Type to search

Musicoterapia como cuidado complementario. Revisión sistemática.

18 diciembre 2021

AUTORES

  1. Antonio Manuel Sousa León. Diplomado en Enfermería. Universidad de San Jorge. Zaragoza.
  2. Laura Cetina Pérez. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  3. Laura Sanz González. Graduada en Enfermería. Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  4. Ana Paúl Fumanal. Graduada en Enfermería. Hospital Provincial de Zaragoza.

 

RESUMEN

Introducción: La música tiene multitud de definiciones tales como “melodía, ritmo y armonía, combinados” o “sucesión de sonidos modulados para recrear el oído”. Además de estas definiciones, se entiende que la música es parte de los individuos, las sociedades y el arte y sirve como instrumento de unión de todos ellos.

Metodología: revisión bibliográfica de 15 artículos publicados en las bases de datos IBECS, LILACS y PubMed. Los criterios de inclusión fueron: artículos publicados desde el año 2011 hasta 2021, en idioma inglés y español y que incluyeran la musicoterapia como terapia alternativa.

Resultados: Las constantes vitales y los niveles de ansiedad se redujeron en multitud de tipos de pacientes. Los estudios que incluyeron a enfermeros, tanto de pacientes como de terapeutas tuvieron un número muy elevado en la bibliografía existente.

Discusión: Las características relacionadas con las emociones y creencias en los pacientes son importantes para saber elegir el mejor enfoque de la terapia musical. Los resultados de los estudios revisados dan una importancia central a la creencia de los pacientes.

 

PALABRAS CLAVE

Musicoterapia, cuidados de enfermería, neoplasias, dolor, humanización de la atención.

 

ABSTRACT

Introduction: Music has a multitude of definitions such as “melody, rhythm and harmony, combined” or “succession of sounds modulated to recreate the ear”. In addition to these definitions, it is understood that music is part of individuals, societies and art and serves as an instrument of union of all of them.

Methodology: bibliographic review of 15 articles published in the IBECS, LILACS and PubMed databases. The inclusion criteria: articles published from 2011 to 2021, in english and spanish and that included music therapy as an alternative therapy.

Results: Vital signs and anxiety levels were reduced in many types of patients. The studies that included nurses, both patients and therapists, had a very high number in the existing literature.

Discussion: The characteristics related to emotions and beliefs in patients are important to know how to choose the best approach to music therapy. The results of the reviewed studies give central importance to the beliefs of the patients.

 

KEY WORDS

Music therapy, nursing care, neoplasms, pain, humanization of assistance.

 

INTRODUCCIÓN

La música tiene multitud de definiciones tales como “melodía, ritmo y armonía, combinados” o “sucesión de sonidos modulados para recrear el oído”. Además de estas definiciones, se entiende que la música es parte de los individuos, las sociedades y el arte y sirve como instrumento de unión de todos ellos1,2.

Según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), se define la musicoterapia como el uso de la música con objetivos terapéuticos, centrados en el ámbito psicológicos principalmente. Sin embargo, esta definición es demasiado general para tener una idea sobre esta terapia. La Federación Mundial de Musicoterapia, en su actualización del año 2011, la define como el uso de esta técnica musical, de manera profesional en entornos relacionados con la salud, la educación y ámbitos cotidianos para el individuo, su familia o comunidades y cuyos objetivos son el bienestar socioemocional, espiritual, intelectual y comunicativo. Además, esta práctica está basada en estándares profesionales, adecuándose a contextos socioculturales y políticos de las personas que la reciben. Esta última definición es más acorde al concepto de salud que propone la OMS y que abarca el espectro biopsicosocial del individuo3,4,5.

Es entendible que la RAE tenga en su definición la relación directa con la salud psicológica, ya que, históricamente, se ha empleado para ese fin3,6.

 

La musicoterapia es una técnica que se agrupa dentro de la medicina alternativa y que, por normal general, no se enseña en los estudios sanitarios de grado. Aunque a nivel europeo cada vez está más extendido su uso, en muchas ocasiones funciona como complemento que los pacientes se tienen que costear y sin informar al médico responsable7.

El uso de la música como terapia según lo conocido hasta el día de hoy, se remonta a civilizaciones como la egipcia, china o sumeria donde principalmente se tratan problemas de índole psíquica. En la época clásica muchos pensadores famosos (Platón, Aristóteles) junto con sus ideales del hombre musculado perfecto, se creía necesaria para alcanzar tal fin. En la época medieval la connotación religiosa de la musicoterapia era evidente, ya que su uso se extendía a todos los lugares y congregaciones cristianas. Con posterioridad músicos reconocidos como Haydn, utilizó la terapia musical para “curar” la melancolía de Esterhazy de Hungría. En España también se utilizó para tratar problemas depresivos de los reyes Felipe V y Fernando VI6.

A día de hoy existen multitud de ámbitos donde se aplica la musicoterapia y de diferentes formas. Por un lado, tenemos la musicoterapia comunitaria, enfocada en el uso dentro de las comunidades, donde se tienen en cuenta los factores que determinan las características propias de ese grupo poblacional (por ejemplo, nivel socioeconómico, tradiciones o religión). Este abordaje comunitario es complejo (al igual que el abordaje de Salud en las comunidades) y requiere de un estudio previo. El otro enfoque sería el individual, en el cual se entenderá a la persona de manera biopsicosocial y con una trayectoria histórica propia8.

 

Como históricamente la musicoterapia ha tenido gran peso en la solución de problemas de origen psicológico, hoy día muchos profesionales de la salud siguen teniendo esta creencia sobre su uso. Aunque lo cierto es que su aplicación se extiende más allá del ámbito psicológico, este contexto del individuo es un buen comienzo para entender la extensión de esta práctica. Numerosos estudios han demostrado los beneficios de incluir la música en la atención sanitaria, y cómo provocan el descenso de los niveles de ansiedad y mejora la calidad de vida del paciente y sus familiares. El transcurso del paciente por zonas sanitarias como un hospital provocan un aumento del estrés; éstos pueden verse disminuidos gracias a la aplicación de la musicoterapia4,9.

Aunque todas las personas están expuestas a un nivel de estrés basal cuando permanecen en un centro hospitalario, los niños, incluso con su mayor poder de adaptación que el adulto, sufren de una manera más profunda la sintomatología de su proceso patológico y las técnicas utilizadas en los hospitales. La carga emocional generada en el paciente pediátrico llega a suponer una limitación en su proceso de recuperación y cuya experiencia vivida quedará marcada como negativa y predispondrá a la persona a ideas aterradoras y disminución de la autoestima10.

