Type to search

Plan de cuidados de enfermería de paciente paliativo. Caso clínico.

27 diciembre 2021

AUTORES

  1. Paula Cristina García Buen. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  2. Ancuta María Constantin. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  3. Celia Ferrando Martínez. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  4. Cristina Calzado Sanz. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  5. Noelia Mínguez Gil. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  6. María Hernández Requejo. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.

 

RESUMEN

El cáncer de pulmón es el segundo tumor maligno más frecuente, superado en el caso de las mujeres por el cáncer de mama y en el de los hombres por el de próstata; sin embargo, es el tipo de cáncer con una mayor mortalidad en países desarrollados. El tabaco es su principal factor de riesgo, convirtiéndolo en una enfermedad potencialmente evitable.1,2 Se suele diagnosticar en estadios avanzados, debido a la clínica inespecífica en fases iniciales (astenia, hiporexia y pérdida de peso), de ahí la importancia de los cuidados paliativos.3

La detección temprana sería de gran ayuda para detectar la enfermedad en sus inicios, mejorando así la supervivencia del paciente con cáncer pulmonar. Los diferentes estadíos permiten saber hasta qué punto se ha extendido el tumor, determinando los cuidados y tratamientos a seguir. La supervivencia y la efectividad del tratamiento (ya sea activo o paliativo) están estrechamente relacionados con la progresión de la enfermedad, en la cual, además de lo mencionado anteriormente, jugarán un papel clave los cuidados de enfermería incluidos en el PAE, que se encargará de garantizar una buena calidad asistencial y cuidados personalizados que aseguren el confort y la calidad de vida del paciente durante el transcurso de su enfermedad. 3,4

 

PALABRAS CLAVE

Cáncer de pulmón, cuidados paliativos, diagnóstico de enfermería, enfermedad terminal.

 

ABSTRACT

Lung cancer is the second most common cancer in both men and women, following breast cancer in women and prostate cancer in men. However, it has the highest mortality rate in developed countries. Tobacco is its main risk factor, making lung cancer a potentially preventable disease. It is usually diagnosed in advanced stages, due to its vague symptoms in early stages (asthenia, loss of appetite and weight loss); therefore the importance of palliative care.

Early diagnosis makes possible the timely detection of the disease, improving survival in patients with lung cancer. The classification of its different stages allow professionals to determine the extent of the tumour, being able to provide adequate care and treatment. Survival and treatment (active or palliative) are both closely related to the disease’s progression, where the nursing care plan will be key to deliver personalised quality healthcare, leading to an improvement of the patient’s comfort and quality of life throughout the course of the disease.

 

KEY WORDS

Lung cancer, palliative care, nursing diagnosis, terminal illness.

 

INTRODUCCIÓN

Mujer de 63 años de edad ingresa en unidad de cuidados paliativos por empeoramiento del estado general. Padece un cáncer de pulmón metastásico estadío IV. Vive en domicilio con su marido, que es su cuidador principal. La movilidad física de la paciente ha disminuido notablemente en los últimos meses, siéndole imposible caminar y teniendo que ser llevada en silla de ruedas al baño. Presenta disnea de mínimos esfuerzos y ha perdido el apetito. La situación en domicilio era insostenible por lo que han acudido al hospital.

 

PRESENTACIÓN DEL CASO CLÍNICO

Mujer de 63 años ingresa en unidad de cuidados paliativos procedente de urgencias por mal estado general. En el momento del ingreso el paciente se encuentra semiconsciente, desorientado y apenas responde a las preguntas verbales. Presenta gran deterioro de la movilidad física y dificultad respiratoria. Se encuentra acompañada por su marido en todo momento, el cual refiere verse sobrepasado por la situación.

La paciente padece de cáncer de pulmón estadío IV terminal y en el momento de su valoración presenta:

      • Tª: 36,5°C.
      • TA: 130/70 mmHg.
      • FC: 60 lpm.
      • SO2: 88%.
      • Auscultación con roncus y sibilancias.

