Type to search

Proyecto para una intervención comunitaria: prevención del pie diabético.

Categoría: ,
15 enero 2022

AUTORES

  1. María Lueza Valle. Graduada en Enfermería. Hospital de Barbastro.
  2. Sira Bolea Tolosana. Diplomada en Enfermería. Hospital de Barbastro.
  3. Keren Martin Pérez. Graduada en Enfermería. Hospital de Barbastro.
  4. Andrea Pérez García. Graduada en Enfermería. Hospital de Barbastro.

 

RESUMEN

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a gran parte de la población mundial. Una de las complicaciones más graves, es el llamado pie diabético, causante de ulceraciones en los pies que pueden, debido a complicaciones, llevar a la amputación de las extremidades inferiores en los casos más extremos. Por ello, es necesario prevenir su aparición, y para conseguirlo, se deben tener en cuenta una serie de hábitos saludables tales como, alimentación, ejercicio, evitar el tabaquismo y fomentar el cuidado de los pies.

Por ello se ha creado un plan de intervención en pacientes diabéticos, mal controlados y fumadores con el fin de prevenir esta complicación de la diabetes.

 

PALABRAS CLAVE

Diabetes mellitus, pie diabético, prevención, educación sanitaria, factores de riesgo, epidemiología, complicaciones.

 

ABSTRACT

Diabetes is a chronic disease that affects a large fraction of the world’s population. One of the most serious complications is called diabetic foot. It causes ulcerations on the feet that may entail the lower limbs amputation in the most extreme cases due to complications. Therefore, it is necessary to prevent its appearance. To achieve this, we must consider some healthy habits: a balanced diet, doing exercise, no smoking and promoting foot care.

Thus, an intervention plan in diabetic smoker and poorly controlled patients has been created in order to prevent this diabetes complication.

 

KEY WORDS

Diabetes mellitus Diabetic foot, prevention, health education, risk factors, epidemiology, complications.

 

INTRODUCCIÓN

La diabetes, es un problema que afecta a gran parte de la población, se calcula que actualmente hay unos 366 millones de personas en todo el mundo, y se estima un aumento en los próximos años. Se prevé que en el 2030 habrá aproximadamente unos 551 millones.1,2,3

Es la cuarta o quinta causa de muerte en la mayoría de los países de ingresos altos, y hay pruebas sustanciales de que es una epidemia en muchos países en vías de desarrollo económico y de reciente industrialización.3

En la mayoría de los países, la diabetes ha aumentado en conjunción con los rápidos cambios culturales y sociales: el envejecimiento de la población, la creciente urbanización, los cambios en la dieta, la poca actividad física y las conductas no saludables.3

La diabetes impone una gran carga económica para los individuos y las familias, los sistemas nacionales de salud y los países.3

Sin embargo, muchos gobiernos y planificadores de salud pública siguen siendo en gran parte inconscientes de la magnitud actual y del potencial futuro del aumento de la diabetes y sus graves complicaciones.3

Las complicaciones debidas a la diabetes son una causa importante de discapacidad, disminución de la calidad de vida y muerte. Estas pueden afectar a diferentes partes del cuerpo, y se manifiestan de diferentes maneras en diferentes personas.1,2,3

Una de ellas es el pie diabético, que se define como «la alteración de base neuropática, inducida por la hiperglucemia, en la que con o sin coexistencia de isquemia, se produce, previo desencadenante traumático, la lesión y/o ulceración a nivel del pie» se considera que aproximadamente el 25% de los pacientes diabéticos presentan en algún momento enfermedad patológica en los pies.1,2,3

Diabetes:

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes es una enfermedad crónica que inicia cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce (insulino-resistencia)4,5.

La edad avanzada, la obesidad, la presencia de antecedentes de diabetes, el sedentarismo, el bajo nivel socioeconómico, la tolerancia alterada a la glucosa, la hipertensión arterial y la hiperlipemia son factores de riesgo que se asocian con el desarrollo de diabetes. El aumento en la prevalencia de la obesidad y del consumo de tabaco está contribuyendo a aumentar la incidencia de la enfermedad.2,6

Distintos estudios indican que el control estricto de los factores de riesgo cardiovascular puede disminuir en un 50% la aparición de complicaciones micro y macrovasculares y reducir el riesgo de mortalidad7,8,9,10.

Las estimaciones para el año 2030 prevén un incremento en el número de afectados, que significaría que el 9,9 % de la población adulta mundial tendría diabetes (551 millones de personas). En Europa, se contabilizan 52.8 millones de diabéticos, y probablemente 19 millones viven sin saberlo3,11,12.

