Type to search

Saturnismo. Una intoxicación histórica.

Categoría:
12 noviembre 2021

AUTORES

  1. Beatriz Gilaberte Angós. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Naiara Gamadiel Peniche. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

El saturnismo es una intoxicación crónica del ser humano causada por el plomo. Este metal puede penetrar por inhalación de entornos contaminados o por ingestión de alimentos que contengan residuos plúmbicos, provocando daños severos en el organismo y actuando sobre distintos órganos y tejidos. Por esta razón, actualmente, la incorporación de este metal para la elaboración de productos manufacturados de uso cotidiano se encuentra regulado de forma legal.

El diagnóstico de laboratorio que ratifica este envenenamiento se compone de diferentes pruebas. Es posible determinar su nivel en sangre venosa, detectar la eliminación urinaria o analizar de forma indirecta unos biomarcadores de efecto que sufren alteraciones en presencia de este metal.

Los niveles de tóxico depositados en el organismo disminuyen muy lentamente de forma natural, pero en casos de intoxicación severa se recurre a la administración de agentes quelantes que facilitan su eliminación.

 

PALABRAS CLAVE

Diagnóstico, envenenamiento, plomo, inhalación.

 

ABSTRACT

Saturnism is a chronic human disease caused by lead. This metal can penetrate by inhalation of contaminated environments or by ingestion of food containing lead residues, causing severe damage to the body and acting on various organs and tissues. For this reason, currently, the incorporation of this metal for the elaboration of manufactured products for daily use is regulated in a legal way.

The laboratory diagnosis that confirms this poisoning is made up of different tests. It is possible to determine its level in venous blood, detect urinary elimination or indirectly analyze biomarkers of effect that suffer alterations in the presence of this metal.

The levels of toxins deposited in the body naturally decrease very slowly, but in cases of severe poisoning, chelating agents are used to facilitate their elimination.

 

KEY WORDS

Diagnosis, poisoning, lead, inhalation.

 

INTRODUCCIÓN

Desde la antigüedad, el hombre ha tenido contacto con elementos metálicos presentes en la naturaleza. La industrialización ha originado un crecimiento en la exposición y ubicuidad de estos agentes tóxicos, provocando que se encuentren tanto en ambientes naturales contaminados como en alimentos o productos manufacturados.

El plomo es un elemento metálico que se encuentra propagado de forma natural por la corteza terrestre en forma de alguno de sus isótopos estables (204Pb, 206Pb, 207Pb, 208Pb) 1.

Artificialmente, el plomo ha formado parte de elementos de uso común como la gasolina, algunas pinturas de uso doméstico, tuberías, plaguicidas, envases alimenticios cuyas soldaduras estaban recubiertas con este metal, vajilla, proyectiles de cazadores, cerámica, etc. Si, además de los productos elaborados a base de plomo, se tiene en cuenta una inadecuada manipulación del mismo por parte de fábricas que lo utilizan o una acumulación del mineral, las fuentes de toxicidad aumentan exponencialmente. Así como actividades profesionales que incrementan su exposición directamente, como la minería o el trabajo llevado a cabo en fundiciones.

Su acción tóxica en el organismo está determinada por las características hidro o liposolubles del metal, estas cualidades establecen su toxicocinética una vez han penetrado en el interior del humano. La absorción de plomo depende tanto de factores relacionados directamente con el individuo: edad, nutrición y estado de salud, como de la forma en que se presenta el plomo en el momento de la intoxicación: orgánico o inorgánico. Ésta última es la más común y no es posible metabolizarla en el hígado, es decir, es eliminada por la orina o, a través de la bilis, por las heces. En cambio, la forma orgánica del metal (presente, por ejemplo, en los aditivos que contiene la gasolina) se absorbe casi totalmente por el organismo y es metabolizado posteriormente por el hígado. En caso de no excretar el plomo absorbido, éste puede permanecer durante largos periodos en el interior del organismo, intercambiándose entre 3 localizaciones que contienen un gran porcentaje del nivel de metal (sangre, huesos y dientes) y otros tejidos como hígado, pulmones, riñones, bazo, cerebro, músculos y corazón 2.

