Type to search

Tratamiento con aerosolterapia en pacientes pediátricos. Artículo monográfico.

16 noviembre 2021

AUTORES

  1. Eva Negredo Rojo. Máster en Análisis Clínicos por la Universidad de Valencia. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  2. Rocío Bravo Adán. Máster en Cuidados Intensivos por la Universidad Católica de Valencia. Máster en Urgencias, Emergencias y Catástrofes por la Universidad CEU de Valencia. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  3. Carlota Barreu Fau. Máster en Gerontología Social por la Universidad de Zaragoza. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  4. Juan Castro Pueyo. Graduado en Enfermería en la Universidad de Zaragoza. Enfermero en Centro de Salud Las Fuentes Norte de Zaragoza.
  5. Natalia Gracia Casinos. Experto Universitario en Cuidados Avanzados de Enfermería Aplicada por la Universidad de León. Enfermera en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  6. Laura González Cabeza. Grado en Enfermería por la Universidad de Zaragoza. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.

 

RESUMEN

La vía inhalatoria permite administrar fármacos directamente en el sistema respiratorio. Consigue una acción más inmediata y una menor absorción a nivel sistémico, así como la reducción de las dosis de fármaco utilizadas y sus efectos adversos1,4. Los profesionales sanitarios que atienden a estos pacientes deben conocer los distintos dispositivos de inhalación y su técnica de administración, puesto que el uso correcto de los inhaladores es fundamental para el buen control de la enfermedad2. En pediatría, el sistema de inhalación se deberá elegir en función de la edad, enfermedad y capacidad de aprendizaje del niño9. Hay varios tipos de nebulizadores: nebulizador neumático o tipo jet, Inhalador en cartucho presurizado o de dosis medida e inhalador de polvo seco. Algunos pueden ir acompañados de cámara espaciadora. Para realizar bien la técnica de tratamiento con aerosolterapia en pediatría hay que preaparar al paciente, preparar el material y realizar bien la técnica según el inhalador utilizado. El tratamiento con aerosoles puede tener alguna complicación como por ejemplo: tos o broncoespasmo, empeoramiento del estado clínico del paciente si la técnica no se ha realizado correctamente, candidiasis orofaríngea si el tratamiento ha sido con corticoides inhalados, y lesiones cutáneas por el uso prolongado de mascarilla. Es importante saber detectarlas.

 

PALABRAS CLAVE

Aerosoles, administración por inhalación, pediatría.

 

ABSTRACT

The inhalation route allows drugs to be administered directly into the respiratory system. It achieves more immediate action and less absorption at the systemic level, as well as reducing the doses of drug used and its adverse effects1,4. Healthcare professionals caring for these patients should be familiar with the different inhalation devices and their administration technique, since the correct use of inhalers is essential for good control of the disease2. In pediatrics, the inhalation system should be chosen according to the age, disease and learning ability of the child9. There are several types of nebulizers: pneumatic or jet type nebulizer, pressurized or metered dose cartridge inhaler and dry powder inhaler. Some may be accompanied by a spacer chamber. To perform the technique of aerosol therapy treatment in pediatrics it is necessary to prepare the patient, prepare the material and perform the technique well according to the inhaler used. Aerosol treatment can have some complications such as: cough or bronchospasm, worsening of the patient’s clinical condition if the technique has not been performed correctly, oropharyngeal candidiasis if the treatment has been with inhaled corticosteroids, and skin lesions due to prolonged use of the mask. It is important to know how to detect them.

 

KEY WORDS

Aerosols, inhalation administration, pediatrics.

 

DESARROLLO DEL TEMA

La vía inhalatoria permite administrar fármacos directamente en el sistema respiratorio. Consigue una acción más inmediata y una menor absorción a nivel sistémico, así como la reducción de las dosis de fármaco utilizadas y sus efectos adversos1,4. Los profesionales sanitarios que atienden a estos pacientes deben conocer los distintos dispositivos de inhalación y su técnica de administración, puesto que el uso correcto de los inhaladores es fundamental para el buen control de la enfermedad2. En pediatría, el sistema de inhalación se deberá elegir en función de la edad, enfermedad y capacidad de aprendizaje del niño9. Algunas definiciones importantes para entender este tema son las siguientes:

  • Aerosolterapia: Es un método de tratamiento basado en la administración de sustancias, en forma de aerosol, por vía inhalatoria que ofrece la posibilidad de utilizar fármacos en dosis muy pequeñas y hacerlos llegar casi exclusivamente al lugar donde van a desarrollar su acción1.
  • Nebulizador: dispositivo encargado de convertir soluciones o suspensiones en aerosoles de un tamaño tal, que puedan ser inhalados y depositados en las vías respiratorias bajas. Pueden ser nebulizadores neumáticos o jet, ultrasónicos o de malla. Pueden utilizar como fuente de energía un compresor mecánico de aire o un gas comprimido (aire u oxígeno).
  • Nebulizador neumático o jet: se compone de una cámara de nebulización, donde se introduce el líquido a nebulizar, y una fuente de energía (aire u oxígeno) necesaria para hacer funcionar el nebulizador. Para inhalar el aerosol de la cámara de nebulización, se precisa una interfase (pieza bucal, mascarilla nasobucal, conexión en T a tráquea, mascarilla traqueal, horquilla nasal).
  • Inhalador en cartucho presurizado o de dosis medida (pMDI): Dispositivo cuyo funcionamiento se basa en la producción de aerosolización utilizando un gas a alta presión como propelente del fármaco. Requiere de coordinación entre la pulsión del dispositivo y la inspiración. Proporcionan una cantidad fija de medicamento.
  • Inhalador de polvo seco (DPI): Se trata de un dispositivo en el que el propio flujo inspiratorio generado por el paciente es el que arrastra y/o provoca fragmentación de las partículas del fármaco micronizado. Existen diferentes sistemas de administración monodosis o multidosis y tienen contador de las dosis administradas o de las que quedan en el dispositivo. No requiere coordinación entre la pulsión y la inspiración, pero sí un flujo inspiratorio alto.
  • Cámara espaciadora o de inhalación: Son recipientes que se conectan al inhalador de cartucho presurizado, donde en su interior se pulveriza la nube de aerosolización, provocando enlentecimiento del flujo del aerosol, disminuyendo así el impacto sobre la orofaringe. Poseen una válvula unidireccional en su boquilla, lo que permite la inspiración de aire de la cámara por el paciente, pero no la espiración dentro de la cámara.

 

Se utilizan para la administración de fármacos a los pacientes con compromiso respiratorio y para fluidificar las secreciones.

Para realizar bien la técnica de tratamiento con aerosolterapia en pediatría hay que seguir un procedimiento para así evitar errores y que la administración se haga siempre de manera correcta.

  1. Preparación del paciente:
  • Identificación del paciente.
  • Verificar que no existen alergias al medicamento a administrar.
  • Explicar al paciente la técnica que se le va a realizar para tranquilizarlo.
  • Colaborar con el niño y familia en la técnica en función de su autonomía.
  • Colocar al niño en posición de fowler o semifowler para permitir la máxima expansión torácica.

2. Preparación del material.

Todos los dispositivos para administrar este tipo de medicación tienen una eficacia similar si se utilizan de forma adecuada, por lo que se recomienda elegir el dispositivo basándose en las edad, características, patología y preferencias del paciente3,4. Para nebulización hace falta gas comprimido, equipo de nebulización (mascarilla, alargadera), medicación a administrar, jeringas, suero fisiológico 0,9% y agua bidestilada estéril. Para inhalación solo se precisa del inhalador y la cámara espaciadora (en niños se suele usar siempre para evitar fugas y asegurarnos que entre bien la pulverización del inhalador).

 

3.Técnica:

NEBULIZACIÓN:

  • Realizar higiene de manos.
  • Preparar el fármaco en forma líquida hasta obtener un volumen de 4-5ml y ponerlo en la cazoleta5.
  • Unir la mascarilla, la cazoleta y la alargadera y conectarla al caudalímetro.
  • Colocar la mascarilla al paciente.
  • Comprobar que el nebulizador esté en posición vertical.
  • Abrir el caudalímetro entre 6/7 litros/minuto comprobando la salida de vapor.
  • Pedir al paciente que inspire lento, profundo y uniforme por la boca.
  • Retirar la nebulización cuando ya no se observe vapor o cuando el líquido se haya acabado.
  • En pacientes que requieran la administración nebulizada de salbutamol (Ventolin) y bromuro de ipratropio (Atrovent), se recomienda asociarlos en la misma cazoleta ya que tienen mayor efecto que el de ambos por separado. Puede asociarse también budesonida6,7.