La prevalencia en nuestro país se sitúa en torno a un 6,5% para la población entre los 30 y 65 años, oscilando en diversos estudios entre el 6 y el 12%.

Según las estimaciones de la OMS, una de cada 20 muertes en el mundo es atribuible a la esta enfermedad, de tal manera que la proporción es de una de cada 10 muertes en la población entre los 35 y 64 años de edad7,12.

La diabetes desencadena una serie de complicaciones en la persona que la padece, una de las más frecuentes es el pie diabético, el cual presenta una alta prevalencia que contribuye al incremento desmesurado de la morbilidad y mortalidad, constituyendo un grave problema de salud que se incrementa cada año, su fisiopatología está asociada con la neuropatía diabética y la enfermedad arterial periférica1,2,4.

Se considera que aproximadamente el 25% de los diabéticos presentan, en algún momento, enfermedad patológica en los pies, siendo esta la causa más frecuente de ingreso hospitalario (25%) y una de las causas de larga estancia hospitalaria, además, constituye la principal causa de amputaciones no traumáticas, 50-75%11,13.

Pie diabético:

La OMS definió el pie diabético como la presencia de ulceración, infección y/o gangrena del pie asociada a la neuropatía diabética y diferentes grados de enfermedad vascular periférica, resultados de la interacción compleja de diferentes factores inducidos por una hiperglucemia mantenida12,14.

El origen y desarrollo de una úlcera neuropática tiene múltiples componentes. En general, incluyen una combinación de insuficiencia arterial de las extremidades inferiores, neuropatía diabética, problemas estructurales del pie, y trauma local6,11,15,16.

La neuropatía, la macroangiopatía y microangiopatía son los tres factores principales que conducen al pie diabético.15,16,17.

Aproximadamente el 50% de los pacientes diagnosticados de DM sufren neuropatía a lo largo de su vida, siendo a partir de los 10 años de evolución de la enfermedad cuando existe un mayor riesgo de comenzar con síntomas neuropáticos. La neuropatía, consiste en una degeneración de las fibras neuronales a partir de reacciones metabólicas provocadas por la hiperglucemia mantenida. La neuropatía diabética periférica se clasifica en2,11,15,18,19,20:

  • Neuropatía sensitiva.
  • Neuropatía motora.
  • Neuropatía autónoma.

Las úlceras neuropáticas se localizan sobre áreas de apoyo, sobrepresión, o deformidades (Asociadas a callosidades), la forma común es redondeada con bordes periulcerosos que normalmente presentan un área de hiperqueratosis protruyente que puede cubrir parte del fondo ulceroso, el lecho en general es granulado, pero puede presentar áreas de esfacelo o necrosis. Es indolora, en caso de aparición del dolor indicaría la existencia de complicaciones sépticas14,19.

Causas:

En la úlcera de etiología neuropática intervienen diferentes factores de riesgo, predisponentes, desencadenantes y agravantes14.

Los principales factores de riesgo son:

  • Ancianos de más de 70 años, con patología asociada y mal control terapéutico21,22.
  • Los antecedentes de herida crónica o amputación2,21,22.
  • Tiempo de evolución de la enfermedad, existen estudios que demuestran un aumento del riesgo de padecer enfermedad neuropatica y/o enfermedad vascular periférica a partir de los 10 años del diagnóstico de la DM, además, a partir de los 50 años existe mayor riesgo de padecer otras enfermedades, que, junto con la DM, pueden favorecer la aparición del pie diabético2,20,21,22.
  • El bajo nivel socioeconómico y aislamiento social conlleva un seguimiento inapropiado de pacientes2,21.
  • Hábitos tóxicos: El tabaquismo y/o el exceso de alcohol son factores de riesgo para desarrollar el pie diabético2,6,21.
  • Falta de conocimientos: Las deficiencias en la educación sanitaria del autocuidado de los pies puede llevar a la aparición de heridas crónicas, infecciones y necrosis en los pies, por ello, es importante que el paciente tenga una buena educación sanitara para evitar las posibles complicaciones de la enfermedad.

La falta de conocimientos sobre una dieta adecuada, también supone un grave problema para los diabéticos, ya que una buena alimentación facilita la estabilidad de los niveles de glucemia, el paciente debe tener un adecuado aporte de proteínas, vitaminas y minerales que mantendrá estable al paciente2,11,22.

Tanto la neuropatía como la presencia de enfermedad vascular, tienen especial repercusión en los pies, aumentando la frecuencia de producción de erosiones, pinchazos, cortes y quemaduras. Si no se cuidan se convierten en heridas crónicas que facilitan la infección y pueden llevar a la gangrena y a la necesidad de amputaciones2,8.

