Type to search

Viviendo dentro del proyecto “abrazando corazones” en la unidad de cuidados intensivos polivalente del hospital universitario Miguel Servet de Zaragoza.

13 diciembre 2021

AUTORES

  1. María Martínez Melero. Enfermera de la UCI Polivalente del Hospital Universitario Miguel Servet. Grado en enfermería. Máster en Ciencias de la Enfermería. Diplomado en Salud Pública.

 

RESUMEN

La siguiente monografía de análisis de experiencia describe cómo se desarrollaron las diferentes labores asistenciales por parte del equipo de Enfermería de la UCI Polivalente del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza en el inicio de la pandemia mundial vivida durante los años 2020 y 2021, haciendo especial hincapié en la humanización de los mismos se creó desde ese momento un grupo coordinado de profesionales de Enfermería que se encargaba de visibilizar, acercar y acompañar en la medida que fue posible, a familiares y/o amigos de los enfermos ingresados por COVID-19 durante su estancia hospitalaria en la unidad de cuidados intensivos.

 

PALABRAS CLAVE

Enfermería, coronavirus, cuidados intensivos de enfermería.

 

ABSTRACT

The following experience analysis monograph describes how the different care tasks were carried out by the nursing team of the Polyvalent ICU of the Miguel Servet University Hospital of Zaragoza at the beginning of the global pandemic experienced during the years 2020 and 2021, with special emphasis on the humanization of the same, a coordinated group of nursing professionals was created from that moment onwards, which was responsible for making visible, approaching and accompanying as far as possible the relatives and friends of the patients admitted for COVID-19 during their hospital stay in the intensive care unit.

 

KEYWORDS

Nursing, coronavirus, nursing intensive care.

 

DESARROLLO DEL TEMA

A finales del año 2019 saltaban las alarmas en la mayor parte de informativos nacionales e internacionales por el descubrimiento de un nuevo virus presente en humanos que había surgido en Wuhan, país del sureste asiático. Dicho virus estaba adquiriendo gran capacidad de letalidad entre la población china llegando de esta manera a producir un brote epidémico imparable para la población mundial. Se trataba de un virus tipo coronavirus cuya nomenclatura pasó a llamarse COVID-19, parece haber surgido en las proximidades de un mercado mayorista de marisco del Sur de China de la ciudad de Wuhan y su velocidad de propagación fue tan rápida e imparable que llegó a cruzar todas las barreras de cualquier país del mundo. El COVID-19 llegó así a la ciudad de Zaragoza a finales del mes de febrero y principios del mes de marzo del año 2020. Los ingresos en los diferentes hospitales de referencia de la capital aragonesa se dispararon y multiplicaron hasta tal punto que el Servicio Aragonés de Salud al igual que el resto de los servicios de salud del país se vieron colapsados ante semejante catástrofe mundial. Enseguida se pusieron en marcha diferentes protocolos de actuación asistencial inmediata para hacer frente al virus en los diferentes servicios de los hospitales aragoneses y casi al mismo tiempo surgió un movimiento enfermero originado en la Uci Polivalente del Hospital Universitario Miguel Servet (H.U.M.S) para humanizar y acoger en la medida de lo posible a aquellos familiares y/o amigos que no podían tener ningún tipo de contacto con sus allegados ingresados.

Se creó así el proyecto ABRAZANDO CORAZONES de la mano de Natalia Becerril, enfermera creadora del proyecto que junto con el equipo de Enfermería de la UCI POLIVALENTE del H.U.M.S iniciaron su andadura ante ésta nueva forma de visibilización y humanización de los cuidados enfermeros.

Durante la pandemia mundial la carga asistencial en los pacientes COVID-19 de la UCI Polivalente del H.M.U.S fue desmesurada desde el punto de vista enfermero, durante ese periodo se pretendió dar unos cuidados de calidad al enfermo ingresando en la unidad, pero no fue tarea fácil para los profesionales de la salud, ya que tuvimos que adaptar a nuestra forma habitual de trabajo unos nuevos aliados, los comúnmente llamados EPIs, equipos de protección individual.

 

Los EPIs nos ayudaron a entender en múltiples aspectos la gravedad del asunto desde el primer momento que tuvimos que normalizar aquella situación a la que no estábamos acostumbrados durante más de un año y la cual fue un impacto muy fuerte en los profesionales de la salud en múltiples niveles. Trabajar con mascarilla FFP2 o FFP3, mascarilla quirúrgica, mono, calzas, triple guante y pantalla haciendo todo lo posible por salvar la vida de aquellas personas que el virus había hecho estragos en su salud, fue y sigue siendo una ardua tarea que sólo unos pocos tuvimos la desgracia de vivir en primera persona durante todo este tiempo.