Se procede a la realización de placa de tórax y analítica de sangre.

 

VALORACIÓN DE ENFERMERÍA SEGÚN LAS NECESIDADES DE VIRGINIA HENDERSON

  1. Respirar normalmente. Paciente presenta dificultad respiratoria y desaturación de oxígeno (88%), se colocan GN a 2l y remonta a 95%.
  2. Alimentarse e hidratarse. Su marido refiere que ha perdido el apetito en los últimos días.
  3. Eliminar por todas las vías corporales. Sin alteración observada.
  4. Moverse y mantener posturas adecuadas. Refiere cansancio permanente, movilidad muy reducida.
  5. Dormir y descansar. Somnolienta, nivel de conciencia fluctuante.
  6. Escoger ropa adecuada: vestirse y desvestirse. Precisa ayuda de su marido para vestirse/desvestirse.
  7. Mantener la temperatura corporal dentro de los límites normales. Sin alteración observada.
  8. Mantener la higiene corporal y la integridad de la piel. Precisa ayuda de su marido para realizar las actividades relativas a la higiene y el cuidado personal.
  9. Evitar los peligros ambientales y lesionar a otras personas. Sin alteración observada.
  10. Comunicarse con los demás expresando emociones, necesidades, opiniones o temores. Expresa su miedo a la progresión de la enfermedad y a la muerte.
  11. Vivir de acuerdo con sus propios valores y creencias. La paciente no es religiosa, pero su marido afirma que tiene una vida plena de acuerdo con sus valores y su espiritualidad.
  12. Ocuparse en algo de tal forma que su labor tenga un sentido de realización personal. Alterado debido a la experiencia vivida.
  13. Participar en actividades recreativas. No aplicable en este momento.

Aprender, descubrir o satisfacer la curiosidad que conduce a un desarrollo normal y a usar los recursos disponibles. No aplicable en este momento.

 

DIAGNÓSTICOS ENFERMEROS, NANDA, NIC Y NOC. PLAN DE CUIDADOS 5,6,7

Patrón respiratorio ineficaz (00032). Dominio 3: eliminación e intercambio. Clase 4: función respiratoria.

  • Definición: la espiración o inspiración no proporcionan una ventilación adecuada.
  • Factores relacionados: disminución de la expansión pulmonar por proceso neoplásico.
  • Características definitorias: Disnea, dificultad para respirar, taquipnea, cianosis y cambios en la profundidad de la respiración.
  • Objetivos NOC: Estado respiratorio: intercambio gaseoso. 0402. Intercambio alveolar de CO2 y O2 para mantener las concentraciones de gases arteriales.
  • Intervenciones NIC:

Monitorización respiratoria. 3350. Reunión y análisis de datos de un paciente para asegurar la permeabilidad de las vías aéreas y el intercambio de gas adecuado.

Actividades:

– Vigilar la frecuencia, ritmo, profundidad y esfuerzo de las respiraciones.

– Anotar el movimiento torácico, mirando la simetría, utilización de músculos accesorios y retracciones de músculos intercostales y supraclaviculares.

– Observar si se producen respiraciones ruidosas, como cacareos o ronquidos.

– Palpar para ver si la expansión pulmonar es igual.

– Determinar la necesidad de aspiración auscultando para ver si hay crepitación o roncus en las vías aéreas principales.

– Observar si aumenta la intranquilidad, ansiedad o falta de aire. – Comprobar la capacidad del paciente para toser eficazmente.

Oxigenoterapia. 3320. Administración de oxígeno y control de su eficacia.

Actividades:

– Eliminar las secreciones nasales, bucales y traqueales, si procede.

– Mantener la permeabilidad de las vías aéreas.

– Preparar el equipo de oxígeno y administrar a través de un sistema calefactado y humidificado.

– Administrar oxígeno suplementario, según órdenes.

– Controlar la eficacia de la oxigenoterapia (pulsioxímetro, gasometría de sangre arterial), si procede.

– Observar si hay signos de hipoventilación inducida por el oxígeno.