Los factores desencadenantes inciden sobre la vulnerabilidad causada por la neuropatía, iniciando la lesión. El desencadenante de una úlcera neuropática será siempre traumático, ya sea intrínseco o extrínseco.

Los primeros son debidos a alteraciones osteoarticulares del pie (dedos en garra, dedos en martillo, hallux valgus, artropatía de Charcot, pies cavo o plano, cabezas metatarsianas prominentes), deformidades posturales, puntos anómalos de presión o bien debidos a la limitación de la movilidad articular, que condiciona un aumento de la presión plantar en la zona provocando formación de callosidades (lesiones pre ulcerosas)13,17,21,22.

Los extrínsecos son traumatismos de tipo físico (impacto intenso, localizado por ejemplo el pisar un clavo), químico o térmico (ocasionado por descansar el pie cerca de una fuente de calor, utilizar bolsas de agua caliente, andar descalzo por arena caliente o no proteger el pie de temperaturas muy bajas) que, de forma puntual o continuada, no son percibidos y, por tanto, evitados.

La utilización de un calzado inadecuado (demasiado ajustado) y alteraciones en el cuidado de callosidades y uñas se encuentran entre los agentes traumáticos extrínsecos más frecuentes. 14,16,22

Otros factores desencadenantes son los cambios en la piel: dishidrosis (afección cutánea en la cual se presentan pequeñas ampollas llenas de líquido), uñas encarnadas, uñas micoticas, fisuras, tiña crónica de pies infecciones crónicas de pies, callos.11,22

Complicaciones:

Las complicaciones en el pie, representan la primera causa de ingreso hospitalario de estos pacientes. Se calcula que entre un 15-25% de los diabéticos presentarán una ulcera en el pie a lo largo de su vida, y de estos hasta un 10% requerirán largos ingresos hospitalarios.14,22.

Los problemas comunes incluyen la infección, la ulceración o la gangrena, llegando en casos severos a la amputación de un dedo, un pie o una pierna. El pie diabético afectará a la actividad social, laboral y familiar del paciente y supone un elevado coste, tanto para la familia como para el enfermo y el sistema de salud. En el 7,5% de todos los diabéticos y en el 15% de los mayores de 80 años se desarrollará una alteración trófica del pie. El porcentaje de diabéticos que durante la evolución de su enfermedad no presenta ningún tipo de alteración es apenas de un 7%.17,22

Valoración:

Para realizar una correcta valoración de los pacientes es necesario realizar una anamnesis en profundidad, una exhaustiva exploración física, una exploración vascular y una exploración neuropatíca23.

En la exploración física lo más importante es inspeccionar y detectar:

La presencia de deformidades (hallus valgus, dedos en garra, o en martillo, pie plano, pie cavo), prominencias, y alteraciones de la arquitectura sugerentes de una artropatía de Charcot1,15,21.

Trastornos tróficos cutáneos: atrofia celular, presencia de grietas, fístulas, úlceras, ampollas o hematomas, coloración y temperatura de la piel, xerosis, pérdida parcial o total del vello, uñas onicomicosis, inspección de espacios interdigitales buscando formaciones queratósicas y otras lesiones erosivas1,17,22.

La formación de callosidades en los pies: es una respuesta protectora natural hacia el estrés repetitivo, que se caracteriza por el engrosamiento hiperqueratósico de la piel.

Las zonas eritematosas se deben evaluar, ya que pueden corresponder a una celulitis/linfangitis, a una artropatía aguda o al rubor en declive de una isquemia severa25.

Las áreas sobre los dedos, en la punta de estos y debajo de las cabezas metatarsianas son las más vulnerables a ulceración e infección11.

Evaluar el tipo de calzado que se está utilizando, así como la medición de la presión plantar al momento de la deambulación. Un método sencillo para ello se consigue con el uso del tapete de Harris, sobre la cual se van a dejar las impresiones del pie, identificando las zonas de mayor presión, las cuales son las de mayor riesgo.

Exploración vascular:

La isquemia de la extremidad es uno de sus principales factores agravantes y el principal determinante de incapacidad funcional, de la pérdida de extremidad y de la amputación14,18.

Las pruebas no invasivas a realizar serán: La palpación de pulsos periféricos de las extremidades inferiores (femoral, poplíteo, tibial posterior y pedio), y el índice tobillo-brazo (ITB), los cuales, deben realizarse a todos los pacientes mayores de 50 años o menores con DM de más de 10 años de evolución, fumadores, hipertensos y con hiperlipemia aunque no esté presente la claudicación intermitente o ausencia de pulsos13,23,24,26,27.

