Type to search

Paciente con quemaduras eléctricas y químicas.

Categoría: ,
3 junio 2021

AUTORES

  1. Beatriz Pobo Sanz. Graduada Universitaria en Enfermería. Escuela Universitaria de Enfermería de Huesca. Experto Universitario de Enfermería ante situaciones de Urgencias y Emergencias. Enfermera en Hospital Miguel Servet. Zaragoza.
  2. Ana Isabel Herrero Gómez. Graduada en enfermería, escuela universitaria de Huesca. Máster universitario en iniciación a la investigación en ciencias de la enfermería por la universidad de Zaragoza. Enfermera en hospital universitario Miguel Servet.
  3. Sheila Navarro Gil. Graduada en enfermería, facultad de ciencias de la salud de la Universidad de Zaragoza. Máster en Urgencias y Emergencias por la Universidad Cervantes. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet.
  4. Jorge Berdejo Hernández. Graduado Universitario en Enfermería. Escuela Universitaria de Enfermería de Huesca. Experto Universitario de Enfermería ante las Actuaciones en Urgencias y Emergencias. Experto Universitario en Asistencia Sanitaria a los Accidentados de Tráfico. Experto Universitario en Cuidados de Anestesia. Enfermero en Hospital Universitario Miguel Servet.
  5. Marina Uruen Subías. Graduada en enfermería, facultad de ciencias de la salud de la Universidad de Zaragoza. Experto en Urgencias y Emergencias, Máster en Urgencias y Emergencias Universidad Pontificia de Salamanca. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet.
  6. Esther Crespo Martín. Graduada en enfermería, escuela universitaria Huesca. Experto universitario en geriatría y longevidad para enfermería. Experto universitario de enfermería ante las actuaciones en urgencias y emergencias. Enfermera en Hospital Universitario Miguel Servet.

 

INTRODUCCIÓN

Una quemadura es una lesión en la piel ocasionada por el contacto o exposición con un agente peligroso, como el calor, el frío, la electricidad, las radiaciones del sol o ciertos productos químicos. Toda quemadura puede generar problemas y riesgos importantes para la salud, muchos dependen del total de superficie corporal quemada y el causante de la quemadura.

Además de quemaduras causadas por calor, se encuentran las llamadas quemaduras eléctricas provocadas en gran parte por el calor originado durante el paso de una corriente eléctrica a través de los tejidos o la incisión de rayos en la piel y quemaduras químicas ocasionadas por reacciones químicas que originan calor en el interior de los tejidos.1

 

PALABRAS CLAVE

Quemaduras, cuidados, enfermería, tratamiento, psicosociales.

 

ABSTRACT

A burn is a skin injury caused by contact or exposure with a dangerous agent, such as heat, cold, electricity, sunlight, or certain chemicals. Every burn can lead to major health problems and risks, many dependent on the total body surface area burned and the cause of the burn.

In addition to heat burns, so-called electrical burns caused in large part by heat caused during the passage of an electric current through tissues or the incision of rays in the skin and chemical burns caused by chemical reactions that cause heat inside the tissues are found.

 

KEYWORDS

Burns, care, nursing, treatment, psychosocial.

QUEMADURAS ELÉCTRICAS

Como se ha nombrado anteriormente, las quemaduras eléctricas son lesiones causadas por una corriente eléctrica. Esta corriente puede pasar a través de su cuerpo y dañar sus tejidos u órganos. También es posible que la corriente eléctrica salte de una fuente eléctrica al paciente y queme su cuerpo. Suelen asociarse con lesiones internas ocultas.1

Las quemaduras eléctricas pueden tener un origen natural, industrial o terapéutico y producirse por el paso de la corriente eléctrica a través del cuerpo de la víctima, provocando lesiones musculares profundas asociadas a quemaduras cutáneas. Representan un 15% de las quemaduras eléctricas.

Las quemaduras del labio y la de las comisuras son típicas en los niños que muerden un cable conductor de electricidad.

Las quemaduras eléctricas son de dos tipos: quemaduras por flash eléctrico y quemaduras con paso de corriente a través del cuerpo. En las quemaduras por flash eléctrico, cuando no existe paso de corriente a través del organismo, al producirse un cortocircuito, se producen temperaturas muy altas (hasta 3000º C) de muy corta duración (milisegundos); la lesión es bastante superficial y afecta a las superficies corporales expuestas (cara, manos, etc.). Es posible en estos casos, la aparición de afectación corneal (queratitis actínica) que requerirá atención específica. En ocasiones se asocia a quemaduras térmicas al prenderse la ropa del accidentado.

