Type to search

Prevención de lesiones musculoesqueléticas en el personal sanitario.

5 noviembre 2021

AUTORES

  1. Ana Isabel Andrés Martínez. Diplomatura Universitaria en Fisioterapia. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Elisa Martínez Santamaría. Grado Universitario en Terapia Ocupacional. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Laura Berges Borque. Grado universitario en Terapia Ocupacional. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  4. Álvaro Marzal Rubio. Grado en Terapia Ocupacional. Cruz Roja Illes Balears.
  5. María Blázquez Rubio. Grado en Fisioterapia. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  6. Belén Gil Pardos. Diplomatura Universitaria en Terapia Ocupacional. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

Introducción: El personal sanitario realiza procesos, procedimientos y actividades específicas que demandan esfuerzo físico importante. La forma de realizar dicho esfuerzo se asocia a la ergonomía. Los factores de riesgo para la salud unida a una exposición laboral con cargas físicas, se relacionan con las características personales y la actividad realizada, vinculados también con el puesto de trabajo en el que se desarrolla la actividad, factores individuales de riesgo, la antigüedad laboral, características antropométricas y la falta de aptitud física por enfermedades.

Objetivos: El objetivo principal es determinar los factores de riesgo y prevención de trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo en profesionales sanitarios.

Métodos: Los datos se han obtenido de información obtenida en Scielo, Google académica, Pubmed y libros cuyo contenido está relacionado con el tema a tratar.

Resultados: La actividad relacionada con los profesionales sanitarios exige labores de alcance y movilización de objetos y personas lo que supone estar poniendo en constante movimiento toda la musculatura corporal, especialmente la espalda y columna vertebral.

Conclusiones: Es conveniente aportar información acerca de los riesgos ergonómicos y la prevalencia de síntomas de trastornos musculoesqueléticos en el personal sanitario, así como de mejorar su salud y rendimiento dando un enfoque centrado en la calidad de vida laboral.

 

PALABRAS CLAVE

Personal sanitario, ergonomía, factores de riesgo, dolor musculoesquelético.

 

ABSTRACT

Introduction: Health personnel carry out specific processes, procedures and activities that require significant physical effort. The way to carry out this effort is associated with ergonomics. The risk factors for health together with an occupational exposure with physical loads, are related to the personal characteristics and the activity carried out, also linked to the job position in which the activity is carried out, individual risk factors, work seniority , anthropometric characteristics and lack of physical fitness due to diseases.

Objectives: The main objective is to determine the risk factors and prevention of work-related musculoskeletal disorders in health professionals.

Methods: The data have been obtained from information obtained in Scielo, academic Google, Pubmed and books whose content is related to the topic at hand. Results: The activity related to health professionals requires tasks of reaching and mobilizing objects and people, which means constantly moving all the body muscles, especially the back and spine.

Conclusions: It is convenient to provide information about ergonomic risks and the prevalence of symptoms of musculoskeletal disorders in healthcare personnel, as well as improving their health and performance by focusing on the quality of work life.

 

KEY WORDS

Health personnel, ergonomics, risk factors, musculoskeletal pain.

 

INTRODUCCIÓN

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que los riesgos para la salud en el lugar de trabajo provocan enfermedades laborales que pueden agravar otros problemas de salud, por lo que reducir la exposición a estos riesgos laborales es de vital importancia.1 Por otro lado, la ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales, determina las garantías y responsabilidades precisas para establecer un adecuado nivel de protección de la salud de los trabajadores frente a los riesgos ocasionados por las condiciones de trabajo. Según el artículo 6 de la misma, serán las normas reglamentarias las que irán fijando y concretando los aspectos más técnicos de las medidas preventivas. El R.D. 487/1997, establece las disposiciones mínimas de seguridad y de salud, relativas a la manipulación manual de cargas que entrañen riesgos, en particular dorsolumbares, para los profesionales. En su artículo 2, define la manipulación manual de cargas como: “cualquier operación de transporte o sujeción de una carga por parte de uno o varios trabajadores, como el levantamiento, la colocación, el empuje, la tracción o el desplazamiento, que por sus características o condiciones ergonómicas inadecuadas entrañe tales riesgos”2 La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) están desarrollando estimaciones conjuntas acerca de las enfermedades y lesiones relacionadas con el trabajo, contando a su vez con contribuciones de una amplia red de expertos. La evidencia de datos mecánicos y humanos sugiere que la exposición laboral a factores de riesgo ergonómicos (o físicos) puede causar osteoartritis y otras enfermedades musculoesqueléticas (excluyendo artritis reumatoide, gota y dolor de espalda y cuello).3

