Type to search

Tratamiento no farmacológico del esguince agudo de tobillo: una revisión bibliográfica.

21 noviembre 2021

AUTORES

  1. Juan Castro Pueyo. Graduado en Enfermería en la Universidad de Zaragoza. Enfermero en Centro de Salud Las Fuentes Norte de Zaragoza.
  2. Natalia Gracia Casinos. Experto Universitario en Cuidados Avanzados en Enfermería Aplicada por la Universidad de León. Enfermera en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  3. Laura González Cabeza. Grado en Enfermería Universidad de Zaragoza. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  4. Eva Negredo Rojo. Máster en Análisis Clínicos por la Universidad de Valencia. Experto Universitario en Enfermería en Alteraciones Vasculares y Arteriales por la Universidad de Antonio Nebrija. Experto Universitario de Enfermería Ante las Actuaciones en Urgencias y Emergencias por la Universidad Antonio Nebrija. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  5. Rocío Bravo Adán. Máster en Cuidados Intensivos por la Universidad Católica de Valencia. Máster en Urgencias, Emergencias y Catástrofes por la Universidad CEU de Valencia. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  6. Carlota Barreu Fau. Máster en Gerontología Social por la Universidad de Zaragoza. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.

 

RESUMEN

El esguince de tobillo es una de las lesiones musculoesqueléticas más habituales, tanto en deportistas como en la vida cotidiana. La mayor parte de los esguinces laterales de tobillo siguen el mismo tratamiento, el objetivo inicial es conseguir la disminución precoz de la inflamación, el dolor y mantener la mayor parte del rango de movimiento, utilizando para esto tantos medios farmacológicos, crioterapia, ejercicio o reposo.

Se ha realizado una revisión bibliográfica en las bases de datos: Pubmed, Cochrane y Scielo. Respecto al tratamiento, la evolución del tratamiento ha sido desde medios más pasivos como el hielo y la compresión, hacia la inclusión de ejercicios rehabilitadores y la importancia de la protección en este tipo de lesiones.

El abordaje del esguince agudo de tobillo, a pesar de ser una lesión muy prevalente, presenta gran variabilidad y una escasa evidencia respecto a los distintos métodos de tratamiento.

 

PALABRAS CLAVE

Esguince de tobillo, ligamentos, traumatismos del tobillo.

 

ABSTRACT

Ankle sprains are one of the most common musculoskeletal injuries, both in athletes and in everyday life. Most lateral ankle sprains follow the same treatment, the initial objective being to achieve an early reduction in inflammation and pain and to maintain most of the range of movement, using pharmacological means, cryotherapy, exercise or rest.

A literature review has been carried out in the following databases: Pubmed, Cochrane and Scielo. Regarding treatment, the evolution of treatment has been from more passive means such as ice and compression, to the inclusion of rehabilitative exercises and the importance of protection in this type of injury.

The approach to acute ankle sprain, despite being a very prevalent injury, presents great variability and little evidence regarding the different treatment methods.

 

KEY WORDS

Ankle sprain, ligaments, ankle injuries.

 

INTRODUCCIÓN

El esguince de tobillo es una de las lesiones musculoesqueléticas más habituales, tanto en deportistas como en la vida cotidiana, siendo el esguince del ligamento lateral externo (LLE) el más común, producido normalmente por un movimiento forzado de inversión y flexión plantar del pie 1,2. Es más habitual en mujeres que en hombres, y en niños respecto a adolescentes y adultos 2.

Se clasifica esta lesión según el grado de afectación en 3 niveles: Grado 1, con una elongación de los ligamentos, lo que genera normalmente ligera inflamación y dolor, siendo posible la deambulación y la movilización con mínimo dolor; grado 2: con una rotura parcial del ligamento, que genera dolor, inflamación y en ocasiones equimosis, el paciente suele presentar inestabilidad y dificultad para la deambulación y la movilización; y grado 3: con una ruptura completa del ligamento, produciendo inflamación, dolor y equimosis, así como una intensa inestabilidad y pérdida de función. Uno de los problemas de esta lesión es que en torno a 1/3 de las personas sufrirán síntomas residuales de forma crónica, como dolor, inflamación recurrente o esguinces recurrentes 3.

La mayor parte de los esguinces laterales de tobillo siguen el mismo tratamiento, el objetivo inicial es conseguir la disminución precoz de la inflamación, el dolor y mantener la mayor parte del rango de movimiento, utilizando para esto tantos medios farmacológicos, crioterapia, ejercicio o reposo 4.

 

METODOLOGÍA

Se ha realizado una revisión bibliográfica de las bases de datos: Pubmed, Cochrane y Scielo. Se han buscado los artículos disponibles, con el texto completo disponible de forma gratuita, en inglés o castellano. Como palabras clave se utilizaron los términos “ankle”, “sprain”, “treatment”, “tratamiento”, “esguince” y “tobillo”, con el operador booleano AND.

