Type to search

Utilización del índice biespectral en la monitorización de la sedación. Revisión sistemática.

14 diciembre 2021

AUTORES

  1. Santiago Martínez García Alcaide. Grado universitario en Enfermería. Hospital Miguel Servet.
  2. Raquel Delgado Diéguez. Grado universitario en Enfermería. Hospital Miguel Servet. Correo
  3. Yovanca Herraiz Martínez. Diplomada Universitaria en Enfermería. Hospital Miguel Servet.
  4. Ana Aviol Oliveros. Grado universitario en Enfermería. Hospital Miguel Servet.
  5. Ana Bernal Fradejas. Grado universitario en Enfermería. Hospital Quirón Salud.
  6. Teresa Barcelona Tambo. Grado universitario en Enfermería. Hospital Miguel Servet.

 

RESUMEN

Introducción: La monitorización es una práctica de suma importancia en la asistencia clínica. Esto es debido a que permite poder vigilar el estado del paciente y poder predecir ciertas patologías. La sedación es uno de los procesos, donde la monitorización debe ser más estrecha. Es por ello que hay que investigar las formas de poder controlar la sedación. El más utilizado es el índice biespectral o BIS, que mediante unos electrodos en la frente, recoge el potencial de acción entre estos y analiza dicha información, arrojando un número, si este, no se encuentra entre 40-60, se considera una sedación inadecuada.

Objetivo: El propósito de esta revisión sistemática es analizar las evidencias sobre los efectos de la monitorización cerebral mediante índice biespectral en pacientes sedados.

Métodos: Se consultaron bases de datos como Pubmed, Sciencedirect y Cochrane, donde, se realizaron búsquedas con las palabras clave. Además, se seleccionaron artículos con menos de 5 años de antigüedad.

Resultados: Se seleccionaron 10 artículos. Después de su análisis, se observó que la gran mayoría de autores afirman que se podría utilizar el BIS como una herramienta muy útil para la monitorización de la sedación. Además, mencionan que podría tener impacto positivo al paciente al disminuir el riesgo de complicaciones y la tasa de mortalidad

Conclusión: Basada en esta revisión, se podría afirmar que el BIS podría constituir un modalidad muy efectiva para la monitorización de la sedación. Además, se podría afirmar que el uso de esta herramienta disminuye las complicaciones y la mortalidad postoperatoria a largo plazo.

 

PALABRAS CLAVE

Monitorización fisiológica, sedación profunda, complicaciones postoperatorias, mortalidad.

 

ABSTRACT

Introduction: Monitoring is a very important practice in clinical care. This is because it allows monitoring the patient’s condition and being able to predict certain pathologies. Sedation is one of the processes, where monitoring must be closer. That is why it is necessary to investigate the ways of being able to control sedation. The most widely used is the bispectral index or BIS, which by means of electrodes on the forehead, collects the action potential between them and analyzes this information, throwing a number, if it is not between 40-60, it is considered an inadequate sedation .

Objective: The purpose of this systematic review is to analyze the evidence on the effects of brain monitoring using bispectral index in sedated patients.

Methods: Databases such as Pubmed, Sciencedirect and Cochrane were consulted where keywords were searched. In addition, articles less than 5 years old were selected.

Results: 10 articles were selected. After their analysis, We observed that the vast majority of authors affirm that the BIS can be used as a very useful tool for sedation monitoring. In addition, they mention that it could have a positive impact on the patient by reducing the risk of complications and the mortality rate

Conclusion: Based on this review, it could be stated that BIS constitutes a very effective modality for sedation monitoring. Furthermore, it could be affirmed that the use of this tool reduces complications and postoperative mortality in the long term.

 

KEY WORDS

Monitoring, physiologic, deep sedation, postoperative complications, mortality.

 

INTRODUCCIÓN

A lo largo de los últimos siglos, los avances en la práctica clínica han ido mejorando, de forma abismal, las técnicas para realizar una asistencia más segura, eficaz y rápida. Uno de los ámbitos que más ha avanzado es la monitorización del paciente.

