Type to search

Transmisión de Covid-19 en un entorno rural, estudio monográfico

Categoría: ,
24 febrero 2021

AUTORES

  1. María del Mar Crespo Burillo. Enfermera de Atención Continuada. CS Andorra. Teruel. España.
  2. Emma Romero Arasanz. Enfermera de Pediatría. CS Andorra. Teruel. España.
  3. Belén Lafuente Moreno. Enfermera Residente de Comunitaria y Familia. Sector Alcañiz. Teruel. España.
  4. Clara Playan Bosque. Enfermera Residente de Comunitaria y Familia. Sector Alcañiz. Teruel. España.
  5. Elena Alloza García. Enfermera de Atención Continuada. CS Andorra. Teruel. España.
  6. Elías Gracia Carrasco. Enfermero de Atención Continuada. CS Andorra. Teruel. España

 

RESUMEN

La COVID-19 es una enfermedad viral infectocontagiosa que desencadena un síndrome respiratorio agudo-severo COVID 2 (SARS-CoV-2), cuyo primer caso fue detectado en Wuhan a finales del 2019, llegando a ser declarado pandemia por la OMS el 11 de marzo del 2020.

En España se detectó el primer caso el 31 de enero de 2020 en Canarias, alcanzando el primer pico a finales de marzo y el 15/03/2020 entró en vigor el Real Decreto de Estado de Alarma. En agosto se inició una segunda ola de contagio dejando un total de 971.374 casos confirmados por el MSSI y 33.553 fallecidos.

En Aragón, la progresión de la incidencia siguió la misma línea que en España; dejando un total de 41.895 casos confirmados y 1.501 fallecidos. En la provincia de Teruel, el total de casos confirmados hasta el momento ha sido de 12559. En la localidad turolense de Andorra, debido a la alta tasa de incidencia por la transmisión comunitaria, el 10 de septiembre se aprobaron las medidas de restricción de movilidad de los ciudadanos, finalizando el 3 de octubre consecuencia de una notable disminución del número de casos semanales. Se desconocen las condiciones exactas que han causado el alto número de contagios por transmisión comunitaria sucedido en Andorra.

La vía de contagio principal entre humanos son las secreciones por microgotículas, expulsadas al toser o hablar, por contacto directo o fómites y aerosoles; estos últimos permaneciendo más tiempo suspendidos en el aire.

Es una enfermedad de sintomatología variada y habitualmente leve. Sin embargo, alrededor de un 14% de los pacientes desarrollan enfermedad grave, requiriendo hospitalización por complicación del cuadro inicial, en ocasiones precisando ingreso en UCI.

Entre las secuelas destacables que puede provocar esta enfermedad encontramos el daño a los pulmones, neurológicos, multiorgánicos y en el SNC. También cabe destacar los daños psicológicos debidos a la situación de estrés y un confinamiento domiciliario que ha impulsado malos hábitos alimenticios, alteraciones del patrón del sueño, etc.

La COVID-19 es una enfermedad viral infectocontagiosa que desencadena un síndrome respiratorio agudo-severo COVID 2 (SARS-CoV-2).

El primer caso fue detectado en Wuhan a finales del 2019. La pandemia fue declarada por la OMS el 11 de marzo del 2020. En España, se detectó el primer caso el 31 de enero de 2020. A nivel nacional, hay 3.023.061 casos confirmados y 63.704 fallecidos. En Aragón, la progresión de la incidencia sigue la misma línea que en España. En la localidad turolense de Andorra, debido a la alta tasa de incidencia por la transmisión comunitaria, de condiciones desconocidas, hubo que aprobar medidas de restricción extraordinarias.

La vía de contagio principal entre humanos son las secreciones por microgotículas, expulsadas al toser o hablar, por contacto directo o fómites y aerosoles.