Las características propias del paciente pediátrico en todos sus aspectos, brinda la necesidad de utilizar la musicoterapia y el juego como vía de contacto humano y comunicación con el niño10.

 

Existen ámbitos sanitarios como los paliativos, cuyo objetivo último coincide con los objetivos de la musicoterapia: el abordaje de la persona como un todo. En este sentido la música funciona como un catalizador en la mejora de las relaciones interpersonales (el paciente con la familia o con los profesionales) e intrapersonales. Facilita la comunicación con el paciente en el momento final de su vida que, a su vez, le ayuda a expresar sus miedos y circunstancias que lo inquietan11.

Aunque la evidencia existente de la musicoterapia como tratamiento frente al dolor no es fuerte, sí que se ha demostrado su beneficio frente a la mejora en la calidad de vida o la reducción de analgésicos. Tanto en cuidados paliativos como en unidades intensivas no es un tratamiento de primera línea, pero sí que funciona como un complemento no farmacológico ni invasivo11.

Otra situación frecuente en los hospitales y centros sociosanitarios es la pérdida del ser querido, lo que generará una situación de duelo. Esta situación es una experiencia subjetiva, basada en el conjunto de experiencias y vivencias acumuladas durante años relacionadas con la cultura y personalidad y que, en un contexto determinado, llevan a la persona a sentir la pérdida de un ser querido de maneras diferentes. Frente a esto existe lo que se conoce como musicoterapia post-pérdida, que es la realizada en personas que han perdido un ser querido y tiene como objetivo dar apoyo emocional, espiritual y favorecer el duelo social en el transcurso de la pérdida. Aunque no se han obtenido resultados significativos donde se demuestre que la música instrumental o sacra se relaciona con el bienestar espiritual, sí que se ha valorado una tendencia a la mejoría en aquellas personas que escuchan música religiosa o instrumental12.

 

La aplicación de la terapia musical en pacientes con problemas neurológicos ha sido observada y estudiada profundamente por distintos autores desde la década de los 90. Por ejemplo, el uso de un instrumento musical en personas con Parkinson que eran músicas provocaba una anulación casi total de los tics o descoordinación de los movimientos. Por otro lado, se puede utilizar la estimulación a través del ritmo de ciertas canciones para favorecer el aprendizaje de la marcha en personas con traumatismo de cráneo. Incluso está demostrado el uso de la música en pacientes de avanzada edad con el objetivo de orientar y estimular sensorialmente a la persona13.

Por estos motivos, la musicoterapia es una herramienta útil en la humanización de los cuidados. Es a través de este tipo de cuidados como los profesionales sanitarios estamos en contacto con la parte holística del proceso y siendo un factor protector de la despersonalización de la atención sanitaria. Existen proyectos en este sentido, como el de de la Fuente-Martos C et al.14, realizado en una unidad de cuidados intensivos (UCI), que buscan en la musicoterapia un tratamiento no farmacológico ni invasivo, para la reducción del nivel de estrés en pacientes sedados y no sedados, cuyo protocolo se realiza gracias a un musicoterapeuta, intensivista y una enfermera y con resultados satisfactorios.

Las UCI son uno de los servicios donde el paciente puede llegar a alcanzar grandes niveles de ansiedad y dolor por su exposición a máquinas y técnicas tales como la intubación mecánica invasiva o procesos dolorosos. Esto genera en el paciente la activación de su sistema nervioso simpático, donde se expulsa la adrenalina, noradrenalina o cortisol. Para calmar esta situación se utiliza tratamiento farmacológico, aunque con numerosos efectos secundarios como la hipotensión, náuseas o aumento del riesgo de infección nosocomial. La musicoterapia ha demostrado mediante varios estudios realizados que puede bajar la sensación de dolor o ansiedad en estos pacientes críticos, ya que este proceso abarca la parte cognitiva y emocional del paciente. Como hemos descrito con anterioridad, una característica de la música es precisamente que está relacionada con las emociones y experiencias humanas4,15.

 

Para la utilización de la musicoterapia como instrumento en la práctica enfermera, las Intervenciones de Enfermería (NIC) amparan con la etiqueta “Terapia musical” estas actividades. Esto proporciona a enfermería herramientas con la música para paliar problemas como la ansiedad (diagnóstico de enfermería)16.

Frente a todo lo explicado con anteri0dad, se ve la necesidad de estudiar los distintos ámbitos evidenciados científicamente donde se pueda utilizar la terapia musical por parte de enfermería, ya sea por cuenta propia o mediante un equipo multidisciplinar y cuyo objetivo principal sea mejorar su estado de salud o paliar problemas derivados de la estancia en un hospital o centro sociosanitario.

 

OBJETIVOS

  • Describir los distintos ámbitos sanitarios donde se pone en práctica la musicoterapia, tanto por profesionales de la música, como personal sanitario.
  • Mostrar los distintos beneficios resultantes de la utilización de la musicoterapia en el ámbito hospitalario en cualquier tipo de paciente y patología.
  • Examinar los proyectos realizados con musicoterapia en el ámbito sanitario.

 

METODOLOGÍA

Se ha llevado a cabo una revisión de la literatura para dar respuesta a los objetivos planteados.

Los criterios de inclusión en la revisión fueron: artículos científicos cuyo año de publicación no fuese inferior a 2011, artículos en español o inglés, de texto libre y de origen cuantitativo y cualitativo.

Las fuentes de información utilizadas fueron: PubMed, LILACS, IBECS, página web de la Real Academia de la Lengua Española, Organización Mundial de la Salud y la Federación Española de Asociaciones de Musicoterapia.

 

Las palabras clave utilizadas fueron: musicoterapia, enfermería, medicina alternativa, cuidados no farmacológicos.

Los descriptores usados en el trabajo fueron (Anexo 1).

Se ha utilizado el operador booleano “AND” para cruzar los descriptores deseados. Se utilizó para una primera búsqueda general el metabuscador Google Académico para tener una idea general sobre el tema (Anexo 2).

El total de artículos utilizados en la revisión bibliográfica fueron 14 artículos.

El resto de los artículos o información científica se buscó mediante las palabras clave musicoterapia, enfermería, humanización de los cuidados, terapias alternativas.

