Type to search

Técnica de administración de enema por parte del TCAE

Categoría: ,
24 febrero 2021

AUTOR

  1. Paula María Arroyo Leiva. TCAE Centro Geriátrico del Nodo E.R.A, Avilés (Asturias).

 

RESUMEN

La administración de enemas en pacientes ingresados en plantas de hospitalización es una técnica más habitual de lo que parece. El estreñimiento es el principal causante de la administración del enema.

Se entiende por estreñimiento un síntoma que se caracteriza por la dificultad o incapacidad de defecar, la disminución del número de deposiciones y/o expulsión de heces con dificultad, dolor, de poco volumen, de consistencia dura, forma de bola y con sensación de evacuación incompleta.

Un enema es una solución líquida y acuosa que se introduce por vía rectal a través del ano, con el fin de estimular el intestino y provocar la eliminación de heces. Se introduce con una cánula y puede tener fines terapéuticos o diagnósticos. Permite la evacuación de heces y/o gases o también puede ser empleado para administrar algún tipo de sustancia por vía rectal

El responsable de la administración de un enema es el personal TCAE. Por tanto, deben tener los conocimientos suficientes tanto teórico como prácticos para llevar a cabo la técnica de la mejor forma posible.

Existen 3 tipos de enemas: evacuatorio o de limpieza (el más frecuente), el enema carminativo o lavativa de Harris (eliminación de gases) y el enema de retención (administración de medicación).

Entre las contraindicaciones para la administración del enema: patología anorrectal (hemorroides, fisuras, abscesos…) o una intervención quirúrgica muy reciente en la zona perineal o abdominal y pacientes cardíacos. No se recomienda ante sospecha de apendicitis, peritonitis o cualquier tipo de patología a nivel abdominal.

Tras finalizar la técnica es imprescindible el registro en la historia del paciente el procedimiento realizado, la cantidad irrigada, el tiempo retenido, la efectividad del mismo y la consistencia de las heces.

 

PALABRAS CLAVE

Enema, auxiliar de enfermería, estreñimiento.

 

ABSTRACT

The administration of enemas in patients admitted to hospital wards is a more common technique than it seems. Constipation is the main cause of the administration of the enema.

Constipation is understood as a symptom that is characterized by difficulty or inability to defecate, a decrease in the number of stools and / or the expulsion of stools with difficulty, pain, low volume, hard consistency, ball-shaped and with a feeling of incomplete evacuation.

An enema is a liquid and watery solution that is introduced rectally through the anus, in order to stimulate the intestine and cause the elimination of stool. It is inserted with a cannula and can be used for therapeutic or diagnostic purposes. It allows the evacuation of feces and / or gases or it can also be used to administer some type of substance rectally.

Responsible for administering an enema is the TCAE staff. Therefore, they must have sufficient theoretical and practical knowledge to carry out the technique in the best possible way.

There are 3 types of enemas: evacuatory or cleaning (the most frequent), the carminative or enema Harris (elimination of gases) and the retention enema (administration of medication).

Among the contraindications for the administration of the enema: anorectal pathology (hemorrhoids, fissures, abscesses …) or a very recent surgical intervention in the perineal or abdominal area and cardiac patients. It is not recommended if appendicitis, peritonitis or any type of abdominal pathology is suspected.

After completing the technique, it is essential to record the procedure performed, the amount irrigated, the time retained, its effectiveness and the consistency of the stool in the patient’s history.

 

KEY WORDS

Enema, nursing assistant, constipation.

 

INTRODUCCIÓN

La administración de enemas en pacientes ingresados en plantas de hospitalización es una técnica más habitual de lo que parece. El estreñimiento es el principal causante de la administración del enema.1,2

Se entiende por estreñimiento un síntoma que se caracteriza por la dificultad o incapacidad de defecar durante cierto tiempo (48-72 h), la disminución del número de deposiciones y/o expulsión de heces con dificultad, dolor, de poco volumen, de consistencia dura, forma de bola y con sensación de evacuación incompleta. 3

Tiene más incidencia en personas mayores de 65 años y del sexo femenino.