Es una enfermedad de sintomatología variada y habitualmente leve. Sin embargo, algunos desarrollan enfermedad grave (14%), requiriendo hospitalización y, en ocasiones, ingreso en UCI (5%). Tiene importantes secuelas, tanto físicas, como psicológicas.

La forma más utilizada para la detección de COVID-19 es realizada mediante RT-CPR.

No existe un tratamiento específico, ya que está en controversia. La forma de tratarlo es, básicamente, de manera sintomática en función a la evolución del paciente. Como prevención, se están desarrollando planes de vacunación.

Apenas hay estudios de Atención Primaria rural sobre el impacto de la enfermedad y sus características en este medio.

 

PALABRAS CLAVE

Infecciones por coronavirus, España, medio rural, confinamiento.

 

ABSTRACT

COVID-19 is an infectious viral disease that produces the severe acute respiratory syndrome COVID 2 (SARS-CoV-2). The first case was detected in Wuhan at the end of 2019, and it was declared as a pandemic by the WHO on 11 March 2020.

In Spain, the first case was detected on 31 January 2020 in the Canary Islands, reaching the first peak at the end of March. On 15/03/2020, the Royal Decree of the State of Alarm came into force. In August, a second wave of contagions began, leaving a total of 971,374 cases confirmed by the MSSI and 33,553 deaths.

In Aragon, the progression of the incidence followed the same line as in Spain; leaving a total of 41,895 cases confirmed and 1,501 deaths. In the province of Teruel, the total number of cases confirmed was 12,559. Focusing on the Teruel town of Andorra, due to the high incidence rate of community transmission, on 10 September, restrictive measures to the mobility of citizens were approved, which would end on 3 October, due to the weekly decrease in the number of cases. The exact conditions that have caused such a high number of infections by community transmission occurred in Andorra are unknown.

The first contagion route between humans are droplets by coughing and talking, direct contact and fomites, and aerosols which are suspended in air for longer.

It is a disease with normally slight but varied symptoms. However, around 14% of patients develop worse clinical presentation. Some need hospitalization and others ICU.

Remarkable sequelae are neurological, lung damage, CNS even multiorgan dysfunction. There are also psychological damages due to individual stress and a home confinement that has driven people to bad food habits, sleep pattern alterations.

COVID-19 is an infectious viral disease that triggers a severe acute respiratory syndrome COVID 2 (SARS-CoV-2).

The first case was detected in Wuhan at the end of 2019. The pandemic was declared by the WHO on March 11, 2020. In Spain, the first case was detected on January 31, 2020. At the national level, there are 3,023,061 cases confirmed and 63,704 deceased. In Aragon, the incidence progression follows the same line as in Spain. In the town of Teruel, Andorra, due to the high incidence rate due to community transmission, of unknown conditions, extraordinary restriction measures had to be approved.

The main route of transmission between humans is secretions by microdroplets, expelled by coughing or speaking, by direct contact or by fomites and aerosols.

It is a disease with varied and generally mild symptoms. However, some develop serious disease (14%), requiring hospitalization and, on occasions, admission to the ICU (5%). It has important consequences, both physical and psychological.

The most widely used way to detect COVID-19 is by RT-CPR.

There is no specific treatment, as it is controversial. The way to treat it is, basically, symptomatically depending on the evolution of the patient. As prevention, vaccination plans are being developed.

There are hardly any rural Primary Care studies on the impact of the disease and its characteristics in this environment.

 

KEY WORDS

Coronavirus Infections, Spain, rural environment, confinement

 

DESARROLLO DEL TEMA

La COVID-19 es una enfermedad viral infectocontagiosa causada por el síndrome respiratorio agudo severo COVID 2 (SARS-CoV-2), perteneciente a la familia Coronaviridae. El primer caso de la enfermedad se detectó en la ciudad china de Wuhan a finales del 2019, extendiéndose por el resto del mundo. El Comité de Emergencias del Reglamento Sanitario Internacional (RSI) declaró el brote como una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII) el 30 de enero de 2020, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la situación de pandemia el 11 de marzo de 2020. Tras su evolución cuenta actualmente con un total de 106.797.721 casos confirmados en todo el mundo1,2,3.

