Type to search

Prevalencia del herpes genital. Artículo monográfico.

Categoría: ,
7 julio 2021

AUTORES

  1. Cristina Cubero Esteban. Grado Universitario en Enfermería Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).
  2. Lucía Belloc Pérez. Grado Universitario en Enfermería. Máster en Educación para la Salud. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).
  3. Natalia Minguillón Ruiz. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).
  4. Mª Ángeles Casaus Margeli. Diplomatura en Enfermería. Máster en Acupuntura. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).
  5. Alicia Moreno Arjol. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza, España).

 

RESUMEN

El herpes genital es una infección de transmisión sexual (ETS) causada por el virus del herpes simple (VHS).1 La infección puede deberse al virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) o al virus del herpes simple de tipo 2 (VHS-2). A pesar de que el VHS-1 suele provocar herpes labial, también puede transmitirse a la zona genital por contacto bucogenital y provocar herpes genital. El VHS-2 se transmite exclusivamente durante las relaciones sexuales.

 

En 2016 la OMS constató que el 67% de la población mundial menores de 50 años tenían infección por VHS-1 (labial o genital) y un 13% de la población mundial entre los 15-49 años estaba infectada por el VHS-2.2 Dichas infecciones pueden pasar inadvertidas, pudiendo ser la primoinfección silente y causar síntomas, en sucesivas reactivaciones, de leves a graves. La infección puede contraer cualquier persona sexualmente activa e incluso sin tener signos de la enfermedad, se puede transmitir.3 El hecho de que las infecciones genitales por herpes sean asintomáticas o producir una sintomatología tan leve, que pueda pasar desapercibida, hace que su capacidad de transmisión lo convierta en uno de los virus más prevalente y endémico en todo el mundo.

 

PALABRAS CLAVE

Herpes genital, herpes simple, prevalencia.

 

ABSTRACT
Genital herpes is a sexually transmitted infection (STD) caused by the herpes simplex virus (HSV).1 Infection can be due to herpes simplex virus type 1 (HSV-1) or herpes simplex virus type 2 (HSV-2). Although HSV-1 usually causes cold sores, it can also spread to the genital area through orogenital contact and cause genital herpes. HSV-2 is transmitted exclusively during sexual intercourse.

 

In 2016, the WHO found that 67% of the world population under 50 years of age had HSV-1 infection (labial or genital) and 13% of the world population between 15-49 years was infected with HSV-2.2 These infections can go unnoticed, being the first silent infection and causing symptoms, in successive reactivations, from mild to severe. The infection can be contracted by anyone who is sexually active, and even without signs of the disease, it can be transmitted.3 The fact that genital herpes infections are asymptomatic or produce such mild symptoms that it can go unnoticed, makes its transmission capacity one of the most prevalent and endemic viruses in the world.

 

KEY WORDS

Genital herpes, herpes simplex, prevalence.

 

INTRODUCCIÓN

El herpes genital es la enfermedad de transmisión sexual  ulcerosa más frecuente en los países desarrollados. Es causada por herpesvirus humanos 1 (VHS-1) o 2 (VHS-2), que son dos de los ocho tipos de herpesvirus que infectan a los seres humanos.

 

El VHS-1 se transmite principalmente por contacto de boca a boca y causa una infección en la boca o alrededor de ella (herpes bucal o labial). Sin embargo, el VHS-1 también puede transmitirse al área genital a través del contacto bucogenital y causar un herpes genital. El VHS-2 se transmite casi exclusivamente por vía sexual, por contacto con las superficies genitales, la piel, las vesículas o los líquidos de la persona infectada y causa una infección en el área genital o anal. También puede transmitirse a partir de superficies genitales o anales de aspecto normal y, de hecho, la transmisión ocurre con frecuencia en ausencia de síntomas. En circunstancias muy poco frecuentes, el herpes genital (generalmente HSV-2) puede transmitirse de la madre al hijo durante el parto a través de las secreciones vaginales que contienen en HSV. Es muy poco frecuente la transmisión vía transplacentaria.2