 

Déficit de Autocuidados: baño/higiene (00108). Dominio 4: actividad/reposo. Clase 5: autocuidado.

  • Definición: Deterioro de la capacidad de la persona para realizar o completar actividades de baño e higiene por sí misma.
  • Factores relacionados: Debilidad y cansancio; dolor.
  • Características definitorias: incapacidad para lavar el cuerpo, para entrar y salir de la ducha y para secarse el cuerpo.
  • Objetivos NOC: 0301 cuidados personales: baño. Capacidad para limpiar el propio cuerpo con o sin mecanismo de ayuda.
  • Intervenciones NIC:

Baño. 1610. Baño corporal a efectos de relajación, limpieza y curación.

Actividades:

– Ayuda con la ducha de silla, bañera, ducha de pie o baño de asiento, si procede o se desea.

– Lavar el cabello si es necesario o se desea.

– Realizar el baño con agua a temperatura agradable.

– Utilizar técnicas de baño divertidas con los niños (lavar muñecas o juguetes, simular que un barco es un submarino, agujerear la parte inferior de una taza de plástico, llenarla de agua para regar al niño, etc.).

– Ayudar con el cuidado perineal, si es preciso.

– Ayudar con las medidas de higiene (utilizar perfume o desodorante).

– Administrar baños de pies, si es necesario.

– Afeitar al paciente, si está indicado.

– Aplicar ungüentos y crema hidratante en las zonas de piel seca.

– Ofrecer lavado de manos después de ir al baño o antes de las comidas.

– Aplicar polvos secantes en los pliegues profundos de la piel.

– Inspeccionar el estado de la piel durante el baño.

– Controlar la capacidad funcional durante el baño

Ayuda con los autocuidados: baño/higiene. 1801. Ayudar al paciente a realizar la higiene personal.

Actividades:

– Colocar toallas, jabón, desodorante, equipo de afeitado y demás accesorios necesarios a pie de cama o en el baño.

– Proporcionar los objetos personales deseados (desodorante, cepillo de dientes y jabón de baño).

– Facilitar que el paciente se cepille los dientes, si es el caso.

– Facilitar que el paciente se bañe él mismo, si procede.

– Comprobar la limpieza de uñas, según la capacidad de autocuidado del paciente.

– Facilitar el mantenimiento de las rutinas del paciente a la hora de irse a la cama, indicios de presueño y objetos familiares.

– Fomentar la participación de la familia en los rituales habituales antes de irse a la cama, si es el caso.

– Proporcionar ayuda hasta que el paciente sea totalmente capaz de asumir los autocuidados.

Apoyo al cuidador principal. 7040. Suministro de la necesaria información, recomendación y apoyo para facilitar los cuidados primarios al paciente por parte de una persona distinta del profesional de cuidados sanitarios.

Actividades:

– Determinar el nivel de conocimientos del cuidador.

– Determinar la aceptación del cuidador de su papel.

– Aceptar las expresiones de emoción negativa.

– Estudiar junto con el cuidador los puntos fuertes y débiles.

– Reconocer la dependencia que tiene el paciente del cuidador, si procede.

– Animar al cuidador a que asuma su responsabilidad, si es el caso.

– Animar la aceptación de independencia entre los miembros de la familia.

– Controlar los problemas de interacción de la familia en relación con los cuidados del paciente. – Proporcionar información sobre el estado del paciente de acuerdo con las preferencias del paciente.

– Enseñar al cuidador la terapia del paciente de acuerdo con las preferencias del paciente. – Proporcionar ayuda sanitaria de seguimiento mediante llamadas por teléfono y/o cuidados de enfermería comunitarios.

– Observar si hay indicios de estrés.

– Enseñar al cuidador técnicas de manejo del estrés.

– Educar al cuidador sobre los procesos de quejas.

– Apoyar al cuidador mediante procesos de quejas.

– Animar al cuidador a participar en grupos de apoyo.

