Type to search

Tratamiento de las verrugas plantares.

4 febrero 2021

AUTORES

  1. Cristina Genzor Ríos. Residente de Enfermería Pediátrica, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. María Vázquez Sánchez. Residente de Pediatría, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Mónica López Campos. FEA de Pediatría, Centro de Salud Amparo Poch, Zaragoza.
  4. Carlos Fernández Lozano. Enfermero, Hospital General de la Defensa, Zaragoza.
  5. María Pilar Viñas Viamonte. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.

 

RESUMEN

Las verrugas plantares son tumoraciones benignas causadas por el virus del papiloma humano (VPH). Son muy contagiosas, dolorosas y la recurrencia de estas lesiones suele ser alta. El calor, mala higiene o la humedad aumentan las posibilidades de contagio. El sitio habitual de aparición es en la planta de los pies. Es necesario realizar un diagnóstico diferencial con los callos. Existen numerosos tratamientos para su eliminación, aunque los más utilizados suele ser el ácido y la crioterapia, ambos compatibles con la edad pediátrica. Como primera opción los ácidos resultan más curativos, pero requieren una mayor constancia. La mejor manera de tratarlos, es la prevención, manteniendo una buena higiene y cuidando los pies.

 

PALABRAS CLAVE

Verrugas, tratamiento, niños.

 

ABSTRACT

Plantar warts are benign growths caused by HPV. They are very contagious, painful and the recurrence of these lesions is usually high. Heat, poor hygiene or humidity increase the chances of infection. The usual site of appearance is on the soles of the feet. It is necessary to perform a differential diagnosis with corns. There are numerous treatments for its elimination, although the most used are usually acid and cryotherapy, both compatible with pediatric age. As a first option, acids are more curative, but require greater perseverance. The best way to treat them is prevention, maintaining good hygiene and taking care of the feet.

 

KEY WORDS

Warts, treatment, children.

 

INTRODUCCIÓN

Podemos definir las verrugas plantares como tumoraciones epiteliales benignas, que son causadas por varios subtipos de virus del papiloma humano (VPH). Ocupan toda la epidermis y se asientan sobre la dermis papilar, además están muy vascularizadas e inervadas. Son recurrentes y altamente contagiosas y transmisibles por contacto directo o indirecto. El periodo de incubación es muy variable, de 1 a 6 meses. Como factores de riesgo podemos encontrar la humedad, el calor, la mala higiene o un sistema inmunológico débil.1,2,3,4

Los sitios de aparición más comunes son las plantas de los pies, en los puntos de mayor apoyo. Se caracteriza por ser una lesión circunscrita, que no sobresalen, con límites bien definidos, profundas, con dolor al pellizco y que sangra al laminar.1 (Ver imagen 1).

Los niños suelen ser más propensos a estos tipos de verrugas. En Holanda y Reino Unido, los registros muestran una incidencia anual de verrugas de 3-5 por cada 100 niños de entre 5 y 14 años.5

 

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico es fundamentalmente clínico, quizás con la ayuda de un dermatoscopio para observar puntos negros que son los capilares que se sitúan perpendiculares a la superficie de la verruga (ver imagen 2). Hay que diferenciar entre las verrugas plantares únicas, verrugas plantares localizadas preferentemente en zonas de presión y las verrugas plantares en mosaico, no son tan profundas como las anteriores y además suelen tener una lesión más grande que se considera la principal. Es importante el diagnóstico diferencial con los callos, ya que éstos no cumplen las características específicas de las verrugas.2

 

TRATAMIENTO

No existe un tratamiento específico para el tratamiento. Existen varios métodos tanto naturales como farmacológicos que han resultado efectivos en la eliminación de las verrugas:

  • Ácidos: Son sustancias corrosivas, que provocan una quemadura en la zona. Son fáciles de aplicar, con bajo coste y sin cicatrices, además, se pueden aplicar en niños. Se pueden combinar con otros tratamientos. Como desventajas, es doloroso y las verrugas tardan en desaparecer.
  • Cantaridina: Es un potente vesicante, con bajo coste y fácil aplicación. Además, las tasas de curación son altas. La cantaridina se usa a concentraciones del 0,7% o el 1%, y tras aplicarla debe permanecer ocluida por 24h. Sin embargo, es citotóxico, doloroso y no se puede controlar la vesícula.
  • Crioterapia: Es un método que provoca una lesión en los tejidos al exponerlos temperaturas por debajo de los 0ºC. Los criógenos más usados son el nitrógeno líquido a -196ºC; el dimetileter-propano a -59ºC; el óxido nitroso a -90ºC y el dióxido de carbono a -78ºC. Como ventajas, es fácil de aplicar, se puede usar con otros tratamientos y las tasas de curación son altas. Tras su aplicación se produce una quemadura visible (Imagen 3). Como inconvenientes, es doloroso, costoso y puede provocar mala cicatrización se aplica inadecuadamente.
  • Cirugía: Consiste en eliminar la lesión por cirugía convencional, electrocirugía o curetaje. Es una técnica rápida, sin embargo, tiene efectos adversos como sangrados o infecciones. Es costosa y la tasa de recurrencia se puede estimar en un 20%.
  • Bleomicina intralesional: Es un antibiótico glucopeptídico, citotóxico y teratógeno. Tiene unas altas tasas de curación, pero al ser citotóxico y teratogénico está contraindicado en niños y embarazadas.
  • Inmunoterapia intralesional: Se trata de una inyección de antígenos que induce una respuesta inflamatoria del sistema inmune contra las células de la verruga. Se dispone de poca evidencia científica sobre la eficacia de este método.
  • Láser: Realiza una quemadura térmica, usando diferentes longitudes de onda. Tiene buenos resultados, pero es un tratamiento doloroso y a veces precisa de varias sesiones para empezar a ver resultados.
  • Glutaraldehido: Es un antiviral, usado en solución del 10-20% con aplicaciones diarias sobre las verrugas, con una duración de 3 meses. Alta curación, pero riesgo de necrosis. 1,2,3,4,5

