Type to search

Tratamiento fisioterápico en la cervicalgia. A propósito de un caso clínico.

Categoría: ,
28 mayo 2021

AUTORES

  1. Andrea Blas Martínez. Graduada en Fisioterapia en la Universidad de Zaragoza. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud, Zaragoza.
  2. Adrián Jaime Sánchez. Fisioterapeuta en el Hospital de Barbastro. Salud. Huesca.
  3. Elena Villarroya Bielsa. Graduada en Fisioterapia en la Universidad de Zaragoza. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud, Zaragoza.
  4. Ana Rosa Iglesias Triviño. Diplomada en Fisioterapia en la Universidad de Granada. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud, Huesca.
  5. Rita Elena Soria Ayuda. Graduada en Fisioterapia en la Universidad de Zaragoza. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud, Huesca.

 

RESUMEN

Estudiamos un caso de cervicalgia en un paciente de 24 años el cual se dedica profesionalmente al fútbol. Presenta dolor en la región desde hace aproximadamente semana y media tras un partido de fútbol donde sufrió un golpe con el codo de un compañero rival mientras realizaban un saque de esquina.

 

PALABRAS CLAVE

Cuello, dolor, punción seca.

 

ABSTRACT

We study a case of cervical pain in a 24-year-old patient who is a professional football player.

He has been experiencing pain in the region for about a week and a half after a football game where he suffered a blow with the elbow of a rival teammate while they were taking a corner kick.

 

KEY WORDS

Neck, pain, dry needling.

 

INTRODUCCIÓN

El dolor cervical (cervicalgia) afecta a la zona de la nuca y vértebras cervicales y se puede extender hacia los hombros y los brazos.

Las molestias pueden provocar que el cuello está rígido y que la cabeza solo se pueda mover con gran dolor, por ello es frecuente hablar de “cuello rígido”. El dolor cervical o cervicalgia puede desencadenar otras molestias como, por ejemplo, las siguientes:

  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Cansancio.
  • Trastornos visuales.
  • Fiebre.
  • Vértigos.
  • Pitidos en los oídos.

La cervicalgia puede aparecer de forma pasajera o ser constante y persistente. Si el dolor cervical persiste durante más de tres meses se habla de dolor crónico. Las molestias pueden aparecer a intervalos irregulares y en ocasiones aparecen dolores tirantes durante unos minutos. Por lo general, las causas del dolor cervical son relativamente leves y los dolores disminuyen después de un periodo de entre tres y seis días.¹

El dolor cervical puede estar ocasionado por un exceso de trabajo corporal. El estrés también puede ser la causa de estos dolores. Esto puede provocar un “círculo vicioso”: cuantos más fuertes son los dolores cervicales, mayor es la carga personal y viceversa.

La incidencia de los dolores cervicales es alta. El 50% de la población mundial presenta dolores cervicales alguna vez en su vida y las mujeres son más propensas a padecer estos dolores. Normalmente, el dolor cervical es atribuible al estrés agudo y repentino asociado con una mala postura, ansiedad o depresión. Un 10% se atribuye a “latigazo” por aceleración-desaceleración en relación con traumatismo automovilístico, deportes.

Las causas del dolor cervical son numerosas. Se pueden presentar como episodios agudos, es decir, que surgen súbitamente, crónicos, cuando los daños se producen lentamente. Normalmente, se originan con motivo de tensiones o agarrotamiento de la musculatura del cuello, que pueden surgir por una mala posición al estar sentado o acostado, el estrés o también en caso de enfriamiento. A menudo, los dolores cervicales aparecen tras accidentes de coche o caídas, como síntoma de un traumatismo cervical o fractura vertebral. Raras veces, los dolores cervicales tienen una causa específica, como procesos de desgaste o lesiones vertebrales de la columna cervical, esto es el caso de la hernia discal.

En algunos casos, la cervicalgia se origina por malformaciones congénitas de la columna cervical en las que, por ejemplo, algunas vértebras están unidas. Esto ocurre en el caso de la tortícolis congénita.²

El tratamiento se elige atendiendo a las causas concretas que han provocado la molestia. Si los dolores son consecuencia de tensiones, la mayoría de las veces desaparecen por sí solos. Los masajes realizados con cuidado o la aplicación de calor local pueden mitigar las molestias considerablemente. También podemos utilizar TENS para relajar la musculatura. Si el dolor es fuerte puede ayudar la toma de analgésicos, antiinflamatorios no esteroides que reducen la inflamación o relajantes musculares. La punción seca, también es una buena opción.

Para no debilitar la musculatura cervical es importante continuar con la actividad habitual lo antes posible una vez que se ha terminado con el tratamiento.

La fisioterapia y la denominada gimnasia de columna han demostrado éxito a largo plazo en el tratamiento del dolor cervical crónico.

Se debería renunciar a medidas quiroprácticas como “colocaciones” en la zona de la columna cervical, debido al riesgo de lesiones de los vasos sanguíneos o afectación de las articulaciones vertebrales. ¹

 

DESCRIPCIÓN DEL CASO CLÍNICO

Paciente de 24 años, 1,78 m de estatura y 75 kg. de peso. Es jugador de fútbol en un equipo semiprofesional.