La monitorización del paciente consiste en la medición de ciertos parámetros, para así, conocer el estado físico del paciente y advertir de una posible complicación. Dependiendo del grado de gravedad del paciente, se monitorizaron más o menos variables. Esto es debido a que una monitorización profunda, de varios parámetros, no invasivos como no invasivos, en pacientes que se encuentran en un estado crítico, puede llegar a ser fundamental1.

La monitorización del paciente es algo básico en la práctica clínica, pues, a todo paciente que esté ingresado, se le realiza un seguimiento de la tensión arterial, la temperatura, la diuresis etc. En cambio, en las situaciones más graves como en la UCI o en urgencias, se requiere una monitorización más exhaustiva, controlando variables como el electrocardiograma, tensión arterial invasiva, presión venosa central etc. Estos parámetros arrojan una información más detallada que en casos críticos, puede ser vital para la supervivencia del paciente1-2.

Uno de los ámbitos, donde la monitorización se realiza de forma estricta y profunda, es el campo de la anestesia y la sedación.

 

Cuando paciente se encuentra en una situación de grave perjuicio o de gran dolor, se le practica la sedación. Esta consiste en inducir al paciente en un estado de conciencia disminuida, sin afectar a otros factores como el dolor. Existen situaciones en las cuales, no se debe mantener consciente al paciente, para evitar el sufrimiento que está padeciendo o que va a padecer. Este fenómeno, se puede manejar para que solo dure minutos o se puede prolongar todo lo necesario1-2.

La sedación está indicada desde procesos de corta duración como endoscopias digestivas o colonoscopias hasta procesos quirúrgicos de larga duración. Con esto se evita que el paciente sufra durante los procedimientos al reducir su estado de consciencia.

Sin embargo, es común pensar que la sedación es un proceso con capacidades analgésicas, pero, es todo lo contrario. La sedación se podría decir que tiene capacidades ansiolíticas, porque, reducen la ansiedad al producir una relajación de los pacientes. De hecho, los fármacos más utilizados como le midazolam o el propofol pertenecen a esta categoría. No obstante, la sedación no interrumpe la conducción del dolor, no la elimina la nocicepción, no produce un efecto anestésico, es decir, el paciente puede sufrir dolor durante la sedación. Esta creencia ha llevado a un mal control del dolor durante estos procesos2-3.

Este hecho ha llevado a impulsar nuevas formas de monitorización durante la sedación, para así, reducir los efectos negativos de la misma y de la práctica clínica.

 

Cuando un paciente sufre dolor durante la sedación, muestra unos síntomas como hipertensión, taquicardia y un aumento de la respuesta autónoma. Cuando estos síntomas se presentaban, se optaba por el aumento de la dosis del hipnótico, sin tener en cuenta la presencia del dolor y poniendo más en riesgo al paciente por los efectos secundarios de la medicación3-4.

Un exceso en la dosificación de hipnóticos puede producir depresión respiratoria, hipotensión, mareos, cefaleas y una recuperación más prolongada con estancias más grandes en las unidades de reanimación postquirúrgica.

Para evitar todo esto, es preciso conocer el nivel de sedación del paciente, para así, ante síntomas como los antes mencionados, saber cómo actuar y evitar la sobredosificación de hipnóticos. Es por ello que nació la monitorización cerebral.

Esta consiste en la monitorización de la actividad cerebral, para poder conocer el grado de sedación del paciente. El método más utilizado es el índice biespectral o BIS.

 

El índice biespectral es utilizado para valorar el grado de sedación en múltiples procesos como la inducción, el mantenimiento y la recuperación de la anestesia. El BIS mide el potencial de acción entre los electrodos que se ha colocado en la frente y analiza esos datos y ofrece un valor3,4.

El BIS muestra valores de 0 a 100, dependiendo de este, se puede saber el grado de sedación. Valores de 100 corresponde a un individuo despierto y plenamente consciente, por otro lado, valores de 0 indica ausencia de actividad eléctrica. Un paciente correctamente sedado oscila en valores de 40 a 60, por lo que, valores por encima de 60 y por debajo de 40, se considera sedación inadecuada.

