Type to search

Preparación previa y cuidados de enfermería en radioterapia con acelerador de electrones.

Categoría: ,
13 enero 2022

AUTORES

  1. Ana Martínez Giménez. Enfermera. Centro de Salud de Grañén (Huesca, España).
  2. Beatriz Martínez Giménez. Enfermera. Hospital Provincial Sagrado Corazón de Jesús (Huesca).
  3. Jara Minchot Ballarín. Enfermera. Hospital Universitario San Jorge (Huesca, España).
  4. Sofía Mora Alins. Enfermera. Hospital de Barbastro (Huesca).
  5. María Ariño Rosó. Enfermera. Hospital de Barbastro (Huesca).
  6. David Joaquín Araguás Mora. Centro de Salud Lafortunada (Huesca).

 

RESUMEN

La Radioterapia con Aceleración de Electrones o radioterapia con aceleración lineal (LINAC) es el uso de un tipo de energía para destruir las células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores. Como objetivos se plantean el mejor conocimiento de la radioterapia en el tratamiento de tumores, así como garantizar la seguridad del paciente y cubrir las necesidades que pueda tener a lo largo del tratamiento. Para conseguir los objetivos se conocerá el funcionamiento de un aparato de radiación externa y se planificará el tratamiento del paciente siguiendo una serie de etapas.

 

PALABRAS CLAVE

Radioterapia, tumores, seguridad.

 

ABSTRACT

Electron Acceleration Radiotherapy or Linear Acceleration Radiotherapy (LINAC) is the use of a type of energy to destroy cancer cells and reduce the size of tumors.

As objectives, the best knowledge of radiotherapy in the treatment of tumors is proposed, as well as guaranteeing patient safety and covering the needs that may be present throughout the treatment. To achieve the objectives, the operation of an external radiation device will be known, and the treatment of the patient will be planned following a series of steps.

 

KEY WORDS

Radiotherapy, tumors, safety.

 

INTRODUCCIÓN

Los equipos de radioterapia externa son los aceleradores lineales de electrones, las unidades de cobalto y los equipos de rayos X de energía baja y media. Entre los años 1970 y 1980, el parque de unidades de radioterapia estaba constituido fundamentalmente por unidades de cobalto siendo el número de aceleradores no muy numerosos, pero a partir de 1990 las unidades de cobalto fueron siendo sustituidos por los aceleradores1.

La Radioterapia con Aceleración de Electrones o Aceleración Lineal, (LINAC, por sus siglas en inglés) es el uso de un tipo de energía (llamada radiación ionizante) para destruir las células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores2.

El acelerador lineal utiliza tecnología de microondas (similar a la que se usa para radar) para acelerar los electrones en la parte del acelerador llamada “guía de ondas”, y luego permite que estos electrones choquen contra un blanco de metal pesado para producir rayos X de alta energía.

Estos rayos X de alta energía son moldeados a medida que abandonan la máquina para formar un haz que asemeja la forma del tumor del paciente, y este haz personalizado es dirigido al tumor del paciente. El haz generalmente es moldeado por un colimador de multihoja que está incorporado en la cabeza de la máquina. El paciente yace sobre un sillón movible de tratamiento. El sillón de tratamiento se puede mover en varias direcciones. El haz sale de una parte del acelerador llamada gantry, que puede ser rotada alrededor del paciente. La radiación se puede administrar al tumor desde cualquier ángulo rotando el gantry y moviendo la camilla de tratamiento2.

Suministra electrones, a la región del tumor del paciente. Estos tratamientos pueden ser diseñados de forma que destruyan las células cancerosas intentando no afectar los tejidos circundantes normales2. Esta destrucción se produce al dañar su material genético y hacer imposible que crezcan y se dividan. Aunque la radiación daña las células cancerosas así como las normales, muchas células normales se recuperan de los efectos de la radiación y funcionan adecuadamente3.

Hay diferentes tipos de radiación y modos distintos de administrar. Por ejemplo, ciertos tipos de radiación pueden penetrar más profundamente el cuerpo que otros, como es el caso de la radiación interna o externa.

– Radiación externa: casi siempre se administra a pacientes ambulatorios; la mayoría de los pacientes no necesitan quedarse en el hospital. La radioterapia externa se usa para tratar muchos tipos de cáncer, incluso cáncer de vejiga, cerebro, seno, cérvix, laringe, pulmón, próstata y vagina. Además, puede usarse radiación externa para aliviar el dolor o aligerar otros problemas que se presentan cuando el cáncer se disemina a otras partes del cuerpo desde el sitio

primario.