Los pacientes diabéticos van a tener afección en la macro y microcirculación.

Se debe valorar la coloración de los pies y las piernas palidez, cianosis, la frialdad cutáneo-plantar, atrofia del tejido grasos subcutáneo, pérdida parcial o total del vello, engrosamiento de las uñas y el tiempo de recuperación capilar de la piel, Isquemia, necrosis1,17,22.

Exploración neurológica:

La neuropatía es una complicación microvascular que produce pérdida de sensibilidad en el pie, favoreciendo deformidades, una presión anormal, heridas y úlceras28.

Hay diversos métodos diagnósticos para su estudio, valorando distintos aspectos del componente sensitivo, sensibilidad superficial que mide la sensibilidad táctil y a la temperatura, y la sensibilidad profunda que mide la presión y la vibración, el dolor profundo, valoración de la función motora del miembro inferior (reflejo cutáneo plantar, y reflejo aquíleo y rotuliano).

Entre estos, los más utilizados son: el test del filamento de Semmes-Weinstein y el test del diapasón graduado de Rydel-Seiffer1,22.

El test del monofilamento de Semmes- Weinstein (SWME), actualmente se considera que es la exploración de elección para la detección del pie de riesgo26,27.

Tiene una sensibilidad para el diagnóstico del 95-100% y su especificidad es del 80%.

En presencia de alteración en esta exploración se ha comprobado un riesgo elevado de ulceración13.

Antes de realizar la exploración hay que aplicar el monofilamento sobre otra zona para que el paciente conozca la sensación, se advierte que no debe esperar ninguna pregunta por parte del profesional, simplemente debe decir, mientras mantiene los ojos cerrados, si lo nota26,27,29.

Los test de sensibilidad mediante el uso de diapasón valoran la sensibilidad vibratoria.

El diapasón es un instrumento metálico en forma de U, que se utiliza habitualmente para el diagnóstico de la sensibilidad profunda. Al igual que en el test del monofilamento, se explica la técnica al paciente y se hace una prueba inicial en el cúbito o radio del paciente26,27.

La valoración neurológica debe repetirse, al menos anualmente y una vez diagnosticada la neuropatía, se repetirá la exploración cada 3-6 meses.

Prevención:

El pie diabético continúa siendo una complicación grave de la diabetes mellitus y se mantiene como un reto a los servicios de salud2,12,15.

Sólo la prevención y detección precoz de los factores de riesgo, así como su corrección, pueden disminuir la alta morbilidad y la mortalidad de esta complicación2,37.

Resulta imprescindible que el equipo de salud, los pacientes y sus familiares dominen los aspectos educativos sobre el cuidado de los pies del diabético para lograr disminuir significativamente esta complicación2.

El objetivo de la prevención primaria es desarrollar estrategias que eviten la lesión sobre un pie en riesgo.

  • Promoción de la salud: Inspección de los pies a diario, higiene personal y podológica, educación sobre uso adecuado de calzado, educación sobre prevención de trauma y ejercicio físico supervisado.2,13,29.
  • Protección específica: Evaluación anual de los componentes neurológico, vascular y biomecánico para evitar traumatismos de afectación a nivel podal2,13,29.

La utilización de programas de educación sanitaria ha demostrado su eficacia en la prevención de ulceración y de amputaciones en al menos el 50% de los pacientes, así como su eficiencia en términos económicos. Sin embargo, existe déficit en su implementación en la práctica diaria fuera de proyectos de investigación13,28,31.

Las recomendaciones generales que en las que hay que hacer hincapié para que el paciente las comprenda y las realice son:

  • El buen control metabólico de la diabetes puede reducir la presencia de neuropatía en un 50% de los enfermos, siendo un elemento clave en la prevención de la vasculopatía junto con la prevención y tratamiento de otros factores de riesgo cardiovascular (FRCV) como son fundamentalmente el tabaquismo, el hipercolesterolemia y la hipertensión arterial1,8,9,10,12,15,23,26.
  • La hemoglobina glicosilada (HbA1c) se correlaciona con la aparición de complicaciones micro y macrovasculares y proporciona información del control glucémico de los últimos 2-4 meses. Una HbA1c menor de 7, disminuye un 25% las complicaciones microvasculares y un 16% el infarto agudo de miocardio.
  • El tabaquismo es uno de los factores de riesgo más importantes para la progresión de las complicaciones de la diabetes1,9,10,24.
  • La alimentación correcta, es necesaria para tratar la diabetes mellitus, pero también para el tratamiento de otras enfermedades como son las relacionadas con los FRCV como la hipertensión y la dislipemia1,6,12,15.
  • -Sedentarismo, es necesario evitarlo, mucha bibliografía recomienda, empezar caminando diariamente al menos 30 min yendo aumentando progresivamente la distancia recorrida, con calzado adecuado. Ejercicio recomendado: nadar, montar en bicicleta1,12,22,32,33.
  • Cuidado de los pies, debe instruirse al paciente sobre el autocuidado diario de los pies, en el caso de que el paciente presente limitaciones funcionales o visuales que restrinjan su capacidad de autocuidado, deberá instruirse a familiares o a cuidadores13,26,27.
  • Cuidados de las uñas: Se efectuará después del baño ya que las uñas están más blandas y se pueden cortar con más facilidad, deben cortarse con cuidado usando tijeras de borde romo, aunque es preferible limarlas suavemente, nunca más allá del límite de los dedos (1-2 mm) y sus bordes han de quedar rectos, se puede utilizar lima de cartón. Las uñas gruesas o que se rompen con facilidad deben ser cortadas por un podólogo1,21,22,27.
  • Calzado: Al igual que con la higiene, debe instruirse a los pacientes sobre el uso de un calzado adecuado. Existen discrepancias acerca de la utilidad del calzado sin asociar plantillas de descarga, obteniéndose los mejores resultados cuando se asocian ambas medidas13,24,31.
  • -El calzado tiene una función protectora del pie frente al medio externo, no se pueden dar recomendaciones generales a todos los pacientes, sino que se debe elegir el tipo de calzado según el tipo de pie, el calzado idóneo es aquel que cumple cuatro principios básicos21:
    • Absorción de la carga mediante plantillas elásticas.
    • Ampliación de la carga por distribución de la presión en mayor área.
    • Modificación de las zonas de apoyo conflictivas.
    • Aportación de amplia superficie.

A modo de destacar las ideas principales, la prevención y la detección precoz de factores de riesgo pueden disminuir la alta morbilidad y mortalidad de esta complicación. La educación sanitaria es un elemento clave tanto en la adherencia al tratamiento, prevención de complicaciones y la mejoría de la calidad de vida. Para llevarlo a cabo será necesaria una serie de medidas, como la inspección, higiene e hidratación diaria de los pies, educación sobre el tipo de calzado, detección de signos de alarma…

 

OBJETIVOS

Objetivo principal: Promover la enseñanza del autocuidado elevando el nivel de conocimientos y habilidades de los pacientes.

Objetivos Secundarios:

  • Reducir la glucemia y la hemoglobina glicosilada, en el 20% de los pacientes en un periodo de un año.
  • Aumentar la autonomía del paciente, fomentando el autocuidado basado en una correcta alimentación, los beneficios del ejercicio físico, así como, el cuidado de los pies (higiene, hidratación y calzado).
  • Aumentar los conocimientos sobre la enfermedad y factores de riesgo de padecer úlceras en los pies
  • Aumentar la concienciación del abandono del hábito de fumar.

 

MÉTODO

Intervención comunitaria. La población diana serán pacientes diabéticos con más de 10 años de evolución y fumadores, ya que como hemos visto en la bibliografía revisada, el tabaco es un gran factor de riesgo para desarrollar un pie diabético.

 

Criterios de inclusión:

– Pacientes mayores de 60 años.

– Pacientes con diabetes de más de 10 años de evolución.

– Glucemias persistentes altas (mayores de 150 con una HbAc1 mayor de 7).

– Fumadores activos.

 

Criterios de exclusión:

– Pacientes diagnosticados recientemente.

– Pacientes jóvenes con diabetes tipo I, menores de 40 años.

– Pacientes bien controlados.

– Pacientes no fumadores.

– Pacientes dependientes.

Los criterios de inclusión básicamente son pacientes que cumplan con los factores de riesgo de padecer úlceras en el pie, ya que, según la bibliografía reflejada anteriormente, el riesgo aumenta en pacientes adultos, con una diabetes de más de 10 años de evolución y mal controlados. Además, los FRCV, aumentan las complicaciones por lo que el control del hábito tabáquico es un factor muy importante.

Debido a que el programa consta de una serie de talleres y la finalidad es que puedan aprender lo máximo posible sobre su enfermedad para llevar a cabo sus propios autocuidados, quedarán excluidos del programa todos aquellos pacientes con problemas de tipo físicos, visuales, cognitivos, u otros que les impida cumplir dicha finalidad.

Profesionales que participan: El plan de intervención lo realizan los profesionales de enfermería comunitaria junto con otros profesionales, podólogos, nutricionistas y fisioterapeutas.

