Type to search

Prevención de la osteoporosis.

Categoría: ,
29 julio 2021

AUTORES

  1. Silvia Lozano Alonso, Enfermera especialista en familia y comunitaria, C.S. Calatayud, SALUD Aragón.
  2. Israel Sisamón Marco, Enfermero C.S. Calatayud, SALUD Aragón.
  3. Isabel García Andrés, Enfermera C.S. Calatayud, SALUD Aragón.
  4. Beatriz Moros Peiro, Enfermera C.S. Calatayud, SALUD Aragón.
  5. Beatriz Delgado Guerrero, Enfermera C.S. Calatayud, SALUD Aragón.
  6. Cristina Muñoz Solera, Enfermera C.S: Calatayud, SALUD Aragón. 

 

RESUMEN

Introducción: La osteoporosis es un trastorno sistémico que causa alteraciones en la estructura ósea, en la cual se produce una disminución de su resistencia por una disminución de la cantidad de masa ósea y de su calidad. Esto predispone a sufrir fracturas por fragilidad.

 

Objetivo: El objetivo es enseñar sobre las mejores terapias para prevenir la osteoporosis en la población en riesgo basados en la evidencia científica.

 

Metodología: Para elaborar este artículo se ha realizado una revisión bibliográfica en diversas bases de datos como Cuiden, Pubmed, IBECS, Dialnet y Scielo.

 

Resultados: La prevención y tratamiento de la osteoporosis se puede dividir en dietético-higiénico, ejercicio físico y farmacológico.

 

Conclusión: Es necesario que el personal de enfermería con el desarrollo de la educación para la salud proporciona los conocimientos necesarios para prevenir o disminuir la osteoporosis, centrado en la identificación de factores de riesgo, modificación de hábitos no saludables, como el seguimiento de una dieta equilibrada minimizando el aporte de grasas saturadas y con la promoción de la práctica habitual de ejercicio físico.

 

PALABRAS CLAVE 

Osteoporosis, prevención, enfermería.

 

ABSTRACT

Introduction: Osteoporosis is a systemic disorder that causes alterations in the bone structure, in which there is a decrease in its resistance due to a decrease in the quantity of bone mass and its quality. This predisposes you to fragility fractures.

 

Objective: The objective is to teach about the best therapies to prevent osteoporosis in the population at risk based on scientific evidence.

 

Results: The prevention and treatment of osteoporosis can be divided into dietary-hygienic, physical and pharmacological exercise.

 

Conclusion: It is necessary that the nursing staff, with the development of health education, provide the necessary knowledge to prevent or reduce osteoporosis, focused on the identification of risk factors, modification of unhealthy habits, such as following a balanced diet minimizing the contribution of saturated fats and promoting the regular practice of physical exercise.

 

KEY WORDS

Osteoporosis, prevention, nursing.

 

INTRODUCCIÓN

La osteoporosis es un trastorno sistémico que causa alteraciones en la estructura ósea, en la cual se produce una disminución de su resistencia por una disminución de la cantidad de masa ósea y de su calidad. Esto predispone a sufrir fracturas por fragilidad. La osteopenia es el paso intermedio entre la normalidad del hueso y la osteoporosis. Se han propuesto distintas formas de clasificación de la osteoporosis, y una de ellas consiste en dividirla en osteoporosis primaria y secundaria. La osteoporosis primaria es la más frecuente y en ella se incluye la osteoporosis posmenopáusica, la causada por el envejecimiento y la osteoporosis idiopática. Mientras que en la osteoporosis secundaria encontramos: la osteoporosis secundaria a fármacos, en la que el uso de glucocorticoides a dosis altas o durante largos periodos tiempo, es la causa más frecuente; Algunas alteraciones endocrinas, enfermedades reumáticas inflamatorias, déficit de absorción por resecciones a nivel gástrico o intestinal o por procesos inflamatorios intestinales u otros como la insuficiencia renal o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), también se engloban dentro de la osteoporosis secundaria. Entendiendo la osteoporosis como una enfermedad crónica, se valora su gran importancia, debido a la alta prevalencia de esta en todo el mundo, ya que doscientos millones de habitantes la padecen. Además, debido al envejecimiento y al aumento de la esperanza de vida, su incidencia continuará incrementándose, porque alrededor de un 40% de los usuarios que la padecen son mayores de setenta años. En Europa, un 30% de las mujeres posmenopáusicas padecen osteoporosis, lo que puede hacer pensar la gran relación existente entre osteoporosis y mujer.

 

En España habría tres millones de personas afectados por esta enfermedad, de los cuales dos millones y medio pertenecen al sexo femenino, pero se estima que solo el 18% de los casos están diagnosticados.

 

En el ámbito de la enfermedad osteoporótica, existen una serie de factores de riesgo que favorecen o predisponen al individuo a padecer, dividiéndolos en dos tipos, se muestran factores de riesgo modificables y no modificables.

  1. Como factores de riesgo no modificables encontramos, factores genéticos, la edad avanzada, el sexo femenino, raza caucásica, historia previa de fracturas por fragilidad, la menopausia y factores hormonales.
  2. En cuanto a factores de riesgo modificables se indican el sedentarismo, la escasa ingesta de calcio en la dieta, el alto consumo de café, el tabaquismo, el abuso de alcohol, un índice de masa corporal bajo y algunos fármacos como los corticoides.

