Type to search

Tecnologías de la información y la comunicación y su impacto en la salud mental.

15 octubre 2021

AUTORES

  1. Nuey Alba Montero Sanz. Licenciada en Periodismo.

 

RESUMEN

El uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación (NTIC) por parte de la sociedad occidental es un fenómeno social de gran importancia. La utilización masiva de los dispositivos tecnológicos, y el acceso a internet y a las redes sociales, ha ido, cada vez más, en aumento. Y no solo entre la población joven, sino también entre adultos.

Aunque es cierto que la generalización de las NTIC podría incluirse dentro de lo que son los cambios naturales derivados de la evolución de una sociedad, lo cierto es que desde ciertos sectores se está llamando la atención sobre el impacto negativo que tiene el uso de los móviles, de las redes sociales y de internet sobre la salud mental de la población.

 

PALABRAS CLAVE

Redes sociales, adicción, salud mental.

 

ABSTRACT

The use of New Information and Communication Technologies (NICT) by the Western society is a social phenomenon of great importance. The massive use of technological devices which provide access to the Internet and social networks has been increasing. Not only among young people, but also among adults.

Although it is true that the generalization of NICTs could be included within what should be the natural changes derived from the evolution of a society, the fact is that certain sectors are calling attention to the negative impact of the use of cell phones, social networks and Internet on the population’s mental health.

 

KEY WORDS

Social networks, addiction, mental health.

 

INTRODUCCIÓN

El uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación (NTIC) está muy extendido entre la población del mundo occidental. Podría decirse que se trata de un fenómeno social, debido a su generalización y a la magnitud de los cambios que ha generado en la vida cotidiana de los ciudadanos. En España, por ejemplo, el 90% de los adolescentes de 15 años tiene teléfono móvil y cerca del 90% de los menores utilizan internet en casa1.

Distintas investigaciones muestran diferentes enfoques sobre la forma de uso y sobre las consecuencias de la utilización de las NTIC en la conducta y en la salud mental de los usuarios. Un estudio realizó una investigación por regiones y países del continente europeo; al parecer, es en el sur de Europa donde se da la proporción más elevada de usuarios con gran dependencia del teléfono móvil2.

Este estudio señala que los adultos que carecen de buenas habilidades sociales y que no viven las relaciones en persona de manera gratificante podrían recurrir a las redes sociales y a internet como estrategia para evadirse2.

 

Según Ángels González ibáñez3, el uso de las TIC puede resultar positivo porque proporciona sensación de bienestar, pero cuando estas sensaciones generan la necesidad inaplazable de ser cubiertas, entonces podríamos hablar de adicción. Los factores de riesgo para generar o no adicción, según el estudio de esta autora, son las crisis -de cualquier tipo-, y un estado de ánimo bajo3. También influyen la inmadurez personal, la falta de habilidades relacionales o los problemas familiares3. Los datos que muestra esta investigación revelan que, en un estudio piloto, más de la mitad de los participantes tienen conductas de riesgo con el uso de internet; casi un 25%, las tienen con el uso del teléfono móvil y más del 21%, con los videojuegos3.

Otro estudio señala que el patrón de uso de las redes sociales en internet es diferente entre hombres y mujeres. Éstas las utilizan para las relaciones con sus iguales, mientras que ellos recurren a estas herramientas por cuestiones relacionadas con la “compensación social” o la “gratificación de identidad social”4. Además, al parecer los hombres son un grupo de riesgo en cuanto a la probabilidad de generar adicción a los videojuegos4. Por otro lado, este estudio también señala que las personas que viven en contextos difíciles tienden a refugiarse en internet y en las redes sociales online4.

En una línea parecida, García Oliva y Piqueras5 señalan en un estudio que el recurso a internet y a los smartphones está, en muchos casos, relacionado con una evasión de una realidad no gratificante o desagradable y con la falta de habilidades para gestionar el malestar. Los chicos vuelven a aparecer por delante de las chicas en cuanto al uso problemático de los videojuegos.

 

Otros estudios muestran la relación que hay entre el aumento en el uso de los dispositivos de pantalla y el descenso en el tiempo que se disfruta en zonas verdes o espacios naturales6. Y que esta relación de exceso de tiempo frente a una pantalla y pocas horas en la naturaleza puede afectar a la salud mental6.

Sin negar el impacto negativo del abuso de las redes sociales en el equilibrio psíquico, otras investigaciones cuestionan que pueda hablarse de adicción y prefieren hablar de hábitos compulsivos7, señalando que el enfoque de la problemática no debería ser patologizador, sino sociológico7. Es decir, que, en muchos casos, la inquietud de no poder acceder al smartphone se debe, hoy en día, más a que es una herramienta básica para gestionar los asuntos cotidianos, que a no poder consultar las redes sociales. También habría que esclarecer si los usuarios que tienen relaciones problemáticas con las NTIC los tenían previamente al uso de éstas, y en otras áreas de su vida, o son generados por las propias pantallas7.

 

OBJETIVO

Se pretende esclarecer si el uso de las NTIC es nocivo para la salud mental y, si es así, si lo es en sí mismo, o el problema está en la forma en que esta tecnología se utiliza.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Para la redacción de este artículo se han realizado búsquedas en PubMed y en Scielo, así como en Google Académico. Los términos de búsqueda fueron “redes sociales”, “internet”, “salud mental”, “adicciones”.