Conocer el estado de sedación es una gran ventaja a la hora de actuar. Si se observan síntomas como hipertensión y taquicardia, pero, el paciente tiene un BIS de 40 a 60, se puede deducir que quien ocasiona esos síntomas no es una incorrecta sedación, sino, otros factores como el dolor4.

Así, se puede ajustar la infusión de hipnóticos, evitando su dosificación y otorgando una mayor calidad de vida al paciente. Además, el BIS es un método no invasivo y de poco coste. El único inconveniente que tiene son las interferencias por la señal del electromiograma frontal, pudiendo contaminar la señal del electroencefalograma, pero esto ocurre en pocos casos y de forma ínfima.

El BIS es un gran avance, pero debe ser estudiado a conciencia, para explorar todos sus posibles usos, sus beneficios y sus posibles inconvenientes. Con esto, se asegura obtener una herramienta que brinde una información que es vital para garantizar la seguridad y el bienestar del paciente4.

 

OBJETIVOS

Principal:

  • Analizar las evidencias sobre los efectos de la monitorización cerebral mediante índice biespectral en pacientes sedados.

Secundarios:

  • Sistematizar las evidencias sobre la relación entre el uso del índice biespectral en la monitorización de la sedación y la reducción de la morbimortalidad.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Diseño y Método:

En el presente estudio, el diseño fue de revisión sistemática. Este diseño brinda la posibilidad de analizar la evidencia científica, para así, otorgar un grado más de fuerza a las conclusiones individuales y ver si se acercan más a la realidad. La selección de artículos se realizó mediante una búsqueda bibliográfica en distintas bases de datos como Pubmed, Sciencedirect y Cochrane.

Las palabras clave utilizadas fueron “Monitorización fisiológica”, “Sedación profunda”, “Complicaciones postoperatorias” y “mortalidad”. A su vez, se utilizaron operadores booleanos como AND para acotar la búsqueda.

Durante la búsqueda, sólo se seleccionaron artículos relacionados con el objetivo del estudio. Además, se introdujo un filtro de antigüedad, por lo tanto, los artículos seleccionados fueron publicados hace menos de 5 años. Por último, se seleccionaron artículos de alta calidad y fuerza de la evidencia. Para ello, se utilizó el método GRADE.

Después de la búsqueda, se seleccionaron 13 artículos para su revisión. Tras su lectura, se excluyeron 3 artículos por no cumplir con los criterios de selección.

Por lo tanto, en la presente revisión bibliográfica, se incluyeron 10 artículos, incluyendo ensayos clínicos aleatorizados, revisiones sistemáticas y estudios multicentricos.

 

RESULTADOS

ARTÍCULO 1:

El artículo titulado “Benefit of general anesthesia monitored by bispectral index compared with monitoring guided only by clinical parameters. Systematic review and meta-analysis” fue realizado en 2017 por Carlos Rogério Degrandi Oliveira et col. Su objetivo fue analizar evidencias sobre los beneficios del uso del BIS en la monitorización de la sedación.

Se realizó una revisión sistemática mediante la búsqueda de artículos en distintas bases de datos. Se escogieron ensayos clínicos aleatorizados donde se valoró el uso del BIS.

El artículo concluye que el uso del BIS podría estar justificado, ya que, se acortó el tiempo de recuperación por la reducción de la administración de hipnóticos y además, se redujeron los efectos adversos5.

 

ARTÍCULO 2:

El artículo titulado “Bispectral Index and non-Bispectral Index anesthetic protocols on postoperative recovery outcomes” fue realizado en 2018 por Min-Hsien Chiang et col. Su objetivo fue analizar la evidencia sobre la comparación de los resultados obtenidos por el uso de BIS y de su no uso.

Se realizó una revisión bibliográfica en distintas bases de datos. Se escogieron 26 artículos, donde, se estudiaron 9537 adultos.