 

En España, se detectó el primer caso el 31 de enero de 2020 en Canarias, alcanzando el primer pico de contagios a finales de marzo. Por ello, el 15 de marzo de 2020 entró en vigor el Real Decreto4 que situaba a España en Estado de Alarma con un confinamiento. Se puso fin al mismo sectorialmente, por comunidades autónomas, teniendo en cuenta la situación individualizada en cada una de ellas5,6. Aunque desde los meses de mayo hasta finales de julio disminuyeron significativamente el número de casos, en agosto comenzó de nuevo una segunda ola, que todavía perdura hasta el momento, con una mayor incidencia que la primera y dejando un total de 3.023.601 casos confirmados por el MSSI y 63.704 fallecidos3,7,8.

 

En Aragón, la progresión de la incidencia siguió la misma línea que en España; aunque el segundo pico comenzó con más casos que el primero, teniendo que adoptar medidas de contención en el mes de junio y modificándose a lo largo de estos meses en distintas localidades del territorio aragonés. Con ello consiguió estabilizarse el número de contagiados dejando un total de casos confirmados 102.509 y 3.090 fallecidos8.

 

En la provincia de Teruel, el total de casos confirmados hasta el momento ha sido de 12.559 y 384 fallecidos9. En concreto, en la localidad turolense de Andorra, debido a la alta tasa de incidencia por la transmisión comunitaria, el 10 de septiembre de 2020 se aprobaron una serie de medidas para la contención de la epidemia consistentes en la restricción de la movilidad de los ciudadanos10,11. Durante los días del 4 al 18 de septiembre de 2020, la tasa de casos confirmados fue de 1.700 por cada 100.000 habitantes; cuando la tasa de Aragón se situaba en 395 casos confirmados por cada 100.000 habitantes9. A partir del 3 de octubre, a causa de una disminución del número de casos semanales, se aprueba la finalización de las medidas adoptadas12.

 

La vía de contagio principal entre humanos puede producirse bien sea a través de secreciones por microgotículas que son expulsadas al toser o hablar, o bien por contacto directo o con fómites. Recientemente se ha apoyado la teoría de que también puede diseminarse a través de aerosoles, que permanecen más tiempo suspendidos en el aire1.

 

Se ha visto que la sintomatología es muy variada entre la población, de manera que se han encontrado diferencias entre distintos grupos étnicos y a su vez, cuadros clínicos con escalas de gravedad muy variadas. De este modo, un 80% de los pacientes desarrollan sintomatología leve, que normalmente comienza con fiebre, tos, disnea, astenia y mialgias. Otras manifestaciones menos frecuentes pueden ser disgeusia, anosmia, odinofagia, cefalea, náuseas y diarrea1. Alrededor de un 14% de los pacientes desarrollan enfermedad grave, requiriendo hospitalización por complicación del cuadro inicial por neumonía que se objetiva en la radiografía de tórax y con la que se puede seguir la evolución del cuadro13.

 

Hasta en un 5% de los casos es necesario el ingreso en las unidades de UCI. En estos últimos puede haber complicaciones como el síndrome de dificultad de respuesta inflamatoria aguda, sepsis y shock. Entre los factores de riesgo se incluyen la edad avanzada y comorbilidades como EPOC, diabetes y enfermedades cardiovasculares previas1.