– Radiación interna (también llamada braquiterapia): usa radiación que se coloca muy cerca del tumor o dentro del mismo. La fuente de radiación está ordinariamente sellada en un portador pequeño llamado implante. Los implantes pueden ser alambres, tubos de plástico llamados catéteres, cintas, cápsulas o semillas. El implante se inserta directamente en el cuerpo. La radioterapia interna puede requerir que el paciente permanezca en el hospital3.

También podemos encontrar la siguiente clasificación:

– Radioterapia curativa: Encaminada a la destrucción del tumor, se irradia sobre el tumor que se quiere tratar en periodos cortos de tiempo.

– Radioterapia profiláctica: Para algunos tipos de cáncer, la radiación se puede administrar en áreas sin evidencia de cáncer para evitar que crezcan las células cancerosas en el área que recibe la radiación.

– Radioterapia paliativa: reduce algunos síntomas como el dolor causado por un cáncer que se ha diseminado a los huesos o a otras partes del cuerpo.

Cuenta con varios sistemas de seguridad incorporados para asegurar que no emitirá una dosis más elevada que la indicada, y un físico médico lo revisa periódicamente para asegurarse de que funcione correctamente3.

 

OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL.

El objetivo general es obtener información necesaria sobre este dispositivo utilizado más comúnmente para dar radioterapia a enfermos con cáncer.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS.

– Aplicación de procesos de enfermería en la radioterapia.

– Proporcionar los cuidados necesarios antes, durante y después de la radioterapia.

 

METODOLOGÍA

La búsqueda bibliográfica se ha llevado a cabo en los distintas bases de datos tales como Scielo, PubMed, Medline, Dialnet. Se han utilizado operadores booleanos como OR y AND.

CRITERIOS DE INCLUSIÓN:

Como criterios de inclusión se ha utilizado: artículos completos, artículos en español.

CRITERIOS DE EXCLUSIÓN:

Como criterios de exclusión se ha utilizado: artículos con más de 5 años de antigüedad.

 

DESARROLLO

Como se ha comentado anteriormente, la radioterapia es un tratamiento a través de radiación ionizante para tratar los tumores. Para llevar a cabo un buen tratamiento hay que valorar una serie de variables y desarrollar un exhaustivo seguimiento a los pacientes tratados con radioterapia. Para esto se elaborarán una serie de etapas en el tratamiento:

 

Planificación: Ya que hay tantos tipos de radiación y tantas formas de administrar, la planificación del tratamiento es un primer paso muy importante para cada paciente que va a ser tratado. Antes de que se administre la radioterapia, el equipo radioterapéutico del paciente determina la cantidad y el tipo de radiación que recibirá el paciente.

Si va a recibir radiación externa, el oncólogo radioterapeuta utiliza un proceso llamado simulación para identificar dónde se debe concentrar la radiación. Durante la simulación el paciente se acuesta y se mantiene sin moverse sobre la mesa de exploración, mientras el radioterapeuta usa una máquina especial de rayos X para identificar el campo de tratamiento, es decir, el lugar exacto del cuerpo a donde se apuntará la radiación. La mayor parte de los pacientes tienen más de un campo de tratamiento. La simulación puede también incluir tomografías computarizadas u otros estudios de imágenes para ayudar al radioterapeuta a planear cómo dirigir la radiación. La simulación puede causar algunos cambios al plan de tratamiento con el fin de exponer a la radiación el mínimo tejido sano que sea posible3.

Las áreas que van a recibir radiación se señalan con un marcador temporal o permanente, y se indica con puntos pequeños o con un “tatuaje”. Estas marcas se usan también para determinar el sitio exacto de los tratamientos iniciales, en caso de que sea necesario que el paciente reciba radioterapia más tarde.

Dependiendo del tipo de radioterapia, se pueden crear moldes del cuerpo u otros aparatos que no permiten que se mueva el paciente durante el tratamiento. Ordinariamente se construyen usando espuma, plástico o yeso. Algunas veces, el terapeuta crea también blindajes por los que no penetra la radiación para proteger los órganos y tejidos cercanos al campo de tratamiento.

Cuando la simulación está completa, el equipo de profesionales se reúne para decidir cuánta radiación es necesaria (dosis de radiación), cómo se debe administrar y cuántos tratamientos se deberán realizar3 .

 

Verificación. Una vez realizada la planificación el paciente acude a la unidad de tratamiento, y en la misma posición y condiciones en que se realizó el TAC de simulación comprobamos mediante una radiografía si el área a tratar coincide con la radiografía digital reconstruida obtenida anteriormente4 .