Pero todos aquellos cuidados no tenían sentido sin poder sacar la raíz humanística de nuestra profesión, las enfermeras en ese momento supimos encontrar una manera de ver culminada y complementada nuestra labor asistencial en tan durísimos momentos, de tal forma que la “Enfermería de trinchera” supimos entender al paciente COVID de una manera holística, donde la parte espiritual y humana de nuestros enfermos no podrían ser completados sin poder hacer posible un mínimo acercamiento a sus familiares y amigos que fuese completamente compatible con la dura realidad que se estaba viviendo con la pandemia, de igual manera vimos la necesidad de crear un acercamiento de aquellos familiares y amigos para con su familiar ingresado. Surgió así el proyecto “Abrazando Corazones” el cual a través del equipo enfermero trató y trata de llegar, a aquellas personas donde el virus se estaba cobrando y cobra, en mayor o menor medida a sus víctimas ya estén hospitalizadas o se encuentren en sus propios hogares en un segundo plano.

El proyecto se desarrolló de una manera muy rápida tras conseguir el consentimiento por parte de la dirección de Enfermería del hospital, el cual facilitó al servicio de la Uci Polivalente un correo electrónico corporativo que utilizamos para ponernos en contacto con la persona de referencia que teníamos de cada uno de nuestros pacientes.

 

De esta manera cada vez que ingresaba un paciente en nuestra unidad parte del equipo de Enfermería nos poníamos en contacto telefónico con la persona de referencia en el momento del ingreso y explicamos de manera verbal en qué consistía nuestro proyecto. Si daban su consentimiento de forma verbal y decidían participar, el familiar y/o persona de referencia nos facilitaba un correo electrónico a través del cual el primer día que nos ponemos en contacto enviamos un breve resumen escrito de las características del proyecto ya comentado con anterioridad de manera telefónica, así como los horarios orientativos de llamadas por parte del equipo de Enfermería para transmitir nuestra labor a esas personas que estaban en sus hogares sin saber nada más allá que la información médica diaria.

Además de manera recíproca el equipo enfermero fuimos de manera altruista un gran apoyo psicológico para todas aquellas personas que tenían esa sensación de culpabilidad al no poder hacer nada más por sus familiares. Tratábamos de apoyar, escuchar, arropar y acoger a aquellas familias que querían transmitir de una manera u otra sus sentimientos y su cariño a sus más allegados cada vez que nos poníamos en contacto telefónicamente.

Nuestra forma de dar la bienvenida al proyecto iba acompañada en el correo electrónico facilitado, de un vídeo que hicimos todo el personal que pudimos para lanzar un mensaje positivo a las familias de que estábamos ahí y de que íbamos a luchar1.

 

CONCLUSIONES

Durante el año 2020 y parte del año 2021 la disciplina Enfermera sufrió a nivel mundial el mayor mazazo conocido de la historia, la pandemia mundial sufrida por el virus COVID-19 puso al límite las capacidades de nuestra profesión y de nuestra capacidad humanística a todos los niveles.

Desde el H.U.M.S de Zaragoza, concretamente desde el equipo enfermero del a Uci Polivalente, enfrentamos semejante adversidad asistencial con lo que supuso un reto a nivel personal, moral, ético, técnico, estructural, médico entre otros. Emergió entonces gracias al trabajo en equipo y gracias a la humanidad de las profesionales de enfermería el proyecto que marcó la diferencia en la disciplina enfermera, nació así el proyecto “Abrazando Corazones”. Proyecto que sin ánimo de lucro y cuya finalidad fue, ha sido y será siempre arropar a aquellas personas que no pueden mantener ningún contacto físico o visual con su familiar ingresado en la unidad de cuidados intensivos independientemente de nuestra labor asistencial.

La situación límite vivida sacó a flote la parte más humana de nosotras mismas como enfermeras, supimos llevar de la mano y acompañar a aquellas personas que estaban sufriendo al otro lado del teléfono gracias al proyecto. Mitigar en la medida de lo posible el dolor que estas personas estaban sufriendo fue nuestra prioridad. Paralelamente al llevar a cabo dicho proyecto, nos convertimos en pioneras en la Enfermería actual. Nos convertimos en las primeras profesionales que informábamos de cuidados propios de nuestra disciplina a aquellas personas que estaban esperando nuestra llamada de aliento. De esta manera fuimos galardonadas en dos ocasiones durante el año 2020, nuestro esfuerzo se vio reconocido a nivel nacional y autonómico. Esfuerzo que no hubiera sido posible si no hubiéramos sido un cuerpo “único” de trabajo y de compañerismo. Finalmente, se podría concluir diciendo que nuestro mayor logro como profesionales de la salud lo conseguimos a nivel personal. Crecimos a muchos niveles y de manera forzosa, lo cual hizo que nos convirtieran en personas con una fortaleza mental, humana y espiritual extrema. A consecuencia de este sobreesfuerzo humano llevado a los diferentes niveles, muchas de nosotras nos vimos sacudidas por los estragos de dicha pandemia. En la actualidad, hoy en día todavía nos preguntamos cómo pudimos hacer y llevar a cabo semejante proeza en condiciones tan adversas y con muchos inconvenientes en nuestra contra. Solo sabemos que los años 2020 y 2021 nos unirán como equipo y como personas para siempre.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Becerril N. “Las enfermeras no concebimos un cuidado que no sea humano.” D Médico. 2021 Jun 25.