– Enseñar al cuidador estrategias de mantenimiento de cuidados sanitarios para sostener la propia salud física y mental. – Promover una red social de cuidadores.

– Identificar fuentes de cuidado prolongados. – Informar al cuidador sobre recursos de cuidados sanitarios y comunitarios.

– Enseñar al cuidador estrategias para acceder y sacar el máximo provecho de los recursos de cuidados sanitarios y comunitarios.

– Actuar en lugar del cuidador si se hace evidente una sobrecarga de trabajo. – Informar al personal/centro de los servicios de emergencia sobre la estancia del paciente en casa, estado de salud y tecnologías utilizadas con el consentimiento del paciente o de la familia.

 

Deterioro de la movilidad física (00089) Dominio 4: actividad/ reposo. Clase 2: actividad/reposo.

  • Definición: Limitación del movimiento independiente intencionado, del cuerpo o de una o más extremidades.
  • Factores relacionados: intolerancia a la actividad, dolor y molestia.
  • Características definitorias: disminución de la fuerza, el control y/o la masa muscular; limitación de la amplitud de movimientos.
  • Objetivos NOC:

Nivel de movilidad. 0208. Capacidad para moverse con resolución.

Consecuencias de la inmovilidad: fisiológicas. 0204. Grado de compromiso en el funcionamiento fisiológico debido a la alteración de la movilidad física.

  • Intervenciones NIC:

Prevención de caídas. 6490. Establecer precauciones especiales en pacientes con alto riesgo de lesiones por caídas.

Actividades:

– Identificar déficit cognoscitivo o físico del paciente que puedan aumentar la posibilidad de caídas en un ambiente dado.

– Identificar las características del ambiente que puedan aumentar las posibilidades de caídas. – Proporcionar dispositivos de ayuda.

– Bloquear las ruedas de las sillas, camas u otros dispositivos en la transferencia del paciente. – Colocar los objetos al alcance del paciente sin que tenga que hacer esfuerzos.

– Instruir a la paciente para que pida ayuda al moverse, si lo precisa. – Utilizar la técnica adecuada para colocar y levantar al paciente de la silla de ruedas, cama, baño, etc.

– Utilizar dispositivos físicos de sujeción que limiten la posibilidad de movimientos inseguros, si está indicado.

– Utilizar barandillas laterales de longitud y altura adecuadas para evitar caídas de la cama. – Colocar la cama mecánica en la posición más baja.

– Responder a la luz de llamada inmediatamente.

– Ayudar en el aseo a intervalos frecuentes y programados.

– Evitar la presencia de objetos desordenados en la superficie del suelo.

– Disponer de una iluminación adecuada para aumentar la visibilidad.

Cambio de posición. 0840. Movimiento deliberado del paciente o de una parte corporal para proporcionar el bienestar fisiológico y/o psicológico.

Actividades:

– Colocar sobre un colchón/cama terapéutico.

– Proporcionar un colchón firme.

– Vigilar el estado de oxigenación antes y después del cambio de posición.

– Colocar en la posición terapéutica especificada.

– Colocar en la posición de alineación corporal correcta.

– Elevar la parte afectada, si está indicado.

– Minimizar el roce al cambiar de posición al paciente.

– Colocar en una posición que favorezca el drenaje urinario.

– Colocar en una posición que evite tensiones sobre la herida, si es el caso.

– Observar que la configuración de los dispositivos de tracción sea la correcta.

– Realizar los giros según lo indique el estado de la piel.

Terapia de ejercicios: función muscular. 0226. Utilización de protocolos de actividad o ejercicios específicos para mejorar o restablecer el movimiento controlado del cuerpo.

Actividades:

– Determinar la disposición del paciente para comprometerse a realizar un protocolo de actividades o ejercicios.

– Colaborar con el fisioterapeuta, terapeutas ocupacionales y de recreación en el desarrollo y ejecución de un programa de ejercicios, si procede.

– Consultar con el fisioterapeuta para determinar la posición óptima del paciente durante el ejercicio y el número de veces que debe realizar cada movimiento.

