Type to search

Manejo del paciente portador de un drenaje torácico en el ámbito hospitalario.

26 diciembre 2021

AUTORES

  1. Carmen Prieto Sancho. Graduado en enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Militar. Zaragoza. España.
  2. Virginia Beatriz Heredia Diez. Graduado en enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  3. María del Pilar Suarez Gorris. Graduado en enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  4. Elena Badía Romano. Graduado en enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  5. Carlos Martín Gracia. Graduado en enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  6. Lucía Torralba Elía. Graduado en enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.

 

RESUMEN

El término drenaje torácico hace referencia a un sistema cerrado que permite evacuar la presencia de aire o líquido para que pase en una dirección desde la cavidad pleural hacia un sistema de recogida de drenaje con sello de agua o un sistema de válvula de aleteo y así permitir al pulmón expandirse y mejorar la capacidad ventilatoria del paciente. Existen varios modelos de tubos torácicos, así como de sistemas de drenaje pleural. Los sistemas cerrados de drenaje torácico actuales son desechables y garantizan un manejo óptimo y seguro para el paciente. La realización de este procedimiento es llevada a cabo por el médico con la colaboración del profesional de enfermería, el cual debe estar capacitado para proporcionar cuidados específicos y favorecer la pronta recuperación del paciente.

OBJETIVO: Que haya un correcto manejo del drenaje torácico con la finalidad de reexpander el pulmón y unos buenos cuidados por parte del personal de enfermería consiguiendo que el paciente tenga una buena calidad asistencial y una recuperación lo más óptima posible.

MÉTODO: Se realiza una revisión bibliográfica en la que se han consultado bases de datos científicas como Scielo, Medline, Elsevier, Science y Google Académico. Se han escogido aquellos artículos que garantizan el conocimiento de los equipos de drenaje torácico tipo Pleur-evac para el manejo y prevención de las complicaciones que pueden derivar durante todo el proceso de utilización del dispositivo. Se han elegido artículos recientes y actualizados hasta fecha de hoy.

 

PALABRAS CLAVE

Drenaje Torácico, cavidad pleural, cuidados de enfermería, procedimiento, hospital.

 

ABSTRACT

The term thoracic drainage refers to a closed system that allows the presence of air or liquid to be evacuated, so that it passes in one direction from the pleural cavity towards a drainage collection system with a water seal or a flap valve system and thus allowing the lung to expand and improve the patient’s ventilatory capacity. There are several models of chest tubes, as well as pleural drainage systems. Today’s closed chest drainage systems are disposable and guarantee optimal and safe handling for the patient. The performance of this procedure is carried out by the doctor with the collaboration of the nursing professional, who must be trained to provide specific care and promote the prompt recovery of the patient.

 

KEY WORDS

Thoracic Drainage, pleural cavity, nursing care, procedure, hospital.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El espacio pleural contiene normalmente una pequeña cantidad de líquido lubricante que permite que se produzca el movimiento pulmonar sin fricciones durante la respiración. El exceso de líquido, aire o ambos en este espacio altera la presión intrapleural y provoca un colapso pulmonar completo o parcial 1,2.

Mediante el drenaje torácico se evacúa el acúmulo patológico de aire o líquido, se logra la reexpansión pulmonar y se restituye la presión negativa intrapleural hasta que la integridad pleural queda restablecida 2.

La comunicación de la pleura con el exterior se realiza a través de la colocación de un tubo cuyo extremo proximal queda en la cavidad y el distal se conecta a un sistema valvular unidireccional sellado que permite la salida de aire o líquido del espacio pleural, impidiendo su entrada desde el exterior y posibilita la aplicación de succión 3,4,5.

Se diferencian dos lugares anatómicos en función de si se quiere extraer aire o líquido. En ambos casos, una vez elegido el espacio intercostal, la punción siempre se realizará por encima del borde superior de la costilla inferior. Si se quiere extraer aire: frecuente en el neumotórax, el sitio de punción elegido será en el 2 o 3º espacio intercostal, en la línea media clavicular. Si se quiere extraer líquido: frecuente en el hemotórax, el sitio de punción elegido será en el 4 o 5º espacio intercostal, en la línea media axilar 2,6.

