Type to search

Metacrilato de metilo. Poco conocido

28 noviembre 2021

AUTORES

  1. Aránzazu Salas García. Enfermera Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  2. Gema Gasca Tizné. Enfermera Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  3. Belén Pes Rey. Enfermera Hospital de Jaca, Huesca.
  4. Ángeles Reyes López. Enfermera Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  5. Pilar Martínez Sampedro. Enfermera Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  6. Nora Miranda Cebrián. Enfermera Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.

 

RESUMEN

El cemento óseo es un material que se utiliza para cementaciones y fijaciones óseas. Se prepara a partir de dos componentes: monómero (líquido) y polímero (polvo). Algunos de ellos incorporan antibióticos como profilaxis y tratamiento de infecciones protésicas y otras. Enfermería desempeña un papel fundamental en su preparación y aplicación.

 

PALABRAS CLAVE

Enfermería de quirófano, polimetil metacrilato.

 

ABSTRACT

Bone cement is a material used for bone cementation and fixation. It is prepared from two components: monomer (liquid) and polymer (powder). Some of them incorporate antibiotics as prophylaxis and treatment of prosthetic infections and others. Nursing plays a critical role in its preparation and implementation.

 

KEY WORDS

Operating room nursing, polymethyl methacrylate.

 

DESARROLLO DEL TEMA

Los profesionales de enfermería que diariamente trabajamos en el quirófano de traumatología, estamos expuestos en la preparación del cemento quirúrgico al metacrilato de metilo; el cual es una sustancia nociva.

El cemento quirúrgico es un producto químico basado en el ácido acrílico que tiene como funciones la de rellenar, consolidar o estabilizar y la de amortiguar la carga de la prótesis al tejido óseo, así como una función antibiótica, en el caso de que lleve éste1,2.

Es importante conocer sus efectos secundarios inmediatos, así como el riesgo que presenta la enfermera instrumentista durante el mezclado, momento en el que se produce mayor cantidad de vapores tóxicos y nocivos.

Teniendo en cuenta el paso del tiempo y más su historia. En el ámbito de la cirugía ortopédica, los hermanos Judet3, en París, desarrollaron una endoprótesis femoral, de material acrílico entre 1946 y 1953.

 

En el año 1957 Wiltse, Hall y Stenehjem4 llevaron a cabo el primer estudio experimental sobre el uso de este componente en cirugía, y la biocompatibilidad se comprobó en el conejo o el mono.

Pero es el Dr. John Charnley en 1958 el que usó el cemento óseo en ortopedia, concretamente en una prótesis total de cadera.

A partir de ese momento su uso se ha desarrollado y afianzado para implantes articulares, relleno de cavidades, suplemento a la fijación de fracturas patológicas y hueso osteoporótico, entre otras.

En cuanto a su composición el principal compuesto del cemento es el polimetilmetacrilato (PMMA). Se prepara a partir de un líquido que contiene el monómero y un polvo que contiene el polímero.

Antes de su uso se mezclan y se baten los dos componentes hasta conseguir una pasta que con el paso del tiempo se hace más dura hasta que solidifica y se endurece5.

En enfermería debemos prestar una gran atención a la hora de mezclar los componentes ya que en ocasiones la mezcla no es uniforme produciendo una gran porosidad de este material. Con centrifugado y mezcla al vacío podría reducirse e incluso evitarse dicha complicación6.

 

El cemento debe ser de baja viscosidad para que en el momento de aplicarse en el relleno de la cavidad medular a baja presión se consiga una mayor eficacia. Y para una máxima resistencia el lecho del cemento será homogéneo. De ahí que se utilicen centralizadores para los vástagos femorales en las prótesis de cadera, por ejemplo.

El cemento óseo se caracteriza por ser estabilizador y transportador primario de la presión. Tiene además comportamiento térmico ya que resiste elevadas temperaturas, pero la elevada fragilidad del PMMA por presencia de poros y microgrietas en el manto del cemento, le hace más idóneo a la aparición de grietas por fenómenos de fatiga6.

El proceso de cemento consta de tres fases: fase de mezcla, fase de trabajo y fase de endurecimiento. Este trabajo no puede pararse. La temperatura ambiente no altera el tiempo de mezcla, pero sí que puede acortar los tiempos de trabajo y endurecimiento. Ya que cuanto más se calienta más rápido se endurece7.