Existen otros tratamientos, que no han demostrado su eficacia en estudios, pero que se utilizan como remedios caseros habitualmente:

  • Hipertermia local: Consiste en introducir la zona afectada por las verrugas en agua a 44-47ºC, durante media hora, una vez al día y durante 3 días consecutivos. A los 15 días, se vuelve a repetir.
  • Cinta adhesiva: Se aplica esparadrapo sobre la verruga durante 6 días, y luego se sumerge en agua, se lima y se descubre durante 12 horas, repitiendo todo hasta que desaparezca. Se cree que esto provoca la estimulación del sistema inmunitario por la irritación local.
  • Extractos de ajo: El ajo posee propiedades antivirales e inhibe la proliferación de las células infectadas por el virus.

 

PREVENCIÓN

  • Tener los pies limpios y secos, sobre todo entre los dedos. No compartir ni calzados ni toallas, además de cambiar los calcetines si están sudados dos veces al día.
  • Evitar rozaduras o grietas, esto provoca una puerta de entrada perfecta para el virus.
  • Si tenemos una verruga, hay que ser muy cuidadosos para no tocarla y luego tocar otras partes del pie, podemos contagiar de una zona a otra. 1,5

 

CONCLUSIONES

La prevención es el mejor tratamiento contra esta enfermedad. En niños, el ácido salicílico es una buena opción, por su bajo coste y su alta tasa de curación. Además, la crioterapia suele ser mal tolerada en niños pequeños. Como inconveniente está la necesidad de ser constantes con la aplicación. Otros ácidos, como el fórmico, es un tratamiento de reciente aparición, que tras los últimos estudios parece ser útil y efectivo por lo que estaría recomendado su uso, con ventajas como una aplicación semanal aumentando la adherencia al tratamiento, y como inconveniente su coste. 1,2,6

La crioterapia es un tratamiento a tener en cuenta para la eliminación de verrugas, ya que es altamente curativo, rápido y sencillo de aplicar. Se pueden usar en niños más mayores. Necesita ser aplicado en una consulta especializada. 3

Aunque no es una enfermedad grave, la recurrencia de estas verrugas perturba la vida diaria de las personas que lo sufren, además de ser contagioso.

Es importante seguir las pautas que el profesional sanitario nos indique, ya que esto influye en el éxito de la curación.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fernández Domínguez H, Mosquera Fernández A, Monteagudo Sánchez B. Revisión bibliográfica de los tratamientos de la verruga plantar. Revista Española de Podología. 2014; XXV (4): 138 – 141.
  2. Macario-García MA, Escudero-Martínez M, Palomar-Albert D. Eficacia, tiempo de curación y efectos adversos de los tratamientos utilizados para verrugas plantares. Estudio bibliográfico. Enferm Dermatol. 2020; 14(39): 51-55. DOI: 10.5281/zenodo.3780104
  3. Sanchez Gomez R, Florez Olavarria M. Revisión bibliográfica sobre la eficacia terapéutica de la crioterapia y el láser en el tratamiento de la verruga plantar provocada por el virus del papiloma humano. Eur J Pod 2016; 2 (2): 69-76.
  4. Mediero Hernández P, Sánchez Martín MA, Pellón Olmedo M, et al. Tratamiento Homeopático de la Verruga Plantar. Caso Clínico Tratado en una Farmacia Comunitaria. La homeopatía de méxico. Volumen 87, número 714, julio-septiembre 2018, p. 35-3.
  5. Gerlero P, Hernández-Martín A. Actualización sobre el tratamiento de las verrugas vulgares en los niños. Actas Dermosifiliogr. 2016; 107(7): 551-558.
  6. Bhat, R. M., Vidya, K., & Kamath, G. (2001). Topical formic acid puncture technique for the treatment of common warts. International journal of dermatology, 40(6), 415-419.

 

ANEXOS

IMAGEN 1 (Autoría propia).

 

IMAGEN 2 (Autoría propia).

 

IMAGEN 3 (Autoría propia).