 

RESULTADOS

Respecto al tratamiento del esguince agudo de tobillo, desde hace tiempo se venía recomendando el acrónimo RICE, cuyas iniciales en inglés significan “rest” reposo, “ice” hielo, “compression” compresión y “elevation” elevación, pero la evidencia de este tipo de intervención es muy baja. Respecto al reposo, existe evidencia moderada de que una movilización temprana postraumática mejora la función, así como la vuelta al trabajo de forma temprana 4. Respecto al hielo, la compresión y la elevación, existe poca evidencia respecto a su utilidad 5. Este acrónimo ha sido el más conocido y el más usado.

Posteriormente se añadió una letra al acrónimo para convertirlo en PRICE, esta “P” representaba la palabra protección, la cual aludía a una protección del área lesionada aparte del reposo. Esta protección se puede realizar mediante tobilleras semirrígidas, férulas, vendajes con tape o con vendas elásticas. A corto plazo, una tobillera semirrígida presenta una vuelta al trabajo o al deporte más temprana, mientras que a largo plazo no hay diferencias significativas entre los distintos métodos 6.

En la actualidad, se utilizan acrónimos que aluden más hacia la movilización y la actividad temprana sobre la zona lesionada. Uno de estos es el acrónimo POLICE el cual, modifica la “R” de “rest” para incluir la “OL” de “optimal loading” lo que significa carga progresiva. Esto se refiere al uso de una rehabilitación funcional, de forma progresiva y segura, para ir mejorando la función y la recuperación del área lesionada. Existen diversas revisiones sistemáticas que demuestran los beneficios de una rehabilitación funcional respecto a la inmovilización 4,6, pero presentan baja evidencia científica debido a la baja calidad metodológica y el pequeño número de participantes, como por ejemplo una revisión de Cochrane que fue retirada por este motivo 7.

Esta rehabilitación funcional se debe hacer de forma progresiva, comenzando por movilizaciones de tobillo incidiendo en la flexión dorsal y plantar, así como en la inversión y eversión. Progresivamente y conforme la inflamación y el dolor nos permitan, debemos ir progresando en la carga y en la realización de ejercicios propioceptivos para mejorar la fuerza y coordinación de la musculatura accesoria del tobillo. Esta rehabilitación temprana, ha mostrado mejoras en la fuerza y en la función del tobillo a corto plazo, mientras que a largo plazo no se han visto diferencias significativas con un tratamiento habitual sin rehabilitación temprana 7.

 

CONCLUSIÓN

El abordaje del esguince agudo de tobillo, a pesar de ser una lesión muy prevalente, presenta gran variabilidad y una escasa evidencia respecto a los distintos métodos de tratamiento. A pesar de que sería necesario mayor cantidad de estudios y de mayor calidad, se puede ver como la tendencia del tratamiento va hacia una rehabilitación precoz y una protección de la zona de forma selectiva.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Gribble PA, Bleakley CM, Caulfield BM, et al 2016 consensus statement of the International Ankle Consortium: prevalence, impact and long-term consequences of lateral ankle sprains. British Journal of Sports Medicine 2016; 50: 1493-1495.
  2. Doherty C, Delahunt E, Caulfield B, Hertel J, Ryan J, Bleakley C. The incidence and prevalence of ankle sprain injury: a systematic review and meta-analysis of prospective epidemiological studies. Sports Med. 2014 Enero; 44(1): 123-40. doi: 10.1007/s40279-013-0102-5.
  3. Thompson JY, Byrne C, Williams MA, Keene DJ, Schlussel MM, Lamb SE. Prognostic factors for recovery following acute lateral ankle ligament sprain: a systematic review. BMC Musculoskelet Disord. 2017 Oct 23;18(1):421. doi: 10.1186/s12891-017-1777-9.
  4. Kaminski TW, Hertel J, Amendola N, et al. National Athletic Trainers’ Association position statement: conservative management and prevention of ankle sprains in athletes. J Athl Train. 2013;48(4):528-545. doi:10.4085/1062-6050-48.4.02
  5. Van den Bekerom MP, Struijs PA, Blankevoort L, Welling L, van Dijk CN, Kerkhoffs GM. What is the evidence for rest, ice, compression, and elevation therapy in the treatment of ankle sprains in adults? J Athl Train. 2012 Jul-Aug;47(4):435-43. doi: 10.4085/1062-6050-47.4.14.
  6. Seah R, Mani-Babu S. Managing ankle sprains in primary care: what is best practice? A systematic review of the last 10 years of evidence, British Medical Bulletin. 2011 Mar; 97 (1): 105–135. https://doi.org/10.1093/bmb/ldq028
  7. Kerkhoffs GMMJ, Rowe BH, Assendelft WJJ, Kelly KD, Struijs PAA, van DijkCN.Immobilisation and functional treatment for acute lateral ankle ligament injuries in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews 2013, Issue 3. Art. No.: CD0037620. DOI: 10.1002/14651858.CD003762.pub2.