Metodología de búsqueda:

Para elaborar este programa se ha obtenido información mediante una revisión bibliográfica basada en la evidencia, utilizando diferentes bases de datos como Pubmed (Medline), Scielo, Cochrane Plus, cuiden y google académico. Además de diferentes protocolos, y documentos elaborados por la GNEAUPP (Grupo nacional para el estudio y asesoramiento en úlceras por presión y heridas crónicas) y Guías de práctica clínica.

Las palabras claves utilizadas han sido: “pie diabético” “diabetes” “prevención” “factores de riesgo” “epidemiología” “complicaciones” “educación sanitaria”.

Intervención:

La intervención tendrá lugar en el centro de salud de Barbastro, las enfermeras tendrán que seleccionar dentro de su cupo de pacientes los que cumplan las características de los criterios de inclusión. El programa consta de una sesión individual, cinco sesiones grupales y una sesión de clausura. Las actividades grupales estarán formadas por un máximo de 12 pacientes y tendrán una duración de hora y media, un día a la semana.

Selección de pacientes: La enfermera de primaria, se pondrá en contacto con los pacientes por vía telefónica (previamente seleccionados por la historia clínica), donde les informará del proyecto y explicará el contenido y objetivo de las sesiones, para saber si estarían interesados en participar en el proyecto.

Primera sesión: La primera sesión será individual, se realizará una anamnesis en profundidad, antecedentes personales, factores de riesgo, se realizará una exploración física, neurológica y vascular, se revisarán los niveles de HbA1c y glucosa en analíticas anteriores, se explicara en qué consiste el programa y se rellenará el cuestionario de conocimientos previos.

Segunda sesión: Contará de dos partes, la parte teórica, que durará 30 minutos y la parte práctica que durará una hora. En la primera parte se explicarán los factores de riesgo de padecer úlceras en los pies, la importancia de evitar los factores de riesgo cardiovascular y la importancia del tabaco. La segunda parte consta de la intervención de varios pacientes exfumadores que contarán su experiencia y cómo consiguieron dejar de fumar.

Tercera sesión: Consta de una parte teórica y una parte práctica. Se explicará la importancia de una dieta equilibrada, cómo afecta la comida a la glucemia en la sangre, la función de los nutrientes esenciales, identificando los alimentos que deben estar presentes en las comidas.

En la parte práctica se realizarán diferentes actividades, dividiremos a los pacientes en grupos cada grupo tendrá una mesa con alimentos, y les repartiremos cartulinas de color (rojo, amarillo y verde).

– Rojo: alimentos no aconsejados.

– Amarillo: alimentos limitados (es decir, permitidos pero con moderación).

– Verde: alimentos permitidos.

Cada grupo colocará las cartulinas en los alimentos, después entre todos se revisará lo que haya puesto cada grupo.

Después cada grupo deberá elaborar un menú del día (desayuno, mediodía, comida, merienda, cena y antes de dormir), combinando los alimentos que tenían en las mesas, al finalizar cada grupo explicará el resto porque ha elaborado este menú y cuáles son los alimentos saludables y cuáles no.

Cuarta sesión: En la parte teórica se repasará el contenido del día anterior, aclarando dudas que hayan podido surgir al grupo. Se hará hincapié en las recomendaciones dietéticas necesarias para el seguimiento diario, las raciones, preparación y elaboración de platos…

En la parte práctica se enseñará a preparar diferentes platos, de elaboración rápida, económicos y que cumplan con las necesidades de los pacientes, cada grupo de 3 pacientes, se encargará junto con la nutricionista de preparar un plato que luego todos degustarán.

Quinta sesión: En la primera parte se explicará la importancia del ejercicio físico y que tipo de ejercicio deben realizar. La parte práctica constará de una clase de aquagym, con un monitor cualificado.

Sexta sesión: Constará de una sesión teórico- práctica. Se explicará los cuidados de la los pies, observación, higiene, hidratación y tipo de calzado, se explicarán cuáles son los signos de alarma, por los que deberán acudir al centro de salud.

Clausura del programa: Será una sesión festiva donde se reunirán todos los pacientes y participantes del programa, donde se pondrá en común las impresiones del programa, tendrán la oportunidad de preguntar dudas, y se realizará el cuestionario de conocimientos, para valorar si el programa ha servido para aumentar los conocimientos y fomentar la autonomía del paciente.

Evaluación:

La evaluación de conocimientos se hará utilizando el cuestionario ECODI (escala de conocimientos sobre la diabetes), pre y post-intervención, se entregará el primer día en la sesión individual y la última en la sesión de clausura con el objetivo de comparar los conocimientos del paciente antes de empezar las sesiones, con los conocimientos adquiridos al finalizar la intervención.

