Type to search

Valoración geriátrica multidimensional.

Categoría: ,
23 agosto 2021

AUTORES

1. María José Ponce Lázaro. Enfermera C.S. Calatayud, SALUD Aragón.

2. Cristina Muñoz Solera. Enfermera C.S.Calatayud, SALUD Aragón.

3. Israel Sisamón Marco. Enfermero C.S. Calatayud, SALUD Aragón.

4. Beatriz Delgado Guerrero. Enfermera C.S. Calatayud, SALUD Aragón.

5. Isabel García Andrés. Enfermera C.S. Calatayud, SALUD Aragón.

6. Silvia Lozano Alonso. Enfermera especialista en familia y comunitaria, C.S. Calatayud, SALUD Aragón.

 

RESUMEN

La valoración geriátrica es el elemento básico para medir la capacidad funcional como expresión de salud.

Objetivo: Los objetivos de la valoración geriátrica son principalmente conseguir un diagnóstico cuádruple que con frecuencia descubre problemas tratables no diagnosticados.

Metodología: Se ha realizado una revisión narrativa de la última evidencia científica de revistas indexadas en las bases de datos Cochrane Library, Pubmed, Cuiden y Medine.

Resultados: La valoración geriátrica multidimensional incluye valoración clínica, valoración funcional, valoración mental y valoración social.

Conclusión: Es primordial conseguir un buen diagnóstico para llevar a cabo una buena atención en el anciano.

 

PALABRAS CLAVE

Anciano, enfermería.

 

ABSTRACT

Geriatric assessment is the basic element to measure functional capacity as an expression of health.

Objective: The goals of geriatric evaluation are primarily to achieve a quadruple diagnosis that often uncovers undiagnosed treatable problems.

Methodology: A narrative review of the latest scientific evidence from journals indexed in the Cochrane Library, Pubmed, Cuiden and Medine databases has been carried out.

Results: The multidimensional geriatric assessment includes clinical assessment, functional assessment, mental assessment, and social assessment.

Conclusion: It is essential to get a good diagnosis to carry out good care in the elderly.

 

KEY WORDS

Elderly, nursing.

 

INTRODUCCIÓN

La valoración geriátrica es el elemento básico para medir la capacidad funcional como expresión de salud. La valoración geriátrica recibe el nombre de multidimensional, dinámica o comprensiva y se ocupa de cuantificar todos los atributos y alteraciones importantes de la esfera médica, funcional, mental y social del anciano para conseguir un plan racional y coordinado de tratamiento y recursos.1,2,3

Es una evaluación multidisciplinar que se realiza en colaboración con profesionales de las distintas disciplinas, en la cual los problemas de las cuatro esferas referidas se descubren, se describen y si es posible se explican. Deben utilizarse instrumentos de valoración estandarizados para ayudar a la cuantificación exacta y se debe realizar repetidas veces, a lo largo del tiempo, para constatar la evolución de estos cuatro apartados por lo que recibe el nombre de dinámica.4,5

 

OBJETIVO

El objetivo de la valoración geriátrica son principalmente conseguir un diagnóstico cuádruple (clínico, funcional, mental y social), que con frecuencia descubre problemas tratables no diagnosticados, además de cualificar las molestias específicas. Este diagnóstico integral favorece la implantación de un tratamiento cuádruple más adecuado y racional y evita pautas farmacológicas que con frecuencia originan en el anciano enfermedades iatrogénicas. Otro de los objetivos de la valoración es situar al paciente en su domicilio, y sólo en los casos inevitables, en centros institucionales.

 

METODOLOGÍA

Se ha realizado una revisión narrativa de la última evidencia científica de revistas indexadas en las bases de datos Cochrane Library, Pubmed, Cuiden y Medine. Las palabras clave para la búsqueda fueron “anciano” y “enfermería”, combinándolos con los operadores booleanos AND y OR. Se establecieron unos límites para la búsqueda de información: artículos publicados en los últimos 10 años, a texto completo, escritos en español o en inglés y que tratasen la atención de enfermería en el anciano. Una vez seleccionados los artículos se ha procedido a su lectura crítica para posteriormente sintetizar la información encontrada.

 

RESULTADOS

El envejecimiento es normal o fisiológico cuando se cumplen los parámetros biológicos aceptados para cada grupo de edad, y se mantiene intacta la capacidad de relación, funcional, mental y social. Los cambios biológicos inherentes al proceso de envejecimiento se caracterizan por modificaciones en las estructuras anatomofisiológicas y funcionales del organismo.

