Type to search

Uso de compresas calientes para disminuir el dolor y desgarros perineal durante la segunda etapa del parto.

Categoría: ,
2 enero 2021

AUTORES

  1. Miguel Ángel Del Fresno Serrano. Matrón. Hospital Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Esther Del Fresno Serrano. Enfermera. Centro de Salud Cadalso de los Vidrios, Madrid.
  3. Cristina Matas Rodríguez. Matrona. Hospital Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

El parto es una experiencia única en la vida reproductiva de cada mujer, que tiene como fin el nacimiento del bebé. El dolor es una de las consecuencias a las que se enfrentan las mujeres en esta etapa, que es percibido de distinta manera entre unas mujeres y otras.

Durante el parto además, es común que se presenten desgarros perineales o incluso realizar episiotomías para facilitar el nacimiento del bebé.

Hoy en día se disponen de gran variedad de técnicas para intentar disminuir el riesgo de desgarros, disminuir el uso de episiotomías, y disminuir el dolor durante esta etapa. La protección activa del periné es la técnica ampliamente utilizada por las matronas y ginecólogos durante el expulsivo de una mujer, no obstante, se puede complementar con el uso de compresas calientes (mojadas o secas), de las cuales trata esta revisión bibliográfica.

Aunque su uso poco a poco se va extendiendo, está técnica no es ampliamente utilizada y dispone aún de poca evidencia científica.

El uso de compresas en el periné durante el expulsivo, disminuye la incidencia de laceraciones, desgarros, episiotomía, y la sensación de dolor y ardor, que la mujer sufre durante el expulsivo.

Pese a que la evidencia es escasa, este estudio tiene como finalidad, dar a conocer el uso de compresas calientes durante la segunda etapa del parto (expulsivo), y ampliar su uso, ya que es un método fácil de usar, que no requiere entrenamiento previo, y no conlleva costes. Además, ayuda a prevenir complicaciones futuras asociadas a los desgarros que una mujer durante el expulsivo pudiese sufrir.

 

PALABRAS CLAVE

Compresas calientes, periné, trauma perineal, episiotomía.

 

ABSTRACT

Labour is a unique experience in the reproductive life of each woman, which is aimed at the birth of the baby. Pain is one of the consequences that women have at this stage, which is felt differently between some women and others.

During labour, it is also common to have perineal tears or even perform episiotomies to facilitate the birth of the baby.

Today there are a wide variety of techniques available to try to reduce the risk of tears, reduce the use of episiotomies, and reduce pain during this stage. Active protection of the perineum is the technique widely used by midwives and gynecologists during the delivery, however, it can be complemented with the use of hot pads (wet or dry), which this bibliographic review deals with.

Although its use is gradually spreading, this technique is not widely used and still has little scientific evidence.

The use of pads in the perineum during the delivery reduces the incidence of lacerations, tears, episiotomy, and the sensation of pain and burning that the woman suffers during delivery.

Despite the fact that the evidence is scarce, this study aims to publicize the use of hot pads during the second stage of labor, and expand its use, since it is an easy-to-use method that does not require training prior, and there are no costs. In addition, it helps future complications associated with the tears that a woman may suffer during delivery.

 

KEY WORDS

Warm pads, perineum, perineal trauma, episiotomy.

 

INTRODUCCIÓN

El dolor durante el trabajo de parto es una experiencia percibida por la mujer como personal y única

Cada mujer puede tener una experiencia distinta de dolor, ya que depende de factores físicos, psicológicos y culturales. Además, una mujer puede tener distinta sensación de dolor en un parto comparado con otro previo.