Este programa no es de resultados inmediatos, por lo que para evaluar la evolución de los pacientes nos basaremos en las consultas programadas, ya que podemos disponer de la información de la historia clínica, donde podremos consultar las analíticas, que se realizarán cada seis meses para evaluar la HbA1c, y comprobar que los niveles disminuyan.

 

RESULTADOS ESPERADOS

A corto plazo aumentar la autonomía del paciente, fomentando el autocuidado basado en una correcta alimentación, los beneficios del ejercicio físico, así como, el cuidado de los pies (higiene, hidratación y calzado).

A Largo plazo mejorar los niveles de glucemia y hemoglobina glicosilada de los pacientes

 

CONCLUSIONES

Este tipo de intervención creo que es importante realizarla debido a que la diabetes es una enfermedad que afecta a gran parte de la población y tiene muchas complicaciones. En los últimos 5 años, el porcentaje de personas con diabetes ha crecido de manera evidente en nuestro país, debido al aumento de algunos factores de riesgo como la obesidad, el sedentarismo y la mayor expectativa de vida de la población mayor, por ello, considero importante enseñar a la población cómo prevenir la aparición de sus complicaciones.

Este programa no garantiza evitar las úlceras en los pies, pero si intentara fomentar los autocuidados de los pacientes, elevando el nivel de conocimiento respecto a los factores de riesgo que trataremos en la intervención, como son: la alimentación, el ejercicio, el tabaco y el cuidado de los pies.

En ella, enseñaremos a los pacientes lo importante de una buena alimentación, donde aprenderán a distinguir los grupos de alimentos recomendados y los que deben evitar, además de, aprender a confeccionar menús diarios de acuerdo a sus necesidades.

Se hablará sobre la necesidad e importancia de realizar ejercicio y se explicara cual es el más adecuado para que ellos practiquen.

Se intentará concienciar de lo favorable que es para su salud abandonar el hábito tabáquico, no solo como prevención de complicaciones de esta enfermedad, si no de muchas otras. En caso de que el paciente decida abandonarlo, se le explicará en la consulta de enfermería los recursos que hay para conseguirlo.

Finalmente, y lo que considero más importante en cuanto a la prevención de las úlceras de pie diabético, se concienciará sobre el correcto cuidado de los pies, en cuanto a la observación diaria, higiene e hidratación, cuidado de las uñas, además de explicarles el tipo de calzado que deben utilizar.