 

Después de la infección inicial, el VHS permanece en estado de latencia en los ganglios nerviosos sensitivos sacros, desde donde puede emerger periódicamente (reactivación). Esta reinfección puede ser sintomática (75%) o asintomática, pero siempre es contagiosa.6 El VSH es el agente causal de úlceras genitales más frecuente en nuestro medio. Así pues, la transmisión puede ocurrir a través del contacto con las lesiones o, más a menudo, a través del contacto piel a piel con parejas sexuales cuando las lesiones no son aparentes (diseminación asintomática) sin embargo la transmisión es mucho mayor cuando las lesiones están activas. El hecho de que las infecciones genitales por herpes sean asintomáticas o producir una sintomatología tan leve, que pueda pasar desapercibida, hace que su capacidad de transmisión lo convierta en uno de los virus más prevalentes y endémicos en todo el mundo.

 

Sólo un 10-25% de las infecciones primarias, se caracterizan por la presencia de una o varias vesículas o úlceras genitales o anales, generalmente de 4 a 7 días después del contacto sexual. En mujeres, pueden desarrollarse ampollas internas en la vagina o en el cuello uterino. Las ampollas internas son menos dolorosas y no son visibles.4 La infección por VHS nunca desaparece, con un potencial de por vida de episodios de diseminación viral sintomáticos o asintomáticos.

 

La infección genital por herpes se diagnostica a menudo clínicamente. Sin embargo, son necesarios análisis de laboratorio para diferenciar el VHS-1 del VHS-2. Cuando no hay vesículas, se puede necesitar confirmación serológica para descartar otras causas de úlceras genitales.

 

Existe una gran problemática para diferenciar la proporción de infección por HSV-1 que es oral versus genital. Las pruebas serológicas estándar de tipo específico miden la presencia de anticuerpos IgG para distinguir las infecciones por HSV-1 y HSV-2, pero sólo pueden decirnos si un individuo está infectado y no el sitio de la infección. La diseminación viral (tanto sintomática como asintomática) que ocurre en el sitio de la infección puede detectarse mediante una variedad de métodos. Sin embargo, la diseminación viral es episódica. Esto significa que es posible que los estudios de diseminación viral no detecten la presencia de virus sin que se tomen múltiples muestras de cada persona a lo largo del tiempo. No obstante, los estudios de detección de virus específicos por tipo siguen siendo la forma más precisa de evaluar el sitio de infección.11

 

PREVALENCIA DEL VIRUS DEL HERPES SIMPLE DE TIPO 1 (VHS-1):

La OMS estimó que en 2016 unos 3700 millones de personas menores de 50 años (el 67% de la población) tenían infección por VHS-1 (labial o genital). La prevalencia estimada de la infección era más elevada en África (88%) y más baja en las Américas (45%).

 

Se calculó que en 2016 la infección genital por VHS-1 afectaba a entre 122 y 192 millones de personas de 15 a 49 años, si bien la prevalencia variaba considerablemente según la región. Por otro lado, concluyó que la mayoría de las infecciones genitales por VHS-1 ocurrían en las Américas, Europa y el Pacífico Occidental, donde el VHS-1 seguía adquiriendo hasta bien entrada la edad adulta; siendo las mujeres las que tenían mayor probabilidad tanto de contraer herpes genital VHS-1 como el VHS-2.2

 

En varios entornos desarrollados (p. Ej., EE. UU., Europa occidental, Australia y Nueva Zelanda) se encontraron pruebas de que la proporción del primer episodio de herpes genital había aumentado y se debía al VHS-1, especialmente entre los jóvenes. Se cree que la disminución de las tasas de infección infantil a lo largo del tiempo, junto con el aumento de la frecuencia del sexo oral en estas poblaciones, estaba impulsando esta tendencia.5

 

En nuestro país, ya en el año 2000 Fernando de Ory et al, dejaron manifiesto que los estudios de seroprevalencia en población general en nuestro país eran escasos, sin estratificar y siendo aún menores los estudios de prevalencia del VHS-1 frente al VHS-2.7