INHALADOR PRESURIZADO (pMDI):

Este dispositivo requiere una coordinación entre la pulsación y la inspiración, por lo que en el paciente pediátrico utilizaremos cámara espaciadora con boquilla o mascarilla facial.

  • Higiene de manos.
  • Comprobar el funcionamiento del envase realizando 2-4 pulsaciones para verificar que sale el producto.
  • Usar una cámara y mascarilla de tamaño adecuado a la edad con buen aislamiento facial
  • Sujetar al niño de forma adecuada y agitar el inhalador.
  • Acoplar el inhalador a la cámara
  • Si el niño colabora, pedirle que exhale
  • Situar la mascarilla apretada alrededor de la boca y nariz del niño
  • Pulsar el inhalador una vez para cada inhalación. No descargar múltiples pulsaciones simultáneas.
  • Inhalar a través de la cámara inmediatamente después de pulsar el inhalador:
  • 2-3 respiraciones si se utilizan cámaras pequeñas. (Prochamber y Optichamber Diamond)
  • 3-4 si se utilizan cámaras grandes.

Hay que recordar que con llanto, agitación o separación mascarilla –paciente el depósito pulmonar es 2/3 inferior12.

  • Pedirle al niño que mantenga la respiración 10 segundos (si colabora).
  • Si precisa nuevas dosis, volver a agitar cada vez y repetir el procedimiento con un tiempo de espera de 30 segundos a 1 minuto entre cada dosis.
  • Retirar el inhalador de la cámara y taparlo.
  • Enjuagar con agua la boca, paso importante después del tratamiento con corticoides inhalados para evitar infecciones fúngicas.

Si se administra más de un inhalador se debe hacer en el siguiente orden:

  1. Beta2 adrenérgicos: Salmeterol, Salbutamol, Terbutalina.
  2. Anticolinérgicos: Bromuro de ipratropio.
  3. Corticoides: Propionato de fluticasona, Budesonida.

Debido a que el niño realiza la inhalación por la nariz, es posible administrar el fármaco con cámara espaciadora y mascarilla aun cuando el niño tenga puesto el chupete4.

 

INHALADOR POLVO SECO (DPI):

  • Se necesita un esfuerzo inspiratorio alto para que el tratamiento sea eficaz, por lo que este método de inhalación se elegirá para niños mayores y tratamientos crónicos.
  • Higiene de manos.
  • Quitar la tapa y abrir el dispensador.
  • Cargar el DPI.
  • Pedir al paciente que exhale.
  • Colocar la pieza bucal en la boca, cerrando los labios y fijándonos que la lengua no obstruya la salida del polvo.
  • Pedir al paciente que inhale profundo y durante el máximo tiempo posible.
  • Retirar el DPI de la boca sin exhalar en él.
  • Pedirle al paciente que aguante la respiración 8-10 segundos y exhale.
  • Cerrar el DPI.
  • Enjuagar la boca.

Estos aparatos usados para el tratamiento con aerosoles necesitan unos cuidados posteriores a su uso.

  • Mantener la piel facial limpia y seca previniendo la irritación cutánea.
  • Vigilar aparición de lesiones y puntos de presión en el caso de usar mascarilla.
  • Detectar efectos colaterales (taquicardia, cefaleas, nerviosismo…).
  • Limpieza y reemplazo de material:

Sistemas de nebulización: enjuagar cazoleta y mascarilla después de cada uso con agua destilada y secar. Reemplazar el dispositivo cada 4 días y cuando el material esté deteriorado.

Cartuchos presurizados: enjuagar bajo el agua el plástico y secarlo con cuidado, evitando que entre el agua en la base de la válvula.

Dispositivo de polvo seco: Realizar la limpieza con paño seco o papel. Nunca limpiar con agua.

Cámaras de inhalación: Durante el tratamiento serán de uso individual, por lo que para su limpieza bastaría con agua y detergente suave10. Después de cada paciente podrán volver a ser utilizadas tras una limpieza y desinfección de alto nivel.