 

RESULTADOS

A continuación, se exponen las tablas resúmenes con los resultados principales de cada artículo revisado. Véase tabla 3 en anexos.

Características biopsicosociales de personas que recibieron terapia musical y sus preferencias por el tipo de terapia musical.

En el estudio de Silva VA et al.12, del total de familiares en duelo que acudieron a terapia en el estudio, el 72,5% eran hijos/as y el 27,5% cónyuges. El 43,5% fueron personas que no terminaron la educación secundaria. El 31,9% eran casados o viudos y la edad media fue de 47,8 años. Casi la totalidad de los asistentes tuvieron experiencias previas de duelo por muerte. Para más del 82% de los asistentes la religión era muy importante. El 84,1% tenía como hábito escuchar música y el 50% escuchaba música religiosa. Menos de un 6% consumía medicación antidepresiva.

Siguiendo el análisis del estudio anterior, para las personas que percibieron la terapia, el 82,6% de ellas la religión era muy importante y el 84,1% tenía el hábito de escuchar música. Casi la totalidad de las cuidadoras habían tenido experiencias previas de muerte de un familiar y el 76,9% tuvieron una situación de muerte en el hospital12.

En el estudio de Britez et al17, se utilizó la terapia a los niños oncológicos y sus cuidadores que principalmente eran mujeres (68,2%) y familiares de primer grado. El 45,5% de las personas encuestadas tuvieron experiencias previas en terapia musical. Las actividades que más gustaron en la terapia, lo que más le gustó fue tocar o improvisar con los instrumentos en un 27,3% de los encuestados, por encima de escuchar música grabada o en vivo, cantar o improvisar con los instrumentos musicales

En el estudio de Serra Vila M et al (11) referente al uso de la musicoterapia en una unidad de cuidados paliativos, el 69,15% se hizo con intervención grupal y el resto individual. El 73% de los participantes fueron mujeres con una edad media de 53 años aproximadamente. Existieron diferencias entre hombre y mujer referentes a la relación con el enfermo. Mientras que los hombres tenían relación de cónyuge o hijo a partes iguales, las mujeres eran el cónyuge del enfermero la mitad de las veces que los hijos/as. Las actividades que más gustaron a los participantes fue la audición de música en vivo, cantar y tocar o improvisar con instrumentos musicales.

En el caso control de Ozgundondu et al18, todas las participantes fueron mujeres del equipo sanitario, con una edad media de 24,61 años y un 92,8% de ellas tenían estudios universitarios. Además, el 78,6% estaban solteras y solo 2 de ellas tenían hijos. El 75% de las enfermeras trabajaban en UCI con pacientes de Medicina Interna.

En el ensayo aleatorizado de Sanjuán Naváis M19, el total de las personas en el estudio fueron mujeres cuya edad media estaba en los 63,7 años. La media de días con ventilación mecánica de las mujeres se situó en 18,75 días y el 45,68% estuvieron tratados con opiáceos; además el 21% estuvieron sedadas. Otro estudio centrado en la ventilación mecánica invasiva de Álvarez Trutié JA et al (20) tuvo como participantes 40 personas mayores de 19 años, excluyendo enfermos con patologías psiquiátricas o trastornos cognitivos.

El estudio de Otero Larnia MA et al21 se centró en niños con discapacidad que visitaron una consulta odontológica con una edad media de 9,02 años y de los cuales el 45% fueron niñas. Los diagnósticos de las personas estudiadas fueron TEA, síndrome de Down o déficit cognitivo. La ansiedad de los progenitores, que se evaluó con la escala de Corah fue moderada en un 45% y elevada en un 7,5%.

El estudio de Alarco Cadillo L et al22, también en una clínica odontológica, tuvo población compuesta por 60 niños entre 5 y 10 años, siendo todos colaboradores y sin discapacidades físicas ni mentales.

La revisión sistemática llevada a cabo por Torres Ake EA23 seleccionó 30 artículos sobre musicoterapia y masajes en pacientes ingresados en una unidad crítica neonatal, sin importar si éstos fueron prematuros o no (aunque la mayoría sí lo eran). Muchos de los niños presentaron inestabilidad hemodinámica.

En el ensayo clínico aleatorizado realizado a personas con cáncer de cabeza y cuello que iban a un centro ambulatorio (aunque perteneciente a un hospital), se describió que el 80% de los asistentes fueron mujeres con creencias religiosas católicas y con edades que se situaron entre los 33 años y los 80 años de edad. Los asistentes recibieron un tratamiento por cirugía exclusivamente se situó en un 47,5% del total, mientras que el 25% se trató con quimioterapia asociada a la cirugía24.

 

Efectos percibidos y objetivados tras las sesiones de musicoterapia.

Los participantes que acudieron a las sesiones de musicoterapia en el estudio de Sanjuán Naváis M19, redujeron su nivel del dolor, medido mediante la escala EVA, sin embargo, la diferencia entre antes y después de la terapia no fue estadísticamente significativa. Se encontraron diferencias significativas entre los valores basales y post terapia en el instrumento STAI, que sirve para medir la ansiedad. Esta diferencia se mantuvo incluso una hora después de la terapia. También se redujeron todas las constantes vitales después de la terapia con resultados estadísticamente significativos. En el trabajo de Álvarez Trutié JA et al.21 también con pacientes con ventilación mecánica invasiva, el grupo control no vio reducido sus niveles de TA, frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria o dosis del sedante. Sin embargo, en el grupo donde se aplicó terapia musical se encontró un nivel de significación p<0,05 en todas las variables anteriores al ser comparado con el grupo control. Para valorar el nivel de sedación y/o agitación, se usó la escala RASS en la cual se encontraron puntuaciones menores en el grupo que escuchó música, con niveles mayores de sedación que el otro grupo estudiado. Esta mejoría de los pacientes fueron valorados por médicos y enfermeros responsable del cuidado de los pacientes, indicando mejoría en los signos vitales del paciente, mejor adaptación en el destete de la ventilación invasiva y menor necesidad de atención por parte de enfermería y medicina.

En pacientes ingresados en la UCIN, la aplicación de la terapia musical tuvo beneficios en la disminución de la frecuencia cardíaca y respiratoria, uso de la ventilación mecánica y del dolor, y aumento de la saturación de oxígeno; mientras que la terapia táctil favorece mayoritariamente el aumento de peso en el neontato23.