Entre las posibles causas del estreñimiento están: los hábitos higiénico-dietéticos: dieta pobre en fibra, escasa actividad física, tendencia a vida sedentaria, abuso de tóxicos; alteraciones en el funcionamiento normal del colon, obstrucción intestinal, trastornos locales (fisuras, hemorroides), cáncer de colon; entre otras muchas causas. 3

 

OBJETIVOS

  • Definir que es un enema.
  • Determinar la finalidad del enema y la clasificación.
  • Describir el procedimiento de administración de un enema por parte de TCAE.

 

METODOLOGÍA

Se ha realizado una revisión bibliográfica sobre los pasos a seguir para la administración de un enema por parte del personal TCAE. Se consultaron bases de datos como: Medline, Teseo, Pubmed y se consideraron los artículos de mayor relevancia. La búsqueda fue llevada a cabo a lo largo del mes de noviembre.

Las palabras clave utilizadas para una búsqueda indexada fueron: enema, auxiliar de enfermería y estreñimiento; todas ellas con previa consulta a los descriptores de ciencias de la salud (DeCS). Se usaron como operadores booleanos: “OR” y “AND”.

Se incluyeron en la búsqueda aquellos artículos en idioma castellano e inglés, disponibilidad total y gratuita a texto completo y se escogieron aquellos que no fuesen anteriores al año 2007. Por tanto, se descartaron otros idiomas como el portugués, cualquier otro artículo en formato que no fuese a texto completo y en años anteriores al 2007.

 

DESARROLLO DE LA TÉCNICA

Conceptos:

Un enema es una solución líquida y acuosa que es introducida por vía rectal en la zona terminal del intestino a través del ano, con el fin de estimular el intestino y provocar la eliminación de heces. Se introduce con una cánula y puede tener fines terapéuticos o diagnósticos. 1,2

La propia palabra enema por sí misma también hace referencia al “utensilio” o “material” ya que describe el procedimiento o a la técnica de introducir la solución en el intestino.

El enema permite la evacuación de heces y/o gases o también puede ser empleado para administrar algún tipo de sustancia por vía rectal y así su posterior absorción a nivel intestinal. (Contraste para pruebas diagnósticas entre otros.).2

El responsable de la administración es el personal técnico auxiliar de enfermería (TCAE). Por tanto, deben tener los conocimientos suficientes tanto teóricos como prácticos para llevar a cabo la técnica de la mejor forma posible. 2

En este artículo, se realiza la siguiente clasificación:

  • Enema evacuatorio o de limpieza: El más frecuente, útil para lograr la limpieza del intestino. Indicado en estreñimiento, para una limpieza intestinal previa a una prueba radiológica o para una intervención quirúrgica. Este es el tipo de enema en el que se va a centrar el artículo.
  • Enema carminativo o lavativa de Harris: útil para la eliminación de gases intestinales.
  • Enema de retención: útil para administración de medicación o alguna exploración radiológica como un enema opaco de bario. En este caso se retiene en el intestino por unos 20-30 minutos. 3

Las contraindicaciones generales para la administración de cualquier enema son: Pacientes con patología anorrectal (hemorroides, fisuras, abscesos…) o una intervención quirúrgica muy reciente en la zona perineal o abdominal y pacientes cardíacos. 1,2 Tampoco se recomienda la administración de enema ante la sospecha de apendicitis, peritonitis o cualquier tipo de patología a nivel abdominal.3

 

Material necesario:

  • Guantes desechables.
  • Gasas, papel higiénico, compresas.
  • Termómetro para verificar la temperatura adecuada del enema.
  • Empapadores de cama.
  • Ropa de cama de cambio.
  • Batea, palangana y/o cuña.
  • Bolsa para desechar el material.
  • Sonda rectal.
  • Lubricante hidrosoluble.
  • Solución para la irrigación.
  • Pinzas de Kocher (en caso de que no lleve llave de paso el equipo de irrigación).
  • Sistema de irrigación en los casos que sea necesario y un soporte para el mismo.
  • Material para el aseo posterior del paciente (esponjas jabonosas, toallas, palangana). 1,4,5

 

Consideraciones previas al procedimiento a tener en cuenta:

  • Verificar junto al personal de enfermería la prescripción médica.
  • Se comprobará de nuevo la identidad del paciente.
  • Se le informará detalladamente con un lenguaje claro y conciso, sin tecnicismos sobre la técnica que se le va a realizar, el motivo por el cual se le realiza. Se solicita su consentimiento verbal.
  • Se le indicará que para la correcta realización del procedimiento deberá colocarse en una posición: decúbito lateral izquierdo, estando la rodilla derecha ligeramente flexionada o también llamada posición de Sims. Explicándole que esta postura permite la correcta visualización de la anatomía del ano, además de facilitar que fluya mejor por gravedad a lo largo de todo el sistema intestinal (colon sigmoide y descendente), favoreciendo la retención del mismo. 1
  • Se solicitará su posible colaboración durante todo el procedimiento siempre que sea posible.
  • Se le insistirá en la gran importancia que tiene la retención del enema el mayor tiempo posible para así mejorar los resultados esperados.
  • Informarle que puede sentir cierta molestia a nivel abdominal al introducir la solución irrigadora.
  • Se cerrarán todas las puertas, manteniendo en todo momento la intimidad del paciente, así como se evitarán las corrientes de aire.
  • Si es necesario se bajará las cortinillas o se colocará un bambú para separar las camas en caso de ser una habitación compartida. 4,5

 

Procedimiento:

  • Lavado de manos previo.
  • Colocación de guantes no estériles.
  • Preparación de todo el equipo de irrigación e incluso el purgado en los casos que sea necesario, dejando cerrada la llave de paso para evitar la salida de la solución.
  • Se comprueba la temperatura correcta del enema (entre 37 y 40º C) para evitar posibles quemaduras.
  • Le indicaremos que deberá colocarse en decúbito lateral izquierdo con la pierna derecha flexionada.
  • Se le descubre la zona.
  • Se coloca el empapador.
  • Se pone lubricante en una gasa y se pasa por la sonda rectal.
  • Se separa la nalga superior con la mano no dominante y se observa la zona del ano.
  • Le ordenamos al paciente que realice una inspiración profunda y espire lentamente, ya que con ello se logrará la relajación del esfínter externo del ano.
  • Coincidiendo con una espiración, cuando la presión abdominal es nula, se introduce la punta de la sonda rectal, con un pequeño movimiento rotatorio y siguiendo una dirección como hacía el ombligo, hacia arriba y hacia atrás (coincidiendo con la dirección del intestino grueso). 2
  • Cantidades de solución a introducir: Adulto: 7,5-10 cm, Niño: 5- 7,5 cm, Bebé: 2,5-3,5 cm. 1,2,5
  • En caso de que al introducir la sonda note resistencia nunca hay que forzar la entrada. Habrá que indicarle al paciente que siga realizando respiraciones profundas para relajar el esfínter.
  • Una vez introducida la sonda rectal, habrá que abrir la llave de paso o despinzar el sistema irrigador para dejar que vaya saliendo la solución lentamente.
  • El irrigador se colocará unos 30-35 cm por encima del ano, de tal forma que la infusión se vaya realizando lentamente y de forma continua (vigilar la entrada para evitar la entrada rápida.) 2. Cuanta más altura del irrigador, más rapidez de infusión habrá
  • Consideraciones a tener en cuenta durante la irrigación:
    • Si el paciente refiere quejas de plenitud abdominal o incluso calambres intestinales, habrá que actuar cerrando rápidamente la llave de paso por lo menos 30 segundos o se puede bajar la altura del irrigador para que la infusión se realice de forma más lenta.
    • Si hay síntomas de cuadro vagal, se detiene inmediatamente la irrigación.
    • En caso de detenerse la entrada de líquido de forma brusca o desciende la velocidad, habrá que rotar la sonda por si pudiera haber algún resto fecal obstruyendo el orificio de la sonda rectal.
    • Si al paciente que se le va a introducir el enema tiene incontinencia fecal, se valorará la posibilidad de introducir una sonda rectal con balón. 2
    • Si padece de hemorroides en la zona externa, le recomendaremos al paciente que trate de hacer fuerza como para defecar, para facilitar la entrada de la sonda. 4
  • Una vez irrigado todo el líquido, se cierra la llave de paso o se pinza para evitar las entradas de aire al intestino.
  • Se retira la sonda rectal lentamente.
  • Se le recomienda al paciente intentar retener el enema durante unos 10-15 min.
  • Cambio de posición a decúbito supino, para ayudar a la retención.
  • Recogida de todo el material empleado. 2
  • Retirada de guantes y lavado minucioso de manos.
  • Una vez que haya pasado el tiempo o cuando el paciente ya no pueda retener el enema más, se procede a ayudar al paciente a realizar la higiene, o se proporciona el material necesario para que realice la higiene de forma autónoma y se observará el aspecto de las heces. 1,2,4,5

