Type to search

Quemaduras y cuidados de enfermería en el paciente quemado hospitalizado, artículo monográfico.

Categoría: ,
19 marzo 2021

AUTORES

  1. Laura Marcos Blasco. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  2. Silvia Delgado Deza. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  3. Paula Romeo Cambra. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.

 

RESUMEN

 

Introducción: Se puede considerar a las quemaduras como lesiones traumáticas en la piel que tiene gran importancia porque pueden causar daños físicos y psicológicos en quien las sufre.

 

Su gravedad depende de la gravedad y extensión, pudiendo dar lugar a hospitalización.

 

Objetivo: Conocer tipos de quemaduras y su tratamiento o actuación en caso de producirse.

 

Metodología: Se realizan revisiones bibliográficas de protocolos, estudios y actividades de enfermería en el paciente quemado.

 

Resultado: Se ha demostrado la importancia de enfermería en la recuperación de un paciente quemado durante su ingreso en el hospital.

 

PALABRAS CLAVE

 

Quemaduras, clasificación, tratamiento.

 

ABSTRACT

 

Introduction: Burns can be considered as traumatic injuries to the skin that are very important because they can cause physical and psychological damage in those who suffer them.

Its severity depends on the depth and extension and may lead to hospitalization.

 

Objective: Know types of burns and their treatment or action in case of occurrence.

 

Methodology: Bibliographic reviews of protocols, studies and nursing activities are carried out in the burn patient.

 

Result: The importance of nursing in the recovery of a burned patient during his admission to the hospital has been demonstrated.

 

KEY WORDS

 

Burns, classification, treatment.

 

DESARROLLO DEL TEMA

 

Se puede considerar a las quemaduras como lesiones traumáticas en la piel que tiene gran importancia porque pueden causar daños físicos y psicológicos en quien las sufre1.

 

Se producen principalmente por calor o radiación, electricidad, radioactividad o contacto con productos químicos, siendo los accidentes domésticos, de tráfico y laborales sus principales causas.

 

Podemos hacer la siguiente clasificación de las quemaduras:

 

  • Según la profundidad:

 

    • A- De primer grado: Afectación epidermis. Presentan eritema, dolor, curación espontánea en 5 días. No producen secuelas permanentes.
    • B- De segundo grado: Epidermis y dermis papilar. Presentan ampollas, edema y exudado. Dolor muy intenso. Cicatriz en 5-21 días.
    • C- De segundo grado profundo: Epidermis y dermis reticular. Flictenas rotas. Sensibilidad disminuida. Cicatrización en tiempo superior a 3 semanas.
    • D- De tercer grado: Hipodermis. Destrucción completa de piel y dermis. Necesita injerto, no es posible la cicatrización.

 

  • Según la extensión:

 

    • A- la regla de los 9 de Wallace: Se usa para calcular la extensión cutánea quemada, dividiendo las zonas del cuerpo en áreas equivalentes al 9%
      • Cabeza 9%.
      • Tronco 18%.
      • Espalda 18%.
      • Periné 1%.
      • MMSS 9% (cada uno).
      • MMII 18% (cada uno).

 

Las quemaduras constituyen un grave problema de salud a nivel mundial provocando alrededor de 180.000 muertes y muchos casos requieren hospitalizaciones prolongadas2.

 

Para evitar infecciones nosocomiales, es muy importante practicar una higiene y cuidados adecuados en todos los pacientes que precisen hospitalización, proporcionándoles confort y seguridad.

 

A su llegada al hospital son valorados en el servicio de Urgencias y se decide si son ingresados en la Unidad de Quemados. Esta unidad está dividida en habitaciones individuales para poder tener la mayor asepsia posible, al ser más propensos a contraer infecciones en la piel dañada.

 

La temperatura de las habitaciones es mayor al resto de zonas, no pudiéndose modificar y siendo regulada automáticamente.

 

De inicio son los médicos plásticos quienes evalúan al paciente y pautan tanto tratamiento a seguir como cura necesaria a realizar por enfermería3.