El rol del profesional de enfermería es muy adecuado ya que cubre la parte asistencial en cuanto a la diabetes y cuidados del pie diabético y además puede desarrollar el papel preventivo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Roa, E. P., Perdomo, P. B., Rodríguez, N., Rubio, C., Devia, D. Prevalencia de las actividades de prevención del pie diabético y de los factores de riesgo asociados en pacientes diabéticos hospitalizados en la clínica universitaria Carlos Lleras. 2010.
  2. Esteiro CU De. Incidencia de pie diabético en la Clínica Universitaria de Podología de la Universidad de La Coruña. 2010;4(1):9–19.
  3. Federación Internacional de la Diabetes. Atlas de la Diabetes de la FID.2013 : 11–49.
  4. López-Antuñano S, López-Antuñano FJ. Diabetes mellitus and foot lesions. Salud Publica Mex [Internet]. 2008 ;40(3):281–92. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9670791
  5. MARTIN VT, RODRIGUES CD, CESARINO CB. Knowledge of foot care among patients with diabetes mellitus. REV ENFERMUERJ. 2011;19:621–5.
  6. Metelko Z, Brkljacić Crkvencić N. Prevention of diabetic foot. Acta medica Croat c̆asopis Hravatske Akad Med Znan [Internet]. 2013 Oct ;67 Suppl 1:35–44. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24371974
  7. Ministerio de sanidad. Estrategia en Diabetes del Sistema Nacional de Salud. 2012
  8. Lavery LA, La Fontaine J, Kim PJ. Preventing the first or recurrent ulcers. Med Clin North Am [Internet]. 2013 Sep ;97(5):807–20. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23992893
  9. Gale L, Vedhara K, Searle A, Kemple T, Campbell R. Patients’ perspectives on foot complications in type 2 diabetes: a qualitative study. Br J Gen Pract [Internet]. 2008 Aug ;58(553):555–63. Available from: http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=2566520&tool=pmcentrez&rendertype=abstract
  10. Malec K, Moleda P, Homa K, Stefański A, Raczyński A, Majkowska L. Diabetes care and self-monitoring of type 2 diabetic patients in a rural district of West-Pomeranian Province. Pol Arch Med Wewnętrznej [Internet]. 2008 ;118(1-2):29–34. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18405170
  11. Benites S, Rodriguez N, Rodriguez J. Ulcera neuropatica. pie diabetico. 2012; 49–59.
  12. OMS, FID. ¡Actuemos ya ! contra la Diabetes. 2011
  13. Verdu J, Marinello J, Armans E, Carreño P, March jose r, Soldevilla J. Conferencia nacional de consenso sobre ulceras de la extremidad inferior. GNEAUPP. 2009;58–80.
  14. Garcia Fernandes FP, Lopez Casanova P, Gesovia Gomez T, Soldevilla Agreda JJ, Verdu Soriano J. Unidades multidisciplinares de heridas crónicas: Clinica de heridas. GNEAUPP. 2012.
  15. Alavi A, Sibbald RG, Mayer D, Goodman L, Botros M, Armstrong DG, et al. Diabetic foot ulcers: Part I. Pathophysiology and prevention. J Am Acad Dermatol [Internet]. 2014 Jan;70(1):1.e1–18; quiz 19–20. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24355275
  16. Kim PJ, Steinberg JS. Complications of the diabetic foot. Endocrinol Metab Clin North Am [Internet]. 2013 Dec ;42(4):833–47. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24286952
  17. Toledo A, Vega L, Vega K, Ramos N, Zerpa C. Pie Diabético : De la fisiopatologia a la clinica. diabetes Int. 2009;1(3):51–7.
  18. Garcia S. Complicaciones de la diabetes. viure en Salut. 2006;71:6–7.
  19. Romero L. Causas de ulceras en personas con diabetes. Diabetes (sociedad española de diabetes). 2006;2:14–6.
  20. Romero L. Comencemos con buen pie. Evitemos las lesiones. Diabetes (sociedad española de diabetes). 2006;1:14–5.
  21. Merino B, del Rio L, Gastambide V, Carrera S, Ibañez MA, Brizuela JA, et al. Manejo y cuidados de la ulcera diabetica. Rev ESPAÑOLA Investig Quir. 2010;XIII(3):131–4.
  22. Bouza ET, Robles MND, García MYF, Veiga CF, Vilela ML, Mouteira M. Atención de enfermería en la prevención y cuidados del pie diabético. 2013;34(5):263–71.
  23. Boulton AJM, Armstrong DG, Albert SF, Frykberg RG, Hellman R, Kirkman MS, et al. Comprehensive foot examination and risk assessment. A report of the Task Force of the Foot Care Interest Group of the American Diabetes Association, with endorsement by the American Association of Clinical Endocrinologists. Phys Ther [Internet]. 2008 Nov ;88(11):1436–43. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19137633
  24. Diabetes L. Lilly Diabetes Tu día a día nos inspira ¿Qué es el pie diabético?
  25. Brizuela JA, Ibañez MA, Cenizo N, san norberto E, Vaquero C. Generalidades sobre el pie diabetico. 2012;1–7.
  26. Institut catala de la salud. Abordatge de la diabetis mellitus tipus 2. gencat. 2013.
  27. Sistema nacional de salud. Guia de practica clinica sobre diabetes tipo 2. (247):107–18.
  28. Viade J. Pie diabetico: Guia practica para la prevencion, evaluacion y tratamiento. 2006.
  29. Ledesma Vargas JL, Andújar Lázaro I, Paéz Moguer J. Evaluación de la exploración de los pacientes diabéticos y de la educación diabetológica en los centros del Servicio Andaluz de Salud de Malaga (España). Rev Int Ciencias Podol [Internet]. 2012 Dec 16;6(1):51–7. Available from: http://revistas.ucm.es/index.php/RICP/article/view/37907
  30. Tenes S. Que es, como se diagnostica y clasifica la diabetes mellitus. viure en Salut. 2006;4–5.
  31. Bosch M, Cabases T, Cabre JJ, Coma C, Figuerola D, Flores M, et al. Manual de educacion terapeutica en diabetes. 2013.
  32. Mendes R, Sousa N, Reis VM, Themudo-Barata JL. Prevention of exercise-related injuries and adverse events in patients with type 2 diabetes. Postgrad Med J [Internet]. 2013 Dec;89(1058):715–21. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24194555
  33. Colberg SR, Sigal RJ, Fernhall B, Regensteiner JG, Blissmer BJ, Rubin RR, et al. Exercise and type 2 diabetes: the American College of Sports Medicine and the American Diabetes Association: joint position statement. Diabetes Care [Internet]. 2010 Dec ;33(12):e147–67. Available from: http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=2992225&tool=pmcentrez&rendertype=abstract