La administración de agentes quelantes pueden movilizar estos depósitos de tóxico e inducir a la eliminación urinaria, produciendo moléculas complejas no tóxicas y excretables por el organismo.

Existen diversas vías de ingreso de este metal al organismo: inhalación de polvo contaminado, ingestión de alimentos, agua o alcohol que presente residuos del mineral. Existe la posibilidad de penetración por vía parenteral en el caso del plomo orgánico 3.

La exposición puede ser puntual, provocando una intoxicación aguda o, por el contrario, una exposición prolongada que conlleva una intoxicación crónica, conocida clásicamente como saturnismo por denominarse “saturno” este metal. Este tipo de exposición puede ser común en personas que profesionalmente se encuentran en contacto con este metal.

Las dianas más afectadas por este mineral son proteínas con actividad enzimática, provocando que la patología sufrida sea multisistémica, causando efectos gastrointestinales, neurológicos con dificultad en el desarrollo infantil, hematológicos, hematopoyéticos, inmunológicos, renales, entre otros 4.

El peligro que presenta para nuestro organismo ha provocado que, en las últimas décadas, se restrinja el uso de este metal como aditivo, por ejemplo, en las pinturas de uso doméstico o los esmaltes empleados para juguetes 4.

Históricamente, el saturnismo siempre ha estado presente. Se conocen casos de emperadores, senadores y acaudalados romanos que sufrieron este tipo de intoxicación debido a las canalizaciones de plomo que formaban parte de sus domus, vajillas con decoraciones plúmbeas y la costumbre de “endulzar” algunas bebidas como el vino añadiendo raspaduras de plomo.

Pero, sin duda, los casos de saturnismo más conocidos son los sufridos por un gran número de pintores reconocidos como Goya, Van Gogh, Fortuny o Portinari, entre otros. El elevado contenido de plomo en las pinturas utilizadas pudo ser la fuente de intoxicación 5.

 

OBJETIVO

El objetivo del presente trabajo es exponer brevemente la toxicidad que el plomo puede generar en el ser humano, así como el análisis de laboratorio llevado a cabo para demostrar la presencia de este metal en el organismo, las técnicas utilizadas para este estudio y las muestras biológicas requeridas para cada una de ellas.

La finalidad recae en la realización de un buen análisis que, junto con la anamnesis y la clínica del paciente, proporcione un correcto diagnóstico de la intoxicación que permita aplicar tratamiento con la mayor celeridad posible.

 

METODOLOGÍA

Para el desarrollo de este trabajo se han revisado y contrastado diversas fuentes digitales de carácter científico, principalmente artículos presentes en diversas revistas de investigación en formato electrónico. También se han considerado datos oficiales expuestos en páginas de organismos como la Organización Mundial de la Salud o la revista oficial del Instituto de Seguridad Minera, consultada minuciosamente por la estrecha relación de este oficio con el asunto tratado en este documento.

Todos los recursos consultados para el desarrollo de este texto se encuentran disponibles de forma online.

 

RESULTADOS

El diagnóstico de laboratorio para determinar un caso de intoxicación o envenenamiento por plomo puede estar compuesto por diferentes pruebas, según el tipo de exposición al que se haya sometido el individuo.

En primer lugar, es posible conocer de forma directa la concentración de plomo en sangre venosa (plumbemia). El análisis más utilizado en este caso es la espectrofotometría de absorción atómica en cámara de grafito.

Esta prueba es un indicador del metal que se encuentra biológicamente activo en el organismo (microgramos/ dL de sangre). Considerando que la vida media del plomo en sangre es de unos 30 o 35 días, analizar la plumbemia nos informa sobre la cantidad de plomo presente en vía sanguínea y el periodo que ha transcurrido desde la exposición del individuo al metal.

Otro método de detectar una intoxicación por plomo es analizar la eliminación urinaria (plumburia) provocada mediante la administración de agentes quelantes como el EDTA o el ácido dimercaptosuccínico 2.

