Type to search

Paciente adulto con oxigenoterapia de alto flujo (OTAF) con cánulas nasales. Actuación de enfermería.

Categoría: ,
30 mayo 2021

AUTORES

  1. Nuria Sara Redondo Benito. Hospital Royo Villanova.
  2. Danae Sánchez Ortega. Hospital Royo Villanova.
  3. Sonia Ruiz Lorente. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa
  4. Andrea Silvia Lasheras Uriel. Hospital Royo Villanova.
  5. María Yagüe Nogué. Hospital Royo Villanova.

 

RESUMEN

En la oxigenoterapia de alto flujo (OTAF) se administra a través de una cánula nasal una mezcla de aire y oxígeno humedecido (95-100 %) y caliente (34-40 ºC). Así, se puede aumentar el flujo, debido a su buena tolerancia, y mejoran los síntomas y signos de la insuficiencia respiratoria aguda. Supone un soporte respiratorio de fácil aplicación y es bien asumido por enfermería, tanto en planta como en UCI.

Las actuaciones de enfermería están dirigidas al montaje del sistema (fijar correctamente las tubuladuras, montar y comprobar el sistema, vigilar la temperatura del calentador y mantener siempre lleno el depósito de agua destilada) y al cuidado del paciente (proteger de erosiones la zona nasal, comprobar que el paciente esté en la posición adecuada, vigilar la temperatura, la saturación de oxígeno y otros síntomas o signos de enfermedad y, por último, enseñar la respiración nasal para que sea más efectivo el tratamiento).

 

PALABRAS CLAVE

Terapia por inhalación de oxígeno, cánula, insuficiencia respiratoria, enfermería.

 

ABSTRACT

In high-flow oxygen therapy (OTAF), a mixture of humidified (95-100%) and warm (34-40 ºC) air and oxygen is administered through a nasal cannula. Thus, the flow can be increased, due to its good tolerance, and the symptoms and signs of acute respiratory failure improve. It is a respiratory support that is easy to apply and is well accepted by nurses, both on the ward and in the ICU.

Nursing actions are aimed at setting up the system (correctly fixing the tubing, setting up and checking the system, monitoring the temperature of the heater and keeping the distilled water tank always full) and caring for the patient (protecting the nasal area from erosion, checking that the patient is in the proper position, monitoring temperature, oxygen saturation and other symptoms or signs of disease, and lastly, teaching nasal breathing to make treatment more effective).

 

KEY WORDS

Oxygen inhalation therapy, cannula, respiratory insufficiency, nursing.

 

INTRODUCCIÓN

Las técnicas de oxigenoterapia tradicionales administran oxígeno por mascarilla (sola o con reservorio) o mediante cánulas nasales. Este oxígeno habitualmente no está caliente, y no alcanza un grado de humedad adecuado, además de administrarse a bajos flujos. En la oxigenoterapia de alto flujo (OTAF) se administra a través de una cánula nasal una mezcla de aire y oxígeno totalmente acondicionado, es decir, humedecido (95-100 %) y caliente (cercano a la temperatura corporal, entre 34-40 ºC), pudiendo así aumentar los flujos debido a su buena tolerancia y disminuir los efectos secundarios que provoca el oxígeno seco y frío (broncoespasmo, sequedad de secreciones). La oxigenoterapia de alto flujo ha sido descrita como una alternativa útil a la oxigenoterapia convencional en los pacientes con insuficiencia respiratoria aguda, ya que hace que mejoren rápidamente los síntomas y signos de insuficiencia respiratoria aguda, debido a diferentes mecanismos como, por ejemplo, una reducción de la resistencia de la vía aérea superior, cambios en el volumen circulante y la generación de cierto grado de presión positiva. 1,2,3

En algunos casos se ha estudiado que el tratamiento con estrategias de oxigenación no invasiva, en comparación con la oxigenoterapia estándar, se asocia con un menor riesgo de muerte. 4

 

OBJETIVOS

  • Evitar asistencia mecánica convencional.
  • Mejorar la situación clínica del paciente con insuficiencia respiratoria.
  • Mantener una saturación de oxígeno mayor o igual a 94%. 5

