Type to search

Mecanismos de prevención de caídas en el anciano, mucho más que contenciones mecánicas.

4 noviembre 2020

AUTORES

  1. Nadia Hamam Alcober. Diplomada Universitaria en Enfermería. Hospital Materno Infantil, Zaragoza.
  2. Jessica Asín Valimaña. Diplomada Universitaria en Enfermería Hospital Miguel Servet Zaragoza.
  3. Irene Coscollar Escartín. Facultativo Especialista de Área en Medicina de Familia, Hospital Obispo Polanco, Teruel.
  4. Emilio Carlos López Soler. Médico de familia, 061 Aragón.
  5. Raquel Lafuente Ureta. Diplomada Universitaria en Fisioterapia. Universidad San Jorge, Zaragoza.

 

RESUMEN

Las caídas en el adulto mayor son un problema grave, de hecho se considera la segunda causa de muerte por accidente en el anciano. Es fundamental invertir en dispositivos y mecanismos de prevención de caídas en los ancianos, sobre todo en las instituciones sociosanitarias y residencias. Sin embargo la realidad es que, a pesar de existir múltiples dispositivos que ayudan a prevenir caídas, siguen utilizándose las contenciones mecánicas clásicas y/o farmacológicas.

Este artículo expone otro tipo de dispositivos, menos conocidos pero igual de eficaces, que ayudan en la prevención de caídas.

 

PALABRAS CLAVE

Accidentes por caídas, anciano, prevención de accidentes.

 

INTRODUCCIÓN

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define las caídas como “acontecimientos involuntarios que hacen perder el equilibrio y dar con el cuerpo en la tierra u otra superficie firme que lo detenga”. Las caídas suponen la segunda causa de muerte en personas mayores por accidentes a nivel mundial1.

Se calcula que un tercio de los mayores de 65 años sufre caídas de forma anual en la comunidad, este porcentaje aumenta hasta el 60% en los ancianos institucionalizados. Este problema tiene tanta relevancia en los ancianos que se considera uno de los grandes síndromes geriátricos, además de por su elevada incidencia por las repercusiones que tienen en la calidad de vida. La complicación más típica de las caídas es la inmovilidad. La inmovilidad produce grandes y números problemas en los pacientes ancianos, hasta tal punto que se calcula que el 50% de los ancianos que quedan inmovilizados de forma aguda fallecen en unos seis meses1.

Estudiando todos estos datos podemos ver la importancia que tiene la prevención de caídas en los adultos mayores. El personal de enfermería juega un papel vital en esta prevención educando al paciente y su familia. Es necesario realizar una prevención activa desde la atención primaria que incluya consejos e indicaciones de cómo adaptar el domicilio, especialmente el baño ya que es la estancia donde más accidentes se concentran, y como utilizar distintos dispositivos que eviten que ocurran estos accidentes.

De manera clásica en los centros sociosanitarios, residencias y hospitales, se ha utilizado la contención mecánica o farmacológica para evitar que los pacientes se caigan y sufran daño2. Sin embargos a día de hoy existen multitud de dispositivos menos agresivos que pueden y deben utilizarse por el bien del paciente. Este artículo va a centrarse en este tipo de utensilios más novedosos ya que pueden resultar menos conocidos por parte del personal sanitario.

 

MECANISMOS Y DISPOSITVOS PARA LA PREVENCIÓN DE CAÍDAS

Contención Mecánica2:

Cuando hablamos de contenciones mecánicas no debemos olvidar que su uso limita uno de los derechos fundamentales del paciente ya que restringe la capacidad de movimiento. Es por ello que las contenciones mecánicas sólo deben utilizarse cuando sea estrictamente necesario, para evitar que el paciente pueda hacerse daño o hacérselo a los demás, usándose el tiempo mínimo imprescindible y siempre deberán ser pautadas por el facultativo responsable y con el consentimiento de la familia.

Para la contención mecánica puede utilizarse muñequeras, cinturones y arneses que se cierran de manera segura utilizando imanes, lo que impide que el paciente pueda quitarse las sujeciones. Es importante conocer el protocolo de utilización de cada centro y adaptarse a las normas de uso. Si se utilizan por la noche para evitar que el paciente se levante y se caiga, deberán ser revisadas por el personal un mínimo de tres veces por la noche.