El dolor no solo viene determinado por factores físicos y psicológicos, sino que intervienen otros como el tipo de pelvis, el tamaño del bebé, la posición del mismo, la intensidad, frecuencia de las contracciones, y los pujos dirigidos con valsalva.1,6

El dolor está compuesto por dos componentes: visceral (causado por el útero y la presión que el bebé ejerce) y de tipo somático (por la activación de fibras simpáticas que se encuentran en la vagina y periné). El dolor visceral se suele dar durante la dilatación y el de tipo somático durante el expulsivo.1

La percepción de dolor durante el expulsivo, coincide con lo que es denominado por las mujeres como “anillo de fuego”, que es la sensación de dolor, escozor y pinchazo en la zona perineal.4

El uso de compresas calientes durante el expulsivo actúa de la siguiente forma:

El calor produce la dilatación de los vasos sanguíneos que produce un aumento del flujo sanguíneo, por tanto, el aumento de oxígeno y nutrientes, causando una mejora del drenaje del sistema linfático y venoso, reduciendo el edema que se pueda causar por la presión de la cabeza fetal en la vagina y consecuentemente la inflamación, además de aumentar la elasticidad de las fibras perineales. El uso de compresas calientes proveerá de un efecto analgésico.1,3

En el parto vaginal, es común la incidencia de desgarros perineales. Según estudios realizados, se ha estimado que un 80-85% de las mujeres durante el parto sufren algún tipo de lesión perineal (ello incluye desgarros o episiotomías). Además, se estima que el 70% de las mujeres necesitan reparación perineal.

Las lesiones afectan a distintas áreas del periné, ello incluye la propia musculatura del periné, el esfínter anal externo o interno, e incluso la mucosa anal o los músculos elevadores del ano.2

Las lesiones más importantes, son las que afectan al esfínter interno anal, ya que puede causar incontinencia fecal. Se sabe, que los partos instrumentales son el principal factor de estas lesiones, pero no hay suficientes estudios sobre la incidencia de desgarros que causen una incontinencia fecal.2

Según estudios, se ha demostrado que entre 15-30% de las mujeres durante el parto, tienen una lesión del músculo elevador del ano.2

Para entender la dimensión de las lesiones perineales que se pueden producir durante el parto, es necesario entender qué tipos de desgarros existen. Estos son:2 5

  1. Desgarros de primer grado: Son aquellos que afectan a la piel y/o la mucosa de la vagina.
  2. Desgarros de segundo grado: Son aquellos que afectan al músculo perineal.

Se estima que la lesión producida por una episiotomía es equiparable a un desgarro de segundo grado.

  1. Desgarros de tercer grado, divididos en:
    1. Tipo A: afecta a <50% del esfínter externo anal.
    2. Tipo B: afecta a >50% del esfínter externo anal.
    3. Tipo C: afecta al esfínter externo anal y al esfínter interno anal.
  2. Desgarros de cuarto grado: Son aquellos al esfínter interno anal y la mucosa rectal.

(Anexo 1) Esquema anatómico de los desgarros de tercer y cuarto grado.

Todo desgarro perineal es causado de algún modo por algún factor de riesgo. Así hay una serie de factores que incrementan su incidencia como son el parto instrumentado, peso estimado fetal superior a 4000 g, nuliparidad, distocia de hombros, presentación occipito-posterior, presentación de cara, presentación de nalgas, expulsivo prolongado o posiciones de litotomía.2,9

En una revisión bibliográfica que se publicó en el año 2013 por Moriana López MB, en un estudio llamado “Eficacia de la aplicación de compresas calientes en el periné para evitar el trauma durante el parto”, concluyó que además de reducir el riesgo de desgarros de tercer y cuarto grado, incrementó la tasa de perinés intactos y también se asoció a menor dolor durante el parto y los 3 primeros días postparto, e incluso disminuyó el riesgo de incontinencia urinaria en los 3 primeros meses posparto.5

Las recomendaciones para evitar lesiones perineales, aún tiene evidencia limitada, pero en general son la protección activa del periné y la aplicación de compresas calientes.2

Como se ha indicado anteriormente, el uso de compresas calientes, disminuye la tasa de episiotomías, al distender la musculatura perineal.

Se estima que en España se realiza un 60% de episiotomías en los partos, en comparación con otros países 32.7% Estados Unidos, 9.7% Suecia.

Por ello se debe hacer hincapié en el uso de compresas calientes para evitar futuras complicaciones, asociadas a desgarros y episiotomías.5

La Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología (SEGO), en su documento “recomendaciones sobre la asistencia al parto normal”, aconseja la aplicación de compresas calientes, facilitando la distensión perineal y facilitando la expulsión fetal. Esta técnica, igualmente es recomendada por la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME), National Institute of Health and Care Excellence (NICE).