Se entiende por trastorno músculo-esquelético aquella lesión o disfunción que afecta a músculos, huesos, tendones, nervios, ligamentos, articulaciones o discos intervertebrales. En el caso en el que dicho trastorno se encuentre causado o agravado por la actividad laboral, nos referimos a él como un trastorno músculo-esquelético relacionado con el trabajo. Estas lesiones afectan a la espalda, cuello, hombros y extremidades expresados desde leves molestias y dolores hasta cuadros médicos más graves que ocasionan baja laboral. Por orden de frecuencia son: columna lumbar, hombro, columna cervical, codo, muñeca y mano. Lo que significa que el dolor de espalda y de extremidades se sitúa entre las causas más frecuentes de incapacidad laboral.1,4 En el personal sanitario las lesiones producidas en nuca, hombros y columna lumbar están asociadas a una demanda física y psicosocial laboral, y, en ocasiones, a una baja condición física. Aparece sobrecarga en las extremidades superiores distales, debido a la cantidad de fuerza, movimientos repetitivos y antigüedad laboral.4 Cuando nos referimos a personal sanitario hablamos de toda persona que, de forma eventual o permanente, desarrolla su actividad profesional en un centro sanitario (hospital, centro de salud….).5

 

Estos profesionales desempeñan un trabajo físicamente exigente, con tareas repetitivas, tareas de fuerza necesarias para el manejo del paciente, así como posturas prolongadas y mantenidas a lo largo de su jornada laboral.1 El trabajo es a su vez físico y emocional, permite el manejo de los cuerpos de otras personas, y está vinculado a una actitud de “afrontamiento” en la que el personal antepone las necesidades y el bienestar de los pacientes a los suyos propios. Lo que indica que las lesiones están determinadas en gran medida por el tipo de trabajo, las expectativas y los posibles resultados.6 Las posturas forzadas implican a grandes segmentos corporales y demandan periodos prolongados de tensión muscular, ya sea por la insuficiencia de espacio, dificultades de acceso o de alcance de la tarea; el periodo para producir un daño corporal será más corto cuanto más incómoda sea la postura, ya sea espalda inclinada, girada, bipedestación, cuclillas, sentado con la espalda sin respaldo, con el cuello inclinado o extendido y/o con los brazos elevados por encima de los hombros. El desempeño laboral también puede influirse por la percepción de la luz y, en caso de iluminación artificial, debe ser lo más cercana a la luz natural para una menor fatiga visual, con el objetivo de evitar errores y tareas repetitivas.4 Las lesiones se producen teniendo en cuenta tres factores: la organización (donde incluye tanto el tamaño como la complejidad del Sistema Nacional de Salud), el personal (ante la falta de información acerca de ergonomía), y el paciente (cuyas expectativas varían desde pedir disculpas a exigir sus derechos).6

La evolución médica y técnica repercute en las condiciones laborales del personal sanitario y en el tratamiento de los pacientes. La ergonomía, con un doble objetivo de mejorar la salud y el rendimiento, puede respaldar esta evolución en un enfoque centrado en la calidad de vida laboral. Entendemos por ergonomía la optimización de la interacción entre el trabajador, el paciente y el ambiente de trabajo, lo ideal sería adecuar puestos, ambientes y organización del trabajo a las capacidades y limitaciones de los trabajadores, minimizando el estrés y la fatiga e incrementando el rendimiento y la seguridad del trabajador.7 El riesgo ergonómico es una expresión que indica la posibilidad de padecer un evento laboral adverso e indeseado, como un accidente o enfermedad, condicionado por factores de riesgo como la manipulación manual de cargas, sobreesfuerzos, posturas de trabajo y/o movimientos repetitivos.4 Existen instrumentos como el Cuestionario Nórdico Estandarizado o el Cuestionario de Kuorinka que detectan y analizan síntomas esqueléticos. Estos se aplican a estudios ergonómicos o de salud laboral para identificar las manifestaciones iniciales que aún no constituyen una enfermedad.4 Algunos estudios indican que no encuentran correlación entre la ergonomía y los trastornos músculo-esqueléticos, aunque el conocimiento y medidas de seguridad podrían en ocasiones ser bajos, se recomienda en todo caso la capacitación y técnicas de elevación y transferencia de pacientes.4

 

OBJETIVOS

– Determinar los factores de riesgo y prevención de trastornos músculo-esqueléticos relacionados con el trabajo en profesionales sanitarios.

