Type to search

Revisión sistemática: Baby-led weaning.

Categoría: ,
7 mayo 2021

AUTORES

  1. Irene Jiménez Ramos. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  2. Ylenia Caballero Casanova. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  3. Alicia Ballarín Ferrer. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  4. Rebeca Navarro Calvo. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  5. María Navarro Torres. Enfermera Especialista en Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  6. María Dácil Lorenzo Ramírez. Enfermera del Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.

 

RESUMEN

El “Baby-Led Weaning” (BLW) es un método de alimentación complementaria que consiste en la introducción de alimentos sólidos regulada por el propio lactante, en vez de ser el adulto quien ofrece los alimentos con cuchara, es decir, se basa en dejar que sea el bebé quien decida qué come, en qué cantidad y cuando.A pesar de que existen algunas preocupaciones relacionadas con este método como es sobre todo el tema de los posibles atragantamientos, la evidencia ha demostrado, no solo, que estos niños no son más propensos a sufrir atragantamientos que aquellos que no practican el método BLW, sino que además este método aporta múltiples beneficios para el bebé. La alimentación complementaria es una etapa importante para el niño, por lo que debe estar debidamente controlada por un profesional de la salud.

 

Objetivos: Conocer el método BLW, sus beneficios y riesgos sobre los lactantes, así como en sus familias.

 

Metodología: Se realiza una búsqueda bibliográfica en distintas bases de datos como son: Pubmed, Medline, Scielo y Dialnet entre otras.

 

PALABRAS CLAVE

Fenómenos fisiológicos nutricionales del lactante, nutrición del lactante, alimentos infantiles, destete.

 

ABSTRACT

The “Baby-Led Weaning” (BLW) is a complementary feeding method that consists of the introduction of solid foods regulated by the infant himself, instead of being the adult who offers the food with a spoon, that is, it is based on leaving let the baby decide what to eat, in what quantity and when.Although there are some concerns related to this method, such as the issue of possible choking, the evidence has shown, not only, that these children are not more prone to choking than those who do not practice the BLW method, but also this method provides multiple benefits for the baby. Complementary feeding is an important stage for the child, so it must be properly controlled by a health professional.

 

Objectives: To know the BLW method, its benefits and risks for infants, as well as for their families.

 

Methodology: A bibliographic search is carried out in different databases such as: Pubmed, Medline, Scielo and Dialnet among others.

 

KEY WORDS

Infant nutritional physiological phenomena, infant nutrition, infant food, weaning.

 

INTRODUCCIÓN

Durante los primeros meses de vida de un bebé la lactancia materna abarca todas las necesidades nutricionales y emocionales del bebé, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de vida y hasta los 2 años de vida de manera complementaria a otros alimentos.

 

La alimentación complementaria debe introducirse en el momento adecuado, lo cual significa que todos los niños deben empezar a recibir otros alimentos, además de la leche materna, a partir de los 6 meses de vida. La alimentación complementaria debe ser suficiente, lo cual significa que los alimentos deben tener una consistencia y variedad adecuadas, y administrarse en cantidades apropiadas y con una frecuencia adecuada, que permita cubrir las necesidades nutricionales del niño en crecimiento, sin abandonar la lactancia materna.1,2

 

La adecuación de la alimentación complementaria (en términos de tiempo, suficiencia, seguridad y adaptación) depende no solo de la disponibilidad de alimentos variados en el hogar, sino también de las prácticas de alimentación de los cuidadores. La alimentación del niño pequeño requiere cuidados y estimulación activa, que su cuidador responda a los signos de hambre que manifieste el niño y que lo estimule para que coma.1,2

 

En la actualidad está tomando gran protagonismo, especialmente a través de las redes, un nuevo método de alimentación complementaria denominado Baby-Led Weaning que en español equivaldría a “alimentación complementaria autorregulada o autodirigida por el bebé”. El Baby Led Weaning es un nuevo enfoque para el destete del lactante, en el cual los bebés se encargan por sí mismos de su propia alimentación, en vez de ser el adulto quien les suministre los alimentos con cuchara.3

 

Este método se basa en el respeto al bebé y sobre todo a su innato mecanismo de hambre y saciedad, así como a sus gustos y preferencias. BLW se define también por compartir las comidas familiares e incluir al bebé como un participante más.4