 

¿Cómo podemos mejorar las propiedades del cemento?

  1. Batido lento y sólo 90 segundos (maximiza la resistencia a la compresión).
  2. Mezclar en vacío (disminuye la porosidad y microrroturas).
  3. Utilizar cemento de baja viscosidad más dispositivo de inyección.
  4. Presurizar (aumenta la interdigitación).
  5. Limpiar el lecho óseo de sangre y restos: anestesia hipotensora, lavado con adrenalina, lavado a presión, succión, etc.
  6. Utilizar prótesis sin bordes ni esquinas cortantes.

Entre los efectos adversos del cemento podemos diferenciar entre8:

  • Locales:
    • Aumento de la temperatura hasta 133ºC (sin repercusión clínica).
    • Citotoxicidad del líquido (sin repercusión clínica).
    • Separación y fracturas del cemento.
  • Sistémicos:
    • Hipotensión arterial (citotoxicidad del músculo o miocardio).
    • Microembolia pulmonar múltiple.
    • Reacciones alérgicas9.

 

El personal de enfermería prestará especial atención a:

  • Mantener hemodinámicamente al paciente y diagnosticar de forma inmediata las posibles alteraciones derivadas de la implantación del cemento.
  • Garantizar la seguridad del profesional durante la fase de mezclado.
  • Conocer efectos secundarios derivados de la exposición al metacrilato de metilo: mareos, cefaleas, irritación ocular, irritación de vías inhalatorias, sensibilidad dermatológica.
  • Saber usar correctamente las medidas de seguridad: gafas protectoras, mascarilla de protección y mezclador de cemento con sistema de evacuación de gases.
  • Los efectos secundarios del paciente no se pueden evitar, pero sí la detección precoz de las posibles alteraciones hemodinámicas.
  • Controlar los efectos tóxicos del metacrilato de metilo mediante la utilización de las medidas de seguridad descritas anteriormente, minimiza la aparición de efectos secundarios en el personal de quirófano.

 

CONCLUSIÓN

Hoy en día es considerada la cementación como una técnica fiable y con resultados positivos en el ámbito de la cirugía. Ya que proporciona un éxito en el proceso quirúrgico si tenemos en cuenta sus características biomecánicas y clínicas y al paciente seleccionado.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Buchholz HW, Engelbrecht H. Uber die depotwirkung einiger antibiotica bie Vermischung mit dem Kunztharz Palacos. Chirurgie 1970.
  2. Meyer J, Piller G, Spiegel C, Hetzel S, Squire M, Vacuum-Mixing Significantly Changes Antibiotic Elution Characteristics of Commercially Available Antibiotic-Impregnated Bone Cements J Bone Joint Surg 2011;93:2049-56.
  3. Judet J, Judet R. The use of an artificial femoral head for arthroplasty of the hip joint. J Bone Joint Surg 1950;32B:166-73.
  4. Wiltse LL, Hall RH, Stenehjem JC. Experimental studies regarding the possible. Use of self curing acrylic in orthopaedic surgery. J Bone Joint Surg 1957.
  5. Koster G, Willert H, Buchhorn G. Endoscopy of the femoral canal in revisión arthroplasty of the hip. A new method for improving the operative technique and analysis of implant failure. Arch Orthop Trauma. Surg. 1999; 119: 245-52.
  6. Zivic F, Babic M, Grujovic N, Mitrovic S, Favaro G. Caunii M. Effect of vacuum – Treatment on deformation properties of PMMA bone cement. J Mech Behau Biomed Naterk. 2012 Jan;5(1): 129-38.
  7. Kühn KD, Ege W, Gopp U, Acrylic Bone Cement: Composition and Properties. Ortho Clinics of North America 2005;36:18-28.
  8. Cordero Ampuero J. Biomateriales. En: Cáceres Palou E (ed). Manual SECOT de Cirugía Ortopédica y traumatología. Madrid: Médica Panamericana 2003:42- 52.
  9. Schuh A, Thomas P, Reinhold R, Holzwarth U, Zeiler G, Mahler V. (Allergic reaction to components of bone cement after total knee arthroplasty). Zentralb Chir. 2006; 131:429-31.