 

Etiopatogénicamente, el sistema respiratorio es la primera línea de la infección COVID-19 (SARS-CoV-2). El virus puede lesionar los pulmones de 3 maneras: síndrome de dificultad respiratoria aguda con daño alveolar difuso, oclusión microvascular alveolar trombótica e inflamación de las vías respiratorias asociada a mediadores. Los resultados de estas acciones combinadas incluyen oxigenación alveolar deteriorada, hipoxemia, y acidosis. En ausencia de un tratamiento eficaz, las consecuencias de esta mala oxigenación son la muerte del paciente por insuficiencia respiratoria, o las secuelas de una lesión pulmonar permanente si el paciente se recupera. El COVID-19 también es capaz de alterar la barrera hematoencefálica lo que explicaría la aparición de síntomas neurológicos14.

 

Además, el aumento sistémico de los mediadores inflamatorios, denominado “tormenta de citoquinas”, puede explicar el daño multiorgánico encontrado en algunos pacientes y explicar múltiples efectos en el SNC. Todavía se desconoce si causa enfermedades neurodegenerativas o acelera su ocurrencia prematura. Cabe destacar las secuelas que deja a largo plazo esta infección14.

 

Respecto a los aspectos psicológicos asociados a la pandemia por COVID-19 y el confinamiento, son una situación sin precedentes, recientes en nuestro país y es previsible que tenga un importante impacto en el bienestar físico y psicológico. Esto ha supuesto una situación extraordinaria y con múltiples estímulos generadores de estrés. Durante el confinamiento, los dos factores que más afectan al bienestar físico y psicológico son la pérdida de hábitos y rutinas y el estrés psicosocial, según el primer estudio que analiza el impacto psicológico de la cuarentena por COVID-19 en China15. La interrupción de hábitos durante el confinamiento y la instauración de otros poco saludables (malos hábitos alimenticios, patrones de sueño irregulares, sedentarismo y mayor uso de pantallas) pueden derivar en problemas físicos16.

 

La forma más utilizada para la detección de COVID-19 es realizada mediante PCR, una variante de esta técnica llamada RT-CPR, que es la reacción en la cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa17.

 

En la actualidad no existe un tratamiento específico para este tipo de infección. La forma de tratarlo es básicamente de manera sintomática en función a la evolución del paciente. En algunos casos se ha investigado el tratamiento hospitalario en pacientes con diferentes tipos de gravedad, mediante fármacos que en algunos casos han resultado eficaces como la Lopinavir/ritonavir, remdesivir, favipiravir, azitromicina, cloroquina/hidroxicloroquina, entre otros18. El posible tratamiento a un paciente con infección activa está en controversia, ya que según los estudios realizados en diferentes países dan resultados diferentes e incluso aumentando, en algunos de los casos, efectos secundarios graves19.

 

En cuanto a la prevención primaria, algunos estudios sugieren que algunas vacunas como la del neumococo, la gripe o tuberculosis pueden influir positivamente potenciando el sistema inmunológico del individuo, el cual actuaría incrementando la respuesta ante la infección del SARS-CoV-2. Otra razón a favor de la vacunación contra estos otros agentes sería evitar diversas enfermedades respiratorias que ocurren junto al COVID-19 y que colapsan los sistemas sanitarios20.

 

Actualmente existen varios laboratorios que han comercializado la vacuna contra el COVID-19, cada una de ellas tiene diferentes requisitos de almacenamiento, preparación y administración necesarios para preservar una eficacia óptima21.

 

La Estrategia de vacunación frente a COVID-19 en España ha establecido varias etapas de vacunación, teniendo en cuenta la disponibilidad progresiva de dosis y basándose en principios éticos y criterios de riesgo. Evaluando los riesgos de exposición,

transmisión, morbilidad grave y mortalidad, teniendo en cuenta los principios de necesidad, equidad y reciprocidad, se han priorizado grupos de población22.

 

Se desconocen las condiciones exactas que han causado el alto número de contagios por transmisión comunitaria sucedido en el medio rural de Andorra. Además, no se han encontrado suficientes estudios a nivel rural sobre el impacto de la enfermedad y sus características en este medio. Apenas hay estudios de Atención Primaria rural sobre el impacto de la enfermedad y sus características en este medio. La mayor parte de las investigaciones son realizadas en el ámbito hospitalario.

