Type to search

Síndrome de la piel escaldada por estafilococo: plan de cuidados de enfermería.

Categoría: ,
5 mayo 2021

AUTORES

  1. María Dácil Lorenzo Ramírez. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  2. Rebeca Navarro Calvo. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  3. Irene Jiménez Ramos. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  4. María Navarro Torres. Enfermera especialista en Pediatría. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.
  5. Ylenia Caballero Casanova. Enfermera del servicio Aragonés de Salud.
  6. Alicia Ballarín Ferrer. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud.

 

RESUMEN

El síndrome de la piel escaldada por estafilococo también conocida como la enfermedad de Ritter, mediada por toxinas exfoliativas que son producidas por ciertos tipos de Staphylococcus aureus, provocan una afección epidermolítica, una rápida aparición de un eritema generalizado con descamación, fiebre, hipotensión e insuficiencia multiorgánica.

 

Tiene mayor afectación en los niños que en los adultos. Aparece más frecuentemente en los meses de más calor.

 

La enfermedad evoluciona favorablemente sin dejar cicatrices.

 

PALABRAS CLAVES

Síndrome estafilocócico de la piel escaldada, atención de enfermería, terminología normalizada de enfermería.

 

ABSTRACT

Staphylococcal scalded skin syndrome also known as Ritter’s disease, mediated by exfoliative toxins that are produced by certain types of Staphylococcus aureus, causing an epidermolytic condition, a rapid appearance of a generalized erythema with scaling, fever, hypotension and insufficiency multi-organism.

 

It is more affected in children than in adults. It appears more frequently in the hottest months.

 

The disease progresses favorably without leaving scars.

 

KEY WORD

Staphylococcal scalded skin syndrome, nursing care, standardized nursing terminology.

 

INTRODUCCIÓN

El síndrome de piel escaldada por estafilococos (SSSS) es un trastorno cutáneo con ampollas sistémico poco común. Fue descrito por primera vez en 1878 por el barón Gottfried Ritter von Rittershain.1

 

Se produce una colonización por S. Aureus a través de la conjuntiva, nariz, vías urinarias, heridas cutáneas o la región umbilical en pacientes inmunodeprimidos en los que la falta de anticuerpos permite la propagación de la toxina a través del torrente sanguíneo a los capilares dérmicos.

 

La desmogleína 1, es una glicoproteína de los desmosomas que desempeña un papel importante en el mantenimiento de la adhesión celular en la epidermis superficial, las toxinas gracias a su actividad proteolítica son capaces de romper los desmosomas, lo que provoca ampollas superficiales. Se han descrito dos toxinas principales en seres humanos, ETA (serotipo predominante en Europa y Estados Unidos) y ETB (es más prevalente en Japón).2,3

 

Principalmente afecta a niños menores de cinco años. En los niños es igual en ambos sexos, mientras que en los adultos la incidencia es mayor en las mujeres. Cuando se manifiesta en adultos afecta principalmente a los sujetos con padecimientos latentes como insuficiencia renal, inmunodepresión, enfermedades oncológicas… 4

 

La principal causa de muerte es la sepsis poco frecuente en los niños, pero fatal en los adultos.

 

Se distinguen tres etapas: eritrodérmica, ampollosa y descamativa.

 

El eritema es difuso, no pruriginoso, más intenso en pliegues y áreas alrededor de los orificios. En 24 – 48 horas se forman ampollas laxas que se rompen con facilidad dando lugar a grandes erosiones dejando una superficie húmeda, roja y brillante. El aspecto de la piel es la de un paciente con una extensa quemadura que aparece en el tronco inicialmente y se extiende periféricamente a la zona palmar y plantar. Las manifestaciones clínicas más frecuentes fueron: eritrodermia con aparición de ampollas y descamación posterior, fisuración y costras periorales, fiebre, conjuntivitis y edema palpebral.1

 

La insuficiencia multiorgánica incluye arritmias, insuficiencia hepática y renal, coagulación intravascular diseminada y síndrome de dificultad respiratoria aguda.

 

El diagnóstico es clínico, ya que no existen alteraciones analíticas específicas. Puede aislarse S. aureus en el cultivo del frotis nasal, faríngeo o conjuntival pero no se debe de tomar los frotis sólo de las lesiones en la piel ya que están producidas por la acción de la toxina no directamente por el estafilococo. Para determinar la producción de exotoxinas mediante análisis inmunoenzimático (ELISA) o reacción en cadena de la polimerasa (PCR), los hemocultivos suelen ser negativos.

 

Debe considerarse la hospitalización en la unidad de quemados si el desprendimiento cutáneo es muy extenso e incluye el aislamiento con ambiente estéril y húmedo y manejo de líquidos y electrolitos, antibióticos sistémicos durante 10 días. Los antiinflamatorios no esteroides se desaconsejan debido al efecto en la reducción de la función renal. Los corticosteroides están contraindicados porque empeoran el cuadro clínico.

