Type to search

Revisión bibliográfica sobre el síndrome burnout en el sector sanitario.

Categoría: ,
27 octubre 2021

AUTORES

  1. Vanesa Gómez Barranco. Enfermera, servicio de Urgencias del Hospital Universitario Miguel Servet.
  2. Elisa Felipe Carreras. Enfermera, servicio de Urgencias del Hospital Universitario Miguel Servet.
  3. Joaquín Cristóbal Sangüesa. Enfermero, Hospital Universitario Miguel Servet.
  4. Patricia Leal Campillo. Enfermera, servicio de Urgencias del Hospital Miguel Servet.
  5. Cristina Benito López. Enfermera, servicio de Urgencias del Hospital Miguel Servet.
  6. Paula Constante Pérez. Enfermera, servicio de Urgencias del Hospital Miguel Servet.

 

RESUMEN

El Síndrome Burnout (SB) es un agotamiento de la energía tras procesos de estrés prolongados que conlleva al cansancio emocional, la despersonalización, y una baja realización personal. En 2019 la Organización Mundial de la Salud lo consideró por fin una enfermedad incluyéndose en la Clasificación Internacional de las Enfermedades

Es un síndrome que aparece en personas que trabajan sometidas al estrés y en relación constante con las personas. De ahí que uno de los sectores más afectados sea la sanidad, en concreto la enfermería.

 

PALABRAS CLAVE

Síndrome burnout, enfermería, prevención, burnout.

 

ABSTRACT

Burnout Syndrome (BS) is a depletion of energy after prolonged stress processes that leads to emotional exhaustion, depersonalisation, and low personal fulfilment. In 2019 the World Health Organization finally considered it a disease and included it in the International Classification of Diseases.

It is a syndrome that appears in people who work under stress and in constant contact with people. Hence, one of the most affected sectors is healthcare, specifically nursing.

 

KEY WORDS

Burnout syndrome, nursing, prevention, burnout.

 

INTRODUCCIÓN

El Síndrome Burnout o “Síndrome de estar quemado” fue definido por primera vez por Hebert J. Freudenberger en 1974 como un estado de agotamiento emocional, sentimiento se fracasó y la despersonalización del trabajo por un aumento de energía, fuerza o recursos de los trabajadores que les impide ejercer sus labores profesionales.1 Así pues, consiste en un desorden psicológico, un agotamiento prolongado de la energía que se manifiesta con cansancio emocional, sentimientos de baja realización personal, etc.2

Tiene una sintomatología similar a la depresión, con aparición de malestares físicos, baja motivación y poco involucramiento laboral, pero aparece como consecuencia del ámbito laboral.2 Se puede dividir la clínica en 4 niveles: leve (quejas, cansancio, etc.), moderado (negativismo, cinismo, aislamiento, …), grave (ausentismo, enlentecimiento, automedicación con psicofármacos, …) y extremo (cuadros psiquiátricos, ideas suicidas, …).3

Aunque hay varias formas de conceptualizar este síndrome, se habla principalmente de 3 dimensiones: cansancio/agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal. Estas dimensiones o componentes aparecen de forma insidiosa, paulatina y cíclica pudiendo repetirse a lo largo del tiempo, además puede experimentarse varias veces en diferentes etapas y en el mismo empleo u en otro.3,4

 

La forma más utilizada para diagnosticar es el Maslach Burnout Inventory (MBI), un cuestionario de 22 enunciados y preguntas sobre sentimientos y pensamientos relacionados con el trabajo y diseñadas para evaluar las 3 dimensiones del SB. El MBI fue creado en 1982 por la psicóloga Cristina Maslach y el psicólogo Michael P.Laiter. Hay otros instrumentos que también se utilizan para evaluar el SB como: el Copenhagen Burnout Inventory (CBI), el Oldenburg Burnout Inventory (OLBI) y el Cuestionario para la Evaluación del Síndrome de Quemarse en el Trabajo (una escala española que incluye la “ilusión” como aspecto a evaluar en el SB).3

En mayo de 2019 la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo incluyó oficialmente en la Clasificación Internacional de las Enfermedades (CIE-11) y lo define como “un síndrome resultante del estrés crónico del trabajo que no ha sido gestionado con éxito”.1

El Burnout puede estar causado por varios factores (estrés, aburrimiento, sobrecarga laboral, crisis en el desarrollo laboral, …) y aparece principalmente en trabajos sometidos a situaciones prolongadas de estrés y en los que se está en constante relación con la gente (educación, sanidad, etc). En este caso se hace referencia al ámbito sanitario, principalmente en el puesto de enfermería, no sólo expuesto al estrés por la tarea profesional que son los cuidados, sino también a la implicación emocional (sufrimiento, dolor, frustración, etc.) que conlleva este trabajo y la dificultad de conciliación familiar por trabajar a turnos o rotar por diferentes sitios (plantas, servicios especiales como Urgencias, centros de salud, etc.) con contratos temporales.4

 

OBJETIVOS

General:

  • Realizar una revisión bibliográfica sobre el Síndrome Burnout en el sector sanitario.