 

Se ha observado que el BLW es más exitoso en bebés que han sido alimentados con pecho en su periodo de lactantes ya que están acostumbrados a autorregular su ingesta de leche y a través de la misma se les ha ido preparando para el sabor de los alimentos, mientras que aquellos bebés a los que se les ha alimentado con biberón de fórmula se han convertido en un participante más pasivo y no han tenido contacto con el sabor de alimentos a través de la leche materna.4,5

 

Para poder llevar a cabo el BLW, el bebé debe poseer unas características y habilidades específicas. Debe de poder mantenerse sentado y erguido sin usar las manos como punto de apoyo, para que éstas queden libres para poder manipular los alimentos. También debe de haber empezado a utilizar sus manos para coger objetos y llevárselos a la boca. 6,7

 

Otro requisito es el desarrollo de la función motora de la boca que empieza a partir de los 6 meses y se va desarrollando con la práctica,y la desaparición del reflejo de extrusión. Por esto, los 6 meses se considera la edad aconsejada para el inicio de esta alimentación, además de que también están preparados fisiológicamente para probar otros alimentos diferentes a la leche materna.

 

El método se lleva a cabo sentando a la mesa al bebé junto con el resto de la familia e ir ofreciéndole diferentes trozos de comida para que el niño explore los diferentes alimentos y decida qué es lo que quiere comer. Debe de tratarse de una consistencia lo suficientemente dura para que el bebé lo pueda agarrar

 

fácilmente, pero a la vez blanda para que lo pueda machacar sin dificultad. Es lo que se denomina alimentos en forma de “fingerfoods.6,7,8

 

Una de las principales dudas que surgen a la hora de decidirse a practicar este método es la posibilidad de que se produzca un déficit nutricional causado por una ingesta insuficiente por parte del bebé. Pero son varios estudios los que han desmontado este mito ya que mientras que se práctica el BLW la lactancia materna continúa siendo la principal fuente de alimentación para el bebé.7,9,10

 

Los atragantamientos son uno de los aspectos que preocupan a las familias, ya que es frecuente pensar que el bebé se va a atragantar comiendo alimentos sólidos. Es recomendable acudir a un taller de primeros auxilios para saber los principios básicos y poder actuar en una situación de asfixia.

 

Hay estudios que han comprobado que los bebés que se alimentan mediante el BLW se atragantan menos que los bebés que comen puré, ya que tienen un mayor control y conocimiento de su propio cuerpo.6, 9

 

Si nos fijamos en los bebés que comen puré, seguramente hemos presenciado alguna situación en la que el adulto está introduciendo una cucharada en la boca del bebé en contra de su voluntad. Son estas situaciones las que provocan muchos atragantamientos y ahogos, ya que el bebé no está decidiendo ni llevando el control de lo que se introduce en su boca.

 

El papel de la enfermería para el fomento de hábitos saludables y educación alimentaria en los primeros años de vida es fundamental y está directamente relacionada con la futura salud de los niños, por tanto es muy importante una adecuada promoción de la alimentación complementaria, así como un estrecho control de la evolución y desarrollo del bebé para detectar lo antes posible si existiese alguna carencia en cuanto a este tipo de alimentación.9, 11

 

OBJETIVOS

Los objetivos de esta revisión sistemáticas son:

  • Conocer en qué consiste el método Baby Led Weaning de alimentación complementaria.
  • Conocer cuáles son los beneficios que aporta a los lactantes y los posibles riesgos que entraña, así como los principales miedos de las familias a la hora de decidirse por esta forma de alimentación complementaria tan novedosa y que está tan en auge en estos últimos años.

 

METODOLOGÍA

El presente trabajo es una revisión bibliográfica descriptiva. Se ha procedido a realizar una búsqueda de la literatura publicada en distintas bases de datos de ciencias de la salud. La búsqueda se ha realizado desde marzo de 2021 hasta abril del mismo año.

Las bases de datos consultadas han sido:

  • Pubmed.
  • Medline.
  • Dialnet.
  • Scielo.

Y páginas webs de organismos oficiales como la OMS y la Asociación Española de Pediatría (AEPED).

Los criterios de exclusión fueron:

  • Artículos de pago.
  • Artículos en los que no estaba disponible el texto completo.