 

MATERIALES Y EQUIPO

  • 1.- Fuente de oxígeno y de aire.
  • 2.- Mezclador de gases.
  • 3.- Sistema de humidificación y calentador con control de temperatura.
  • 4.- Caudalímetro que permita flujos altos (hasta 40 lpm) y bajos.
  • 5.- Circuito/Tubuladura.
  • 6.- Cánulas nasales: deben tener un diámetro externo inferior al interno de la nariz (para prevenir excesos de presión) y longitud menor que las habituales (para evitar pérdida de temperatura y disminuir resistencia).
  • 7.- Sistema de suministro de Alto Flujo con calor y humedad.
  • 8.- Agua destilada.1,5

 

NDICACIONES

  • Insuficiencia respiratoria moderada y/o hipoxemia que no responda a oxigenoterapia estándar de bajo flujo (necesidades de FiO2 mayores de 0,5-0,6 lpm).
  • Alternativa a ventilación no invasiva (VNI) cuando ésta no es bien tolerada.
  • Apoyo tras la extubación o tras CPAP (ventilación mecánica no invasiva).
  • Pausas de apnea, apneas obstructivas del sueño, obstrucción de vía aérea superior.
  • Asma.
  • Neumonía.
  • Bronquiolitis.
  • Insuficiencia cardiaca exacerbada.

 

CONTRAINDICACIONES

Se debe utilizar con precaución en pacientes con hipoxemia e hipercapnia debido a que puede aumentar la hipoventilación anulando el estímulo respiratorio debido a la hipoxia.

 

EFECTOS SECUNDARIOS

  • Rinorrea.
  • Úlceras o heridas en fosas o aletas nasales (se previenen con apósitos).
  • Condensación de agua en las gafas nasales cuando se utilizan flujos bajos (se puede evitar calentando el aire a 34 ºC en flujos menores de 8 lpm).
  • Distensión abdominal.
  • Molestias producidas por el ruido del flujo.
  • Riesgo de infección nosocomial.

 

PERSONAL

  • 1 médico.
  • 1 enfermero.
  • 1 TCAE.

 

PROCEDIMIENTO

  • Lavado de manos.
  • Comprobar la identificación del paciente.
  • Preparar el equipo necesario según sistema de administración:
  • Conectar la carcasa al calentador, el cual se abastecerá de agua destilada.
  • En una salida del humidificador, se ubicará la pieza de alivio de presión (conector en “Y”). En cada extremo de la misma, se conectarán las tubuladuras, cuyo final será la toma de aire comprimido y oxígeno, respectivamente.
  • En la otra salida, se conecta la tubuladura que en su interior presenta la resistencia, identificada por su forma espiral.
  • Conectar el sensor de temperatura (cable) del calentador a la rama de alto flujo. El aire inspirado por el paciente tiene que estar a 37ºC (temperatura corporal) y al 100% de humedad relativa. Esto provoca que el aire proporcionado esté saturado con vapor de agua y a la temperatura corporal, optimando una buena eliminación de secreciones y previniendo que se produzcan lesiones de la mucosa nasal.
  • Ajustar la concentración de oxígeno pautado en la máquina.
  • Se recomienda empezar con flujos de bajo porcentaje e ir subiendo poco a poco hasta conseguir la saturación requerida.
  • Colocar al paciente en posición de Fowler (postura más usada en la terapia respiratoria, elevando la cabecera de la cama a 45-60° aprox.).
  • Posicionar nuestra mano cerca de las cánulas nasales para constatar que hay un flujo de gas adecuado y que este está a una temperatura adecuada.
  • Prestar atención a la piel. Ésta debe estar seca y preparada para poner un apósito hidrocoloide (previene el riesgo de irritación de la piel y úlceras por presión).
  • Comprobar que el tabique nasal esté íntegro antes de colocar la cánula.
  • La cánula no debe ocupar las narinas completas y debe poder observarse una distancia clara alrededor de cada cánula. Se aconseja que las cánulas dejen al menos el 50% de la narina libre.
  • Posicionar bien arriba los extremos de la cánula en las fosas nasales, de forma que el puente de la cánula descanse bajo el tabique y no presionando.
  • Constatar que la cánula está bien fija, asegurándose que las tubuladuras no ejerzan presión excesiva sobre las orejas y la cara.
  • Ubicar las tubuladuras en posición declive, evitando de esta forma, que de existir condensación de gotas de agua las mismas no fluyan hacia la cánula nasal.
  • Poner el pulsioxímetro al paciente.
  • Cerciorarse de que no hay secreciones en el interior de la nariz que puedan adherirse a las cánulas.
  • Valorar la respuesta del paciente al tratamiento evaluando su estado clínico y priorizando los aspectos respiratorios: coloración, FR, compromiso de músculos intercostales, etc.
  • Registrar. 6