  1. Desmontar la cámara
  2. Sumergirlas con agua + detergente enzimático y aclarar con abundante agua.
  3. Sumergirlas en solución desinfectante, aclarar y dejar secar al aire.
  4. En cualquier caso, las cámaras deberán cambiarse al menos cada 12 meses11.

Las complicaciones que pueden producirse a consecuencia de este tratamiento son: tos o broncoespasmo, empeoramiento del estado clínico del paciente si la técnica no se ha realizado correctamente, candidiasis orofaríngea si el tratamiento ha sido con corticoides inhalados, y lesiones cutáneas por el uso prolongado de mascarilla.

 

CONCLUSIONES

Es importante conocer el funcionamiento de cada uno de los inhaladores para la buena aplicación del tratamiento y así favorecer la mejoría clínica del paciente. En los pacientes pediátricos hay que prestar hincapié en esta buena realización de la técnica ya que en ocasiones resulta más difícil aplicar este tratamiento que en pacientes adultos. La educación al paciente y a la familia juega un papel primordial para evitar ingresos hospitalarios si se realiza de manera correcta el tratamiento de forma ambulatoria en pacientes estables hemodinámicamente.

Todo el personal que va a usar estos inhaladores como terapia deberán conocer los cuidados que se deben llevar a cabo antes y después de su utilización.

También deberán conocerse las complicaciones que pueden producirse a consecuencia de la aplicación del tratamiento con aerosolterapia para saber detectarlas y poder actuar a tiempo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Oliveira C, Muñoz A, Domenech A. Terapia Nebulizada. Arch bronconeumol. 50(12).Eselvier;2014.535-545.
  2. Rau JL.Determinants of Patient Adherence to an Aerosol Regimen. Respiratory Care. 2005;50(10):1346-1359. 
  3. Consenso SEPAR-ALAT sobre terapia inhalada. Arch Bronconeumol. 49(Supl 1. Elsevier;2013.2–14.
  4. Rodriguez J, Madrid EM, Roldán MT, Meroño MD. Protocolo de enfermería para la administración de medicación inhalatoria y nebulizaciones. ICUE [Internet]. 2016 [Marzo 2021]; 1(3): 2445-3843. Disponible en: https://www.revistaicue.es/revista/ojs/index.php/ICUE/article/view/43/pdf
  5. Rodríguez JL, Serrano JC, Cobos MJ, Calle M. Medidas preventivas de los procedimientos diagnósticos y terapéuticos respiratorios. En: José Blanquer Olivas J, Gimeno Peribáñez MA. Medidas preventivas para el control de las enfermedades respiratorias y de transmisión aérea. Manual SEPAR de procedimientos. Madrid: respira-fundación española del pulmón-SEPAR; 2010: 32-47.
  6. Vademecum. Ficha técnica de Bromuro de Ipratropio. Disponible en: http://www.vademecum.es/principios-activos-ipratropio+bromuro-r03bb01
  7. Calle M, Molina J, Plaza V, Quirce S, Sanchís J, Viejo L. Terapia inhalada. Teoría y práctica. Madrid: Equalmás 5 S. L; 2010.
  8. 8. es la misma que el 12: Grupo de vías respiratorias. Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Dispositivos de inhalación. 2013. Disponible en: https://www.aepap.org › gvr › dt-gvr-7-inhaladores.
  9. Ortega C, Pellegrini J, De arriba S. Dispositivos de inhalación en medicación inhalada. AEPED. Protocolo diagnostico terapéutico pediatría. 2019;2:51-64. Disponible en: https://www.aeped.es › 04_dispositivos_inhalacion.
  10. Calle Rubio M, Molina París J, Plaza Moral V, Quirce Gancedo S, Sanchís Aldás J, Viejo Bañuelos L. Terapia inhalada. Teoría y práctica. Madrid: Equalmás 5, S. L. 2010.
  11. British Thoracic Society, Scottish Intercollegiate Guidelines Network. British Guideline on the Management of Asthma. 2008 (Actualizada en enero de 2012). Disponible en: http://www.brit-thoracic.org.uk
  12. Grupo de vías respiratorias. Dispositivos de inhalación.