El estudio de la intoxicación puede completarse analizando unos biomarcadores de efecto relacionados con los niveles de exposición al plomo. Este metal provoca trastornos enzimáticos, por lo que la actividad de estas proteínas se observa notablemente alterada.

Es el caso de la enzima deshidratasa, participante de la síntesis de porfirinas a partir de su precursor: ácido delta-aminolevulínico (ALA). Los niveles de porfirinas se encuentran disminuidos mientras que el nivel del ácido libre en sangre, plasma y eliminado en orina se encuentra anormalmente aumentado.

Ocurre un caso similar con la actividad conducida por la enzima ferroquelatasa, encargada de catalizar la incorporación de hierro en la protoporfirina IX. En presencia de plomo, la reacción catalítica queda inhibida, provocando un aumento del nivel enzimático en el glóbulo rojo y un tipo de hemoglobinopatía. Un análisis, no aislado, de ésta última puede contribuir a completar un diagnóstico por saturnismo 1.

En caso de encontrarnos ante un caso de exposición muy severa o crónica, el estudio del nivel en sangre venosa no es representativo de la cantidad total de plomo que se encuentra en el organismo. En su mayoría, este metal puede depositarse en los huesos, así como algunos órganos nombrados anteriormente. Por tanto, un estudio sanguíneo puede no ser suficiente para diagnosticar un caso de saturnismo. En diagnóstico infantil, una radiografía de huesos largos puede mostrar las líneas de plomo depositado, donde se observan unas bandas densas en las metáfisis de crecimiento. Este plomo depositado “no contribuye a la toxicidad”, se estima que su excreción natural se produce durante 20 o 30 años 2, 6.

La plumbemia disminuye al cesar la exposición al plomo. Se estima que la vida media del plomo en el organismo es variable, se encuentra entre 35 y 1300 días 2.

 

CONCLUSIÓN

En el laboratorio diagnóstico existen diferentes métodos para determinar los niveles de plomo en el organismo tras una intoxicación. Las técnicas de espectrofotometría de absorción atómica permiten determinar directamente niveles de este metal en muestras no invasivas como sangre venosa u orina. El procedimiento realizado en cámara de grafito presenta una alta sensibilidad, precisando poco volumen de muestra. Por estas razones es considerado un método destacado en la determinación de la concentración de metales.

De forma indirecta pueden determinarse niveles de enzimas, como ocurre con el ácido delta-aminolevulínico o la enzima ferroquelatasa, utilizados como biomarcadores de efecto. Ya que su actividad se encuentra alterada en presencia de plomo y, por tanto, sus niveles en el organismo también varían.

A lo largo de la historia se ha comprobado que la intoxicación por plomo genera daños severos en el organismo. Por esta razón, existe una regulación en la exposición y el uso de este metal que permita minimizar los casos de saturnismo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ferrer A. Intoxicación por metales. An Sist Sanit Navarra. 2003; 26(1). Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272003000200008
  2. Poma Pedro. Intoxicación por plomo en humanos. An. Fac. Med. 2008 junio; 69(2). Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?pid=S1025-55832008000200011&script=sci_arttext&tlng=pt
  3. Organización Mundial de la Salud. Intoxicación por plomo [sede Web]. Who.int; 2021, octubre 11 [acceso 30 de octubre de 2021]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/lead-poisoning-and-health
  4. Seguridad Minera. Enfermedades ocupacionales causadas por plomo [sede Web]. Perú: Revistaseguridadminera.com; 2017, mayo 15 [acceso 02 de noviembre 2021]. Disponible en: https://www.revistaseguridadminera.com/salud-ocupacional/enfermedades-que-causa-el-plomo/
  5. J Montes Santiago. Goya, Fortuny, Van Gogh, Portinari: el saturnismo en los pintores a lo largo de tres siglos. Rev Clin Esp. 2006 enero; 206(1). Disponible en: https://www.revclinesp.es/es-goya-fortuny-van-gogh-portinari-articulo-13084764
  6. Domínguez Raquel, Crisolito Julio. Aspectos radiológicos de la intoxicación por plomo. Arch. Pediatr. Urug. [Internet]. 2001 junio; 72(2). Disponible en: http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1688-12492001000200010