– Evaluar las funciones sensoriales (visión, audición, propiocepción).

– Explicar el fundamento del tipo de ejercicio y el protocolo al paciente/familia.

– Disponer privacidad para el paciente durante el ejercicio, si así lo desea.

– Ajustar la iluminación, la temperatura ambiente y el nivel de ruido, y así mejorar la capacidad de concentración del paciente en la actividad de ejercicios.

– Establecer una secuencia de actividades diarias de cuidados para potenciar los efectos de la terapia específica de ejercicios.

– Poner en marcha medidas de control del dolor antes de comenzar el ejercicio/actividad.

– Vestir al paciente con prendas cómodas.

– Ayudar a mantener la estabilidad del tronco y/o articulación proximal durante la actividad motora.

– Aplicar tablillas para conseguir la estabilidad de las articulaciones proximales implicadas en las habilidades motoras finas, según prescripción.

– Volver a evaluar la necesidad de dispositivos de ayuda a intervalos regulares en colaboración con el fisioterapeuta, el terapeuta ocupacional o de recreación.

– Determinar la imagen corporal exacta.

– Proporcionar instrucciones paso a paso para cada actividad motora durante el ejercicio o actividades de la vida diaria.

– Incorporar actividades de la vida diaria en el protocolo de ejercicios, si corresponde.

– Utilizar estímulos táctiles (y/o golpecitos con los dedos) para minimizar el espasmo muscular. – Vigilar la respuesta emocional, cardiovascular y funcional del paciente al protocolo de ejercicios.

– Evaluar el progreso del paciente en la mejora/restablecimiento del movimiento y la función corporal.

– Colaborar con los cuidadores a domicilio respecto al protocolo de ejercicios y las actividades de la vida diaria.

– Ayudar al paciente/cuidador a realizar las revisiones prescritas en el plan de ejercicios en casa, si está indicado.

 

Riesgo de deterioro de la integridad cutánea (00047). Dominio 11: seguridad/protección. Clase 2: lesión física.

  • Definición: Riesgo de que la piel se vea negativamente afectada.
  • Factores de riesgo: inmovilidad, déficit inmunológico.
  • Objetivos NOC:

Integridad tisular: piel y membranas mucosas. 1101. Indemnidad y función fisiológica normal de la piel y de las membranas mucosas.

Ausencia de lesión tisular. 110111 Perfusión tisular. 110112 Crecimiento del vello cutáneo ERE. 110113 Piel intacta. Perfusión tisular periférica. 0407. Medida en que la sangre fluye a través de los pequeños vasos de las extremidades y mantiene la función tisular.

  • Intervenciones NIC:

Prevención de las úlceras por presión. 3540. Prevención de la formación de úlceras por presión en un paciente con alto riesgo de desarrollarlas.

Actividades:

– Utilizar una herramienta de valoración de riesgo establecida para valorar los factores de riesgo del paciente (escala Braden).

– Registrar el estado de la piel durante el ingreso y luego a diario.

– Vigilar estrechamente cualquier zona enrojecida.

– Eliminar la humedad excesiva en la piel causada por la transpiración, el drenaje de heridas y la incontinencia fecal o urinaria.

-Aplicar barreras de protección como cremas o compresas absorbentes, para eliminar el exceso de humedad, si procede.

– Girar continuamente cada 1-2 horas, si procede.

– Inspeccionar la piel de las prominencias óseas y demás puntos de presión al cambiar de posición al menos una vez al día.

– Evitar dar masajes en los puntos de presión enrojecidos.

– Colocar al paciente en posición ayudándose con almohadas para elevar los puntos de presión encima del colchón.

– Mantener la ropa de la cama limpia, seca y sin arrugas.

– Hacer la cama con pliegues para los dedos de los pies.

– Utilizar camas y colchones especiales, si procede.

– Utilizar mecanismos en la cama (badana) para proteger al paciente.

– Evitar mecanismos de tipo flotadores para la zona sacra.

– Humedecer la piel seca, intacta.