 

CONCLUSIONES

La COVID-19, enfermedad producida por COVID 2 (SARS-CoV-2), ha demostrado ser una enfermedad infectocontagiosa de alta transmisibilidad debido a su transmisión por aerosoles, vía que ha sido confirmada recientemente. Su evolución en cada persona es incierta ya que depende mucho de los factores de riesgo o comorbilidades subyacentes que cada persona pueda tener tales como EPOC, HTA, DM, etc.; aunque en muchas ocasiones se ha demostrado que pacientes sin patologías de base han desarrollado un curso grave de la enfermedad e incluso han llegado a fallecer por ello. En la actualidad no existe un tratamiento específico para este tipo de infección, la forma de tratarlo es básicamente de manera sintomática en función a la evolución del paciente. Actualmente las medidas más eficaces para combatirlo siguen siendo la higiene de manos, el uso de mascarilla y la distancia de seguridad; si bien la vacuna es una manera eficaz de evitar la evolución grave de la enfermedad no previene de la transmisión y contagio ante una exposición al SARS-CoV-2, según los estudios a día de hoy.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Ministerio de Sanidad. Información científica-Técnica. Enfermedad por coronavirus, COVID-19 [Internet]. Madrid: Ministerio de Sanidad; 2021 [9 Feb 2021]. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/documentos/ITCoronavirus.pdf
  2. World Health Organization. WHO Coronavirus Disease (Covid-19) Dashboard [Internet]. Ginebra: World Health Organization; 2020 [10 Feb 2021;10 Feb 2021]. Disponible en: https://covid19.who.int/
  3. Instituto de Salud Carlos III. Centro Nacional de Epidemiología. Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Primeros casos investigados en España por COVID-2019. Informe COVID-2019 nº1. 11 febrero 2020 [Internet]. Madrid: Centro Nacional de Epidemiología; 2020 [9 Feb 2021]. Disponible en: https://www.isciii.es/QueHacemos/Servicios/VigilanciaSaludPublicaRENAVE/EnfermedadesTransmisibles/Documents/INFORMES/Informes%20COVID-19/Informe%20COVID-19.%20N%c2%ba%201_11febrero2020_ISCIII.pdf
  4. España. Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo de 2020 por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Boletín Oficial del Estado, nº 67, (14 Mar 2020).
  5. España. Real Decreto 555/2020 de 5 de junio por el que se prorroga el estado de alarma declarado por el Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Boletín Oficial del Estado, nº 159, (6 Jun 2020).
  6. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Desarrollo del Estado de Alarma en las Comunidades Autónomas [Internet]. Madrid: Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social; 2021. [12 Feb 2021; 12 Feb 2021]. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/estrategia/medidasPrevCCAA.htm
  7. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Situación Actual Coronavirus [Internet]. Madrid: Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social; 2021. [10 Feb 2021; 10 Feb 2021]. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/situacionActual.htm
  8. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Actualización nº 309. Enfermedad por el coronavirus (COVID-19) [Internet]. Madrid: Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias Actualización; 2021 [10 feb 2021]. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/documentos/Actualizacion_309_COVID-19.pdf
  9. Gobierno de Aragón. Mapa de casos de COVID-19 en Aragón [Internet]. Zaragoza: Gobierno de Aragón; 2021 [10 Feb 2021; 10 Feb 2021]. Disponible en: https://datacovid.salud.aragon.es/covid/