El artículo concluye que el uso de BIS podría acortar el tiempo de la apertura del ojo, de la extubación y de la orientación, por lo tanto, se podría afirmar que es un método seguro y eficaz para la monitorización de la sedacion6.

 

ARTÍCULO 3:

El artículo titulado “Bispectral index monitoring of sedation depth during endoscopy: a meta-analysis with trial sequential analysis of randomized controlled trials” fue realizado en 2019 por Hao ZHANG et col. Su objetivo fue obtener evidencias de que el BIS ayuda al control de la sedación, reduciendo los efectos secundarios y el tiempo de recuperación en endoscopias.

Se realizó una revisión bibliográfica en distintas bases de datos. Se escogieron 12 artículos, donde, se estudiaron 1372 adultos.

El artículo concluye que no existe suficiente evidencia para afirmar que el BIS sea una buena herramienta para el control de sedación en endoscopias7.

 

ARTÍCULO 4:

El artículo titulado “Profundidad optimizada de la anestesia guiada por la actividad eléctrica cerebral para la protección contra el delirio y la disfunción cognitiva postoperatorios en adultos” fue realizado en 2018 por Punjasawad Wong Y et col. Su objetivo fue analizar si la monitorización cerebral para guiar la dosis de hipnóticos disminuye el riesgo de delirio y de disfunción cognitiva postoperatoria.

Se realizó una revisión bibliográfica en distintas bases de datos. Se escogieron 6 artículos, donde, se estudiaron 2929 adultos de más de 60 años que sufrieron un proceso quirúrgico.

El artículo concluye que existe evidencia moderada con la que afirmar que el uso de la monitorización cerebral podría reducir el riesgo de delirio postoperatorio y de disfunción cognitiva posoperatoria en los pacientes de 60 años de edad8.

 

ARTÍCULO 5:

El artículo titulado “BIS monitoring versus clinical assessment for sedation in mechanically ventilated adults in the intensive care unit and its impact on clinical outcomes and resource utilization” fue realizado en 2018 por Shetty RM, Bellini A et col. Su objetivo fue analizar las evidencias sobre los beneficios del uso del BIS, en contraposición a métodos de evaluación clínica.

Se realizó una revisión bibliográfica en distintas bases de datos. Se escogieron 4 ensayos clínicos, donde se estudiaron 256 adultos.

El artículo concluye que no existe suficiente evidencia para afirmar que el uso del BIS pueda arrojar mejores resultados que el método de evaluación clinica9.

 

ARTÍCULO 6:

El artículo titulado “Depth of anesthesia measured by bispectral index and postoperative mortality: A meta-analysis of observational studies” fue realizado en 2019 por Yu-Hua Liu et col. Su objetivo fue analizar evidencias sobre la relación entre la sedación profunda y la mortalidad a largo plazo.

Se realizó una revisión sistemática en distintas bases de datos. Se escogieron 9 estudios, donde, se estudiaron 38,722 pacientes.

El artículo concluye que se podría establecer una posible relación entre la sedación profunda y la mortalidad a los 90 días, ya que, en los grupos, donde, se monitoreo la sedación mediante el BIS, la mortalidad fue menor.10

 

ARTÍCULO 7:

El artículo titulado “The cumulative duration of bispectral index less than 40 concurrent with hypotension is associated with 90-day postoperative mortality: a retrospective study” fue realizado en 2020 por Soohyuk Yoon et col. Su objetivo fue investigar la influencia de valores BIS por debajo de 40 junto a hipotensión en la mortalidad a largo plazo.

Se realizó un estudio retrospectivo, donde, se analizaron más de 1862 casos de pacientes que se les administró anestesia general. Después, se investigaron los casos de mortalidad a 90 y 180 días.

El artículo concluye que el tiempo prolongado en estados de sedación por debajo de un BIS de 40 y junto a tensiones por debajo de 50 mmHg, se podría relacionar con un aumento de la mortalidad a 90 días, pero, no a 180 dias11.