 

RESULTADOS

La diversidad de enfoques de los estudios seleccionados para elaborar este artículo, y las variables tenidas en cuenta en éstos, dificultan desarrollar una conclusión con una única causa. Sí podría afirmarse, no obstante, con carácter general, que el uso de los dispositivos tecnológicos con acceso a internet, o de los videojuegos, no es inocuo para con los hábitos de conducta de los usuarios, ni para su salud mental.

Algunos de los efectos reseñados debidos al uso continuado y frecuente de los teléfonos móviles, internet o los videojuegos son: depresión y ansiedad, problemas de sueño, angustia5 o desregulación psicológica6, entre otros.

Pero, como se ha señalado anteriormente, ¿el uso disfuncional de las NTIC es previo al contacto con éstas, y propio de otras áreas de la vida de los individuos, o esa desregulación en el uso de las redes sociales y el smartphone ha sido producida precisamente por el abuso de éstos? Más allá de la discusión sobre si es o no una adicción, lo cierto es que tiene impacto negativo sobre la salud mental de las personas, sobre todo de los jóvenes8. Desde el sector de la Psicología se advierte que los efectos del uso de las redes sociales pueden ser: adicción -afecta a un 5% de los adolescentes-, descenso de la autoestima, ciberbullying, o la reducción de las interacciones en persona, a favor de los contactos online8.

Desde el Consejo General de Colegios de Psicólogos8 se anima a educar a los usuarios (fundamentalmente, los jóvenes) en un uso responsable y sano de las NTIC, con la idea de prevenir conductas adictivas o disfuncionales.

 

CONCLUSIONES

La utilización y el recurso a las NTIC puede realizarse por distintas causas, y con distintos patrones. Depende de la edad, del género y del país o región de procedencia, y también de la personalidad de cada individuo. Sin que haya un consenso claro sobre si el abuso de las NTIC es una adicción, o se trata simplemente de un cambio de paradigma en la forma de gestionar los asuntos cotidianos de la población, sí parece constatado su impacto negativo sobre la conducta de los usuarios y sobre su salud mental. La educación en un uso saludable, controlado y responsable de este tipo de tecnología parece revelarse como el mejor método preventivo para conductas y situaciones de riesgo en una sociedad en constante evolución.

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Hidalgo Vicario, M.I. Las nuevas tecnologías de la información y comunicación. Pediatría Integral [Internet]. 2015 [Consultado septiembre 2021]; 19 (9): 585-586. Disponible en: https://www.pediatriaintegral.es/publicacion-2015-11/las-nuevas-tecnologias-de-la-informacion-y-comunicacion/
  2. Lopez-Fernandez, Olatz. J. Kuss, Daria. Romo, Lucia. Morvan, Yannick. Kern, Laurence. Graziani, Pierluigi. Rousseau, Amélie. Rumpf, Hans-Jürgen. Bischof, Anja. Gässler, Ann-Kathrin. Schimmenti, Adriano. Passanisi, Alessia. Männikäkö, Niko. Kääriänen, Maria. Demetrovics, Zsolt. Király, Orsolya. Chóliz, Mariano. Zacarés, Juan José. Serra, Emilia. Griffiths, Mark D. Pontes, Halley M. Lelonek-Kuleta, Bernadeta. Chwaszcz, Joanna. Zullino, Daniele. Rochat, Lucien. Achab, Sophia, y Billieux, Joël. Dependencia autoinformada de teléfonos móviles en adultos jóvenes: una encuesta empírica transcultural europea. Revista de adicciones al comportamiento [Internet]. 2017 [consultado septiembre 2021]. 6(2): 168-177. Disponible en: https://akjournals.com/view/journals/2006/6/2/article-p168.xml
  3. González Ibáñez, Angels. Uso y abuso de las nuevas tecnologías. Revista Atención Primaria [Internet]. 2009 [consultado septiembre 2021]. 41(9): 477-478. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-uso-abuso-nuevas-tecnologias-S021265670900376X
  4. Kuss DJ, Griffiths MD. Redes sociales en línea y adicción: una revisión de la literatura psicológica. Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública [Internet]. 2011 [consultado septiembre 2021]. 8 (9): 3528-3552. Disponible en: https://doi.org/10.3390/ijerph8093528
  5. García-Oliva C, Piqueras JA. Experiential Avoidance and Technological Addictions in Adolescents. J Behav Addict [Internet]. 2016 Jun [consultado septiembre 2021]. 5(2):293-303. Disponible en: https://doi.org/10.1556/2006.5.2016.041
  6. Oswald TK, Rumbold AR, Kedzior SGE, Moore VM. Psychological impacts of “screen time” and “green time” for children and adolescents: A systematic scoping review. PLoS One [Internet]. 2020 Sep [consultado septiembre 2021] 4;15(9). Disponible en: https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0237725
  7. Pedrero Pérez EJ, Ruiz Sánchez de León JM, Rojo Mota G, Llanero Luque M, Pedrero Aguilar J, Morales Alonso S, Puerta García C. Information and Communications Technologies (ICT): Problematic use of Internet, video games, mobile phones, instant messaging and social networks using MULTICAGE-TIC. Adicciones [Internet]. 2018 Jan 1 [consultado septiembre 2021]. 30(1):19-32. Disponible en: https://www.adicciones.es/index.php/adicciones/article/view/806
  8. Infocop Online [Internet]. Consejo General de la Psicología de España; 6-11-2018 [consultado septiembre 2021]. Disponible en: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=7686