Específicos:

  • Mostrar la forma en la que afecta la profesión sanitaria para producir el Síndrome Burnout.

 

METODOLOGÍA

Para la elaboración de la revisión bibliográfica, se buscó información y artículos sobre el tema del Síndrome Burnout y este síndrome en el ámbito sanitario.

Se utilizaron las siguientes bases de datos: Scielo, ScienceDirect y Google Academic. Y los siguientes descriptores MeSH y DeCS: Síndrome Burnout/Burnout Syndrome, enfermería/nursing, prevención/prevention, Burnout/, Burnout. Para refinar la búsqueda los descriptores se tuvieron que combinar con los operadores booleanos AND, OR, NOT.

También se utilizaron diferentes filtros para afinar más la búsqueda: año entre 2015 y 2021, texto completo/full text, idioma español/spanish, inglés/english.

 

RESULTADOS

Se comentan los estudios realizados y comentados en varios artículos para ver los resultados que obtuvieron y poder hallar conclusiones en esta revisión bibliográfica.

En el primer artículo a mencionar en esta parte, realizaron un estudio observacional descriptivo transversal en el cuál querían observar si había diferencias en la aparición del Síndrome Burnout en el trabajo sanitario de ámbito público y privado, además de ver si era mayor la carga mental y los riesgos psicosociales en el privado que en el público. Hicieron el estudio con una muestra de 74 enfermeras, tanto de instituciones públicas como privadas, que cumplían las variables utilizadas (edad, sexo, nivel de estudios, estado civil, número de hijos, tiempo trabajado en el puesto y empresa actuales, tipo de contrato, turno de trabajo, haber padecido alguna baja laboral, dimensiones del SB, carga mental y percepción de riesgos psicosociales. La muestra fue incidental y de conveniencia porque de los 90 encuestados, 16 cuestionarios estaban incompletos y fueron excluidos.4

De las 74 enfermeras, 37 eran de institución pública y 37 de privada en el momento del estudio. Edades comprendidas entre los 21 y los 44 años (una media de 30.42 y desviación típica de 5.83), con estudios universitarios (60% diplomadas y 40% graduadas). Estado civil 50% casadas, 47.3 solteras y 2.7% separadas. La mayoría con contrato temporal (59.5%) y el resto contrato indefinido (40.5%). De las enfermeras que trabajan en el sector público, 8 tuvieron una baja laboral en los últimos 12 meses y en el sector privado, 6 habían tenido una baja laboral.4

 

El criterio de inclusión usado fue estar trabajando en el momento que se realizó el estudio como enfermera de forma fija o interina, en el sector público y privado y ser mujer. El criterio de exclusión fue ser trabajador de baja laboral en la etapa que se llevó a cabo el estudio.4

A cada participante le dieron: una carta de presentación (explicando el objeto del estudio garantizando el anonimato) con un cuestionario informado, una encuesta sociodemográfica de 9 preguntas, la escala de carga mental NASA-TLX, el cuestionario DECORE y la versión española del Maslach Burnout Inventory (MBI).4

Entre sus resultados obtuvieron un mayor nivel de despersonalización y cansancio emocional en el ámbito privado, pero una realización personal elevada en ambos sectores, por lo que no podían concluir en Síndrome Burnout debido a este alto nivel de realización personal.4

En cuanto a carga mental, aunque no había mucha diferencia si era mayor en lo privado. Por último, en lo que se refiere a riesgos psicosociales si había diferencia en ambos sectores, siendo de nuevo mayor en el sector privado debido a que las retribuciones económicas en el sector privado son menores que en el público.4

 

Otro artículo revisado en el anterior estudio trata también sobre el SB en el ámbito de la enfermería. Este se realizó en Gran Canaria, con una muestra de 101 enfermeras/os de diferentes hospitales, obtuvieron un elevado porcentaje de cansancio emocional (40,6%) y de despersonalización (38,6%), pero una buena realización personal. De esta forma ocurre como en el anterior estudio, no podían hablar de Síndrome Burnout debido a la realización personal, pese a esas cifras de cansancio emocional y despersonalización. 4

