Type to search

Pautas para la prueba de hiperreactividad bronquial en la consulta de enfermería de alergología.

Categoría: ,
14 junio 2021

AUTOR

  1. Jéssica Asín Valimaña. Diplomada Universitaria en Enfermería, Hospital Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

Enfermería es la encargada de realizar distintas pruebas en la consulta de alergología, siendo una de ellas la prueba de hiperreactividad bronquial, de gran importancia para la correcta realización de un buen diagnóstico. Por ello es necesario conocer las adecuadas pautas a seguir, siendo fundamental el conocimiento de las diluciones, el medicamento a utilizar y el proceso a seguir, debiendo ser muy meticuloso en dicho proceso, ya que se trata de una prueba de provocación, con la intención de saber si en el paciente al que se le induce tal reacción, presenta broncoconstricción y en caso de que ocurra, saber identificarla y revertirla, habiendo reflejado los datos necesarios sobre el estudio.

 

PALABRAS CLAVE

Hiperreactividad bronquial, cloruro de metacolina, alergia e inmunología.

 

ABSTRACT

Nursing is in charge of performing different tests in the allergology department, one of them being the bronchial hyperreactivity test, which is of great importance for a good diagnosis. It is therefore necessary to know the proper guidelines to follow, being essential to know the dilutions and the drug to use, the process to follow, being very careful in the process, since it is a provocation test, with the intention of knowing if the patient who is induced such a reaction, presents bronchoconstriction and if it occurs, to know how to identify and reverse it, having reflected the necessary data on the study.

 

KEY WORDS

Bronchial hyperreactivity, methacholine chloride, allergy and immunology.

 

DESARROLLO DEL TEMA

La prueba de reactividad bronquial con metacolina se trata de una prueba no específica directa, es decir, se aplica inhalando directamente el producto vía respiratoria. En pacientes asmáticos, a pequeñas dosis puede desencadenar severas crisis asmáticas, mientras que en personas sin esta patología es nulo o escaso, por lo que no da un diagnóstico irrefutable.

METACOLINA:1 Se trata de un derivado sintético de la acetilcolina, con un efecto broncoconstrictor natural. Tras su uso, en aproximadamente 30-45 minutos, se recupera la función pulmonar. Se dispensa en forma de polvo seco para reconstituir con suero fisiológico.

 

INDICACIONES:2

  • Sospecha de asma ocupacional.
  • Tos crónica.
  • Descarte de hiperreactividad bronquial tras una infección.

 

CONTRAINDICACIONES:

  • Pacientes con obstrucción aérea.
  • Urticaria colinérgica.
  • Hipersensibilidad a metacolina.
  • Cardiópatas: infarto agudo de miocardio o ángor inestable
  • Aneurismas.
  • Volumen espiratorio máximo en un segundo (VEMS) < 1,5 litros.
  • Hipertensión mal controlada.
  • Embarazadas.
  • Glaucoma.
  • Hemoptisis o neumotórax activo o reciente.
  • Afectación del estado general.
  • No haber sufrido accidente cerebrovascular en los últimos 3 meses.

 

COMPLICACIONES:

  • Tos.
  • Broncoespasmo.
  • Dolor torácico.
  • Aumento de presión intracraneal o intraocular.
  • Descompensación de otras patologías.

 

INDICACIONES AL PACIENTE PREVIAS A LA CITA PARA PROVOCACIÓN:

Solicitar el consentimiento informado.

No es necesario guardar ayunas.

Evitar fumar y ejercicio físico intenso previo.

No haber tomado:

  • Antihistamínicos 5-7 días antes de la prueba.
  • Broncodilatadores de larga duración al menos 24 horas antes.
  • Broncodilatadores de corta duración al menos 8 horas antes.

 

PREPARACIÓN DE DOSIS DE METACOLINA:3

  • El frasco de metacolina en polvo supone una concentración de 16 miligramos/ mililitro.
  • Dispondremos de 7 pipetas, para preparar las concentraciones que se nos piden en la tabla.
  • En cada pipeta se instila 1,5 mililitros de suero fisiológico.
  • El frasco de metacolina se reconstituye con 6,25 mililitros de suero fisiológico
  • Una vez reconstituido, se extrae del frasco 1,5 mililitros y se añaden a la primera pipeta para la concentración de 8 mg/ml.
  • De la pipeta con esa concentración se extrae otro 1,5 ml y se añaden en la pipeta de 4 mg/ml.
  • Sucesivamente, vamos extrayendo 1,5 ml de cada pipeta y se añaden en la siguiente, hasta ir cumpliendo las concentraciones que se piden en la tabla.

El motivo de dejar en la pipeta 1,5 ml es por la necesidad de administrarlo a través de la pipa, nebulizado.

 

PROCESO DE ACTUACIÓN EN LA PRUEBA DE PROVOCACIÓN BRONQUIAL:

Una vez preparadas las diluciones:

  1. Realizar dos espirometrías basales al paciente, siendo ambas reproducibles, escogiendo la mejor de las dos.
  2. Anotar en la gráfica el VEMS BASAL: El VEMS es igual al FEV 1 que encontramos en la espirometría realizada.
  3. Calcular el 80% de la mejor FEV1 de las espirometrías previas y anotar.
  4. Prepararemos la pipa con la concentración más baja preparada, y colocaremos al paciente respirando a través de ella, durante dos minutos a una presión de 7 litros/minuto.
  5. Tras finalizar el tiempo de inhalación, hacer al minuto una espirometría y apuntar el FEV1 a dicha concentración.
  6. Volver a repetir la misma dinámica de inhalación aumentando la concentración, con un tiempo de inhalación de 2 minutos y tras finalizar, esperar un minuto y de nuevo realizar otra espirometría.
  7. En el caso de que la FEV1 no disminuya hasta el 80% que se había calculado, se continúa con la prueba, hasta llegar a la máxima concentración, con 1,5 ml de metacolina pura.
  8. Si FEV1 disminuye por debajo del 80%, debemos suspender la prueba y administrar al paciente broncodilatador para revertir el efecto de la metacolina.
  9. Tras 20 minutos, realizar espirometría de nuevo posterior al broncodilatador.
  10. Aportar al alergólogo tras la prueba, espirometría basal, espirometría de la caída, más espirometría tras el broncodilatador y las gráficas con los registros solicitados.

 

CONCLUSIONES

El diagnóstico de hiperreactividad bronquial a través de la metacolina es una prueba que alcanza su importancia por la correlación que existe entre parámetros funcionales y clínicos, permitiendo diagnosticar adecuadamente el asma.

Se trata de una prueba que lleva su tiempo para el paciente y para el personal de enfermería, que debe de estar formado tanto en alergología, en pruebas espirométricas, como en actuación de urgencia ante una complicación durante la prueba.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fernández M. J. Y Palenciano L. Pruebas de provocación bronquial. Manual SEPAR de procedimientos. Barcelona: Ed. Novartis, 2004.
  2. Procedimiento de enfermería de metacolina. Comisión de cuidados de enfermería. Fundación Hospital Calahorra, 2021.
  3. Servicio de alergología del Hospital Royo Villanova, Zaragoza.
  4. Parker CD, Bilbo RE, Reed CE. Metacholine aerosol as test for bronchial asthma. Arch Intern Med 1965; 115: 452-458.