 

El hipogonadismo también es un factor de riesgo para padecer osteoporosis, ya que el descenso de esteroides sexuales en el sexo femenino aumenta la actividad osteoclástica, aumenta las pérdidas de calcio en la orina, se produce un balance negativo del calcio que favorece el remodelado óseo, lo que se traduce en un desequilibrio entre la resorción y la formación de hueso.

 

OBJETIVO

El objetivo es enseñar sobre las mejores terapias para prevenir la osteoporosis en la población en riesgo basados en la evidencia científica.

 

METODOLOGÍA

Para elaborar este artículo se ha realizado una revisión bibliográfica en diversas bases de datos como Cuiden, Pubmed, IBECS, Dialnet y Scielo. Las palabras clave utilizadas han sido: osteoporosis, prevención, enfermería.

 

Se han seleccionado artículos en lengua castellana e inglesa, con una antigüedad máxima de 10 años y con acceso al artículo completo. También se han utilizado varios libros presentes en la biblioteca de la Universidad de Zaragoza.

 

Se ha utilizado lenguaje enfermero de la taxonomía NANDA-NIC-NOC a través de la página web nnnconsult proporcionada por la Universidad de Zaragoza. Con toda la información recabada se ha elaborado el siguiente programa de educación para la salud.

 

RESULTADOS

La prevención y tratamiento de la osteoporosis se puede dividir en dietético-higiénico, ejercicio físico y farmacológico1. Se recomienda la realización de ejercicio físico como caminar, trotar, subir escaleras, taichí, zumba, el tenis, yoga, pilates y ejercicios de fuerza muscular como las pesas2. El mantenimiento del ejercicio físico a lo largo de la vida del usuario favorece aumentando de manera moderada la masa ósea, reduciendo el riesgo de caída y de fracturas2,3. El adecuado aporte de calcio y vitamina D, junto con una dieta equilibrada condicionarán el avance de la enfermedad, siendo recomendable la dieta mediterránea para prevenir la osteoporosis4. Dentro de la nutrición se ha observado que, los nutrientes de la fruta y la verdura son capaces de aumentar la densidad mineral ósea5. La ingesta de calcio, fosforo, magnesio y vitamina D se ha relacionado con mayor densidad ósea en las mujeres posmenopáusicas6. Por el contrario, las dietas con ingestas bajas de frutas y verduras, altas en ácidos grasos están relacionadas con la disminución de la densidad mineral ósea7.

 

El tratamiento farmacológico de la osteoporosis incluye distintos grupos de medicamentos1,2. La terapia hormonal sustitutiva con estrógenos en la mujer menopáusica ha resultado de gran interés para un correcto funcionamiento óseo, ya que disminuye el número y actividad de los osteoclastos2. El complejo oseína-hidroxiapatita, los bifosfonatos, los fármacos de acción mixta como el ranelato y la teriparatida son algunos de los fármacos utilizados para tratar la osteoporosis1,2,4,5.

 

CONCLUSIÓN

Es necesario que el personal de enfermería con el desarrollo de la educación para la salud proporcione los conocimientos necesarios para prevenir o disminuir la osteoporosis, centrado en la identificación de factores de riesgo, modificación de hábitos no saludables, como el seguimiento de una dieta equilibrada minimizando el aporte de grasas saturadas y con la promoción de la práctica habitual de ejercicio físico. Esto conlleva una disminución del riesgo de fracturas por fragilidad y una mejora de su calidad de vida.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Herrera Rodríguez A. La osteoporosis. La epidemia silenciosa del siglo XXI. 1a ed. Zaragoza. Prensas de la Universidad; 2017.
  2. Castelo-Branco C. Osteoporosis y Menopausia. 2ª ed. Buenos Aires: Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2009.
  3. Camacho Ávila M, García Duarte S, Ruíz Carmona MM, Hernández Sánchez E, Conesa Ferrer MB. Prevención de la osteoporosis en el climaterio: prevención de la inmovilidad. Rev Paraninfo Digital. 2016;10(25):1-4.
  4. Osca Guadalajara M, Guadalajara Olmeda N, Escartín Martínez R. Impacto del tratamiento con teriparatida en la calidad de vida de las personas con osteoporosis. Rev Esp Salud Publica. 2015;89(2):215-225.
  5. Fernández-Moreno C, Martínez-Navarro R, Fernández-Sánchez S. Hábitos alimentarios y ejercicio físico medidas preventivas de la osteoporosis en el envejecimiento. Recomendaciones de enfermería. Rev Paraninfo Digital. 2017;11(26):1-5.
  6. Pérez-Fernández MR, Almazán Ortega R, Martínez Portela JM, Alves Pérez MT, Segura-Iglesias MC, Pérez-Fernández R. Hábitos saludables y prevención de la osteoporosis en mujeres perimenopáusicas de un ámbito rural. Gac Sanit. 2014;28(2):163-165.
  7. Tebé C, Del Río LM, Casas L, Estrada MD, Kotzeva A, Di Gregorio S, et al. Factores de riesgo de fracturas por fragilidad en una cohorte de mujeres españolas. Gac Sanit. 2011;25(6):507-512.