La bibliografía encontrada a través de diversos estudios, entre ellos uno publicado en Cochrane donde se incluyó a 2013 participantes, pone de manifiesto que:

  • El uso de compresas calientes durante la segunda fase del periodo de parto, reduce significativamente el dolor, además de causar una menor incidencia de desgarros de tercer y cuarto grado.

Esto es debido, a que el uso de compresas calientes, disminuye el tono muscular y aumenta el umbral del dolor, permitiendo que el periné se pueda distender para favorecer la expulsión del bebé al exterior, causando una disminución de la incidencia de desgarros, o el uso de episiotomías.

  • Las compresas se empezaron a aplicar cuando la cabeza del bebé empezó a coronar, y cuando hubo un descenso fetal activo en la segunda etapa del parto.
  • Además, se encontró una tasa más alta de perineo intacto en comparación con las que no usaron compresas calientes.

A través de una búsqueda bibliográfica, en la que se encontró todo lo descrito anteriormente, ninguno puso de manifiesto datos sobre el tiempo de aplicación, y no se sabe con seguridad el efecto sobre la incidencia de tasas de desgarros de primer y segundo grado. Solo una menciona el momento de aplicación, por lo que sería necesario más estudios que aborden este tema.3,6-8

En un estudio realizado en Barcelona, y publicado por la FAME, en el año 2014, a 224 pacientes, en el que evaluó la eficacia de las compresas calientes durante el expulsivo, mostró que:4

El uso de compresas húmedas durante el expulsivo, fue la medida que redujo más el dolor durante el expulsivo, en comparación con mujeres a las que se les puso calor seco, y aquellas que no tuvieron compresas de calor. De hecho, el efecto analgésico del calor húmedo, a diferencia del calor seco, persistió y fue más eficaz en comparación con el calor seco, se cree que, por el efecto del agua, ya que penetra más profundamente, y es conductora del calor, sin embargo, las diferencias no son estadísticamente significativas. Además, la reducción del dolor con calor húmedo y seco, comenzó a partir de los 5 minutos tras la aplicación.

 

¿CÓMO UTILIZAR LAS COMPRESAS CALIENTES?4,9

Se puede usar el calor seco, que aumentará rápidamente la temperatura o calor húmedo, con mayor eficacia puesto que penetra más profundamente en los tejidos.

El calor húmedo se puede usar, simplemente mojando las compresas en agua caliente a 45 grados y escurriéndolas; y el calor seco se usaría calentando las compresas (normalmente usando compresas de gel) en el microondas a 600W durante 30 segundos y envolviéndolas sobre un paño seco.

Cuando se usan compresas calientes, es necesario, que las mismas se vayan reemplazando para disminuir el riesgo de infecciones, y que se valore el estado de la piel para evitar quemaduras (para ello es necesario, colocar una o dos capas entre el periné y la compresa, evitando el contacto directo con la piel).9

(Anexo 2). Aplicación de compresas calientes.

 

OBJETIVOS

  • Evaluar la efectividad del uso de compresas calientes en trabajo de parto para disminuir el dolor.
  • Dar a conocer y extender el uso de compresas calientes durante el trabajo de parto.
  • Dar a conocer los tipos de compresas calientes que se pueden usar (húmedas y secas) y conocer el efecto de las mismas.

 

MATERIAL Y MÉTODO

  • Revisión bibliográfica en español e inglés, de bases de datos como Cochrane y revistas científicas como SCIELO, y libros, desde 2014-2020.

 

RESULTADOS-DISCUSIÓN

Tras esta revisión bibliográfica a través de diversos estudios, y libros publicados, sobre el uso de los beneficios de usar compresas calientes durante el parto, se obtuvieron resultados tales como:

  • El uso de compresas calientes disminuye la tasa de laceraciones, desgarros de tercer y cuarto grado, así como la tasa de episiotomías.
  • Indirectamente, el uso de compresas calientes, reduce las complicaciones causadas por desgarros y episiotomía.
  • Las compresas calientes húmedas resultan ligeramente más eficaces frente a las compresas con calor seco.
  • Son un método que no conlleva gastos sanitarios, es sencillo de usar y no implica formación previa.