 

Tratamiento. Consiste en varias sesiones diarias de lunes a viernes de corta duración. El período total de tratamiento dependerá del tipo de radioterapia y del objetivo terapéutico de ésta.
El paciente estará sólo en el búnker de la unidad de tratamiento por motivos de protección radiológica, aunque siempre vigilado por monitores y en comunicación por interfono con el personal de enfermería. Durante todo el tiempo de tratamiento colocaremos al paciente de la misma forma que lo colocamos en la simulación y la verificación con el fin de irradiar siempre el mismo volumen blanco y proteger los órganos sanos vecinos.
Seguimiento durante el tratamiento. Durante el tiempo de tratamiento el enfermero/a vigilará al paciente por si apareciera algún efecto secundario agudo debido a la iatrogenia y avisará si correspondiera al radioterapeuta. Además, éste pasará consulta una vez por semana para el control médico de dichos efectos.

– Seguimiento postratamiento. El enfermo acudirá periódicamente para controlar los efectos crónicos de la radioterapia y ver el resultado del tratamiento sobre la enfermedad, así como el propio seguimiento de la enfermedad oncológica. Al principio las revisiones serán relativamente frecuentes hasta luego ir haciéndose más espaciadas en el tiempo4.

 

Riesgos y precauciones del procedimiento:

La seguridad del paciente es muy importante y se asegura de varias formas. Antes de que se administre el tratamiento al paciente, el oncólogo radioterapeuta, en colaboración con el dosimetrista y el físico médico, desarrolla y aprueba un tratamiento. El plan es verificado para asegurar que el tratamiento sea administrado según lo planeado. La verificación de calidad del acelerador lineal también es muy importante. Hay varios sistemas incorporados en el acelerador para que no suministre una dosis más alta de la prescrita. Todas las mañanas, antes de iniciar los tratamientos, el radioterapeuta realiza verificaciones en la máquina, usando un equipo denominado “rastreador”, para asegurar que la intensidad de la radiación sea uniforme a través del haz y que esté funcionando correctamente. Además, el físico médico lo revisa de manera más minuciosa mensualmente así como el acelerador lineal y el equipo de control de la dosificación.
Las máquinas de radiación modernas tienen sistemas de verificación internos que no permiten que la máquina se encienda a menos que se hayan cumplido todos los requisitos estipulados para el tratamiento.

Durante el tratamiento, el radioterapeuta observa constantemente al paciente utilizando un monitor de televisión de circuito cerrado. Además, en la sala de tratamiento hay un micrófono para que el paciente pueda comunicarse si fuera necesario.

La seguridad del personal que opera el acelerador lineal también es importante. Se encuentra en una sala con paredes de plomo de manera que los rayos X de alta energía queden dentro y asegurando así que ninguna persona fuera de la habitación quede expuesta. El radioterapeuta debe encender el acelerador desde fuera de la sala de tratamiento. Debido a que el acelerador emite radiación sólo cuando está encendido, el riesgo de una exposición accidental es bajo2.

 

CONCLUSIONES

La radioterapia es un tratamiento contra diferentes tipos de tumores. Combate las células cancerígenas para evitar la replicación. La radioterapia con aceleración de electrones emite radiación ionizante por lo que es necesario mantener unas precauciones adecuadas para evitar accidentes, tanto con el paciente como con el personal sanitario.

El papel de enfermería es fundamental en el control de los aspectos relacionados con la seguridad y atendiendo las necesidades que pueda requerir el paciente. El acompañamiento y apoyo son necesidades fundamentales en el papel de enfermería.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Csn. Las radiaciones ionizantes en un servicio de radioterapia. [Internet]. 2010 [consultado el 5 de noviembre de 2017]. Disponible en: http://csn.ciemat.es/MDCSN/recursos/ficheros_md/550850078_4122009123549.pdf
  2. Radiology.org. Acelerador lineal. [Internet]. Mayo 2017. [Consultado el 10 noviembre de 2017]. Disponible en: https://www.radiologyinfo.org/sp/pdf/linac.pdf
  3. Cancer.gov. Radioterapia para cáncer. [Internet]. 2008. [Consultado 5 de noviembre de 2017]. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/tipos/radioterapia/hoja-informativa-radioterapia
  4. Fernández Sola C. Radioterapia. En: Universidad de Almería. Enfermería Radiológica. Almería: Sistemas de oficina de Almería.; 2005. 125-131. Disponible en: https://www.researchgate.net/profile/Cayetano_Fernandez-Sola/publication/277661749_Enfermeria_Radiologica/links/556f2ffc08aeccd777410cee/Enfermeria-Radiologica.pdf