 

Indicaciones de drenaje torácico: Neumotórax (traumático, espontáneo o a tensión), hemotórax, derrames pleurales recurrentes, empiemas, quilotórax y pacientes que han sido sometidos a una intervención quirúrgica en el tórax 1,6.

Actualmente existen varios modelos de tubos torácicos, así como sistemas de drenaje pleural. Los sistemas de drenaje torácico actuales son desechables y garantizan un manejo óptimo y seguro para el paciente. Los tubos torácicos son estructuras semirrígidas y transparentes de plástico que se insertan en el tórax para drenar colecciones de líquido o aire en el espacio pleural. Éstas colecciones pueden ser de aire (neumotórax), líquido (derrame o hidrotórax), sangre (hemotórax), pus (empiema), etc 1,7,8.

El sistema de drenaje más usado es el llamado Pleur-evac. Este dispositivo consta de tres cámaras. La primera de ella es la cámara de recolección. Ésta recoge el drenaje del tubo y está graduada, pudiendo de este modo medir la cantidad evacuada en caso de drenaje de líquidos 2,6,7,8.

La segunda cámara es la que actúa como sello de agua. Esta se debe rellenar con 2 cm de agua estéril. En condiciones normales, ésta fluctúa con la respiración, ascendiendo con la inspiración y descendiendo con la espiración 2,6,7,8.

 

La tercera y última cámara actúa como control de la aspiración y regulación del vacío. Esta se debe llenar de agua estéril hasta 20 cm. Para que funcione correctamente, se debe mantener un burbujeo constante y suave en la cámara. Cuenta con una válvula que emite la entrada de aire atmosférico en la cámara, permitiendo que éste entre en el interior de la cámara para compensar en caso de que se produzca un aumento inesperado de la presión 2,6,7,8.

Antes de colocar el drenaje torácico se debe informar al paciente y a su familia de la técnica que se va a realizar, cómo se realiza y la causa. Deberá firmar el consiguiente consentimiento informado y se valorará la necesidad de administrar ansiolíticos o analgésicos 9.

El estado clínico del paciente determinará la posición óptima para la inserción del drenaje torácico (posición semifowler, el paciente sentado apoyado sobre una mesa al lado de la cama con los brazos sobre una almohada o posición en decúbito lateral), le explicaremos que no debe toser, ni respirar profundamente, ni moverse durante la inserción del trocar 2,7,8,9.

Se prepara una mesa con todo el material necesario: paños estériles, antiséptico tipo clorhexidina 2%, jeringas y agujas intramusculares, anestésico local en caso de que el paciente esté despierto, hoja de bisturí, gasas y apósitos estériles, separadores, sistema de drenaje, tubo torácico, sutura, el dispositivo de drenaje y se comprueba la toma de aspiración. Se desinfecta la zona de punción y se monitoriza al paciente frecuencia cardiaca (FC), presión arterial (PA), frecuencia respiratoria (FR) y saturación de oxígeno (SaO2). El equipo de enfermería debe asegurar también que existe un acceso venoso permeable para la administración de la medicación necesaria 9.

Cuando el facultativo ha colocado el drenaje, se conecta el tubo torácico al sistema de drenaje, habitualmente de tipo pleur-evac que se ha preparado previamente y éste a la toma de aspiración. El catéter se fija mediante una sutura a la piel, se aplica desinfectante en la herida quirúrgica y se coloca un apósito alrededor del catéter. Al paciente se le realizará una radiografía de tórax para comprobar la posición exacta del catéter pleural 7,8,9.

 

En los cuidados por parte de enfermería se debe:

  • Monitorizar y vigilar las constantes vitales del enfermo.
  • Prestar atención si el paciente presenta nuevos síntomas como dolor, dificultad respiratoria, fiebre, etc.
  • Dar al paciente un menú rico en fibra y una correcta hidratación con toma de agua.
  • Se le ayudará al paciente o se le explicará el modo de realización de la higiene, de tal manera que permita el correcto funcionamiento del drenaje, sin influencias en la posición de los tubos.
  • Se realizará una cura diaria del punto de inserción del tubo torácico, limpiando con suero fisiológico, aplicando betadine y cambiando el apósito.
  • Se debe acreditar el buen funcionamiento, aproximadamente cada hora, prestando atención a las conexiones, los niveles de líquido de las cámaras, presión de aspiración, aspecto y cantidad del líquido exudado (registrarlo), su posición vertical y por debajo del paciente.
  • Comprobar la permeabilidad del tubo de drenaje.
  • En caso de extracción accidental del tubo torácico, se colocarán unas gasas estériles con betadine.
  • Si se necesita analizar una muestra de líquido exudado, se cogerá de la parte cercana al tubo torácico, no de la cámara recolectora.
  • Siempre hay que observar las fluctuaciones en el sello de agua y valorar los ruidos respiratorios.
  • Se movilizará al paciente lo antes posible.
  • Es muy importante la fisioterapia respiratoria en estos pacientes siempre y cuando su situación lo permita.
  • Comprobar la pauta analgésica y administrar en el caso de que proceda 6,9,10.

 

Traslado de un paciente con Pleur-evac:

  • No se debe pinzar nunca el tubo de drenaje cuando se transporta al paciente ya que este está protegido con el cierre hidráulico.
  • El pinzamiento de los tubos de drenaje torácico debe quedar limitado a los siguientes casos: en caso de necesitar localizar una fuga aérea del sistema; cuando sea necesario cambiar el equipo de drenaje (máximo 1 minuto); para valorar el retiro de la sonda torácica (en caso de neumotórax, por ejemplo), y por prescripción médica.
  • Nunca se debe pinzar en cualquier otro caso y siempre se mantendrá el equipo de drenaje por debajo del punto de inserción del tubo torácico (entre 60-90 cm). En caso de desplazamiento del paciente el sistema se dejará a caída libre y sin aspiración.
  • Asegurarse que este permanezca por debajo de la zona de inserción del tubo durante el transporte del paciente.
  • Asegurarse de que el recipiente se mantiene en posición vertical y conectado de forma segura al lado de la cama y controlar el recipiente de drenaje 6,9,10.

 

Para la retirada del drenaje torácico (Pleur evac):

  • Pinzar el tubo durante unas horas para valorar cualquier signo de dificultad respiratoria y determinar si queda aire o líquido en el espacio pleural.
  • Realizar un control radiológico unas 2 horas después de pinzar el tubo para determinar la expansión completa del pulmón.
  • Es necesario realizar valoraciones respiratorias para determinar que no hay alteraciones.
  • Administrar un analgésico 30 min antes de la retirada. En el momento de la retirada, el paciente debe estar semiincorporado.
  • Preparar un campo estéril y retíralo durante la espiración con guantes estériles.
  • Si el paciente está bajo ventilación mecánica, retirarlo durante la inspiración.
  • Puede haber complicaciones en la retirada tipo dolor, entrada de aire e imposibilidad de retirada 6,9,10.

 

Complicaciones del drenaje torácico:

El conocimiento y manejo de un drenaje torácico por parte de los profesionales de enfermería es básico para prevenir las complicaciones derivadas de un incorrecto funcionamiento, así como garantizar que cumplan con la función para la que han sido diseñados:

  • Lesión en pulmón, corazón o esófago (puede ocurrir durante la colocación).
  • Perforación diafragmática.
  • Hemorragia, cuando salga por el tubo de tórax más de 150 ml/h de contenido hemático (el tubo está caliente) se avisará al cirujano, mientras si está hipotenso se le pondrá un suero fisiológico, se le sacará analítica urgente y se cursará petición de radiografía portátil.
  • Edema pulmonar unilateral por evacuación excesivamente rápida de un derrame importante o neumotórax a tensión. (No conectar nunca el aspirador).
  • El empiema, suele deberse a la propagación de una infección de un elemento anatómico o vecino.
  • Enfisema subcutáneo por salirse el tubo de tórax.
  • Infección respiratoria secundaria a la colocación del drenaje o a la retención de secreciones.
  • Alteración de la unión respiratoria por obstrucción del drenaje.
  • Debido al dolor se puede producir un anquilosamiento del hombro.
  • Estreñimiento (paresia intestinal).
  • Neumotórax relacionado con la retirada del drenaje 1,6,9,10.