En el estudio de Serra Vila M et al.11, el total de las sesiones de musicoterapia fueron puntuadas con un 9,12 de media (en una escala del 0 al 10). El 45% de ellos indicaron que eligieron la terapia por la condición física del paciente y el 28,9% por la intimidad que ofrece. Los beneficios que se observaron estaban relacionados principalmente con el estado de relajación, apoyo emocional o distracción. Tanto los pacientes como sus cuidadores, recomendaban la terapia en un 27% de los casos por la relajación que ofrecía. Las respuestas libres en las cuestas ofrecidas tras las sesiones de musicoterapia estaban relacionadas con la gratitud hacia los profesionales y con mejoras a nivel corporal.

Ozgundondu B (18), describió una reducción del nivel de estrés percibido (escala PSS) en las enfermeras que recibieron sesiones de musicoterapia. Esta reducción no fue estadísticamente significativa hasta la semana 8 y 12, en comparación con el nivel de estrés de base. Lo mismo ocurrió con la FSS (escala para medir la fatiga), cuya diferencia entre la medición basal y la semana 4 no fue estadísticamente significativa. Sin embargo, se encontró diferencia con la medición basal y la semana 8 y 12.

En el estudio anterior, se midió con la escala COPE diferentes dimensiones relacionadas con el afrontamiento del estrés. El uso de la musicoterapia en las enfermeras fue una herramienta para luchar con el estrés con asociación significativa en la semana 12 de realización. Las sesiones sirvieron de desfogue a las profesionales sanitarias con el mismo resultado que la anterior dimensión. La dimensión donde la terapia musical tuvo mayor repercusión fue en la aceptación de la situación frente al estrés de las participantes, donde se vio asociación significativa en las semanas 4, 8 y 12. La mayoría de las dimensiones no tuvieron cambios significativos18.

En el estudio cualitativo de Araújo Núnes ECD2, los pacientes que tuvieron una entrevista 24h después de la terapia, refirieron encontrar mejoría en las siguientes categorías:

  • La parte física: minimizó sus síntomas y mejoró la percepción de su cuerpo, sintiendo sensación de comodidad.
  • La parte mental: proporcionó sentimientos de confianza, esperanza y bienestar. Sintieron que, gracias a la terapia musical estaban menos aburridos en el hospital y les alegraba. Además, esta mejoría fue palpable en los familiares y/o cuidadores.
  • La parte del alma: los participantes refirieron sentir paz, sentimientos cercanos a Dios, alegría, alivio frente a la tristeza y como herramienta para la reflexión. La terapia musical les hacía querer escuchar más música.

Además de percibir las sensaciones anteriores, a los pacientes les generó esperanza durante todo el proceso. Rememoran recuerdos positivos que les generó alegría y a su vez, de nuevo esperanza para seguir con el proceso hospitalario2.

 

Se reforzó el vínculo con los familiares (cuidadores a su vez) y las sensaciones de querer disfrutar del hogar con los seres queridos2.

El total de los pacientes con esta terapia alternativa recomiendan su uso constante en pacientes que requieren de un mayor tiempo en el hospital2.

Carrasco García J (25) en su revisión sistemática, encontró beneficios psicológicos y fisiológicos en tres de los artículos revisados, principalmente mejoría referente a la relajación en pacientes de cuidados paliativos, bienestar en personas en fase terminal y beneficios psicológicos en mujeres con cáncer de mama. Los estudios donde solamente se encontraron beneficios psicológicos se encontraron mejoras en los niveles de ansiedad, depresión, malestar emocional tanto del paciente como de sus cuidadores. Referente a los beneficios fisiológicos, el uso principal de la musicoterapia se encontró como coadyuvante del tratamiento analgésico en distintos tipos de pacientes y mejoría en la calidad del sueño. Se halló también beneficios intelectuales y espirituales, dando lugar al consuelo del espíritu e intimidad afectiva según refieren los pacientes.

La aplicación de la musicoterapia por enfermeras a pacientes de trauma en el trabajo de Bojorquez GR et al (26) obtuvo una reducción estadísticamente significativa frente al dolor y la totalidad de ellos que recomendarían la terapia musical. El uso de analgésicos para el dolor más leve. Además del dolor, se observó una reducción pequeña de la ansiedad, aunque fue significativa.

La diferencia encontrada en el estudio de Otero Larnia MA et al (21) entre las tensiones arteriales sistólicas y diastólicas en los niños antes de la intervención y después fue estadísticamente significativa, viéndose reducido su valor. La frecuencia cardíaca también sufrió un descenso después de la terapia, con una diferencia significativa. La reducción de la ansiedad por parte de los niños y sus progenitores se vio reducida con un nivel de significación P<0,001. En personas a las que no se les aplicó la terapia musical no vieron reducido su nivel de ansiedad.

Los niños sin ningún tipo de limitación física o mental y colaboradores del estudio de Alarco Cadillo L et al (22) vieron reducido su nivel de ansiedad después de la intervención cuando se les había realizado terapia musical y distracciones audiovisuales, aunque al utilizar el Test de Dibujos de Venham no se encontró diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de estudio. Sí que se encontró diferencias significativas con diferentes test en la evaluación del nivel de ansiedad aplicada en la técnica dental entre los grupos de estudio.

En pacientes que asistían a una clínica ambulatoria a los que se les aplicó terapia musical, se descubrió que el 100% de ellos redujeron su ansiedad en 10,5 puntos según la escala STAI entre la primera y segunda sesión; esta reducción fue estadísticamente significativa. También se observó la reducción de la presión arterial sistólica y frecuencia cardíaca en el 55% de los participantes y 30% en la diastólica. Todo ello conlleva a una disminución media de 2,75 mmHg de presión arterial. Las reducciones de estos valores obtuvieron un nivel de significación para p< 0,0524.

 

Características de las investigaciones sobre musicoterapia y enfermería.

La investigación de Chadi Tondatti P et al.10, reflejó las distintas investigaciones llevadas a cabo en cuidado a los pacientes con musicoterapia. El 88% de las investigaciones realizadas fueron llevadas a cabo por el cuerpo de enfermería. El 58,8% tuvieron un perfil cuantitativo, mientras que el 41,2% cualitativo. La mayoría de los artículos revisados trataban las percepciones de los profesionales de la salud y los cuidadores. Casi todas las publicaciones estudiaron el uso y aplicación de la terapia musical de forma exclusiva en la planta de pediatría y desarrollado en lugares como parroquias, servicios de atención primaria o estudios musicales.