Las quemaduras eléctricas con paso de corriente a través del organismo, son lesiones casi siempre muy profundas.2

Factores:

Cuando un individuo entra en contacto con una fuente eléctrica se produce dos tipos de acciones: una local y otra general. En la primera tiene una acción electrolítica y electroquímica y otra, térmica: ambas determinan la coagulación o carbonización de los tejidos afectados. La acción general en los contactos eléctricos puede ser más o menos intensa y depende de diversos factores:

  • Tensión o voltaje: Diferencia de potencial entre dos puntos. Podemos diferencias:
    • Quemaduras eléctricas de baja tensión: En ambiente doméstico.
    • Quemaduras de alto voltaje: Relacionadas con actividades laborales o recreativas.
  • Resistencia: Resistencia que se opone al paso de la corriente a través de los tejidos orgánicos.
  • Intensidad: Flujo de corriente en relación al tiempo.
  • Tiempo de contacto: Cuanto mayor sea el tiempo de contacto mayor será la gravedad de las lesiones.
  • Recorrido de la corriente: Es imprevisible. Puede ser corriente continua (alto voltaje) o corriente alterna (bajo voltaje).
  • Contacto: Se puede o no establecer contacto con la corriente.

La resistencia que ofrece la piel al paso de la corriente es variable y depende de su espesor, limpieza y grado de humedad.1

Manifestaciones clínicas

Suelen ser quemaduras de tercer grado, no suelen sangrar y no son dolorosas. Hay que tener especial cuidado con las lesiones internas que se pueden producir desde quemaduras de nervios, músculos y vasos hasta paro respiratorio, cardiorrespiratorio y shock.

Lesiones cutáneas:

  • Lesiones específicas: Están producidas por llamas.
  • Lesiones inespecíficas: Quemaduras de tercer grado y lesiones ulceradas o deprimidas.

Necrosis muscular:

Se producen lesiones internas y externas. Puede aparecer un síndrome compartimental que puede cursar con isquemia.3

En definitiva, en las lesiones producidas por electricidad, los tejidos dañados muestran generalmente necrosis por coagulación producida por la energía térmica y a la vez alteraciones en la configuración de las proteínas que afectan a la integridad de la pared celular y a su función, teoría conocida como electroporación.

Mención importante merece el signo del iceberg, pues el porcentaje evidente de la quemadura eléctrica, no es más que una mínima expresión de la lesión tisular real.1

Atención al paciente:

Las lesiones por quemaduras eléctricas son múltiples y variadas, pudiendo oscilar desde una sensación desagradable producida por una exposición breve y de baja intensidad, hasta la muerte súbita por electrocución, lo que a su vez dependerá de una serie de factores determinantes relacionados con el momento de la exposición. Por lo tanto, es importante conocer si la corriente eléctrica causante de la quemadura provenía de una fuente de corriente alterna o de una fuente de corriente continua, pues se admite que la corriente alterna al mismo voltaje es tres veces más peligrosa que la continua.

Las dos principales fuentes de electricidad que habitualmente causan lesiones son: la electricidad doméstica o industrial y la atmosférica mediante rayo.

Antes de comenzar los primeros auxilios, interrumpir la corriente eléctrica. Muchas veces apagar un aparato puede que no sea suficiente para interrumpir el flujo de electricidad. Cuando se trata de corriente de alto voltaje no debemos acercarnos por la posibilidad de arco eléctrico. Si se trata de bajo voltaje se intentará retirar a la víctima con un objeto no conductor que sea de plástico o madera para empujar a la persona lejos de la fuente de corriente. Es importante no utilizar objetos húmedos o metálicos puesto que conducen la electricidad, al igual que no se debe tocar al paciente con las manos.3

A continuación, se realizará una valoración rápida del paciente con atención a la vía aérea, respiración y circulación. El paciente puede estar apneico, inconsciente y con colapso circulatorio por fibrilación ventricular o asistolia. Si alguno de estos se ha detenido o parece lento o muy débil se deberá practicar la reanimación cardiopulmonar.

Cuando la víctima se encuentre en un lugar de difícil acceso como es el caso de un poste o torre de cableado, se debe iniciar primero la ventilación y bajar a tierra a la víctima lo antes posible para instaurar el soporte vital básico. La vía aérea debe asegurar y administrar oxígeno cuanto antes. La monitorización ECG será lo primero que se realice. La FV, asistolia o arritmias graves deben ser tratadas con las técnicas estándar de soporte vital avanzado. Si la desfibrilación o cardioversión son necesarias se aplicarán los niveles de energía recomendados en los protocolos de soporte vital avanzado recomendados en la actualidad.

A la persona que presenta quemaduras se le retirará la ropa que salga con facilidad y enjuagar la zona con agua fría hasta que cese el dolor.4

Las lesiones eléctricas con frecuencia está asociada con explosiones o caídas que pueden ocasionar lesiones graves adicionales, por ello debemos evitar mover a la persona en la medida de lo posible.