 

CONCLUSIONES

La inserción de un tubo de drenaje torácico supone un procedimiento traumático para el paciente.

El dispositivo Pleur-evac es uno de los más utilizados en cuanto a los sistemas de drenaje torácico cerrados debido a que el contenido extraído se recoge en un dispositivo cerrado que permite su medición y valoración, proporcionando garantías de seguridad al paciente mientras se mantenga el drenaje.

Es importante por parte del personal de enfermería conocer las particularidades de un drenaje torácico y de los cuidados generalizados que hay que realizar para detectar enseguida si se produce alguna complicación.

Si estas complicaciones son detectadas a tiempo, se reduce el riesgo de infección en la zona de inserción del catéter torácico y se disminuirá el tiempo de ingreso de los pacientes, consiguiendo una óptima y temprana recuperación, restableciendo su calidad de vida lo antes posible. Además, se mejorará la calidad asistencial a través de actuaciones homogéneas del personal, unificando criterios mediante el establecimiento de protocolos de enfermería que prevendrán y disminuirán las posibles complicaciones.

Por lo que es imprescindible una correcta formación del personal de enfermería en el manejo del drenaje torácico.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Vaz Rodríguez JA, Díaz Estrella A. Cuidados enfermeros al paciente portador de drenaje torácico. Metas Enferm [Internet]. 2016 [acceso 22 noviembre 2021]; 19(3): 71-76. Disponible en: https://medes.com/publication/114953.
  2. Renton S, McGuiness, Strachan E. Sexta edición. Barcelona. Elsevier. 2021.
  3. Brito Sosa G, Vivó Núñez JG. Incidencia de neumotórax en el Hospital “Julio Trigo López”. Rev Cubana Cir [Revista de Internet]. 2012. [acceso 22 noviembre 2021]; 51 (1): 10-16. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-74932012000100002&lng=es.
  4. Saínz Menéndez BA. Actualización sobre Neumotórax. Rev Cubana Cir [Revista de Internet]. 2013 [acceso 23 noviembre 2021]. 52 (1): 63-77. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-74932013000100009&lng=es.
  5. Aguilera PN, Martín A, Agüeros MJ, Soneira Z, Gaitán J, San Miguel N. Neumotórax espontáneo, Medicina General y de Familia, Volumen 5, Issue 4, 2016, Pages 161-163, ISSN 1889-5433. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1889543316000360.
  6. Bravo N, Delgado E, Ledesma A, Burillo M.P. Drenaje Torácico. Funcionamiento y cuidados enfermeros. Rev Elect. PortalesMédicos [Revista en Internet]. 2020 [acceso 24 noviembre 2021]; Vol. XV (12); 621. Disponible en: https:// https://www.revista-portalesmedicos.com/revista-medica/drenaje-toracico-funcionamiento-y-cuidados-enfermeros/.
  7. Estrada JM, Galimany J, Sarria JA. Drenaje Torácico Cerrado. Sistema de recogida no reutilizable. Nursing [Internet] 2012. [acceso 23 noviembre 2021]; 30 (6): 54-58. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-nursing-20-pdf-S0212538212700912.
  8. Velásquez M. Manejo de los sistemas de drenaje pleural. Revista Colombiana de Cirugía [ Revista de Internet]. 201 [Acceso 20 noviembre 2021]; 30: 131-38. Disponible en: https://www.revistacirugia.org/index.php/cirugia/article/view/339/312.
  9. Salas L, Simón A, Trebol C, Simón M, Murillo M, Pérez S. Cuidados de enfermería en el drenaje torácico. Pleur-evac. Ocronos [Revista Médica en Internet]. 2020 [acceso 21 de noviembre 2021]; Vol. III (8); 191. Disponible en: https://revistamedica.com/cuidados-de-enfermeria-drenaje-toracico-pleur-evac/.
  10. Servicio de salud de Castilla La Mancha. Protocolo de cuidados de Enfermería al paciente portador de drenaje pleural. SESCAM [Internet]. 2016 [acceso 20 noviembre 2021]. Disponible en: https://www.chospab.es/enfermeria/protocolos/Protocolos_Definitivos/atencion_de_enfermeria_drenaje_toracico.pdf