En casi todos los artículos que se revisaron, la humanización de la atención y los cuidados de enfermería fue el foco del estudio, colocando a los enfermeros como profesionales que utilizaban esta herramienta de terapia alternativa. Además, se percibió la aplicabilidad de la musicoterapia como correcta en el ámbito del entretenimiento, reduciendo el nivel de estrés en los niños10.

En el estudio de Carrasco García J et al.25 enfocado a musicoterapia en pacientes oncológicos, el principal cáncer investigado con terapia musical fue el cáncer de mama en un 29,41%. Los estudios se enfocaron en el 94,11% de los casos en personas adultas y el 35,29% en población femenina con cáncer de mama.

La mayor parte de los estudios sobre el beneficio de la terapia musical provienen de China y EEUU con un 47,5% del total. Los diseños utilizados fueron variados y el 23,52% tuvieron estructuras de ensayos clínicos aleatorizados25.

Hubo dos estudios revisados que se centraron en utilizar la terapia musical y audiovisual en un centro de odontología21,22.

 

Formas de utilizar la musicoterapia y profesionales.

En la revisión sistemática de Carrasco García J et al.25, las actividades que se realizaron en terapia musical en los estudios revisados fueron la música en directo, ejercicios de relajación, música grabada, creación de canciones, interacciones con la música y utilización de música sacra. El 29,41% de los artículos revisados la terapia musical corría a cargo de otros profesionales distintos a un musicoterapeuta, pero con formación previa de musicoterapia. De este estudio se desprende que el modelo de terapia musical es variado: el 29,41% utilizaron una metodología libre, mientras que el resto siguieron técnicas como musicoterapia como relajación o música receptiva. Además, en estudios como el de Alarco Cadillo L22, en una clínica dental, la terapia musical se combinó con métodos audiovisuales y gafas 3D estereoscópicas aplicadas desde un teléfono móvil y unos auriculares.

 

DISCUSIÓN

La música como herramienta para mejorar la salud de las personas enfermas o sanas ha sido una constante a lo largo de la historia, aunque según la etapa donde se aplicó, se hacía con un fin u otro. Pero la salud de los humanos abarca los aspectos biopsicosociales de éste y es necesario tenerlos todos en cuenta y es aquí donde la música se puede utilizar como terapia alternativa1,5.

Aunque de alguna manera u otra todos somos conocedores de la música en sus distintas tesituras, es necesario que los profesionales de salud valoren y tengan en cuenta el potencial que tiene la terapia musical en los pacientes y las características de éstos. Por ejemplo, algunos de los estudios revisados han descrito que la terapia con música iba enfocada a pacientes con una patología concreta y a sus familiares y/o cuidadores, entendiéndose como un núcleo inseparable17,18,19.

El target de la musicoterapia en la mayoría de los artículos revisados se centra en pacientes con patologías graves o críticas, crónicos o incurables o pediátricos, aunque la mayoría estudió a pacientes adultos. Es comprensible que sea necesario buscar alternativas terapéuticas a las habituales para tratar sintomatologías propias de esos procesos o derivadas de la farmacología, ya que en muchas ocasiones se quiere evitar disminuir interacciones o efectos no deseados. En este sentido la música hace gala de no tener efectos secundarios y poder disminuir el nivel analgesia pautada10,25.

El perfil de personas que recibieron la terapia musical fueron principalmente mujeres, ya fueran pacientes o familiares con patología de cáncer de mama. Es posible que esto no sea coincidencia ya que el cáncer de mama es el tipo de cáncer más numeroso en países como España y además, éstas han tenido un rol histórico en la sociedad como pilar de la familia y cuidadora informal11,18,19.

Independientemente del uso de la terapia musical en el ámbito hospitalario (del cual se han realizado numerosos estudios), se estima que el 16% de los niños con edad escolar presentan procesos de ansiedad durante las visitas a centros odontológicos. En estos ámbitos está demostrado que los niveles de ansiedad generados en el menor son medios o elevados. En esta vía, el estudio de Otero Larnia MA et al (21) incluyó a pacientes pediátricos con problemas psicológicos o psiquiátricos donde al valorar en pacientes que recibieron terapia musical describió una reducción en niveles de FC, TA y ansiedad. Sus resultados fueron acordes a la evidencia revisada, como la de Gómez R et al.28 que también encontró disminución de los niveles de ansiedad en niños con síndrome de Down en una consulta de odontología. Los resultados también fueron acordes a los encontrados por Alarco Cadillo L21 en el cual los niveles de ansiedad disminuyeron cuando se les aplicó tanto la terapia musical, como audiovisual antes y después de la intervención30.

 

La población infantil es un grupo etario que presenta unas características muy concretas cuando se trabaja con ellos en el ambiente sanitario. Dentro de todas las técnicas, decisiones o forma de expresarse que se utilice en ellos, también influirá indirectamente en sus progenitores que, generalmente, serán los cuidadores principales. Los resultados obtenidos en la revisión muestran un beneficio evidente en los niños, pudiéndose explicar esto por la facilidad de adaptación y aprendizaje que tienen. En este sentido, las actividades en la terapia musical que requirieron habilidades manuales o improvisación, además servir como reductor de la ansiedad, fue una vía de comunicación. La relación paterno-filial se ha descrito en los trabajos como un todo, completamente necesaria para la recuperación total del niño. La musicoterapia ha sido un catalizador en el refuerzo de este tipo de relación mejorando los niveles de ansiedad de ambas partes. También se han observado mejoras frente a estímulos aversivos que encuentran los más pequeños en el ámbito sanitario. El manejo de la musicoterapia por profesionales proporcionó el manejo de síntomas de una manera no invasiva y asequible para los niños y sus familiares. Y aunque existe poca evidencia científica y la que hay ofrecen unos resultados discretos, es aconsejable seguir investigando en este aspecto17,27,28.

Hubo estudios centrados en el bienestar y mejoría clínica del paciente en situaciones críticas como la ventilación mecánica invasiva a través de la musicoterapia. Los dos estudios revisados tuvieron resultados parecidos, enfocándose uno en la mejora de la ansiedad y disminución de las constantes vitales a un rango normal y otro en la mejor facilidad del destete de la ventilación invasiva, mejora visual por parte del equipo sanitario y disminución de la TA. De estos dos estudios se pudo concluir que se puede controlar a través de terapias musicales la ansiedad o los niveles de sedación con una menor cantidad de fármacos y sin la constante intervención del equipo médico y/o enfermero, lo que disminuye las respuestas de los pacientes potencialmente dañina19,20.