El siguiente artículo comenta un estudio cuantitativo, observacional, de corte transversal compuesto por estudiantes de Medicina desde el 1º año hasta el 4º de carrera, independientemente del sexo y la edad.5

Escogieron al azar 30 estudiantes de cada año, haciendo un total de 120. Recibieron una orientación verbal sobre la motivación del trabajo de investigación y cómo responder al cuestionario. El instrumento utilizado fue el Maslach Burnout Inventory (MBI) Student Survey. Se les dio un consentimiento informado y fueron excluidos aquellos que se negaron a participar y menores de edad.5

 

Las variables analizadas fueron: porcentaje de estudiantes que presentan alguna etapa del SB y año en el que más se desarrolla el síndrome. Para diagnosticar el Síndrome Burnout el participante tenía que estar por encima del percentil 66 en los escores de incredulidad y agotamiento y por debajo del percentil 33 en cuanto a realización.5

De los resultados obtenidos en el estudio, lo primero que vieron fue que solo el 38% (46) de los encuestados conocía el SB y el 62% (74) no conocían el tema. En la parte de síntomas del SB, el 6% no tenía ningún signo o síntoma relacionado con el Burnout, el 40% tenía probabilidad de poder desarrollar el SB, el 42% estaba en fase temprana del Burnout, el 9% lo tenía ya el SB y el 4% estaba en fase de agotamiento.5

En la última encuesta que les hicieron diferenciaron entre años de carrera la posibilidad de desarrollar el Sb: de los del 1º año, el 60% tenía esa posibilidad y del 2º año el 53.3%. Del 3º año, el 50% se encontraban en fase temprana y el 13.3% del 4º año tenía ya instaurado el SB. 5

 

Observaron que muchos alumnos estaban en fase temprana o con posibilidad de tener SB y una mayor prevalencia en los alumnos de 2º y 4º año. La carrera de Medicina desde el primer año supone un reto para los alumnos, sobrecarga de trabajo, mayor exigencia con exámenes más difíciles, adaptación del curso, etc. De esta forma, ya antes de empezar a trabajar en el sector sanitario pueden desarrollar el SB debido al estrés que ya supone en sí la carrera.5

Hay estudios que no solo intentan ver el SB en los sanitarios, sino que también intentan demostrar si hay formas de evitarlo, como en el siguiente artículo que trata sobre la implementación de una actividad física con residentes de pediatría.6

Realizaron un estudio de intervención no aleatorio controlado abierto. En el estudio fueron incluidos residentes de pediatría de un hospital universitario de referencia desde noviembre de 2016 hasta enero de 2017. Tras firmar el consentimiento informado, los participantes fueron divididos en: grupo estudio, que recibiría 2 horas semanales de Zumba (ejercicio aeróbico al ritmo de música latina como merengue, salsa, …) a lo largo de 10 semanas y grupo control que no recibiría ninguna clase. El punto de corte fue padecer SB.6

 

Para determinar si estaba presente el SB, utilizaron el MBI versión española y el diagnóstico lo establecieron con >26 de agotamiento emocional, > 9 en la despersonalización y <34 en realización personal. También utilizaron variables para la selección como: edad, género, convivencia, actividades sociales, físicas habituales y años de residencia.6

En los datos post-intervención observaron una disminución del 47.8% en el agotamiento emocional y en la baja realización personal del 21.3%. El porcentaje de SB tras las 10 semanas fue mayor en el grupo control que en el de intervención (45.4 frente a 37.5, p=0.76), aunque la diferencia no fue significativa.6

Según el estudio, el beneficio del ejercicio fue de 34.8% (IC 95% 9-60) y el NNT de 2.8. De esta forma, pese a las limitaciones que el estudio tenía, el SB se redujo en un 35% tras las 10 semanas dando clases de zumba 2 horas por semana.6

El último artículo trata sobre el reflejo del Burnout en la profesión de enfermería. En él realizan también una revisión bibliográfica, entre sus resultados cabe destacar 2 artículos que utilizaron. En uno de ellos tratan sobre servicios especiales de UCI y Urgencias, en el caso de enfermería de urgencias un 40% poseían altos niveles de cansancio emocional, despersonalización y bajo nivel de realización personal, con los trabajadores en UCI la prevalencia del estrés traumático secundario era del 38.5% y del agotamiento del 70.1%. Con respecto al otro artículo muestra cómo la sobrecarga de trabajo en enfermería puede ocasionar el SB, el 53%de la muestra utilizada padecía estrés debido a la escasez de personal para cubrir el trabajo que había en esa unidad.7, 8

 

CONCLUSIÓN

Observando los diferentes estudios utilizados en esta revisión, podemos observar que el trabajo sanitario genera mucho estrés, cansancio emocional y despersonalización, más en el sector privado por una mayor escasez de personal, más sobrecarga de trabajo y menor remuneración. Sin embargo, en algunos de estos estudios no pueden determinar Síndrome Burnout porque la realización personal es alta, puede ser porque el trabajo de enfermería es vocacional.

