Type to search

Síndrome de malabsorción.

Categoría: ,
30 octubre 2021

AUTORES

  1. Rosana Valero Rando. Técnico superior de laboratorio de diagnóstico clínico. Hospital Nuestra Señora de Gracia de Zaragoza.
  2. Ana Lía Rodríguez Soto. Técnico superior de laboratorio de diagnóstico clínico. Hospital Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  3. Marta Lafuente Gines. Técnico superior de laboratorio de diagnóstico clínico. Hospital Universitario de San Jorge, Huesca.
  4. Nuria Pérez Lafuente. Técnico superior de laboratorio de diagnóstico clínico. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  5. Susana Domínguez Berdejo. Técnico superior de diagnóstico clínico de laboratorio. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  6. Marta Navarro Egea. Técnico superior de laboratorio de diagnóstico clínico. Hospital Nuestra Señora de Gracia de Zaragoza.

 

RESUMEN

El síndrome de malabsorción se define como una alteración en la asimilación de nutrientes que puede ser producida por malabsorción o maldigestión.

Puede producir una amplia variedad de signos y síntomas, así como diferentes alteraciones analíticas1.

 

PALABRAS CLAVE

Malabsorción, nutrientes, signos y síntomas.

 

ABSTRACT

Malabsorption syndrome represents a disorder in nutrient assimilation which can be caused by malabsorption or maldigestión. It can bring about a variety of signs and symptoms as well as many different laboratory abnormalities.

 

KEY WORDS

Malabsorption, nutrients, signs, symptoms.

 

INTRODUCCIÓN

Algunos trastornos, infecciones e intervenciones quirúrgicas pueden producir malabsorción. La malabsorción causa diarrea, pérdida de peso y heces voluminosas y con muy mal olor. El diagnóstico se basa en los síntomas característicos, junto con análisis de muestras de heces y en ocasiones una biopsia del revestimiento del intestino delgado. El tratamiento depende de la causa2.

 

OBJETIVO

El objetivo de este artículo es dar a conocer todos los tipos y causas posibles de un síndrome de malabsorción y sus posibles causas y tratamientos.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Se realiza la revisión bibliográfica basándose en la búsqueda de información relevante y veraz en diferentes artículos científicos y sanitarios. Utilizándose también buscadores como Google académico, Dialnet, PubMed y páginas web relacionadas con el tema y de asociaciones y organismos oficiales.

 

RESULTADOS

Aunque existen muchas pruebas diagnósticas disponibles, es fundamental realizar una historia clínica completa para enfocar la estrategia y pruebas diagnósticas. Conocer los fundamentos etiopatogénicos es muy útil para entender las pruebas funcionales y sus limitaciones1.

Los síntomas de malabsorción se producen por el aumento del paso de nutrientes no absorbidos a través del tubo digestivo o por las deficiencias nutricionales que resultan de una inadecuada absorción.

El síntoma más común de malabsorción es:

  • Diarrea crónica:

Cuando no se absorben adecuadamente las grasas en el tubo digestivo, las heces son de color claro, blandas, voluminosas, grasas y excepcionalmente malolientes (este tipo de heces se denominan esteatorrea). Las heces pueden flotar o quedarse pegadas al inodoro y ser difíciles de eliminar al descargar la cisterna. La absorción inadecuada de ciertos azúcares produce diarrea explosiva, hinchazón abdominal y flatulencia.

La malabsorción causa deficiencias de todos los nutrientes o deficiencias selectivas de proteínas, grasas, azúcares, vitaminas o minerales. Por lo general, las personas con malabsorción pierden peso o tienen dificultad para mantener su peso a pesar de un consumo adecuado de alimentos. Las mujeres puede que dejen de menstruar. Los síntomas varían dependiendo del déficit específico. Por ejemplo, una deficiencia de proteínas puede causar hinchazón y acumulación de fluido (edema) en cualquier parte del cuerpo, sequedad de la piel y caída del cabello. La anemia (causada por déficit de vitaminas o hierro) puede causar fatiga y debilidad.

 

DIAGNÓSTICO:

El médico sospecha que hay malabsorción cuando una persona tiene diarrea crónica, pérdida de peso, anemia u otros signos de déficits nutricionales. La malabsorción es menos obvia, y a menudo más difícil de reconocer, en las personas mayores que en los niños.

Las pruebas de laboratorio ayudan a confirmar el diagnóstico:

  • Pruebas para medir la grasa en las heces.
  • Examen visual de las heces.
  • Análisis de sangre.

Una prueba que mide directamente la cantidad de grasa en las heces recogidas a lo largo de 3 días es la más fiable para diagnosticar la malabsorción de grasas, que está presente en casi todos los trastornos de malabsorción. Un hallazgo de más de 7 g/día de grasa en las heces es el indicador más característico de malabsorción. También se dispone de algunas otras pruebas que miden la grasa en las heces, pero no requieren la recogida de heces durante 3 días.

Las muestras de heces se examinan a simple vista y al microscopio. La presencia de fragmentos de alimentos sin digerir puede significar que el alimento pasa muy rápido por el intestino. En una persona que presenta ictericia, las heces con exceso de grasa indican una disminución en la producción o la secreción de bilis. Algunas veces se ven parásitos o sus huevos al microscopio, lo que sugiere que la malabsorción está causada por una infección parasitaria.

Pueden hacerse análisis de sangre y otras pruebas de laboratorio para detectar la malabsorción de otras sustancias específicas, como la lactosa o la vitamina B12.

Una vez que el médico confirma que la persona sufre un trastorno de malabsorción, se realizan pruebas para diagnosticar la causa:

  • Biopsia.
  • Pruebas de diagnóstico por la imagen.
  • Pruebas de función pancreática.

Puede ser necesaria una biopsia para detectar anomalías en el revestimiento del intestino delgado. El tejido se obtiene a través de un endoscopio (tubo flexible de visualización equipado con una fuente de luz y una cámara, por el cual puede insertarse una pequeña pinza) que se introduce por la boca hasta el intestino delgado2.

 

CONCLUSIÓN

Corregir aquellos factores evitables responsables de la malabsorción.

Realizar una dieta equilibrada, evitando el consumo de tóxicos, fármacos o antibióticos que puedan modificar la flora intestinal o provocar daño de la mucosa intestinal.

Realizar controles médicos habituales y seguir las indicaciones de su médico habitual en aquellos pacientes que presenten enfermedades del aparato digestivo3.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. ELSEVIER Volume 12, Issue 4, February 2016, Pages 159-167. https://www.sciencedirect.com/science/journal/03045412/12/4
  2. MANUAL MSD. https://www.msdmanuals.com/es-es/hogar/trastornos-gastrointestinales/malabsorción/introducción-a-la-malabsorción#
  3. Salud canales Mapfre. https://www.salud.mapfre.es/enfermedades/digestivas/sindrome-de-malabsorcion/#¿Se_puede_prevenir