Los criterios de inclusión fueron:

  • Artículos en inglés y español.
  • De acceso gratuito.
  • Artículos con texto completo disponible.
  • Artículos en humanos.

 

RESULTADOS

Los padres que deciden practicar el método BLW con sus hijos coinciden en una serie de aspectos positivos como son la adecuada autorregulación del apetito por parte del niño, la posibilidad de compartir el momento de la comida con toda la familia, y el mayor desarrollo de habilidades motoras y de relación.11

 

Los padres también coinciden en que este método es más placentero y disminuye la ansiedad frente al método tradicional de alimentación complementaria, al ser considera un método más natural y mejorar la relación del niño con la comida.12, 13

 

Esta conducta parental poco controladora y más relajada se ha relacionado con un mayor autocontrol y autorregulación según apetito por el bebé, aprendizaje muy importante ya que la carencia de estas habilidades se relaciona con mayor riesgo de obesidad.11, 14

 

El mayor riesgo de atragantamiento percibido en BLW se asocia con la ingesta de alimentos completos cuando el bebé está aprendiendo a masticar y tragar. Sin embargo se sugiere que, a los 6 meses, existe un reflejo nauseoso protector que se desencadena por estímulos más distales de las vías respiratorias. Es cierto que al comienzo en frecuente las náuseas en el lactante pero estas desaparecen conforme se continúa practicando el método y el bebé aprende a mantener alejado el alimento de sus vías respiratorias.11, 12, 13, 14

 

La actitud de los padres al comienzo es de preocupación y cautela pero conforme avanzan en este tipo de alimentación aprenden a ver los episodios aislados de náuseas y atragantamientos como parte del aprendizaje.

 

De todos modos es muy importante el entrenamiento de la familia para saber actuar ante situaciones de atragantamiento grave, para aumentar también de esto modo la seguridad y sensación de control por parte de los padres.5, 7, 9, 11, 14

 

CONCLUSIONES

Los resultados obtenidos en la revisión bibliográfica apoyan que es cierto que el método BLW presenta efectos beneficiosos para el bebé y para su familia. La investigación sugiere que el método ayuda a fomentar el desarrollo de un comportamiento positivo respecto a la alimentación, continuando de forma natural el ritmo biológico del bebé, permite a su vez el desarrollo de hábitos saludables, promueve una menor incidencia de obesidad infantil, así como una ganancia de peso adecuada para el niño y, además, ofrece la oportunidad de promover su autonomía e independencia.12, 13, 14,15

 

El desarrollo de este método de forma segura va a beneficiar tanto al bebé como a sus cuidadores. El lactante va a desarrollar habilidades de masticación, motricidad fina y coordinación. Además de aumentar su autonomía y la confianza en sí mismo. Del mismo modo los padres también van a tener mayor grado de confianza en el bebé y se va a traducir en un menor estrés en el momento de la alimentación. La falta de información o los conocimientos inadecuados de los cuidadores puede provocar que se lleve a cabo el método de forma inadecuada, perjudicando al lactante. 13, 14, 15, 16

 

Los artículos revisados también reconocen que no existe evidencia de que el método BLW influya en que exista más riesgo de ahogo que en el método tradicional, apreciando que existe relación entre el riesgo de asfixia y el tipo de alimentos ofrecidos a los niños en ambos métodos.3, 6 9, 13, 14, 15, 16

 

Es importante que los profesionales de enfermería lleven a cabo un trabajo multidisciplinar y que se utilicen guías de práctica clínica unificadas para prevenir complicaciones derivadas de esta práctica. Para que se produzca una adecuada educación sobre el método BLW. .3, 6 9, 13, 14, 15, 16

 