Cuando haya terminado el procedimiento hay que realizar un correcto registro del mismo, indicando la cantidad irrigada, el tiempo retenido, si ha sido efectivo o no, el aspecto de las heces (Cantidad, color, olor, consistencia) y si ha habido alguna complicación o incidencia durante la realización. 1,3

 

CONCLUSIONES

  • Un enema es una solución líquida y acuosa que se introduce por vía rectal a través del ano, con el fin de estimular el intestino y provocar la eliminación de heces. Se introduce con una cánula y puede tener fines terapéuticos o diagnósticos.
  • El enema permite la evacuación de heces y/o gases o también puede ser empleado para administrar algún tipo de sustancia por vía rectal.
  • El responsable de la administración de un enema es el personal TCAE. Por tanto, deben tener los conocimientos suficientes tanto teóricos como prácticos para llevar a cabo la técnica de la mejor forma posible.
  • Existen 3 tipos de enemas: evacuatorio o de limpieza (el más frecuente), el enema carminativo o lavativa de Harris (eliminación de gases) y el enema de retención (administración de medicación).
  • Entre las contraindicaciones para la administración del enema: patología anorrectal (hemorroides, fisuras, abscesos…) o una intervención quirúrgica muy reciente en la zona perineal o abdominal y pacientes cardíacos. No se recomienda ante sospecha de apendicitis, peritonitis o cualquier tipo de patología a nivel abdominal.
  • Durante todo el procedimiento habrá que vigilar el estado del paciente, para actuar con rapidez ante cualquier tipo de incidencia.
  • Tras finalizar la técnica es imprescindible el registro en la historia del paciente el procedimiento realizado, la cantidad irrigada, el tiempo retenido, la efectividad del mismo y la consistencia de las heces.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Botella Dorta C. Administración de un enema de limpieza [sede Web]. La Coruña: Fisterra.com; 2011 [actualizada el 13 de septiembre de 2011; acceso 26 de noviembre de 2020]. Disponible en: https://www.fisterra.com/ayuda-en-consulta/tecnicas-atencion-primaria/administracion-enema-limpieza/
  2. Ballesta López F.J et al. Guía de actuación de Enfermería. Manual de procedimientos generales. [monografía en Internet]. Valencia: Generalitat Valenciana; 2017 [acceso 20 de noviembre de 2020]. Disponible en: http://marinabaixa.san.gva.es/documents/5423457/5493718/GUIA+DE+ACTUACION+DE+ENFERMERIA+MANUAL+PROCEDIMIENTOS.pdf
  3. Jiménez Martín N, Blanco Quesada R, Quesada de la Fuente M. Administración de los diferentes tipos de enemas por parte del Técnico Auxiliar en Cuidados de Enfermería en el ámbito hospitalario. Ocronos- Editorial Científico Técnica [revista en Internet] 2019 septiembre. [acceso 20 de noviembre de 2020]. Disponible en: https://revistamedica.com/administracion-tipos-de-enemas-tecnico-auxiliar-en-cuidados-de-enfermeria/
  4. Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Administración de enemas [sede Web]. Madrid: Hospital General Universitario Gregorio Marañón; 2010 [actualizado el 1 de enero de 2010; acceso 26 de noviembre de 2020]. Disponible en: http://www.madrid.org/cs/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blobkey=id&blobtable=MungoBlobs&blobwhere=1271685145291&ssbinary=true
  5. Aguilera Peña F. Manual de protocolos y procedimientos generales de enfermería: Administración de enemas [monografía en Internet]. Murcia: Hospital Universitario Reina Sofía; 2010 [acceso 20 de noviembre de 2020]. Disponible en: https://www.sspa.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/hrs3/fileadmin/user_upload/area_enfermeria/enfermeria/procedimientos/procedimientos_2012/e9_admin_enemas.pd