– Evitar el agua caliente y utilizar jabón suave para el baño.

– Vigilar las fuentes de presión y de fricción.

– Aplicar protectores para codos y talones, si procede.

– Proporcionar con frecuencia cambios del peso corporal.

– Proporcionar un trapecio para ayudar al paciente en los cambios de peso frecuentemente.

– Controlar la movilidad y la actividad del paciente.

– Asegurar una nutrición adecuada, especialmente proteínas, vitamina B y C, hierro y calorías por medio de suplementos, si es preciso.

– Enseñar a los miembros de la familia/cuidador a vigilar si hay signos de ruptura de la piel, si procede.

Vigilancia de la piel. 3590. Recogida y análisis de datos del paciente con el propósito de mantener la integridad de la piel y de las membranas mucosas.

Actividades:

– Inspeccionar el estado del sitio de incisión, si procede.

– Observar su color, calor, pulso, textura, si hay inflamación, edema y ulceraciones en las extremidades.

– Observar si hay enrojecimiento, calor extremo o drenaje en la piel y membranas mucosas.

– Observar si hay enrojecimiento y pérdida de la integridad de la piel.

– Observar si hay fuentes de presión y fricción.

– Observar si hay infecciones, especialmente en las zonas edematosas.

– Observar si hay zona de decoloración y magulladuras en la piel y las membranas mucosas.

– Observar si hay erupciones y abrasiones en la piel.

– Observar si la ropa queda ajustada.

– Vigilar el color de la piel.

– Comprobar la temperatura de la piel.

– Tomar nota de los cambios en la piel y las membranas mucosas.

– Instaurar medidas para evitar mayor deterioro, si es necesario.

– Instruir al miembro de la familia cuidador acerca de los signos de pérdida de integridad de la piel, si procede

Cuidados del paciente encamado. 0740. Fomento de la comodidad, la seguridad y la prevención de complicaciones en el paciente que no puede levantarse de la cama.

Actividades:

– Colocar al paciente sobre una cama/colchón terapéutico adecuado.

– Colocar al paciente con una alineación corporal adecuada. Explicar las razones de reposo en la cama.

– Evitar utilizar ropa de cama con texturas ásperas.

– Mantener la ropa de cama limpia, seca y libre de arrugas.

– Colocar en la cama una base de apoyo para los pies.

– Utilizar dispositivos en la cama que protejan al paciente.

– Aplicar dispositivos que eviten los pies equinos.

– Subir las barandillas.

– Colocar el interruptor de posicionamiento de la cama al alcance de la mano.

– Colocar la luz de llamada al alcance de la mano.

– Cambio de posición según lo indique el estado de la piel.

– Vigilar el estado de la piel.

– Girar al paciente inmovilizado al menos cada dos horas, de acuerdo con un programa específico.

– Realizar ejercicios de margen de movimiento pasivos y/o activos.

– Ayudar con las medidas de higiene.

– Aplicar anti embolismo.

– Observar si se produce estreñimiento.

– Controlar la función urinaria.

– Monitorizar el estado pulmonar.

Cuidados de la piel: tratamiento tópico. 3584. Aplicación de sustancias tópicas o manipulación de dispositivos para promover la integridad de la piel y minimizar la pérdida de la solución de continuidad.

Actividades:

– Evitar el uso de ropa de cama de textura áspera.

– Realizar la limpieza con jabón antibacteriano, si resulta oportuno. Vestir al paciente con ropas no restrictivas. Espolvorear la piel con polvos medicinales, si procede. Retirar el esparadrapo y los restos.

– Proporcionar soporte a las zonas edematosas (almohada debajo de los brazos) si procede.

– Aplicar lubricante para humedecer los labios y la mucosa bucal, si es necesario.

– Administrar fricciones en la espalda/cuello, si procede.

– Cambiar catéter, si procede.

– Aplicar los pañales sin comprimir, si procede.

– Dar masaje alrededor de la zona afectada.

– Proporcionar higiene de aseo, si es necesario.

