Type to search

Maltrato en el anciano.

28 noviembre 2021

AUTORES

  1. Nora Miranda Cebrián. Enfermera Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  2. Aránzazu Salas García. Enfermera Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  3. Gema Gasca Tizne. Enfermera Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  4. Belén Pes Rey, Enfermera Hospital de Jaca, Huesca.
  5. Ángeles Reyes López. Enfermera Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  6. Pilar Martínez Sampedro. Enfermera Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.

 

RESUMEN

Actualmente la esperanza de vida está en aumento y con ello el número de casos de abuso a ancianos. Detectar a tiempo los signos y síntomas sugestivos de maltrato en la atención primaria y los servicios sociales es clave para su diagnóstico y su tratamiento inmediato. Investigar sobre esta problemática permite realizar estrategias de intervención encaminadas a su prevención.

 

PALABRAS CLAVE

Maltrato al anciano, anciano, prevención.

 

ABSTRACT

Currently life expectancy is increasing and with it the number of cases of elder abuse. Early detection of signs and symptoms suggestive of abuse in primary care and social services is key to its immediate diagnosis and treatment. Investigating this problem allows us to carry out intervention strategies aimed at its prevention.

 

KEY WORDS

Elder abuse, elderly person, prevention.

 

INTRODUCCIÓN

En el informe sobre envejecimiento y ciclo de vida del 2002 de la OMS se definió el maltrato de los ancianos, como “un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza” 1.

En la actualidad es un problema con reticencia a ser denunciado y difícil de valorar y diagnosticar. La entrevista clínica puede ser considerada como un instrumento clave para el diagnóstico.

A pesar de ello, en los últimos años, la literatura ha crecido gracias a lo cual se pueden identificar los diferentes tipos de abuso como son: abuso físico, abuso psicológico, abuso sexual, abuso económico, negligencia, autonegligencia, abandono o vulneración de los derechos 2-4.

Los signos y síntomas que podemos encontrar son5:

  • Lesiones o hematomas.
  • Detectar incongruencias entre las características de las lesiones y las explicaciones de cómo se produjeron.
  • Desnutrición y deshidratación sin motivo aparente.
  • Caídas reiteradas.
  • Demora en la solicitud de atención o Visitas frecuentes a urgencias por motivos cambiantes.
  • Síntomas de sobredosificación de fármacos.
  • Lesiones sugestivas de higiene insuficiente.
  • Evolución incorrecta tras la toma de medidas adecuadas (por ejemplo, úlceras por decúbito).
  • Señales de ataduras en muñecas o tobillos.
  • Actitudes de miedo, inquietud e inhibición.
  • Alteraciones en los estados del ánimo, depresión, ansiedad, confusión, etc.
  • Oposición por parte del cuidador a dejar solo al mayor.

Una vez conocida la presencia de maltrato, se debe hacer una valoración inicial de la situación de riesgo, evaluándose las lesiones físicas y el estado psicológico que presenta el paciente, y si, hay una situación de riesgo vital social se deberá comunicar al juez 6.

En estas situaciones se recomienda siempre trabajar en un equipo multidisciplinar compuesto por el trabajador social, los servicios sociales y servicios especializados.

 

OBJETIVO

El objetivo de este trabajo es conocer la prevalencia del maltrato al anciano.

 

MÉTODO

Se seleccionaron estudios empíricos originales publicados en revistas científicas de prestigio, que plantean entre sus objetivos de investigación y/o hipótesis analizar la prevalencia de maltrato en las personas mayores y los síntomas del maltrato. Se incluyeron los estudios con resúmenes disponibles y publicados en inglés o en español. Sólo se incluyeron los estudios indexados en la base de datos citada desde el año 2011 hasta la actualidad.

 

RESULTADOS

La forma más común de definir el nivel de exposición es a través de la edad y la dependencia. La presencia o ausencia de asociación entre maltrato y población anciana se estudia a través del testimonio de los mayores afectados y el personal sanitario, principalmente7.

Al analizar los resultados de los estudios se observan datos concluyentes, afirmando la existencia de maltrato en la tercera edad, tanto en institucionalizados como no institucionalizados8-12.

A pesar de que los estudios finalmente incluidos en el análisis concluyen que el grado de dependencia podría ser un factor de riesgo asociado al maltrato a personas mayores, el diseño utilizado en estos casos hace evidente la necesidad de realizar más estudios longitudinales y ecológicos13-15.

Se observa que el número de casos de ancianos diagnosticados de maltrato es menor a los reales ya que muchos de ellos no lo denuncian por la cercanía que tienen con su maltratador16-18.

No existen suficientes protocolos de screening validados para su diagnóstico y además el personal sanitario no tiene formación específica para utilizarlos. Tampoco hay suficientes servicios preventivos que ayuden a detectar cuales son los ancianos más vulnerables a sufrir maltrato o negligencia.