Acude a consulta porque dice tener dolor en la región cervical desde hace aproximadamente una semana. La lesión se produjo cuando en un saque de esquina, sufrió un golpe con el codo de un contrario, golpeándole en la zona cervical. Dice que notó como la cabeza “se le iba hacia delante y luego hacia atrás” ( mecanismo lesional podemos deducir que es el de flexo- extensión).

Nos cuenta que pudo seguir jugando ese partido pero sin embargo, ese mismo día por la noche le comenzó un fuerte dolor en la zona que había sufrido, proyectándose con más intensidad hacia el lado derecho del cuello. Se tomó un antiinflamatorio y cuenta que le disminuyó el dolor pero que al día siguiente el dolor apareció de nuevo durante el entrenamiento.

El paciente nos cuenta que no puede dejar de entrenar, por lo que es un factor a tener en cuenta. También nos dice que suele ir todo el día con la bolsa de entrenamiento sobre los hombros por lo que es un factor contraproducente para la mejoría de la lesión.

Duerme boca abajo, posición que no favorece a la columna vertebral en general y por lo general también suele dormir del lado derecho.

 

MATERIAL Y MÉTODOS

 

VALORACIÓN.

En la valoración de nuestro paciente vamos a tener 3 puntos principales: valoración de la postura estática, palpación de estructuras óseas y musculares y por último, la movilidad de la región cervical.

 

1.- Estática: el paciente se coloca delante de nosotros dándonos la espalda y observamos como presenta una ligera proyección cefálica anterior y el hombro derecho ligeramente ascendido respecto al lado contrario. No presenta signos inflamatorios ni edemas en la zona del impacto.

 

2.- Palpación: con el paciente ya sentado comenzamos a buscar puntos gatillo. El paciente presenta un aumento de tono en la parte derecha de la región cervical, observando puntos dolorosos en :

  • Trapecio medio.
  • Angular del omóplato. *Todos ellos del lado derecho.
  • ECOM.
  • Escalenos.
  • Paravertebrales.

 

3.- Goniometría: los principales movimientos que vamos a valorar son la flexo- extensión, inclinaciones laterales y rotación a ambos lados.

Los valores de referencia son:

  • Flexión y extensión: 45º.
  • Inclinaciones laterales: 45º-60º.
  • Rotaciones: 60º.

En la exploración de los movimientos de la región obtenemos los siguientes valores:

  • Flexión: 40º.
  • Extensión: 35º.
  • Inclinación derecha: 35º.
  • Inclinación izquierda: 45º.
  • Rotación derecha: 50º.
  • Rotación izquierda: 35º.

Observamos como prácticamente todos los movimientos están por debajo de los valores normales por lo que nuestro trabajo va a consistir fundamentalmente en ganar esos grados que faltan en los movimientos de la columna cervical.

Observamos también que el paciente en los últimos grados de la flexión y de la inclinación derecha, refiere dolor y que cuando movemos pasivamente el dolor se mantiene pero somos capaces de ganar unos pocos grados más que con el movimiento activo.

 

4.- Balance muscular: tras realizar las mediciones correspondientes, vamos a realizar un balance muscular, según Daniels, de los músculos a los cuales les hemos realizado la medición:

  • Trapecio: 3.
  • Angular:3.
  • ECOM y escalenos:3.
  • Paravertebrales: 5.

Vemos como en todos ellos, menos en los paravertebrales, siendo el balance completo, se observa que el paciente realiza el movimiento pero sin ser capaz de vencer la resistencia de la gravedad,

Una vez realizada la valoración del paciente, podemos plantearnos cuáles van a ser los objetivos del tratamiento que queremos seguir con este paciente:

  • Disminuir el dolor en reposo y en movimiento.
  • Mejorar la movilidad cervical.
  • Flexibilizar la región cervical de manera global.
  • Disminuir la tensión en la zona afectada.
  • Volver a la práctica deportiva sin dolor.

 

TRATAMIENTO

 

Se decanta por PUNCIÓN SECA como principal tratamiento, acompañándolo de un programa de ESTIRAMIENTOS generalizados para la región cervical para de esta manera, mejorar a movilidad de la zona, tiras de KINESIOTAPE, TENS ANALGÉSICOS, técnicas de masoterapia a sesiones alternas y programa de ejercicios para realizar en casa para mejorar la movilidad de la zona.

 

  • PUNCIÓN SECA:

 

La punción seca es una técnica muy efectiva en el tratamiento del dolor miofascial, específicamente en el tratamiento de los llamados puntos gatillo miofasciales (PGM). Los PGM son puntos de máximo acortamiento de un músculo y son los causantes de un dolor referido (a distancia).