Secuelas:

La energía eléctrica puede provocar graves alteraciones al aplicarse en determinadas circunstancias sobre el organismo humano. Estas pueden clasificarse en dos apartados:

  • Trastornos fisiopatológicos agudos: Pueden englobarse dentro de la expresión shock eléctrico, muchas veces transitorios y reversibles (muerte aparente, en la que aparece pérdida de conciencia con paro respiratorio) y otros definitivos (muerte real debida a paro cardiorrespiratorio).
  • Lesiones hísticas definitivas: Afectan únicamente a la piel, la entrada y la salida de la corriente o bien se asocian con lesiones destructivas ocultas en tejidos anatómicamente más profundos.

El aumento de la temperatura en los vasos sanguíneos provoca daño en la íntima, que a la vez se manifiesta en trombosis, y causa anoxia hística, la cual en los días sucesivos al trauma se expresa en una necrosis variable de acuerdo con cada caso. Esto da explicación a por qué la electricidad quema dos veces (la primera por el calor producido y la segunda por la necrosis consecutiva a la trombosis).

Las lesiones provocadas por alto voltaje pueden producir:

  • Necrosis por coagulación de músculos u otros tejidos.
  • Edema masivo por coagulación venosa y tumefacción muscular, con la aparición de síndromes compartimentales.
  • La hipotensión, los trastornos de los líquidos y electrolitos y la mioglobinuria intensa pueden dar lugar a la insuficiencia renal aguda.
  • Luxaciones secundarias a la quemadura, fracturas vertebrales, así como lesiones no penetrantes y pérdida de la conciencia.5

Tratamiento:

Aunque no sean unas quemaduras dolorosas, no hay que olvidar que es un paciente vulnerable que ha sufrido un accidente y no solo se ve afectado físicamente sino también social y psicológicamente.

La reanimación de las víctimas por descarga eléctrica requiere medidas enérgicas y sostenidas y la aplicación de técnicas de apoyo vital cardíaco y traumatológico poco avanzadas para lograr la estabilidad inicial y la resolución de las posibles complicaciones asociadas.

Los cambios de vendajes pueden ser muy dolorosos. Podría sentir molestias en sus cicatrices o podrían engrosar y abultar. Si existe injerto de piel, es posible que esta no sane completamente o se pudiera infectar. Por ello es necesario un tratamiento lo máximo eficaz posible.

Medicamentos:

  • Ungüentos: Estos medicamentos previenen infecciones y ayudan a sanar su quemadura.
  • Analgésicos: Importante aliviar el dolor severo.

Cirugía:

  • Desbridamiento.3

QUEMADURAS QUÍMICAS

Las quemaduras químicas representan un grave problema médico y social en todos los países del mundo.

Ocurren no sólo como producto de un accidente laboral o en el hogar, sino que muchas veces son el resultado de una agresión con sustancias químicas. Estas agresiones han aumentado de forma alarmante en los países en desarrollo, y por lo general causan graves secuelas físicas, estéticas y funcionales, y a su vez severos problemas emocionales, de adaptación, de rechazo social, familiar y de pareja, pérdida laboral e incapacidades prolongadas, y tienen además un enorme coste.

Están causadas por agentes químicos que son sustancias corrosivas cuya composición presenta mayormente aditamentos o compuestos de tipo artificial y que pueden afectar a la salud. Estas lesiones también pueden ser producidas al ingerir la sustancia por contacto con la piel o mucosas (lesiones internas).

Suelen ser de tercer grado y son provocadas por:

  • Contacto con sustancias químicas (cáusticos)
  • Inhalación de vapores a través de las vías respiratorias

Pueden ser extremadamente dolorosas y no ser evidentes de inmediato.

Las quemaduras químicas se pueden clasificar en:

  1. Quemaduras por ácidos, generalmente limitadas y de profundidad media siempre que hayan sido precozmente lavadas de forma abundante.
  2. Quemaduras por bases o álcalis, más profundas que las producidas por ácidos y generalmente evolutivas.2

Un caso especial de quemadura química es la producida por ácido fluorhídrico, habitualmente muy profundas y dolorosas, y que requieren un tratamiento específico.1

Factores:

Dependiendo de los siguientes factores, nos encontraremos con quemaduras de diversa gravedad. Influyen en la quemadura:

  • La concentración del agente.
  • Cantidad.
  • Forma y duración del contacto.
  • Capacidad de penetración.
  • Mecanismo de acción del agente.2

Secuelas:

Según el tipo de agente químico que sea el causante de la quemadura, el paciente presentará un tipo de secuela u otra, y su tratamiento será diferente. Aquellas quemaduras químicas producidas por ácidos producen la precipitación de proteínas afectando a zonas amplias. Son lesiones con escasa profundidad que presentan escaras duras y adheridas. Los vapores desprendidos pueden producir lesiones pulmonares y oculares.5

Las quemaduras producidas por bases provocan lesiones profundas con múltiples escaras. Las lesiones son más dolorosas que las producidas por ácidos.