En la UCIN, los neonatos presentan una situación crítica debido, principalmente, a su inmadurez anatómica y fisiológica. El uso de la musicoterapia mejoró las constantes vitales de los niños y favoreció el aumento de la saturación de oxígeno. Pero se descubrió otra terapia centrada en los masajes al niño que se relacionó con el aumento de peso. Esto nos hace pensar que, aunque la terapia musical pueda ser aplicada a pacientes prematuras ingresados en unidades de cuidados críticos, su uso es aconsejable combinado con otros tipos de terapia como la táctil, para mejorar parámetros que de otra manera no sería posible23.

 

La utilización de la musicoterapia en pacientes con cáncer está consiguiendo extender su uso por todo el mundo por su comodidad y mejoras en el paciente y esto se ve reflejado en el número de artículos que se publican de este tema. En el estudio de Firmeza MA et al.24, los resultados obtenidos que representan una disminución de los niveles de ansiedad en los pacientes coinciden con el resto de evidencia. Además, existe un estudio que validó un modelo de calificación y enfoque de la atención de los enfermeros en el Instituto de Cancerología de Colombia donde se descubrió que, cuando el tratamiento curativo no es posible, aparece un sentimiento que une al individuo con una fuerza superior que ayuda a éste a replantear las relaciones y situación con ellos mismos y con sus allegados. Esta situación expone a los profesionales de la salud a considerar numerosas estrategias para abordar la situación tan compleja de este tipo de personas y mejorar su calidad de vida a la par que la comunicación interpersonal31.

Las características relacionadas con las emociones y creencias en los pacientes son importantes para saber elegir el mejor enfoque de la terapia musical. Los resultados de los estudios revisados dan una importancia central a la creencia de los pacientes10.

Otra de las características interesantes fue la implicación del cuerpo de enfermería en los distintos estudios con la terapia musical. Las enfermeras son perfiles profesionales cuyo objetivo principal es el cuidado de las personas en distintos ámbitos. Cada paciente con su propio contexto es una situación diferente a la que la enfermería debe hacer frente y brindar el mejor cuidado posible. Muchas veces, estas situaciones son complejas y las enfermeras tienen la obligación profesional y ética de abordarlas con las mejores herramientas posibles. Ozgundondu et al.18 describió la mejoría del estrés y la fatiga percibida de las enfermeras que recibieron la terapia musical. Se evidencia de esta manera la necesidad de un apoyo en forma de terapia hacia el colectivo sanitario de enfermería para que puedan realizar el trabajo de la mejor manera posible (trabajos de enfermería). Además, La terapia musical está registrada como una intervención de enfermería y de la cual se puede hacer uso cuando un profesional lo crea oportuno. Pero a veces, las situaciones complejas también requieren una atención a quien cuida, en este caso, enfermería. Siguiendo este hilo, el trabajo de Chadi Tondatti et al.10 reflejó el porcentaje tan elevado de estudios sobre musicoterapia y cuidado a pacientes, revelando el rol en este ámbito que están teniendo las enfermeras.

 

El paciente es entendido por enfermería como un ser compuesto de una parte biológica, otra mental y una sentimental. La multitud de técnicas realizadas en él (muchas veces por parte del personal enfermero) pueden ser cruentas y temerosas para el paciente a la par que necesarias. Generalmente, éstas técnicas o tratamientos son realizados en servicios especiales como UCI o unidades de oncología. Los enfermeros tienen un papel muy importante para que estos procesos sean más livianos para los enfermos. Entender el miedo, la ansiedad o incluso el dolor que puede producir en las personas es clave para un abordaje efectivo. La terapia musical ha demostrado reducir estos niveles de estrés y miedo a situaciones difíciles y donde enfermería puede tomar un papel activo2,10,25.

Los gustos o hábitos musicales son interesantes tenerlos en cuenta antes de valorar un tipo de musicoterapia u otra, y, aunque este factor es muy dependiente de la cultura, los profesionales deben trabajar con herramientas que le resulten familiares al paciente. Silva VA et al.12 descubrió que la mayoría de sus pacientes tenían el hábito de escuchar música sacra.

Los trabajos revisados utilizaron encuestas y expresión verbal como método de evaluación tras las sesiones. Sin embargo, ambos métodos pudieron estar muy sesgados porque durante el estudio, los pacientes sufrían deterioro físico, cognitivo o ambas, condicionando la valoración final y siendo más complejo de valorar para los profesionales que realizaron los estudios11.

La musicoterapia es una herramienta que, aunque está registrada en las intervenciones de enfermería (NIC), todos los profesionales sanitarios con una formación básica en terapia musical podrían realizar y que todavía no suele ser habitual su uso. Esto es acorde con lo descrito por Carrasco García J et al (25), donde la mayoría de los estudios revisados, la mayoría de las terapias musicales fueron llevadas a cabo de musicoterapeutas de profesión, y solo uno de cada tres se realiza por personas tituladas con formación previa. Se entiende que la musicoterapia sigue siendo un campo muy abierto y “nuevo” para el descubrimiento de nuevas técnicas que mejoren la eficacia de esta terapia alternativa.

Como hemos dicho anteriormente, las enfermeras están teniendo cada vez un papel más importante en el estudio de la musicoterapia en los distintos contextos donde se mueven las personas y son las autoras de dichos proyectos en un porcentaje muy elevado de la evidencia existente. Pero, debido al carácter emocional, sensorial y cultural de la música y sus aplicaciones en el mundo sanitario, muchos de los trabajos realizados son de carácter cualitativo, buscando reflejar todos los sentimientos, sensaciones y experiencias vividas previas, en la terapia musical y después de ella. Esta situación tiene que ayudar a fomentar no solo la investigación de la musicoterapia con perfiles cuantitativos, sino también cualitativos10,25.