Son una serie de procesos de elevada prevalencia en la población, oculto e infradiagnosticado, no referido por el enfermo o la familia. Su tratamiento precoz es eficaz en un número considerable de casos, aunque no suelen ser detectados rutinariamente, lo que conlleva a que se incremente su morbimortalidad.

La valoración geriátrica multidimensional incluye valoración clínica, valoración funcional, valoración mental y valoración social.6,7,8

En la valoración clínica el modelo es el biomédico, posteriormente se ha introducido el biopsicosocial, al demostrarse la influencia en la salud de estos dos últimos factores y desde hace unas décadas se ha comenzado a utilizar la valoración biopsicosocial funcional, especialmente en los pacientes ancianos.

En la valoración funcional los programas de valoración geriátrica determinan el estado funcional del paciente antes y después del tratamiento, que suele incluir diferentes técnicas de rehabilitación. Las medidas del estado funcional incluyen siempre la determinación de las actividades de la vida diaria para comprobar los cambios que se presentan con el paso del tiempo, y se ha podido confirmar que la mayor de los pacientes mejoran de este estado funcional durante su estancia en los diferentes niveles hospitalarios geriátricos.9,10

En cuanto al área de la valoración mental los aspectos que el médico, que trata pacientes geriátricos, debe contemplar son: el estado cognitivo y el afectivo. El primero abarca el conocimiento y la identificación de los cambios mentales asociados al envejecimiento, los estados confusionales y la demencia. En la valoración del estado afectivo deben evaluarse la depresión y la ansiedad.

La valoración social se considera un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad y de incapacidad secundaria, así como de mortalidad.11,12

 

CONCLUSIÓN

Es primordial conseguir un buen diagnóstico para llevar a cabo una buena atención en el anciano.

En la asistencia sanitaria a los ancianos de los cuatro tipos de atención o cuidado que existen, precisan con frecuencia de los cuatro. De gran interés, es el presente y será mayor en el futuro, es la autoatención o autocuidado. En segundo lugar la atención informal a cargo de los familiares, vecinos, amigos y voluntarios. El tercero es la atención domiciliaria que se dispensa a ancianos que viven en sus propias casas o en residencias de ancianos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Montejano-Lozoya R, Ferrer-Diego RM, Clemente-Marín G, Martínez Alzamora N. Estudio del riesgo nutricional en adultos mayores autónomos no institucionalizados. Nutr Hosp. 2013; 28(5):1438-1446.
  2. Océano Mosby. Diccionario de Medicina. Barcelona: Océano Mosby; 2009.
  3. Zenón T, Villalobos JA. Malnutrición en el anciano. Parte I: desnutrición, el viejo enemigo. Med Int Mex. 2012; 28(1): 263-268.
  4. Ramos-Martínez A, Asensio-Vegas A, Núñez-Palomo S, Millán-Santos I. Prevalencia y factores asociados a malnutrición en ancianos hospitalizados. An Med Interna. 2004; 21: 263-268.
  5. Chapman MI. The anorexia of aging. Clin Geriatr Med .2007; 23:735-756. 7.Van Bokhorst-de van der Schueren MA, Lonterman-Monasch S, de Vries OJ, Danner SA, Kramer MH, Muller M. Prevalence and determinants for malnutrition in geriatric outpatients. Clin Nutr. 2013; 32(6):1007-11.
  6. Latorre-Postigo JM. Ciencias psicosociales aplicadas I. Madrid: Editorial Síntesis; 2009.p.495.
  7. Rinessi JF, Saiach S, Lecuna N. Eventos celulares en el envejecimiento. Rev. Posgrado VIa Cátedra Med. 2000; 100: 21-23.
  8. Bonilla MD, Bermúdez MP, Gómez C, Martínez MD. Cambios neurofisiológicos en el proceso de envejecimiento. Asociación Universitaria de Educación y Psicología. 2013; p. 277-280.
  9. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Tratado de Geriatría para residentes. [Internet]. Madrid: International Marketing & Comunicación. 2007. [actualizado 11 Mayo 2014; citado 11 Mayo 2014].Disponible en: http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/rehabilitacion/importancia_de_la_nutricion_ en_la_tercera_edad.pdf.
  10. Montejano-Lozoya R, Ferrer-Diego RM, Clemente-Marín G, Martínez Alzamora N. Estudio del riesgo nutricional en adultos mayores autónomos no institucionalizados. Nutr Hosp. 2013; 28(5):1438-1446.
  11. Océano Mosby. Diccionario de Medicina. Barcelona: Océano Mosby; 2009.
  12. Zenón T, Villalobos JA. Malnutrición en el anciano. Parte I: desnutrición, el viejo enemigo. Med Int Mex. 2012; 28(1): 263-268.