 

OBJETIVOS

  • Elaborar un plan de cuidados estandarizado para pacientes con el síndrome de la piel escaldada.
  • Formular los principales diagnósticos de enfermería que tienen en común la gran mayoría de pacientes con SSSS.
  • Expresar los resultados e intervenciones más adecuados para los diagnósticos de enfermería seleccionados.

 

DIAGNÓSTICO ENFERMERO, PLANIFICACIÓN Y EJECUCIÓN DEL PLAN DE CUIDADOS5,6,7

Diagnóstico enfermero: Deterioro de la integridad cutánea.

Código diagnóstico: 00046.Definición: Alteración de la epidermis, la dermis o ambas.

Dominio: 11 Seguridad y protección.

Clase 2: Lesión o herida corporal.

NOC:

[1101] Integridad tisular: piel y membranas mucosas: Indemnidad y función fisiológica normal de la piel y de las membranas mucosas.

[1103] Curación de la herida por segunda intención: Magnitud a la que las células y tejidos de una herida abierta se regeneran.

NIC:

[3590]Vigilancia de la piel. Recogida y análisis de datos del paciente con el propósito de mantener la integridad de la piel y de las membranas mucosas.

[3660] Cuidados de las heridas: Prevención de las complicaciones de las heridas y estimulación de la curación de estas.

[6550] Protección contra las infecciones: Prevención y detección precoz de la infección en un paciente de riesgo.

[3584]Cuidados de la piel: tratamiento tópico.

[4160] Control de hemorragias.

ACTIVIDADES:

  • Vigilar estrechamente las zonas eritematosas y con ampollas.
  • Realizar las curas con extremo cuidado por la fragilidad de la piel, con delicadeza en las zonas eritematosas ya que sangran con facilidad, y especial cuidado en las zonas alrededor de los orificios por poder presentar costras.
  • Observar si hay signos y síntomas de infección en la herida.
  • Se administrará tratamiento tópico por ejemplo vaselina en las zonas de las costras para que se reblandezcan y no sangren. Además de pomadas con antibiótico si presenta signos de infección.
  • Aplicar vendajes, si está indicado.
  • Eliminar la humedad excesiva en la piel causada por la transpiración, el drenaje de heridas

, cambiando los apósitos, vendajes cuando sea necesario.

  • Aplicar barreras de protección como cremas con zinc o compresas absorbentes, para eliminar el

exceso de humedad, si procede.

  • Mantener la ropa de la cama limpia, seca y sin arrugas.
  • Utilizar camas y colchones especiales, si procede.
  • Utilizar mecanismos en la cama (baranda) para proteger al paciente.
  • Cambiar de posición cada 1-2 horas para evitar la presión prolongada.
  • Asegurar una ingesta dietética adecuada.
  • Controlar el estado nutricional.

 

Diagnóstico enfermero: dolor agudo r/c agente lesivo m/p heridas similares a las quemaduras en amplias zonas del cuerpo.

Código diagnóstico: 00132 Experiencia sensitiva y emocional desagradable ocasionada por una lesión tisular real o descrita en tales términos, inicio súbito o lento de cualquier intensidad de leve a grave con un final anticipado.

Dominio: 12 confort.

Clase 1: Confort físico: Sensación de bienestar, alivio y/o ausencia de dolor.

NOC:

[1605] Control del dolor

[2102] Nivel del dolor.

NIC:

[1410] Manejo del dolor: agudo. Alivio del dolor o disminución del dolor a un nivel de tolerancia que sea aceptable para el paciente.

[2210] Administración de analgésicos. Utilización de agentes farmacológicos para disminuir o eliminar el dolor.

[6482] Manejo ambiental: confort. Manipulación del entorno del paciente para facilitar una comodidad óptima.

ACTIVIDADES:

  • Determinar la ubicación, características, calidad y gravedad del dolor antes de medicar al paciente.
  • Comprobar historial de alergias y órdenes médicas sobre el medicamento, dosis y frecuencia del analgésico prescrito.
  • Seleccionar y desarrollar aquellas medidas (farmacológica, no farmacológica e interpersonal) que faciliten el alivio del dolor, si procede.
  • Enseñar el uso de técnicas no farmacológicas (retroalimentación, estimulación nerviosa eléctrica transcutánea, hipnosis, relajación, capacidad de imaginación guiada, terapia musical, distracción, terapia de juegos, terapia de actividad, aplicación de calor / frío y masajes) antes, después y si fuera posible, durante las actividades dolorosas; antes de que se produzca el dolor o de que aumente; y junto con las medidas de alivio del dolor.
  • Proporcionar a la persona un alivio del dolor óptimo mediante analgésicos prescritos.
  • Evaluar la eficacia de las medidas de alivio del dolor a través de una valoración continua de la experiencia dolorosa.
  • Administrar analgésicos y/o fármacos complementarios cuando sea necesario para potenciar la analgesia.
  • Colaborar con el médico si se indican fármacos, dosis, vía de administración o cambios de intervalo con recomendaciones específicas en función de los principios de la analgesia.
  • Mantener un ambiente cómodo y otras actividades que ayuden en la relajación para facilitar la respuesta a la analgesia.
  • Determinar las fuentes de incomodidad, como vendajes mojados o constrictivos, posición de la sonda, ropa de cama arrugada y factores ambientales irritantes.
  • Ajustar la temperatura ambiental que sea más cómoda para la persona, si fuera posible.
  • Evitar exponer la piel o las membranas mucosas a factores irritantes (cuña o drenaje de heridas).