– Abstenerse de administrar aplicaciones de calor local.

– Abstenerse de utilizar jabones alcalinos en la piel.

– Mantener la ropa de la cama limpia, seca y sin arrugas.

– Girar al paciente inmovilizado al menos cada dos horas, de acuerdo con el programa específico.

– Utilizar dispositivos en la cama que protejan la piel del paciente.

– Aplicar protectores para los talones, si es el caso.

– Aplicar un apósito oclusivo limpio (Tegaderm o Duoderm), si es necesario.

– Aplicar antibióticos tópicos a la zona afectada, si procede.

 

Riesgo de cansancio del rol del cuidador (00062) . Dominio 7: rol/relaciones. Clase 1: roles del cuidador.

  • Definición: El cuidador es vulnerable a la percepción de dificultad para desempeñar su rol de cuidador familiar.
  • Factores de riesgo: cuidados numerosos y complejos; el cuidador es el cónyuge; falta de descanso del cuidador.
  • Objetivos NOC:

Alteración del estilo de vida del cuidador familiar. 2203. Alteraciones en el estilo de vida de un miembro de la familia debido a su papel de cuidador familiar.

Factores estresantes del cuidador familiar. 2208. Costo de la presión biopsicosocial de un proveedor de cuidados familiares, durante el cuidado de un miembro de la familia o de otro ser querido durante un extenso periodo.

Salud física del cuidador familiar. 2507. Bienestar físico de un cuidador familiar de un miembro de la familia o de otro ser querido, durante un extenso periodo.

  • Intervenciones NIC:

Apoyo al cuidador principal. 7040. Suministro de la necesaria información, recomendación y apoyo para facilitar los cuidados primarios al paciente por parte de una persona distinta del profesional de cuidados sanitarios.

Actividades:

– Determinar el nivel de conocimientos del cuidador.

– Determinar la aceptación del cuidador de su papel.

– Aceptar las expresiones de emoción negativa. – Estudiar junto con el cuidador los puntos fuertes y débiles.

– Reconocer la dependencia que tiene el paciente del cuidador, si procede.

– Animar al cuidador a que asuma su responsabilidad, si es el caso.

– Animar la aceptación de independencia entre los miembros de la familia.

– Controlar los problemas de interacción de la familia en relación con los cuidados del paciente. – Proporcionar información sobre el estado del paciente de acuerdo con las preferencias del paciente.

– Proporcionar ayuda sanitaria de seguimiento mediante llamadas por teléfono y/o cuidados de enfermería comunitarios.

– Observar si hay indicios de estrés.

– Enseñar al cuidador técnicas de manejo del estrés.

– Educar al cuidador sobre los procesos de quejas. – Apoyar al cuidador mediante procesos de quejas

– Animar al cuidador a participar en grupos de apoyo.

– Enseñar al cuidador estrategias de mantenimiento de cuidados sanitarios para sostener la propia salud física y mental. – Promover una red social de cuidadores.

– Identificar fuentes de cuidado prolongados. – Informar al cuidador sobre recursos de cuidados sanitarios y comunitarios.

– Enseñar al cuidador estrategias para acceder y sacar el máximo provecho de los recursos de cuidados sanitarios y comunitarios.

– Actuar en lugar del cuidador si se hace evidente una sobrecarga de trabajo.

– Informar al personal/centro de los servicios de emergencia sobre la estancia del paciente en casa, estado de salud y tecnologías utilizadas con el consentimiento del paciente o de la familia.

Apoyo a la familia. 7140. Estimulación de los valores, intereses y objetivos familiares.

Actividades:

– Asegurar a la familia que al paciente se le brindan los mejores cuidados posibles.

– Valorar la reacción emocional de la familia frente a la enfermedad del paciente.

– Determinar la carga psicológica para la familia que tiene el pronóstico.

– Ofrecer una esperanza realista.

– Escuchar las inquietudes, sentimientos y preguntas de la familia.