La técnica consiste en una punción del músculo (en una banda tensa situada dentro del PGM) con una aguja estéril de acupuntura con el objetivo de destruir la placa motora, estimular el receptor muscular (huso neuromuscular) disminuyendo de forma inmediata el dolor que tiene el paciente y produciendo una relajación muscular refleja con aumento de la elasticidad muscular. La característica de ser una técnica local con la que llegamos hasta el PGM de forma directa, hace de la misma una de las técnicas más efectivas en el tratamiento de las deficiencias que presentan nuestros pacientes (dolor, limitación de la movilidad,…) relacionadas con problemas musculares.

 

MÚSCULO TRAPECIO

  • El tratamiento se lleva a cabo durante 15 minutos, con agujas de 0,25mm de ancho por 13 mm de largo. Lo primero es encontrar PGM activos en la zona muscular del trapecio. El paciente se colocará en prono con los brazos apoyados sobre el reposabrazos de la camilla. La orientación de la aguja la cambiamos cada 15 segundos aproximadamente para encontrar las fibras expuestas a tensión. Una vez acabada la técnica se presiona 30 segundos la zona con algodón para evitar edemas o hematomas.
  • El paciente pondrá en posición de estiramiento el músculo y aplicaremos un gel efecto frío para también así, evitar un posible sangrado o hematomas.

 

MÚSCULO ESTERNOCLEIDOMASTOIDEO ( ECM ).

Se lleva a cabo igual que la anterior.

 

MÚSCULO ESCALENO.

Se lleva a cabo como en los casos anteriores.

* Debemos tener cuidado en la realización de esta técnica ya que estamos en zonas con un gran número de estructuras vasculo-nerviosas, como el triángulo de los escalenos y en el caso del trapecio, si profundizamos en exceso, podemos llegar al pulmón provocando un neumotórax.

 

2) KINESIOTAPE:

Sentido de la colocación del vendaje

• Efecto: Inhibición. Relajación

• Sentido: de inserción a origen

Colocaremos tiras de vendaje neuromuscular en función de cómo veamos al paciente cada día que esté en consulta, pero por lo general las colocaremos en trapecio medio y también en zona de paravertebrales cervicales con la base sobre las espinosas dorsales D2- D3 y con los anclajes subiremos hasta la parte. De esta manera lo que vamos a conseguir es llevar la zona cervical hacia su posición neutra, disminuyendo de esa forma la ligera proyección cefálica anterior que existe.

 

3) ESTIRAMIENTOS:

Estiramientos controlados, progresivos, sin llegar a una sensación de dolor, es preferible que la sensación sea placentera y mantener unos segundos. También podemos relajarnos mediante contracción-relajación.

Se aconseja hacerlos de forma regular, después de la actividad física. Algunos de los estiramientos que podemos enseñarle son:

 

4) TENS ANALGÉSICO:

Para la disminución del dolor optamos por la baja frecuencia como los TENS. Generalmente colocaremos la corriente de forma continua a una frecuencia de 100Hz y con una velocidad de impulso de 50uS. La intensidad será variable en función de la sensibilidad del paciente cada día que acuda a consulta.

 

5) PROGRAMA DE EJERCICIOS PARA REALIZAR EN CASA:

  • Ejercicio del sí y no: el paciente debe flexionar y extender la cabeza en posición de sentado sin que aparezca dolor y también debe girar la cabeza hacia ambos lados, lentamente, como si estuviera diciendo a alguien que “no”.
  • Hombros hacia delante y hombros hacia detrás.
  • El paciente sentado en una silla con la espalda bien apoyada en la pared. Los hombros deben colgar a los lados del cuerpo sin hacer ningún tipo de fuerza. Debe imaginar como si tuviera un hilo en su cabeza y ese hilo quisiera llevarle la cabeza hacia arriba. SIEMPRE CON LA MIRADA AL FRENTE Y CON DOBLE MENTÓN.

 

RESULTADOS

Buenos resultados a corto plazo.

Después de la punción, gana amplitud de movimiento, disminuye el dolor (después de una hora, al pasar el dolor pos función).

El paciente nota una liberación muscular, sin tensión.

 

CONCLUSIÓN

A largo plazo, al paciente le remitieron algunos dolores. Esto nos hace pensar que puede que no se haya llevado perfectamente bien el programa de estiramientos.

Existe eficacia de la técnica de punción seca pero para que haya un mantenimiento en el tiempo es necesario enfocar el tratamiento desde más puntos de vista incluyendo un programa de estiramientos, un programa de educación postural, y por supuesto, enfocarlo desde un equipo multidisciplinar, sin olvidar el fondo psicológico que puede encerrar el paciente.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Vázquez A. Cervico-braquialgia. En: Oliván AS, Pinillos MA, Agorreta J, Rubio T. Guía de Urgencias Hospital de Navarra 1999. Hoechst Marion Roussel; 1999: 267-268.
  2. Latigazo cervical, cefalea y dolor en el cuello; G.A Jul; 2009; Elsevier.
  3. Eficacia de la punción seca en músculo trapecio en el tratamiento de pacientes con dolor cervical de origen muscular. Autor: Alejandra Gracia Verdy.