Los profesionales de la salud no solo deben tener en cuenta factores nutricionales del bebé sino también factores socioculturales, económicos y la situación familiar, para individualizar este método a cada familia.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. OMS: Organización Mundial de la Salud [Internet] 2021 [citado 3 deabril2021].Lactancia materna.Disponible en: https://www.who.int/topics/breastfeeding/es/
  2. Gómez Fernández- Vegue M. Recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría sobre alimentación complementaria [Internet]. 2018 [citado 3 abril 2021]. Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/recomendaciones_aep_sobre_alimentacio_n_complementaria_nov2018_v3_final.pd
  3. Perdomo Giraldi M., De Miguel Durán F. Alimentación complementaria en el lactante. Pediatr Integral. 2015; XIX (4):260-267.
  4. Cameron S.L., Heath A.L., Taylor R.W. How feasible is baby-led weaning as an approach to infant feeding. A review of evidence. Nutrients. 2012; 4(1):1575-1609.
  5. Basulto Marset J. Se me hace bola. 1ª Ed. Barcelona: De bolsillo; 2013.
  6. Andries e Arantes AL, Silva Neves F, Lombelo Campos AA, Pereira Netto M. The baby-led weaning method (BLW) in the context of complementary feeding: a review. Rev Paul Pediatría [Internet]. 2018 [citado 3 abril 2021];36(3):353–363. Disponible en: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S010305822018005007101&lng=en&nrm=iso&tlng=en
  7. Rubio AM, Cantarero Vallejo D, Jaime BE. ¿Cómo orientan los pediatras de Atención Primaria la alimentación complementaria? [Internet]. 2018 [citado 3 abril 2021]. Disponible en: https://pap.es/articulo/12613/como-orientan-los-pediatras-deatencion-primaria-la-alimentacion-complementaria
  8. Brunner-López O, Fuentes-Martin M, Ortigosa-Pezonaga B, López-García AM, Grupo de Especialización de Nutrición Pediátrica de la Academia Española de Nutrición y Dietética. Texturas evolutivas en la introducción de nuevos alimentos [Internet]. Pamplona: Academia Española de Nutrición y Dietética; 2017, GEN [citado 3 abril 2021]. Disponible en: https://www.academianutricionydietetica.org/archivos/Nutricion pediatrica_2017.pdf
  9. Arana Cañedo-ArgüellesC, Fernández Rodríguez M, García Rebollar C, Juanes de Toledo B, Martínez Rubio V, Monzón Bueno A, et al. Alimentación del lactante y del niño de corta edad[Internet]. Madrid; 2019 [citado 3 abril 2021]. Disponible en: http://www.ampap.es/wp-22content/uploads/2019/04/Alimentacion-del-lactante-y-del-niño-de-corta-edad.pdf
  10. Dogan E, Yilmaz G, Caylan N, Turgut M, Gokcay G, Oguz MM. Baby-led complementary feeding: Randomized controlled study. PediatrInt[Internet]. 2018 [citado 3 Abril 2021];60(12). Disponible en: 24http://doi.wiley.com/10.1111/ped.13671
  11. Rubio AM, Cantarero Vallejo D, Jaime BE. ¿Cómo orientan los pediatras de Atención Primaria la alimentación complementaria? [Internet]. 2018 [citado 9 Abril 2021].Disponible en: https://pap.es/articulo/12613/como-orientan-los-pediatras-deatencion-primaria-la-alimentacion-complementaria
  12. Brown A, Jones SW, Rowan H. Baby-Led Weaning: The Evidence to Date. Curr Nutr Rep [Internet]. 2017 [Citado 9 Abr 2021];6(2):148– 56. Disponible en: http://link.springer.com/10.1007/s13668-017- 0201-2
  13. Morison BJ, Taylor RW, Haszard JJ, Schramm CJ, Erickson LW, Fangupo LJ, et al. How different are baby-led weaning and conventional complementary feeding? A cross-sectional study of infants aged 6-8 months. BMJ Open [Internet]. 2016 [Citado 9 Abril 2021];6(5):1-11. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4861100/
  14. Borja C, Iglesias M, Ortega A, Galdón S, Garrigós Á. Actualizando la evidencia sobre las recomendaciones de enfermería en la “alimentación complementaria”. Enf Integr [Internet]. 2016 [Citado 9 Abril 2021]; 114:57-62. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6126219
  15. Sachs M. Baby-led weaning and current UK recommendations – are they compatible? Matern Child Nutr [Internet]. 2010 [Citado 9 Abril 2021]; 7(1):1-2. Disponible en: https:// onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/j.1740- 8709.2010.00278.x
  16. Arden MA, Abbott RL. Experiences of baby-led weaning: trust, control and renegotiation. Matern Child Nutr [Internet]. 2014 [Citado Abril 2021]; 11(4):829-44. Disponible en: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/mcn.12106