No solo afecta al ámbito de enfermería, tanto residentes, médicos, incluso ya desde la carrera se presenta ese estrés, miedo, cansancio y despersonalización que puede derivar en Burnout, por las horas y sobrecarga de trabajo, la escasez de personal, etc.

Se puede ver que el trabajo sanitario no solo puede generar este síndrome por ser una profesión dedicada a tratar con la gente, sino por la carga laboral, la dificultad de conciliación familiar, por los turnos, las guardias, la falta de personal, etc. Enfermería es una profesión muy expuesta a padecer el Síndrome Burnout o Síndrome de Estar Quemado y por ello es muy importante la prevención para evitarlo o el tratamiento cuando se presenta.8

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fernández Valero G, Quesada Rico JA (tutor). Implantación de un taller de mindfulness para reducir el burnout en enfermeras de atención primaria en la región de Murcia. Estudio analítico cuasi-experimental [trabajo fin de máster]. Elche: Universidad Miguel Hernández Máster Universitario de Investigación en Atención Primaria. 2019-2020 [citado 24 de mayo de 2021]. Número de páginas 42. Disponible en: http://193.147.134.18/handle/11000/7731
  2. Marín Tejeda M. Prevención de burnout y fatiga por compasión: evaluación de una intervención grupal. Journal of Behavior, Health & Social Issues [Internet]. 2017 [citado el 24 de mayo de 2021]; 9 (2): 117-123. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2007078018300129
  3. Saborío Morales L, Hidalgo Murillo LF. Revisión Bibliográfica Síndrome de Burnout. Med. Leg. Costa Rica [Internet]. 2015 [citado el 24 de mayo de 2021]; 32 (1): 119-124. Disponible en: https://www.scielo.sa.cr/scielo.php?pid=S1409-00152015000100014&script=sci_arttext
  4. Gómez de Quero Córdoba M. Síndrome de burnout en enfermeras. Conocimiento Enfermero [internet]. 2020 [citado el 28 de mayo de 2021]; 10: 71-79. Disponible en: https://www.conocimientoenfermero.es/index.php/ce/article/view/125
  5. González Escobar JM, Ramos Franco Netto RO, De Almeida Rodrigues Franco Netto J, Henrique Flores B, Borges Andreo S, Coronel de Bobadilla B. Prevalencia del Síndrome Burnout en Estudiantes de Medicina. Rev. Inst. Med. Trop [Internet]. 2020 [citado 2 de junio de 2021]; 15 (2): 13-18. Disponible en: http://scielo.iics.una.py/scielo.php?pid=S1996-36962020000200013&script=sci_arttext
  6. Chamorro Caballero ZE, Godoy Sánchez LE, De Jesús Martínez G, Mezquita Ramírez MN. Implementación de una actividad física en residentes de pediatría y síndrome Burnout. Pediatría (Asunción) [Internet]. 2021 [citado 2 de junio de 2021]; 48 (1): 31-36. Disponible en: https://www.revistaspp.org/index.php/pediatria/article/view/620
  7. Vargas Cruz LD, Niño Cardozo CL. Acosta Maldonado JY. Estrategias que modulan el síndrome de Burnout en enfermeros (as): una revisión bibliográfica. Rev. Cienc. Cuidad [Internet]. 2017 [citado el 28 de mayo]; 14 (1): 111-131. Disponible en: https://revistas.ufps.edu.co/index.php/cienciaycuidado/article/view/810
  8. López Suárez T, Belmonte García MT (tutora). El Síndrome Burnout y su reflejo en el desarrollo de la profesión enfermera. [Trabajo Fin de Grado]. Almería: Universidad de Almería Facultad de Ciencias de Salud Grado de Enfermería. 2020 [citado 28 de mayo de 2021]. Número de páginas 43. Disponible en: http://ciberindex.com/index.php/lc/article/view/e13092/e13092