 

RECOMENDACIONES:

  • La cánula nunca debe obstruir por completo las fosas nasales.
  • Comprobar el nivel de agua destilada que nutre el calentador.
  • Controlar el grado de condensación de agua en las tubuladuras.
  • Valorar al paciente frecuentemente (frecuencia respiratoria y signos de dificultad respiratoria).
  • Medir la saturación de oxígeno y monitorizarlo, estableciendo límites por debajo de los cuales avisa la alarma.
  • Comprobar periódicamente que la cánula no esté dañada y que el paso del flujo sea el correcto. 6

 

CUIDADOS DE ENFERMERÍA

  • Proteger y vigilar la zona nasal para evitar erosiones.
  • Fijación correcta para evitar que las tubuladuras se enrollen en el paciente.
  • Realizar un correcto montaje del sistema de tubuladuras en el aparato y comprobar que todo funciona bien.
  • Mantener las tubuladuras en declive para evitar que el agua fluya hacia la cánula nasal.
  • Vigilar la temperatura del sistema, así como el grado de condensación en la cánula nasal.
  • Vigilar que el reservorio de agua del humidificador esté siempre a su nivel.
  • Enseñar la respiración nasal para que sea más efectivo el tratamiento. 1

 

CONCLUSIONES

La OTAF es una técnica no invasiva que mejora los síntomas y signos de la insuficiencia respiratoria aguda. Supone un soporte respiratorio de fácil aplicación y bien asumido por enfermería, tanto en planta como en UCI. En ambos casos, hay que tener en cuenta que se aplica a pacientes graves que requieren la máxima vigilancia y el seguimiento de un protocolo estricto.1,2,5

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Lourdes García Gabaldón, Elena Plaza García. Oxigenoterapia de alto flujo. Enfermería integral: Revista científica del Colegio Oficial de Enfermería de Valencia. 2012; 100: 29-32.
  2. Oxigenoterapia de alto flujo en cánulas nasales. Juan Ignacio Montiano JorgeConcepción Salado MarínE. CernatE. FernándezS. SánchezJ.C. Len. Acta pediátrica española. 2013; 71 (6): 134-138.
  3. Masclans JR, Pérez-Terán P, Roca O. The role of high flow oxygen therapy in acute respiratory failure. Med Intensiva. 2015; 39(8): 505-515.
  4. González-Castro A, Cuenca Fito E, Fernandez-Rodriguez A, Escudero Acha P, Rodríguez Borregán JC, Peñasco Y. High flow oxygen therapy in the treatment of SARS-CoV-2 pneumonia. Med Intensiva. 2021; 18: S0210-5691(21): 00003-6.
  5. Pírez Catalina, Peluffo Gabriel, Giachetto Gustavo, Menchaca Amanda, Pérez Walter, Machado Karina et al. Cuidados de enfermería en pacientes con oxígeno de alto flujo y ventilación no invasiva. Arch. Pediatr. Urug. 2020; 91(1): 48-51.
  6. Mónica Patricia Poncetta. Administración de oxígeno por cánula nasal de alto flujo (OAF). Medicina infantil. 2017; 24 (4): 340-343.