 

Diagnóstico enfermero: Riesgo de desequilibrio de la temperatura corporal r/c la enfermedad.

Código diagnóstico: 00005. Riesgo de sufrir un fallo de los mecanismos reguladores de la temperatura corporal.

Dominio: 11 Seguridad y protección.

Clase 1: infección.

NOC:

[800] Termorregulación. Equilibrio entre la producción, la ganancia y la pérdida de calor.

[1902] Control del riesgo. Acciones para eliminar o reducir las amenazas para la salud, reales, personales y modificables.

[602] Hidratación. Riesgo de sufrir un fallo de los mecanismos reguladores de la temperatura corporal.

NIC:

[3900] Regulación de la temperatura. Consecución y mantenimiento de la temperatura corporal dentro del margen normal.

[4120] Manejo de líquidos. Mantener el equilibrio de líquidos y prevenir las complicaciones derivadas de los niveles de líquidos anormales o no deseados.

[6680] Monitorización de los signos vitales. Recogida y análisis de los datos sobre el estado cardiovascular, respiratorio y de temperatura corporal para determinar y prevenir complicaciones.

ACTIVIDADES:

  • Comprobar la temperatura en los intervalos de tiempo indicados.
  • instaurar un dispositivo de monitorización de temperatura central continua, si es preciso.
  • Observar color y temperatura de la piel.
  • Observar y registrar, signos y síntomas de hipotermia.
  • Favorecer ingesta nutricional y de líquidos adecuada.
  • Ajustar la temperatura ambiental a las necesidades del paciente.
  • Administrar la medicación adecuada para evitar o controlar los escalofríos.
  • Administrar medicamentos antipiréticos, si está indicado.
  • Realizar un registro preciso de la ingesta y eliminación.
  • Realizar sondaje vesical, si es preciso.
  • Vigilar el estado de hidratación (membranas mucosas húmedas, pulso adecuado y presión sanguínea ortostática), según sea el caso.
  • Controlar la ingesta de alimentos / líquidos y calcular la ingesta calórica diaria, si procede.
  • Administrar terapia IV, según prescripción.
  • Administrar líquidos, si procede.
  • Controlar la presión sanguínea mientras el paciente esté acostado, sentado y de pie, si procede.
  • Controlar periódicamente el ritmo y la frecuencia cardíacos.
  • Controlar periódicamente los tonos cardíacos.
  • Controlar periódicamente la frecuencia y el ritmo respiratorio (profundidad y simetría).
  • Controlar periódicamente los sonidos pulmonares.
  • Controlar periódicamente la oximetría del pulso.
  • Observar si hay relleno capilar normal.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Nso A P, Baquero, García MJ, de José M I, Aracil F J, et al. Síndrome de escaldadura estafilocócica. Analesdepediatria.2008; 68(2): 124-127.
  2. Ladhani S. Understanding the mechanism of ac on of the exfolia ve toxins of Staphylococcus aureus. FEMS Immunol Med Microbiol 2003; 39:181-189.
  3. Losada Sanclemente KM, Díaz Mathé A, Solé JJ, et al. Síndrome estafilocócico de la piel escaldada. Nuestra experiencia en 10 años. Dermatología Argentina 2011:193-197.
  4. Lipový B, Brychta P, Chaloupková Z, Suchánek I. Staphylo- coccal scalded skin syndrome in the Czech Republic: an epidemiological study. Burns 2012; 38:296-300.
  5. North American Nursing Diagnosis Association. NANDA. Diagnósticos enfermeros: Definiciones y Clasificaciones 2009-2011. Madrid: Elsevier; 2010.
  6. Moorhead, S.; Johnson, M.; Mass M. y Swanson, E. Clasificación de resultados de enfermería (NOC). 5ª Edición. Elsevier. Madrid 2014.
  7. Bulechek, G; Butcher, H; Dochterman, J. y Wagner, M. Clasificación de intervenciones de enfermería. (NIC). 6ª edición. Elsevier. Madrid 2014.