 

  • Objetivos de enfermería:
    • Proporcionar una atención correcta.
    • Reducción del dolor y contaminación.
    • Mitigar los síntomas.
    • Fomentar la cicatrización de las heridas.
    • Prevenir complicaciones (infecciones, cicatrices…).
    • Prevenir el tétanos.
  • Precauciones:
    • En los pacientes quemados en incendios por inhalación de sustancias tóxicas, hay que tener en cuenta los valores de saturación de oxígeno, ya que el pulsioxímetro detecta la carboxihemoglobina como la oxihemoglobina, apareciendo una onda similar.
    • Las quemaduras eléctricas al ser internas necesitan más reposición de líquidos. Hay que tener en cuenta que pueden ir unidas a manifestaciones cardiacas (taquicardia, fibrilación…), renales, osteomusculares…
  • Riesgos o complicaciones:
    • Infección, pudiendo ocasionar sepsis.
    • Desnutrición.
    • Hipovolemia.
    • Hipotermia.
    • Problemas respiratorios.
    • Problemas óseos y articulares.
  • Atención inicial enfermera:
    • Se debe hacer una primera valoración según el ABCD:
      • A (Airway): Vía aérea abierta y limpia.
      • B (Breathing): Comprobar respiración en ambos hemitórax.
      • C (Circulation): Valorar pulso y circulación periférica.
      • D (Disability): Comprobar nivel de conciencia.
    • En caso de necesitar gran reposición de líquidos, coger 2 vías venosas de grueso calibre, preferiblemente en zona sana y a mas de 5 centímetros de piel quemada.
    • Administrar la analgesia pautada, a ser posible de forma intravenosa por su rápida absorción y valorar la efectividad y efectos adversos.
    • Retirar con cuidado los objetos o ropa antes de que empiece a inflamarse.
    • Monitorización continua de constantes vitales o al menos cada 15 minutos.
    • Los miembros afectados deberán estar elevados en todo momento. En caso de haber quemaduras en la cara, elevar cabecero a 30º.
    • Mantener al paciente caliente, al haber riesgo de hipotermia fácilmente.
    • Valorar patologías asociadas a las quemaduras: diabetes, cardiopatías asociadas…
    • Vigilar la diuresis.
    • Comprobar si necesita profilaxis antitetánica.

 

La higiene dependerá del grado de extensión de las quemaduras, realizándose en la habitación en caso de no ser muy extensas y en caso contrario se llevará a cabo en la bañera de quemados.

 

Se necesitará una grúa de baño para introducir al paciente en el tanque de acero inoxidable, guantes estériles (uno para cobertura y otro para lavado), clorhexidina al 1%, equipo de curas, tratamiento tópico, paños estériles, compresas y gasas, tijeras no estériles y mallas tubulares de distintos tamaños.

 

Para tratar el dolor antes del baño, en quemaduras no muy grandes usaremos AINES y/o Fentanilo bucal. Y en las quemaduras muy extensas decidirá el servicio de UCI.

 

En primer lugar, se debe informar al paciente del procedimiento a realizar. Ajustaremos la temperatura del agua y de la sala donde se realizará la cura, trasladándose allí posteriormente.

 

Primero se empieza el aseo con las zonas no quemadas, usando jabón neutro y sin expandir la suciedad a las quemaduras4. Y posteriormente se procederá a las zonas quemadas, para ello se usarán guantes estériles y la cura se realizará con arrastre o toques ligeros con clorhexidina al 1%. Aclarando con suero fisiológico y secar con compresas estériles.

 

En todo momento se deberá controlar que el paciente esté hemodinámicamente estable y que no tenga hipotermia.

 

Después se procederá a realizar la cura pautada por el doctor.

 

A este tipo de pacientes se les recomienda la sedestación y la deambulación temprana, así como movilizar las articulaciones afectadas.

 

Un buen reparto de responsabilidades y tareas en el equipo de enfermería supone garantizar realizar un buen plan de cuidados para poder conseguir los objetivos esperados.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Guerra Martín MD, Cascales PL, FernándezRodríguez V. Intervenciones Enfermeras en el abordaje de las quemaduras. Rev. Cubana Enferm. 2019; 35(2).
  2. www.who.int>news.room>burns.
  3. Herndon DN Tratamiento integral de las quemaduras. Barcelona: Elsevier Masson 2009.
  4. Guía práctica clínica para el cuidado de las personas que sufren quemaduras. Servicio Andaluz de Salud. Consejería de Salud. Junta de Andalucía, 2011.