 

CONCLUSIONES

  • La terapia musical es utilizada en distintos ámbitos sanitarios, aunque se centra en unidades como UCI u oncología, donde el dolor o el sufrimiento del paciente y familiares es elevado.
  • Los beneficios de la terapia musical que perciben tanto los cuidadores principales como los pacientes son de origen físico, mental y emocional. Los beneficios observados en esta misma terapia alternativa por los profesionales hacen referencia principalmente a la reducción del dolor, estrés y mejoría en la percepción de uno mismo.
  • Los estudios realizados con la musicoterapia como tema central se centran mayormente en la mejora de la calidad de vida del paciente ingresado en el hospital o con procesos crónicos o paliativos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Real Academia de la Lengua [Internet]. Madrid. RAE; 2021 [acceso el 28 de abril de 2021]. Disponible en: https://dle.rae.es/m%C3%BAsico
  2. Araújo Nunes ECD et al. Music as a transpersonal care tool – perceptions of hospitalized people assisted in the university extensión. Esc Anna Nery 2019;24(2): e20190.
  3. Real Academia de la Lengua [Internet]. Madrid. RAE; 2021 [acceso el 28 de abril de 2021]. Disponible en: https://dle.rae.es/musicoterapia
  4. Federación Española Asociaciones de Musicoterapia [Internet]. Logroño; FEAMT; 2021 [acceso el 28 de abril de 2021]. Disponible en: http://feamt.es/que-es-la-musicoterapia/
  5. Organización Mundial de la Salud [Internet]. Ginebra. OMS; 2021 [acceso el 28 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.who.int/es/about/who-we-are/frequently-asked-questions
  6. Universidad Católica de Valencia [Internet]. Valencia. UCV; 2017 [acceso el 28 de abril de 2021]. De Calle Albert I. Desde la Antigüedad hasta el Prerromanticismo, terapia musical. Disponible en: https://blogs.ucv.es/postgradopsocologia/2017/04/15/historia-musicoterapia-desde-antiguedad-hasta-prerromanticismo/
  7. Ardila E. Las medicinas complementarias y el cáncer. Rev Colomb Cancerol 2010;14(3):127-128.
  8. García R. Sistemas complejos. Conceptos, método y fundamentación epistemológica de la investigación interdisciplinaria. Primera edición. Barcelona. Editorial Gedisa; 2013.
  9. Yurkovich J, Burns DS, Harrison T. The Effect of Music Therapy Entrainment on Physiologic Measures of Infants in the Cardiac Intensive Care Unit: Single Case Withdrawal Pilot Study. J Music Ther [Internet]. 2018; [citado el 30 de abril 2021]; 55(1):62-82. Available from: https://academic.oup.com/jmt/ article-abstract/55/1/62/4920858?redirectedFrom=fulltext. DOI: http:// dx.doi.org/10.1093/jmt/thx017
  10. Chadi Tondatti P, Correa I. Use of the music and play in pediatric nursing care in the hospital context. Invest Educ Enferm. 2012;30(3): 362-370.
  11. Serra Vila M, De Luis Molero VJ, Valls i Ballespí J. Evaluación de un programa de musicoterapia en una unidad de cuidados paliativos. La perspectiva de los cuidadores. Med Paliat. 2016;23(3):129-140.
  12. Silva VA, Silva RCF, Turrini RNT, Marcon SS, Silva MJP. Characteristics of caregivers submitted to music therapy after the death of loved ones. Rev Bras Enferm. 2019;72(6):1464-70.
  13. Zárate D Patricia, Díaz T Violeta. Aplicaciones de la musicoterapia en la medicina. Rev. méd. Chile [Internet]. 2001 Feb [citado 1 de mayo 2021] ; 129( 2 ): 219-223. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872001000200015&lng=es. http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001000200015.
  14. De la Fuente Martos C, Rojas Amezcua M, Gómez Espejo MR, Lara-Aguayo P, Morán-Fernández E y Aguilar Alonso E. Implantación de un proyecto de humanización en una Unidad de Cuidados Intensivos. Med Intensiva. 2018;42(2):99-109.
  15. Sanjuan Naváis M, Via Clavero G, Vázquez Guillamet B, Moreno Duran AM, Martínez Estalella G. Efecto de la música sobre la ansiedad y el dolor en pacientes con ventilación mecánica. Enferm Intensiva. 2013;24(2):63-71.
  16. Pérez Vera AM, López Cócera VC, López Cócera JA, Arias Mancheño M, Fernández María ML, Ros Navarret R, Escutia Valentin MI. Musicoterapia y enfermería. Enfermería Integral nº 102; 9/13. 3-6.
  17. Britez ER, Núñez D, Almirón M. Valoración de la musicoterapia en pacientes oncológicos pediátricos y sus cuidadores. An. Fac. Cienc. Méd. (Asunción) / Vol. 53 – Nº 3, 2020.
  18. Ozgundondu B, Metin ZG. Effects of progressive muscle relaxation combined with music on stress, fatigue, and coping styles among intensive care nurses. Intensive & Critical Care Nursing 54 (2019) 54–63.
  19. Sanjuan Naváis M, Via Clavero G, Vázquez Guillamet B, Moreno Duran AM, Martínez Estalella G. Efecto de la música sobre la ansiedad y el dolor en pacientes con ventilación mecánica. Enferm intensiva. 2013;24(2):63-71.
  20. Álvarez Trutié JA, Fernández Fernández L, Lahite Savón Y, Rivo Sayoux BN. La musicoterapia como alternativa para el control de la agitación y sedación de paacientes con ventilación mecánica invasiva. Rev Infor Clinic. Volumen 99 No. 5. Septiembre – octubre 2020. 442-451.
  21. Otero Larnia MA, Ramos Guerrero LA, casas Apayco L, Cuadros Bobadilla CM. Eficacia de la musicoterapia para reducir la ansiedad dental en niños con discapacidad. Revista de Odontopediatría Latinoamericana. Vol 11 N° 1 Enero – Junio 2021.
  22. Alarco Cadillo L, Casas Apayco L, Reyes Bossio M, Ramírez Torres MC. Uso de dos técnicas alternativas de manejo de conducta: musicoterapia y distracción audiovisual, en el control y manejo de ansiedad en pacientes pediátricos de 5 a 10 años. Revista de odontopediatría Latinoamericana. Vol. 7 Nº1 Enero – Junio 2017.
  23. Torres Ake EA, Lugo Ake GR, Matos Villanueva JA, Puch Kú EBS. Masaje frente a musicoterapia para reducir el estrés en prematuros de una unidad crítica neonatal, una revisión sistemática. Rev Enferm Inst Mex Seguro Soc. 2020;28(1):49- 57.
  24. Firmeza MA, Rodrigues AB, Melo GAA, Aguiar MIF, Cunha GH, Oliveira PP, et al. Uso de música en el control de la ansiedad en clínicas externas de cabeza y cuello: ensayo clínico aleatorizado. Rev Esc Enferm USP · 2017;51.
  25. Carrasco García J, González López I, Cañizares Sevilla AB. Beneficios de la musicoterapia como opción integrativa en el tratamiento oncológico. Psicooncología 2020; 17(2): 335-355.
  26. Bojorquez GR, Jackson KE, Andrews AK. Music therapy for surgical patients. Approach for managing pain and anxiety. Crit Care Nurs Q. Vol. 43n No. 1, pp.81-85.
  27. Campos, I. Enciclopedia de Musicoterapia, tomo 4. Asunción: 2019; 10, 57, 69-70, 135, 545-554.
  28. Sarkamo T, Tervaniemi M. Latinen S. Music listening enhances cognitive recovery and mood after middle cerebral artery stroke. Brain 2008; 131: 866-76.
  29. Gómez R, Durán L, Cabra L, Pinzón C, Rodríguez N. Musicoterapia para el control de ansiedad odontológica en niños con Síndrome de Down. Hacia promoc. Salud. 2012;17(2): 13-24.
  30. Marcano, A.A., Figueredo, A.M., Orozco, G. Evaluación de la ansiedad y miedo en niños escolares en la consulta odontopediátrica. Rev Odontoped Latinoam 2012; 2(2). Obtenible en: http://www.revistaodontopediatria.org/ediciones/2012/2/art-7/. Consultado el: 09-05-2021.
  31. Alarcón AM, Barrera-Ortiz L, Carreño SP, Carrillo GM, Farías RE, González G, et al. Development of a functional model of nursing care in cancer. Invest Educ Enferm [Internet]. 2014 [cited 2021 May 8];32(2):206-15. Available from: http://www.scielo.org.co/pdf/iee/v32n2/v32n2a03.pdf