 

CONCLUSIÓN

En muchas partes del mundo el maltrato de los ancianos pasa casi desapercibido, siendo subestimado y desatendido por sociedades de todo el mundo. Sin embargo, cada día hay más indicios de que el maltrato a las personas mayores es un importante problema de salud pública y de la sociedad que exige una respuesta mundial multifacética centrada en la protección de los derechos de las personas de edad avanzada.

La prevalencia es difícil de cuantificar numéricamente ya que no todos los casos son denunciados y no siempre se utiliza la misma terminología para definir el concepto de maltrato. El aumento del grado de dependencia es el factor de riesgo principal para sufrir maltrato.

El ámbito de su detección debe ser la atención primaria junto con los servicios sociales, pero concienciar a la población también es clave para su prevención.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. O.M.S. Elder abuse. World Health Organization (EEUU) 2015.
  2. Hoover RM, Polson M. Detecting elder abuse and neglect: assessment and intervention. Am Fam Physician (Oregon). 2014 Mar 15;89(6):453-460.
  3. Phyllis Marie Vetere, MD. Elder abuse: What are we missing? Canadian Family Physician, Le médicin de famille canadien (Canadá). 2011 Jul; 57: 783-784.
  4. Fernández Alonso C, Baratas Crespo E, García Briñón MA, Martín Sánchez FJ. Detection of abuse of the elderly in hospital emergency departments (Madrid). Aten Primaria (Elsevier) 2011 Aug;43(8):451-452.
  5. Jang MH, Park CG. Risk factors influencing probability and severity of elder abuse in community-dwelling older adults: applying zero-inflated negative binomial modeling of abuse count data. Korean Acad Nurs (Seul, Corea). 2012 Dec; 42(6):819-832.
  6. Luzny J, Jurickova L. Prevalence of elder abuse and neglect in seniors with psychiatric morbidity – example from central moravia, czech republic. Iran J Public (Rep. Checa) 2012;41(8):27-32.
  7. Cisler JM, Begle AM, Amstadter AB, Acierno R. Mistreatment and self-reported emotional symptoms: results from the National Elder Mistreatment Study. J Elder Abuse Negl (Carolina del Sur). 2012 Jul; 24(3):216-230.
  8. Begle AM, Strachan M, Cisler JM, Amstadter AB, Hernadez M, Acierno R. Elder mistreatment and emotional symptoms among older adults in a largely rural population: the South Carolina elder mistreatment study. J Interpers Violence (Carolina del Sur). 2011 Jul; 26(11):2321-2332.
  9. Daly JM, Schmeidel Klein AN, Jogerst GJ. Critical care nurses’ perspectives on elder abuse. Nurs Crit Care (Iowa). 2012 Jul-Aug;17(4):172-179.
  10. Dong XQ, Simon MA, Beck TT, Farran C, McCann JJ, Mendes de Leon CF, Laumann E, Evans DA. Elder abuse and mortality: the role of psychological and social well being. Gerontology (Chicago). 2011;57(6):549-558.
  11. Préville M, Djemaa Mechakra-Tahiri S, Vasiliadis HM, et al. Family violence among older adult patient consulting in primary care clinics: results from the ESA (Enquête sur la santé des aînes) services study on mental health and aging. Can J Psychiatry (Quebec). 2014 Aug; 59(8): 426–433.
  12. Weinmeyer R. Statutes to combat elder abuse in nursing homes. Virtual Mentor (EEUU). 2014 May 1;16(5):359-64.
  13. Skirbekk V, James KS.Abuse against elderly in India–the role of education. BMC Public Health (India).2014 Apr 9;14:336.
  14. Ellis JM, Teresi JA, Ramirez M, Silver S, Boratgis G, Kong J, Eimicke JP. Sukha G, Lachs MS, Pillemer KA. Managing resident-to-resident elder mistreatment in nursing homes: the SEARCH approach. J Contin Educ Nurs (Nueva York).2014 Mar;45(3):112-21; quiz 122-3.
  15. Yaffe MJ, Tazjarji B. Understanding elder abuse in family practice. Can Fam Physician (Canadá). 2012 Dec;58(12):1336-40.
  16. Dong X, Simon M, Rajan K, Evans DA. Association of cognitive function and risk for elder abuse in a community-dwelling population. Dement Geriatr Cogn Disord (Chicago). 2011;32(3):209-15.
  17. Virgínio de Oliveira AA, Soares Guedes Triguerio DR, Melo Fernandes MG, Oliveira Silva A. Maus-tratos a idosos: revisão integrativa da literatura. Rev Bras Enferm, Brasilia 2013 jan-fev;66(1): 128-133.
  18. Hoover RM, Polson M. Detecting elder abuse and neglect: assessment and intervention. Am Fam Physician 2014; 89 (6):453-460.