 

Sin embargo, un estudio epidemiológico descriptivo retrospectivo de los pacientes con herpes genital, atendidos en las consultas de ITS de la OSI Bilbao-Basurto a lo largo del periodo comprendido entre enero del 2004 y diciembre del 2015 dejó entre ver que, en nuestro país, la tasa de individuos con herpes genital por VHS tipo 1 había aumentado, sobre todo en mujeres jóvenes. Sugirieron además que, para ampliar la información obtenida, se debería realizar un estudio de seroprevalencia en la población general e incorporar al SIMCAPV las notificaciones de VHS tipo 1 en muestras genitales.

 

Como en el resto de estudios sobre el VHS-1 se llegó a la conclusión que el aumento en nuestro medio se debía a las características clínicas de primoinfección genital: el contacto previo con las lesiones herpéticas orolabiales de los contactos sexuales, las prácticas sexuales orales y la orientación homosexual en los hombres.8

 

PREVALENCIA DEL VIRUS DEL HERPES SIMPLE DE TIPO 2 (VHS-2):

La infección por VHS-2 está muy extendida en todo el mundo y se transmite casi exclusivamente por vía sexual. El VHS-2 es la causa principal del herpes genital. La infección que provoca el VHS-2 dura toda la vida y no tiene cura.

 

El herpes genital provocado por VHS-2 es un problema mundial. Según la OMS en 2016 había 491 millones de personas de 15 a 49 años (13% de la población) infectadas en todo el mundo. Había más mujeres que hombres infectados por VHS-2: según estimaciones de 2016, 313 y 178 millones, respectivamente. Esto se debe a que la transmisión sexual del VHS es más fácil de hombres a mujeres que de mujeres a hombres.

 

La prevalencia estimada de la infección por VHS-2 era más elevada en África (44% en mujeres y 25% en hombres), seguida de las Américas (24% en mujeres y 12% en hombres). También se ha demostrado que la prevalencia aumenta con la edad, pese a que el mayor número de infecciones ocurre en adolescentes.2

 

Según un estudio publicado en la SEIMC debido a que la infección por el VHS-2 se adquiere por transmisión sexual, el porcentaje de pacientes seropositivos comienza a incrementarse durante la adolescencia, desde el 15% a más del 50% en edad adulta, en función de una amplia variedad de factores demográficos. Estos datos, considerados como generales en la mayoría de los estudios, no siempre son reproducibles en situaciones concretas. Así, la seroprevalencia de VHS-2 en una comunidad estaría determinada por los mecanismos de transmisión, según sea ésta sexual o perinatal. Estos resultados difieren completamente de la idea clásica, descrita en la mayoría de los países, de un incremento progresivo de la frecuencia de la infección por el VHS-2 en la adolescencia relacionada con el inicio de la actividad sexual. De acuerdo con esos resultados, el VHS-2 no circularía de manera significativa en la población general de nuestro país, sino que quedaría restringido probablemente a ciertos grupos de riesgo.11

 

Según el estudio anteriormente mencionado por Fernando de Ory et al, a seroprevalencia ya entonces, frente al VHS2 en España era menor de la encontrada en otros países, presentando el mismo patrón de distribución respecto a edad y sexo.

 

EFECTOS PSICOSOCIALES:

Los síntomas recurrentes del herpes genital pueden ser incómodos y llevar a cierta estigmatización social y al sufrimiento psicológico. La localización de las lesiones, que estas sean recurrentes y crónicas, junto con la ausencia de un tratamiento que cure la enfermedad hacen que las personas que lo sufren puedan experimentar sentimientos de culpa, angustia, disminución del interés sexual y de la autoestima entre otros. Sin embargo, la OMS en 2017 constató que con el tiempo la mayoría de las personas aprende a sobrellevar la infección.