 

ARTÍCULO 8:

El artículo titulado “Prolonged concurrent hypotension and low bispectral index (‘double low’) are associated with mortality, serious complications, and prolonged hospitalization after cardiac surgery” fue realizado en 2017 por A Maheshwari et col. Su objetivo fue analizar evidencias sobre la relación entre la presencia de BIS menor de 40 junto a hipotensión y el aumento de complicaciones y de la mortalidad.

Se realizó un estudio multicentricos, donde, se analizaron más de 8239 casos de pacientes de dos hospitales diferentes. Después, se investigaron los casos de mortalidad a 30 días.

El artículo concluye que se podría relacionar un aumento de morbimortalidad con un tiempo prolongado bajo sedación profunda e hipotensión12.

 

ARTÍCULO 9:

El artículo titulado “Bispectral index monitoring of the clinical effects of propofol closed-loop target-controlled infusion: Systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials” fue realizado en 2021 por Danyang Wang et col. Su objetivo fue analizar si el uso de sistemas de dosificación automática mediados por el BIS reducen la dosificación de hipnóticos.

Se realizó una revisión sistemática en distintas bases de datos. Se escogieron 8 ensayos clínicos, donde se estudiaron 879 pacientes.

El artículo concluye que la monitorización de la dosificación mediante el BIS podría reducir la dosis de hipnóticos, reduciendo así, los efectos secundarios como la hipotensión y la disfunción neuronal postoperatoria13.

 

ARTÍCULO 10:

El artículo titulado “Evaluación de la sedación endovenosa en odontología mediante la monitorización con BIS. Una revisión sistemática fue realizado en 2021 por Silvia Pérez-García et col. Su objetivo fue analizar evidencias sobre la eficacia del uso de BIS en el tratamiento odontológico bajo sedación endovenosa.

Se realizó una revisión sistemática en distintas bases de datos. Se escogieron 16 estudios, donde se estudiaron los valores BIS de distintos pacientes.

El artículo concluye que el BIS podría permitir valorar el nivel de sedación a tiempo real, reduciendo la dosis del fármaco y minimizando el impacto en el paciente 14.

 

DISCUSIÓN

En la presente revisión bibliográfica, se han revisado 10 artículos que su objeto de investigación estaba relacionado con alguno de los objetivos de la misma.

Después de la revisión de los artículos, se aprecia que varios autores coinciden en que el BIS podría ser una herramienta de gran utilidad para la monitorización de la sedación. Además, la gran mayoría afirman que el uso del BIS es una medida que reduce los efectos secundarios 1 2 4 10.

Sin embargo, otros autores mencionan que no existe suficiente evidencia para poder afirmar esto, ya que, la sedación se utiliza en un gran espectro de prácticas en la asistencia clínica, por lo que, la heterogeneidad de los datos produce cierta inconsistencia en la evidencia científica3 5.

Por otro lado, la gran mayoría de autores afirman que el uso del BIS podría influir en la mortalidad a largo plazo, ya que, varios autores observan que los grupos donde se utilizó el BIS la mortalidad es significativamente menor. Además, mencionan que esta herramienta podría reducir el número de complicaciones posteriores a la sedación, debido a que, el BIS podría proporcionar un manejo más exacto de la sedación, reduciendo la dosis necesaria de hipnóticos 1 2 4 9.

Por último, algunos de los autores comentan que se podría asociar un mal manejo de la sedación que junto a otros factores como la hipotensión, incrementarán, drásticamente, la mortalidad a largo plazo7 8.

 

CONCLUSIÓN

La sedación es un estado, en el cual, el paciente se encuentra totalmente desprotegido. No obstante, aparecen nuevas tecnologías que podrían ayudar a garantizar una asistencia clínica más segura y de alta calidad, pero, estas herramientas no se utilizan por el nulo desarrollo e investigación de estas.

Después de esta investigación, se podría afirmar que el BIS es una herramienta de alta calidad para la monitorización de la sedación, gracias a su control preciso del nivel de consciencia, se puede reducir la dosificación de hipnóticos y la tasa de mortalidad y de complicaciones como el delirio postoperatorio y la disfunción cognitiva posoperatoria.

