba se quiere determinar que tras la obtención del contenido gástrico este tiene un valor pH ≤ 5.5.6
  • Sistema de seguimiento magnético: el dispositivo se coloca sobre el xifoides y con la señal electromagnética que genera la sonda, se va visualizando la trayectoria en el ordenador hasta llegar al estómago (sistema CORTRAK).4
  • Método de auscultación: se introduce aire en la sonda y con un fonendoscopio se escucha el aire al entrar en estómago.
  • Método de burbujeo: se coloca la sonda bajo agua y se observa si salen burbujas.

 

OBJETIVO

El objetivo de este trabajo es determinar cuál es el mejor método de verificación de la posición de la SNG según la mejor evidencia científica.

 

METODOLOGÍA

Se ha realizado una búsqueda bibliográfica de la evidencia disponible hasta el momento sobre los métodos que demuestren la correcta colocación de la SNG. Las bases de datos utilizadas han sido Scielo, Cuiden y PubMed. Se ha utilizado como palabra clave “sonda nasogástrica”, “nutrición enteral”, “radiografía”, “pH” y sus posibles asociaciones en español como en inglés.

 

RESULTADOS

La radiografía de tórax se considera como la prueba estándar de oro en la verificación de la posición de la SNG2,3,6,7,8,9. Aunque también es cierto que el tiempo que se tarda en realizarla no impide el posible trauma pulmonar, retraso del inicio de la administración de medicamentos o la alimentación; además se expone al paciente a radiación. Algunas sondas no son suficientemente radiopacas lo que deriva en una mala interpretación. Una correcta localización del tubo puede ser modificada posteriormente por náuseas, vómitos, tos o por movimientos del paciente.2,8,9

 

La capnografía y la capnometría colorimétrica son seguros para diferenciar la colocación del tubo en la vía gastrointestinal de la respiratoria. Se recomienda en pacientes con ventilación mecánica. Es compatible con la radiografía de tórax por lo que puede ser una alternativa al método auscultatorio que es comúnmente utilizado, pero poco fiable. El inconveniente que tiene es que no distingue si se encuentra en estómago o duodeno.3,7,10,11

 

En pacientes sin ventilación mecánica se puede utilizar un manómetro de presión de muelles para discernir la vía aérea de la gástrica.10

 

Puede utilizarse ecografía en la colocación de la sonda, con lastre en la punta, en pacientes críticos ya que permite visualizar el paso del tubo a través del esófago.10,12

 

La utilización de métodos magnéticos para la colocación de la SNG está diseñada para mejorar la seguridad de los pacientes ya que mientras se está introduciendo podemos observar el movimiento de ésta y evitar el acceso pulmonar. El inconveniente que presenta es que es un método que requiere un equipo tecnológico muy caro, alta capacidad para la interpretación y el tiempo en colocarla es excesivo. Además, puede haber desplazamiento hacia el pulmón por mal calibrado del aparato, deficiente funcionamiento o falta de habilidad interpretativa. 4,6,10

 

La auscultación no es un método efectivo para determinar la posición de la sonda nasogástrica 13 pero es útil para comprobar que continúa en su posición (gástrica o duodenal) previamente verificado con otros métodos más fiables.

 

La realización del pH gástrico para revelar que el pH≤5,5, es decir, que se encuentra en estómago, se recomienda como prueba de confirmación de la correcta posición de la sonda y reducir así el riesgo de broncoaspiración. Pueden dar lecturas erróneas, falsos positivos, si la sonda se encuentra en esófago o ser falso negativo en pacientes que están con tratamiento antiácidos. Existen escasos estudios que han averiguado los diferentes valores medios del pH gástrico, esofágico, de saliva y bronquiales.3,6,7,10,13

 

Según la evidencia más actual, el procedimiento de inserción de la sonda nasogástrica a pie de cama, se espera que sea una práctica segura que aúne la combinación de 2 o más métodos para confirmar la posición del tubo:11

  • Observar posibles signos de dificultad respiratoria.
  • Observar las características del líquido aspirado.
  • Realizar pH del líquido, si se dispone de tiras.
  • Utilizar la capnografía si está disponible.

 

Estas actividades pueden utilizarse para determinar cuándo es el momento de realizar la radiografía de tórax de confirmación y reducir la radiación a una.

 

La correcta posición de la SNG debe ser confirmada con la realización de una radiografía donde se observe todo el trayecto de ésta hasta el lugar prescrito. No se debería usar el método auscultatorio o el burbujeo de agua para determinar la ubicación del tubo. Confirmada la colocación correcta del tubo, se debe marcar la posición de éste y documentarlo.

 

CONCLUSIÓN

Tras la revisión llevada a cabo, podemos determinar que es necesario más investigaciones sobre los métodos de confirmación de la posición de la SNG que sean más precisos, de bajo costo, fáciles de usar y seguro para el paciente.

 

Además, es primordial la actualización en las directrices y habilidades de formación en materia de la inserción y comprobación de la SNG para mejorar las aptitudes de los profesionales sanitarios.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Frías L, Cuerda C. Nutrición enteral; indicaciones, sondas y materiales. Nutr Hosp. 2014;29(3):5-20. http://www.aulamedica.es/gdcr/files/journals/1/articles/7509/public/7509.pdf#page=13
  2. Belaouchi M, García MJ. Sonda nasogástrica en localización pulmonar. SENSAR 2017;64(1): e1-e5.
  3. Erzincanli S, Zaybak A, Güler A. Investigation of the efficacy of colorimetric capnometry method used to verify the correct placement of the nasogastric tube. Intensive Crit Care Nurs 2017;38: 46-52.
  4. Ackerman M, Mick D. Technologic Approaches to Determining Proper Placement of Enteral Feeding Tubes. AACN Adv Crit Care. 2006;17(3):246-249.
  5. Neumar RW, Otto CW, Link MS, Kronick SL, Shuster M, Callaway CW, et al. Part 8: adult advanced cardiovascular life support: 2010 American Heart Association guidelines for cardiopulmonary resuscitation and emergency cardiovascular care Circulation. 2010;122(18 Suppl 3): S729-S767.
  6. Rowat A, Graham C, Dennis M. Study to determine the likely accuracy of pH testing to confirm nasogastric tube placement.BMJ Open Gastroenterol. 2018;5(1): e000211.
  7. Bourgault A, Halm M. Adult Feeding Tube Placement – Safe Verification Method for Blind Inserted Tubes. [internet] 2009. Disponible desde: http://ajcc.aacnjournals.org/content/18/1/73.shortn de la posición de la sonda nasogástrica.
  8. Taylor S, Allan K, Mc William H, Manara A, Brown J, et al. Confirming nasogastric tube position with electromagnetic tracking versus pH or X-ray and tube radio-opacity. Br J Nurs 2014;23(7):352-354-8.
  9. Hodin RA, Bordeianou L, Inpatient placement and management of nasogastric and nasoenteric tubes in adults. Cochran A, Ed.2018.http://www.uptodate.com
  10. Arnau J A. Métodos para determinar la colocación correcta de una sonda nasogástrica tras su inserción en pacientes adultos. Enferm Clínica. 2013;23(2):81-83.
  11. Verification of Feeding Tube Placement. American Association of Critical-Care Nurses. Sept 2016. [http://www.aacn.org/newsroom/feeding-tube-placement.
  12. 0.Gok F, Kilicaslan A, Yosunkaya A. Ultrasound-guided nasogastric feeding tube placement in critical care patients. Nutr Clin Pract.2015;30(2):257-260.