– Establecer medidas preventivas en función del riesgo detectado.

 

METODOLOGÍA

La búsqueda de información se ha obtenido de las siguientes bases de datos: Pubmed, Google Académico, Scielo y libros cuyo contenido está relacionado con el tema a tratar.

Criterios de inclusión: artículos o libros que recogieran información sobre riesgos y prevención de lesiones musculoesqueléticas en personal sanitario.

Criterios de exclusión: artículos cuyo contenido es específico de una especialidad o categoría profesional sanitaria.

Palabras clave: Personal sanitario, lesiones musculoesqueléticas.

 

RESULTADOS

Las lesiones están determinadas en gran medida por el tipo de trabajo, las expectativas y los posibles resultados del mismo, las posturas forzadas implican periodos prolongados de tensión muscular, el periodo para producir un daño corporal será más corto cuanto más incómoda sea la postura, ya sea espalda inclinada, girada, bipedestación, cuclillas, sentado con la espalda sin respaldo, con el cuello inclinado o extendido y/o con los brazos elevados por encima de los hombros. El desempeño laboral también puede influirse por la percepción de la luz.4,.6

El principio de Ergonomía se basa en adaptar el trabajo a las capacidades y posibilidades del individuo. Las evidencias muestran aspectos contrastantes cuando existe un buen conocimiento de los principios de la ergonomía, con una relación significativa entre ese conocimiento y edad, género, estado civil, experiencia laboral, tipo y localización del servicio.4,5

Con respecto al nivel de conocimiento sobre riesgos ergonómicos y la prevalencia de síntomas de lesiones musculoesqueléticas en el personal de salud, se contribuye al desarrollo de futuras investigaciones sobre este tema e indirectamente con la calidad de prestación del servicio de salud. El nivel de conocimiento sobre riesgos ergonómicos sugiere ser un aspecto preventivo para las lesiones musculoesqueléticas, justificando su identificación para la mejora de la seguridad y salud laboral.4,5

Los instrumentos como el Cuestionario Nórdico Estandarizado o el Cuestionario de Kuorinka son prácticos y facilita la detección temprana como parte de la función preventiva de los comités de seguridad y salud en el trabajo.4

 

CONCLUSIONES

La movilización de enfermos implica unos riesgos que deben controlarse con medidas como formación en movilización de pacientes acerca de movimientos imprevistos, grandes esfuerzos, posturas forzadas. Para ello se requiere implementar programas dirigidos a grupos específicos, para reducir el riesgo de lesiones musculoesqueléticas del personal sanitario en el medio hospitalario.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Cabezas HR, Torres M. Prevalencia de trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo en profesionales de los servicios de rehabilitación y unidades de fisioterapia. Fis. 2018;40 (3): 112-121.
  2. 2. Martín RA. Ergonomía aplicada a la movilización de pacientes en un servicio de hospitalización mediante el método MAPO. Revista Enfermería del Trabajo. 2016: 43-50.
  3. Carel T.J. Hulshof Frank Pega Subas Neupane Henk F van der Molen Claudio Colosio Joost G Daams , et al. The prevalence of occupational exposure to ergonomic risk factors: A systematic review and meta-analysis from the WHO/ILO Joint Estimates of the Work-related Burden of Disease and Injury. Entorno Int. Enero de 2021; 146: 106-157.
  4. Venegas CE, Cochachin JE. Nivel de conocimiento sobre riesgos ergonómicos en relación a síntomas de trastornos músculo esqueléticos en personal sanitario. Rev Asoc Esp Espec Med trab. 2019;28(2).
  5. E. Pérez de la Plaza, A.M. Fernández Espinosa. Auxiliar de enfermería. Técnicas Básicas de enfermería. Higiene en el medio hospitalario. 7ªEd. Madrid. Ed. McGraw-Hill/Interamericana de España S.L. 2016
  6. Hignet S. Hospital ergonomics a qualitative study to explore the organizational and cultural factors. Ergonomics. 2003; 46: 882-903.
  7. 7. Augé C Auger M . Redefining time in hospital: the ergonomist’s point of view. Soins. Diciembre de 2020; 65 (851): 32-35.
  8. Esparza D, Aladro-Gonzalvo DR. Lesiones musculoesqueléticas no específicas de la musculatura proximal del miembro superior en el personal sanitario: un análisis de la presencia de puntos gatillo. Fisioterapia. Enero–Febrero 2017; 39: 10-17.