  10. Aragón. España. ORDEN SAN/845/2020 de 10 de septiembre por la que se adoptan medidas en materia de salud pública para la contención del rebrote de COVID-19 en el municipio de Andorra. Boletín Oficial de Aragón, nº 196, (10 Sep. 2020).
  11. Aragón. España. ORDEN SAN/846/2020 de 10 de septiembre, por la que se adoptan medidas en materia de movilidad por razones de salud pública para la contención del rebrote de COVID-19 en el municipio de Andorra. Boletín Oficial de Aragón, nº 196, (10 Sep. 2020).
  12. Aragón. España. DECRETO-LEY 7/2020 de 19 de octubre del Gobierno de Aragón por el que se establece el régimen jurídico de alerta sanitaria para el control de la pandemia COVID-19 en Aragón. Boletín Oficial de Aragón, nº 208, (19 Oct 2020).
  13. Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria. La SemFYC en tiempos de coronavirus [Internet]. Barcelona: Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria; 2020 [2020; 12 Nov 2020]. Disponible en: https://www.semfyc.es/formacion-y-recursos/la-semfyc-en-tiempos-de-covid-19/
  14. Wang F, Kream RM, Stefano GB. Long-Term Respiratory and Neurological Sequelae of COVID-19. Med Sci Monit. 2020; 26: e928996-1 – e928996-10.
  15. Wang C, Pan R, Wan X, Tan Y, Xu L, Ho CS, et al. Immediate Psychological Responses and Associated Factors during the Initial Stage of the 2019 Coronavirus Disease (COVID-19). Epidemic among the General Population in China. Int J Environ Res Public Health. 2020; 17(5):1729.
  16. Balluerka Lasa N, Gómez Benito J, Hidalgo Montesinos MD, Gorostiaga Manterola A, Espada Sánchez JP, Padilla García JL, Santed Germán MA. Las consecuencias psicológicas de la Covid-19 y el confinamiento. Informe de investigación [Internet]. Bilbao: Servicio de Publicaciones de la Universidad del País Vasco; 2020 [2020; 7 Feb 2021]. Disponible en: https://addi.ehu.es/bitstream/handle/10810/45924/Consecuencias%20psicol%c3%b3gicas%20COVID-19%20PR3%20DIG.pdf?sequence=1&isAllowed=y
  17. Salazar Carranza LA, Maldonado Santacruz FE, Cruz Villegas JA. La PCR como prueba para confirmar casos vigentes de COVID-19. RECIMUNDO [Internet]. 2020 [4 Feb 2021]; 4(2): 64-74. Disponible en: http://www.recimundo.com/~recimund/index.php/es/article/view/824
  18. Maguiña Vargas C, Gastelo Acosta R, Tequen Bernilla A. El nuevo Coronavirus y la pandemia del Covid-19. Rev Med Hered [Internet]. 2020 [4 Feb 2021]; 31(2): 125-131. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1018-130X2020000200125&lng=es
  19. Chacón Acevedo K, Pinzón C, Barrera A, Low Padilla E, Yomayusa González N. Eficacia y seguridad de la cloroquina, la hidroxicloroquina y la azitromicina en pacientes con COVID-19. Resumen de evidencia. Rev Colomb Nefrol [Internet]. 2020 [4 Feb 2021]; 7(2): 21-41. Disponible en: https://revistanefrologia.org/index.php/rcn/article/view/469/622
  20. Sultana J, Mazzaglia G, Luxi N, Cancellieri A, Capuano A, Ferrajolo C, et al. Potential effects of vaccinations on the prevention of COVID-19: rationale, clinical evidence, risks, and public health considerations. Expert Rev Vaccines. 2020; 19(10): 919-936.
  21. Holm MR, Poland GA. Critical aspects of packaging, storage, preparation, and administration of mRNA and adenovirus-vectored COVID-19 vaccines for optimal efficacy. Vaccine. 2021; 39(3):457-459.
  22. Grupo de Trabajo Técnico de Vacunación COVID-19 de la Ponencia de Programa y Registro de Vacunaciones. Ministerio de Sanidad. Estrategia de Vacunación frente a COVID-19 en España, Actualización 2 [Internet]. Madrid: Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud; 2021 [9 Feb 2021]. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/covid19/docs/COVID-19_Actualizacion2_EstrategiaVacunacion.pdf