Además, se podría afirmar que el BIS ayuda a evitar situaciones como la sedación profunda que pueden acarrear un perjuicio posterior que pueden provocar incluso la muerte.

Sin embargo, es necesario estudiar más a fondo cómo implementar esta herramienta y en qué casos, se recomienda su utilización.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Coello Torres T del P, Tuarez Villegas GA, Pincay Arteaga JA, Chamba Molina PA. Monitoreo del índice biespectral durante la anestesia general. RECIMUNDO.2019;3(3):265-81.
  2. Rojas V, Romero C, Tobar D, Alvarez E, Aranda R, Bugedo G et al. Prácticas nacionales de analgesia, sedación y delirium en las Unidades de Cuidados Intensivos de adultos en Chile. Revista médica de Chile. 2021;149(6):864-872.
  3. Córdova Molina CJ, Chung Lazo EK, Coronel Reinoso MJ, Oña Román AL. Pacientes con sedo analgesia monitorizado con índice biespectral. RECIMUNDO.2021.
  4. Ordás Campos, B., González Zapico, P., Muñoz Asenjo, B., Alija García, C., Álvarez Silván, R., & Sánchez Vallejo, A. Monitorización de la actividad cerebral mediante índice biespectral del paciente en cuidados intensivos. Tiempos de enfermería y salud. 2020;2(7):24-28.
  5. Oliveira C, Bernardo W, Nunes V. Benefit of general anesthesia monitored by bispectral index compared with monitoring guided only by clinical parameters. Systematic review and meta-analysis. Brazilian Journal of Anesthesiology (English Edition). 2017;67(1):72-84.
  6. CHIANG M, WU S, HSU S, CHIN J. Bispectral Index and non-Bispectral Index anesthetic protocols on postoperative recovery outcomes. Minerva Anestesiologica. 2018;84(2).
  7. Zhang H, Lu Y, Wang L, Lv J, Ma Y, Wang W et al. Bispectral index monitoring of sedation depth during endoscopy: a meta-analysis with trial sequential analysis of randomized controlled trials. Minerva Anestesiologica. 2019;85(4).
  8. Punjasawadwong Y, Chau-in W, Laopaiboon M, Punjasawadwong S, Pin-on P. Processed electroencephalogram and evoked potential techniques for amelioration of postoperative delirium and cognitive dysfunction following non-cardiac and non-neurosurgical procedures in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2018;2018(10).
  9. Shetty R, Bellini A, Wijayatilake D, Hamilton M, Jain R, Karanth S et al. BIS monitoring versus clinical assessment for sedation in mechanically ventilated adults in the intensive care unit and its impact on clinical outcomes and resource utilization. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2018;2019(1).
  10. Liu Y, Qiu D, Jia L, Tan J, Kang J, Xie T et al. Depth of anesthesia measured by bispectral index and postoperative mortality: A meta-analysis of observational studies. Journal of Clinical Anesthesia. 2019;56:119-125.
  11. Yoon S, Yoo S, Hur M, Park S, Lee H, Jung C et al. The cumulative duration of bispectral index less than 40 concurrent with hypotension is associated with 90-day postoperative mortality: a retrospective study. BMC Anesthesiology. 2020;20(1).
  12. Maheshwari A, McCormick P, Sessler D, Reich D, You J, Mascha E et al. Prolonged concurrent hypotension and low bispectral index (‘double low’) are associated with mortality, serious complications, and prolonged hospitalization after cardiac surgery. British Journal of Anaesthesia. 2017;119(1):40-49.
  13. Wang D, Song Z, Zhang C, Chen P. Bispectral index monitoring of the clinical effects of propofol closed-loop target-controlled infusion. Medicine. 2021;100(4).
  14. Pérez-García S, Lozano-Carrascal N, Ruiz-Roca J, López-Jornet P, Gargallo-Albiol J. Evaluación de la sedación endovenosa en odontología mediante la monitorización con BIS. Una revisión sistemática. Dialnet. 2021;26(1):31-41.