Dispositivos que utilizan acelerómetros3:

Un acelerómetro axial es un sensor que convierte la variación de movimiento en una señal eléctrica que es captada por un receptor al que va conectado. Estos aparatos se colocan en cinturones o muñequeras que debe de llevar el paciente de forma continua, de esta manera el dispositivo avisará al receptor en el momento que note una variación de los tres ejes coordenados, lo cual indicará que el portador ha sufrido una caída.

Muchos de estos aparatos disponen de un botón del pánico que el portador puede pulsar cuando lo necesite conectando con el receptor. Son dispositivos pequeños, poco pesados, cómodos de llevar y discretos, lo cual facilita mucho su uso. Tiene una gran sensibilidad lo que lo convierte en un dispositivo muy útil.

Detectores de movimiento4:

El uso de detectores de movimientos se utiliza para saber si el paciente se ha levantado del sillón o cama en la que se encontraba, lo cual nos sirve para acudir en su ayuda y asistirle en la deambulación. Todos funcionan de la misma manera, detectan la presión que provoca el paciente al pisar el dispositivo, éste manda una señal al receptor avisando de que el paciente se ha levantado.

Los detectores más usados son en forma de alfombra. La alfombra se coloca a los pies de la cama o sofá; al pisarla envía una señal al receptor y el cuidador puede asistir al paciente.

Detectores de presencia3:

El funcionamiento es muy similar al detector de movimiento pero en este caso el sensor capta la presión del paciente y avisa al receptor cuando deja de sentirla, esto indica que el paciente se ha levantado.

Se encuentran distintos modelos:

  • Detectores de presencia para la cama: el sensor se coloca debajo del colchón y avisa cuando la cama se queda vacía.
  • Detectores de presencia para la silla: es el mismo mecanismo pero más pequeño para utilizar en sillones o sillas de ruedas.

Videovigilancia4:

Actualmente existen varios prototipos de videovigilancia que utilizan la inteligencia artificial para poder reconocer, a través de la grabación de imágenes, si el paciente ha sufrido una caída.

Son sistemas que, de momento, no están siendo muy usados, ya que su coste es elevado y requiere una instalación mucho más compleja que los dispositivos nombrados anteriormente.

Otros dispositivos3:

Sábana fantasma o sábana de sujeción

La sábana fantasma es una sábana bajera doble que lleva una cremallera, el paciente se introduce entre ambas sábanas haciendo que no pueda levantarse pero si girase en la cama y mover los brazos. Pueden encontrarse con mangas o sin ellas. Son muy utilizadas en los centros residenciales de la tercera edad, en pacientes con deterioro cognitivo ya que su uso evita el tener que utilizar contenciones mecánicas.

Alarma para puertas y ventanas.

Este dispositivo cuenta con un transmisor y un receptor entre el cual hay un rayo infrarrojo invisible de hasta 20 metros. El sistema de alarma suena cuando alguien cruza la luz infrarroja.

Se utiliza para saber que el paciente no ha abandonado su habitación o ha abierto la ventana. Es utilizado, sobretodo, con pacientes con deterioro cognitivo para evitar fugas.

 

CONCLUSIÓN

Actualmente en el mercado se dispone de múltiples dispositivos para evitar las caídas en el adulto mayor. Es importante que el personal sanitario conozca estos mecanismos para poder ofrecérselo a los pacientes y familias de ancianos con riesgo de sufrir accidentes, especialmente a pacientes con demencia o deterioro cognitivo que, no solo tienen riesgo de sufrir caídas, sino que también pueden fugarse.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. OMS: Organización Mundial de la Salud. Caídas. [Internet]. [Acceso el 2 de octubre de 2020]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/falls
  2. Joan Rodríguez Delgado. Contenciones mecánicas en geriatría: propuestas técnicas y recomendaciones de uso en el ámbito social Revista Española de Geriatría y Gerontología. Volume 48, Issue 4, July–August 2013, Pages 185-189.
  3. Miralles M.T., Ghersi I., Borsoi P., Ferrando M.H., Castro Arenas C., Fliger C.. Riesgo de caída en adultos mayores: un nuevo campo para la concepción de productos. SI+ CAMPOS. XXXII Jornadas de Investigación XIV Encuentro Regional. Septiembre 2018.
  4. Ochoa N., Gabriel a., Huamani C., Luis S. Propuesta de implementación de un sistema de alertas de caídas de ancianos en los centros de hogares. Universidad Tecnológica del Perú. 2019.