 

ANEXOS

Tabla 1. Descriptores utilizados:

CastellanoInglés
MusicoterapiaMusic Therapy
Atención de EnfermeríaNursing Care
NeoplasiasNeoplasms
DolorPain
Humanización de la AtenciónHumanization of Assistance

Fuente. Elaboración propia.

 

Tabla 2. Búsquedas bibliográficas más importantes:

Fuentes de InformaciónEstrategias de búsquedaArtículos

Encontrados

Artículos cribados por título, resumen y C. inclusiónArtículos seleccionados
LILACS

LILACS

“Musicoterapia”

AND

“Atención de Enfermería”

“Musicoterapia”

AND

“Neoplasias”

“Musicoterapia”

AND

“Humanización de la Atención”

13

12

1

11

10

1

2

2

1

IBECS“Musicoterapia”

AND

“Dolor”

1183
PUBMED“Music Therapy”

AND

“Nursing Care”

48462

Fuente: elaboración propia.

 

Tabla 3. Tabla resumen:

AutorAñoTipo de EstudioNº Participantes/ Estudios comparadosResultados
Araújo Nunes NCD et al (2).2019Estudio descriptivo-cualitativoParticipantes: 15 pacientesLa música consiguió aumentar la esperanza durante la hospitalización.

Sentimientos evocados tras la terapia musical.

Chadi Tondatti Pet al (10)2012Revisión bibliográficaRevisión: 17 estudiosEl 59% de los estudios son de origen cuantitativo.

Las actividades musicales fueron realizadas principalmente por enfermeras.

Serra Vila M et al (11)2013Estudio descriptivo-cualitativoParticipantes: 100 pacientesLas técnicas preferidas en musicoterapia fueron cantar e improvisar.

El apoyo emocional y la relajación fueron los beneficios mejores valorados.

Silva VA et al (12)2018Ensayo Clínico aleatorizado (corte transversal)Participantes: 69 personasEl 85% de los participantes tenía un vínculo fuerte con el paciente.

El 68,1% de los cuidadores vivieron un proceso paliativo superior a 6 meses.

Britez ER et al (17)2020Estudio ObservacionalParticipantes: 22 personasEl total de las personas encuestadas refirió beneficio al finalizar la sesión.

Los encuestados recomendarían la sesión.

Álvarez Trutié JA et al (20)2020Estudio Caso – ControlParticipantes: 40 pacientesMejora de la TAM, FC y FR por la terapia musical.

El grupo que recibió musicoterapia mejoro los niveles de agitación.

Firmeza MA et al (24)2016Ensayo Clínico AleatorizadoParticipantes: 40 personasDisminución de la percepción de ansiedad.

Frecuencia respiratoria disminuida tras terapia musical.

Fuente: elaboración propia

 

Tabla 3. Resumen resultados (continuación):

AutorAñoTipo de EstudioNº Participantes/ Estudios comparadosResultados
Ozgundondu B et al (18)2019Ensayo Clínico AleatorizadoParticipantes: 56 enfermeras
  • El estrés y la fatiga se redujeron en la semana 8 y 12.
  • La terapia sirvió de desahogo emocional.
Sanjuán Naváis M et al (19)2013Ensayo Clínico AleatorizadoParticipantes: 44 personas
  • La musicoterapia disminuyó la ansiedad.
  • No se demostró efectos sumativos a lo largo de las sesiones
Carrasco García J et al (25)2020Revisión bibliográficaParticipantes: 100 pacientes
  • La terapia musical redujo los efectos de la quimiterapia.
  • La musicoterapia mejoró la percepción de las emociones.
Bojorquez R et al (26)2020Ensayo Clínico aleatorizadoParticipantes: 101 pacientes
  • La musicoterapia redujo el dolor y ansiedad.
  • Se redujeron las dosis de opiáceos tras la musicoterapia.
Otero Larnia MA et al (21)2021Estudio CohortesParticipantes: 40 personas
  • La TAS y TAD se vieron reducidas en el grupo expuesto a musicoterapia.
  • La terapia musical redujo los niveles de ansiedad.
Alarco Cadillo L et al (22)2017Estudio Cuasi-ExperimentalParticipantes: 60 niños
  • Reducción de la ansiedad durante la consulta odontológica.
  • Diferencias entre niños con terapia musical y sin ella.
Torres Ake EA et al (23)2020Revisión SistemáticaTrabajos: 30 estudios
  • La terapia musical favoreció la estabilidad hemodinámica.
  • Musicoterapia y masajes mejoraron muchos parámetros en el lactante.

Fuente: elaboración propia.