Aquellas quemaduras producidas por energía radiante pueden estar producidas por rayos solares o por rayos ultravioletas, se pueden producir alteraciones cromosómicas directas o inducidas.2

Atención al paciente quemado:

La ayuda al paciente quemado debe realizarse mediante cuidados multidisciplinares, en colaboración con diversos profesionales, brindando así un cuidado al paciente y a la familia que harán mucho más efectiva la recuperación del mismo.

Hay que lavar las quemaduras y quitar toda la ropa posible al quemado. Esto hay que realizarlo con cuidado puesto que puede ser muy doloroso.

Enfermería debe ayudar al quemado a superar los efectos negativos que puede presentar; al igual, debe informarle de todo lo que le está pasando, así conseguimos disminuir la ansiedad y el miedo.6

Tratamiento:

Las quemaduras químicas ocurren cuando los ojos, la nariz, la boca o la piel sufren lesiones al entrar en contacto con una sustancia química. Esto puede ocurrir al tocar el químico de manera directa o al entrar en contacto con los gases que emite.

Ante un paciente con quemadura química la primera actuación a realizar será diluir el agente químico lavando la quemadura y las áreas cercanas de la piel con una cantidad abundante de agua.

A través del paciente, se conseguirá la información necesaria acerca del agente causante de la quemadura así podremos tratar con más efectividad la lesión.

A continuación, se retirará toda la ropa que haya estado en contacto con el agente químico. Se cubrirán las quemaduras con gasas estériles o tela. Si no hay respiración, iniciar respiración artificial o si no tiene pulso, la reanimación cardiopulmonar.4

ATENCIÓN PSICOSOCIAL DEL PACIENTE QUEMADO

Se debe considerar al paciente desde el punto de vista holístico, es decir, no sólo desde una perspectiva física, sino también mental, emocional y espiritual.

Un paciente gran quemado en el lugar del accidente es visto por el profesional que lo atiende como un paciente crítico, y para él lo primordial es su supervivencia. Es al ingresar en la Unidad de Grandes Quemados cuando comienza el camino hasta su recuperación, entendiendo esta como el inicio en la mayoría de los casos de una nueva manera de integrarse, sentir, percibir y, en definitiva, de aprender de nuevo a vivir.

El papel de enfermería durante esta andadura resultará vital. Del vínculo que se establezca entre el enfermero y el paciente dependerá en gran medida su pronta y mejor recuperación y, por lo tanto, su integración y reinserción en la nueva vida que le espera.

Enfermería debe ayudar al paciente a superar todos los efectos y pensamientos negativos. Acompañar al paciente durante todo el proceso, e informar de todo lo que se le realiza para así poder reducir el miedo y la ansiedad, y también para que el paciente sea colaborador en la medida de lo posible.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Dr. Carlos E. De Los Santos. Quemaduras especiales [sede web]. Santo Domingo: Dr. Carlos E. De Los Santos; 1999 [actualizada el 12 de agosto de 2005: acceso el 8 de marzo de 2017]. Disponible en: http://www.indexer.net/quemados/quemaduras_electricas__quemaduras_quimicas.htm
  2. Mª José Vidal García. Quemaduras [sede Web]. Valencia: Sfpenlinia; 1997 [actualizada el 3 de enero de 2008: acceso el 6 de marzo de 2017]. Disponible en: http://www.uv.es/sfpenlinia/cas/43quemaduras.html
  3. Dr. María del Carmen Franco Mora. Quemaduras eléctricas. Aspectos clínicos y psicológicos. Santiago de Cuba: Entre Marte y Pizarro; 2001 [actualizada el 17 de noviembre de 2008: acceso el 9 de marzo de 2017]. Disponible en: http://www.monografias.com/trabajos24/quemaduras-electricas/quemaduras-electricas.shtml#ixzz4akuUVPYz
  4. Rosa Mª Píriz-Campos. Cuidados de enfermería locales en las quemaduras. ROL de enfermería [revista en Internet] 2007 febrero. [Acceso 11 de marzo de 2017]; 40 (2). Disponible en: http://www.e-rol.es/articulospub/articulospub_paso3.php?articulospubrevista=37(02)&itemrevista=131-136#
  5. Noelia M. Martín Espinosa. Secuelas en los pacientes con quemaduras graves. ROL de enfermería [revista en Internet] 2007 febrero. [Acceso 5 de marzo de 2017]; 40 (2). Disponible en: http://www.e-rol.es/articulospub/articulospub_paso3.php?articulospubrevista=37(02)&itemrevista=131-136#
  6. Dialnet [base de datos en internet]. Granada: Fundación Dialnet [actualizada en 2007; acceso 1 de marzo de 2017]. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/revista/2408/V/29