 

CONCLUSIONES

El uso de compresas calientes, durante un expulsivo normal tiene como beneficio la disminución del dolor y la disminución de la incidencia y de la gravedad del trauma perineal.

Se ha demostrado que se pueden usar compresas húmedas y secas, pero que las húmedas poseen un mayor efecto analgésico que las secas.

Es un método fácil de usar, no conlleva costes económicos y se puede disponer fácilmente en cualquier unidad de obstetricia.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fernández Medina I. Alternativas analgésicas al dolor de parto. Enferm Glob [revista en internet] 2014 [citado 2020 Nov 26]; 13 (33): 400-406. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1695-61412014000100020&lng=es.
  2. Muros Naranjo M, Luque López Eva. Uso de compresas calientes para disminuir el trauma perineal en el parto en: Zapata Boluda R, Caballero Cala V, Soriano Ayala E, Dalouh R, Gonzalez Jimenez A, Plaza Del Pino F, et al. Libro de actas. III Jornadas internacionales de investigación en educación y salud: Experiencias de investigación con grupos vulnerables. Almería: Universidad de Almería; 2017. p. 580
  3. Terré C, Vicente Beneit J, Gol R, Garriga N, Salgado I, Ferrer A. Aplicación de termoterapia en el periné para reducir el dolor perineal durante el parto: ensayo clínico aleatorizado. Matronas Prof. [revista en internet] 2014 [citado 2020 Nov 26].; 15 (4): 122-129. Disponible en: https://www.federacion-matronas.org/revista/matronas-profesion/sumarios/aplicacion-de-termoterapia-en-el-perine-para-reducir-el-dolor-perineal-durante-el-parto-ensayo-clinico-aleatorizado/
  4. Roa Domínguez I, Álvarez Pérez S, Calle Mena M. La aplicación de compresas calientes durante el expulsivo en el parto como método de prevención del traumatismo perineal. Enfermería Gaditana [revista en internet] 2018 [citado 2020 Nov 26]. Disponible en: https://enfermeriagaditana.coecadiz.com/la-aplicacion-de-compresas-calientes-durante-el-expulsivo-en-el-parto-como-metodo-de-prevencion-del-traumatismo-perineal/
  5. Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Guía de asistencia práctica: Lesión obstétrica del esfínter anal. Otros desgarros perineales. Prog Obstet Ginecol [revista en internet] 2020 [citado 2020 Nov 27];63(1):48-53. Disponible en: https://sego.es/documentos/progresos/v632020/n1/10_Lesion_obstetrica_del_esfinter_anal._Otros_desgarros_perineales_2019.pdf
  6. Moreno Sánchez V. Aplicación de compresas calientes durante el periodo de expulsivo para prevenir el trauma perineal. Ocronos [revista en internet] 2020 [citado 2020 Nov 27];3(2):170. Disponible en: https://revistamedica.com/compresas-calientes-periodo-expulsivo-trauma-perineal/
  7. Magoga G, Saccone G, Al-Kouatly HB, Dahlen G H, Thornton C, Akbarzadeh M, et al. Warm perineal compresses during the second stage of labor for reducing perineal trauma: A meta-analysis. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. [revista en internet] 2019 [citado 2020 Nov 23]; 240:93-98. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31238205/
  8. Aasheim V, Nilsen ABV, Reinar LM, Lukasse M. Perineal techniques during the second stage of labour for reducing perineal trauma [Base de datos en internet]. Cochrane Database of Systematic Reviews: Cochrane Pregnancy and Childbirth Group: 2017 [citado 2020 Nov 27]. Disponible en: https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD006672.pub3/full/es?highlightAbstract=compresas%7Ccompres%7Ccompresa
  9. Bagley R. Aumento de la comodidad de la mujer durante el parto. En: Perry E, Cashion M, Rhodes k Alden, Olshansky E. Cuidados en enfermería materno-infantil. 12ª ed. Barcelona: Elsevier; 2016. p. 333-357.

 

ANEXOS en documento pdf.