 

Por otra parte, nuevamente nos encontramos ante la escasez de artículos que tratan; en este caso, de cómo abordar una problemática psicosocial de una enfermedad que afecta a más del 50% de la población mundial.9,10

 

CONCLUSIONES

El herpes genital es la enfermedad de transmisión sexual  ulcerosa más frecuente en los países desarrollados, afectando a más del 50% de la población independientemente del serotipo. Como ETS supone un gran estigma social, con su consiguiente problemática para abordarla desde el plano psicosocial.

 

El gran desconocido es el VHS-1, tras el cambio en las tendencias sexuales, que ha hecho que se disparen sus cifras hasta ser más prevalente que el VHS-2. Pocos son los estudios españoles que se abordan desde la estratificación por edades y mecanismos de transmisión actuales, siendo la tendencia su prevención y el tratamiento de las enfermedades secundarias que origina.

 

La respuesta en 2016 de la OMS para ambos tipos de VHS se resume en la concienciación sobre la infección sus síntomas siendo necesario desarrollar mejores intervenciones de tratamiento y prevención, en particular vacunas contra el VHS. La OMS y sus asociados trabajan para acelerar las investigaciones destinadas a formular nuevas estrategias de prevención y control de las infecciones neonatales y genitales por VHS-1 y VHS-2. Entre los objetivos de esas investigaciones se encuentra el desarrollo de vacunas contra los VHS y microbicidas tópicos.2

 

Consideramos, que no sólo programas de educación sexual para adolescentes y adultos jóvenes sea necesaria, sino también un nuevo abordaje en los tratamientos psicosociales de las ETS, en concreto y siendo la más prevalente las causada por VHS. Por otra parte, estudios descriptivos actuales desde distintos enfoques, nos ayudarían conocer la situación actual en España como en el resto del mundo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Medline Plus [Internet]. Bethesda (MD): U.S. National Library of Medicine; c2019. Herpes simple; 2019 May 30. Available from: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000857.htm
  2. OMS (5 enero 2020) Virus herpes simple. Recuperado en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/herpes-simplex-virusl.
  3. CDC (2017) Herpes genital: Hoja informativa de los CDC. Recuperado en: https://www.cdc.gov/std/spanish/herpes/stdfact-herpes-s.htm
  4. Kenneth M. Kaye . Infecciones por el virus del herpes simple (VHS). MD, Brigham and Women’s Hospital, Harvard Medical School [Internet]. [Revisado: abril 2020]. Disponible en: https://www.merckmanuals.com/es-pr/hogar/infecciones/infecciones-por-el-virus-del-herpes/infecciones-por-el-virus-del-herpes-simple-vhs
  5. Katharine J. et all. Global and Regional Estimates of Prevalent and Incident Herpes Simplex Virus Type 1 Infections in 2012 [internet]. OMS: Ginebra, [ publicado: 28 de octubre de 2015]. Disponible en: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0140765
  6. Sánchez-Crespo JR, González C. Un paciente con herpes Genital. REV CLÍN MED FAM. 2010; 3 (2): 124-126.
  7. De Orya F, Echevarría JM, Pachón I, Ramírez R. Seroprevalencia frente al virus herpes simplex tipo 2 en población adulta de la Comunidad de Madrid. Elsevier. 2000; 18. (8): 420-421.
  8. Macho-Aizpurua Mikele. Estudio epidemiológico, clínico y microbiológico del herpes genital en el área de Bilbao. Gac Med Bilbao. 2017; 114(4): 172-188.
  9. Magallanes-Sánchez J, Ponce-Lino LL, Vélez-Valencia YM, Navia-González MR, Cedeño-García ML, Zambrano-Intriago MV. Factores de riesgo que inciden con la presencia de herpes genital en la mujer. Dom. Cien.2019; 5(1):560-588.
  10. Hernández Cortina A. infección por herpes simple genital. Revisión global. Rev haban cienc méd La Habana Vol VII No. 4 oct-dic, 2008.
  11. Aznar J. Diagnóstico serológico de las infecciones por el virus del herpes simple. SEIMC [internet]. Disponible en: https://seimc.org/contenidos/ccs/revisionestematicas/serologia/seroherpes.pdf