– Facilitar la comunicación de inquietudes/sentimientos entre el paciente y la familia o entre los miembros de la misma. – Favorecer una relación de confianza con la familia.

– Aceptar los valores familiares sin emitir juicios.

– Responder a todas las preguntas de los miembros de la familia o ayudarles a obtener las respuestas.

– Orientar a la familia sobre el ambiente de cuidados sanitarios, como un centro hospitalario o una clínica.

– Identificar la naturaleza del apoyo espiritual para la familia.

– Identificar el grado de coherencia entre las expectativas del paciente, de la familia y de los profesionales de cuidados. – Reducir las discrepancias entre las expectativas del paciente, de la familia y de los profesionales de cuidados mediante el uso de técnicas de comunicación.

– Ayudar a los miembros de la familia a identificar y resolver conflictos de valores.

– Respetar y apoyar los mecanismos de adaptación utilizados por la familia para resolver problemas. – Reforzar a la familia respecto a sus estrategias para enfrentarse a los problemas.

– Asesorar a los miembros de la familia sobre las técnicas eficaces adicionales para su propio uso de resolución de problemas.

– Proporcionar recursos espirituales a la familia, según lo precisen.

– Proporcionar información frecuente a la familia acerca de los progresos del paciente, de acuerdo con los deseos del mismo.

– Enseñar a la familia los planes médicos y de cuidados.

– Proporcionar a la familia el conocimiento necesario acerca de las opciones que les puedan ayudar en la toma de decisiones sobre los cuidados del paciente.

– Incluir a los miembros de la familia junto con el paciente en la toma de decisiones acerca de los cuidados, cuando resulte apropiado.

– Animar la toma de decisiones familiares en la planificación de los cuidados del paciente a largo plazo que afecten a la estructura y a la economía familiar.

– Reconocer la comprensión de la decisión familiar acerca de los cuidados posteriores al alta.

– Ayudar a la familia a adquirir el conocimiento, técnica y equipo necesarios para apoyar su decisión acerca de los cuidados del paciente.

 

CONCLUSIONES

El cáncer de pulmón en fase terminal es un proceso delicado y difícil en el que el paciente experimenta numerosos cambios tanto físicos como emocionales, normalmente tras un tratamiento largo y agresivo. La familia generalmente también está involucrada en los cuidados del mismo y por tanto también requieren apoyo y educación para la salud. El papel de la enfermera es crucial para proporcionar una atención holística tanto al paciente como a su familia, proporcionando cuidados individualizados a través del proceso de atención de enfermería, acompañando y garantizando así el bienestar psico-emocional y físico del paciente en la fase de enfermedad, así como en la fase final de su vida.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Resano Barrio P, Anta Mejía Y. Cáncer de pulmón. ScienceDirect [revista en internet] 2004 Noviembre [acceso 18 de noviembre de 2021]; 11(67): [3983-3994]. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S030454121470873X
  2. Sánchez Hernández I, Izquierdo Alonso J, Almonacid Sánchez C. Situación epidemiológica y pronóstico del cáncer de pulmón en nuestro medio. ScienceDirect [Revista en internet] 2006 noviembre [acceso 17 de noviembre de 2021]; 11(67): [3983-3994]. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0300289606707141
  3. Amorín Kajatt E. Cáncer de pulmón, una revisión sobre el conocimiento actual, métodos diagnósticos y perspectivas terapéuticas. Rev. Perú. med. exp. salud pública [Revista en internet]. 2013 Enero [acceso 15 de noviembre de 2021]; 30(1):[85-92]. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1726-46342013000100017
  4. Bulechek, G; Butcher, H, Dochterman, J. y Wagner, M. Clasificación de intervenciones de enfermería. (NIC). 6ª edición. Elsevier. Madrid 2014.
  5. Moorhead, S.; Johnson, M.; Mass M. y Swanson, E. Clasificación de resultados de enfermería (NOC). 5ª Edición. Elsevier. Madrid 2014.
  6. NANDA diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificación 2021-2023. 12 ed. Nueva York: Thieme Medical Publishers; 2021.