Type to search

Leucemia mieloide crónica.

Categoría: ,
30 octubre 2021

AUTORES

  1. Marta Navarro Egea. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza.
  2. Rosana Valero Rando. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Hospital Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza.
  3. Ana Lía Rodríguez Soto. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  4. Marta Lafuente Ginés. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Universitario San Jorge, Huesca.
  5. Nuria Pérez Lafuente. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Hospital Royo Villanova. Zaragoza.
  6. Susana Domínguez Berdejo. Técnico Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

La leucemia mieloide crónica (LMC) es un síndrome mieloproliferativo crónico de naturaleza clonal, originada en la célula madre, que resulta en un excesivo número de células mieloides en todos los estadios de maduración. Fue la primera enfermedad maligna en que se demostró una anomalía genética adquirida y es en la actualidad el modelo molecular de leucemia mejor estudiado. En la LMC se expresa la translocación cromosómica t (9; 22) (q34; q11) que da lugar a la formación del cromosoma Filadelfia (Ph). A causa de esta translocación se producen 2 nuevos genes híbridos: el BCR-ABL en el cromosoma 22q- o cromosoma pH y el gen recíproco ABL-BCR en el cromosoma derivado 9q+, el cual, aunque transcripcionalmente activo, no parece desempeñar ninguna actividad funcional en la enfermedad. En la actualidad, la identificación de enfermedad mínima residual mediante métodos moleculares es de vital importancia para la evaluación precisa del estado evolutivo de la enfermedad1.

 

PALABRAS CLAVE

Leucemia mieloide crónica, síndrome mieloproliferativo crónico, cromosoma Filadelfia.

 

ABSTRACT

Chronic myeloid leukemia (CML) is a chronic myeloproliferative syndrome of clonal nature, originating in the stem cell, which results in an excessive number of myeloid cells in all stages of maturation. It was the first malignancy in which an acquired genetic abnormality was demonstrated and is currently the best-studied molecular model of leukemia. In CML, the chromosomal translocation t (9; 22) (q34; q11) is expressed, which gives rise to the formation of the Philadelphia (Ph) chromosome. As a result of this translocation, 2 new hybrid genes are produced: the BCR-ABL on chromosome 22q- or Ph chromosome and the reciprocal ABL-BCR gene on the derived chromosome 9q +, which, although transcriptionally active, does not appear to have any functional activity in sickness. At present, the identification of minimal residual disease by molecular methods is of vital importance for the accurate evaluation of the evolutionary state of the disease.

 

KEY WORDS

Chronic myeloid leukemia, chronic myeloproliferative syndrome, Philadelphia chromosome.

 

INTRODUCCIÓN

La leucemia mieloide crónica (LMC) fue la primera enfermedad maligna asociada con una lesión genética y constituye la primera forma de leucemia definida como una entidad distintiva. Es un síndrome mieloproliferativo crónico (SMPC) de naturaleza clonal, con origen en una célula madre pluripotencial (CMP) común a las 3 series hematopoyéticas. Su causa es desconocida. Puede aparecer tras la exposición a radiaciones ionizantes o a ciertos agentes químicos, y la idea de que su origen pueda ser multifactorial, fue planteada hace más de 20 años. Se piensa que alguna anormalidad molecular adquirida pueda preceder a la translocación t(9,22). También tiene importancia la hipótesis de que la generación del gen de fusión BCR-ABL en la célula pluripotencial bajo condiciones de supervivencia inmunológica reducida, es suficiente para iniciar la expansión del clon que modula el comportamiento de la enfermedad. El gen de la LMC es el resultado de la fusión de partes de 2 genes normales: el ABL en el cromosoma 9 y el BCR en el cromosoma 22. Ambos genes son expresados en los tejidos normales. En la translocación que da lugar al gen de fusión, la ruptura ocurre en alguna parte del ABL en sentido contrario al exon 2 y simultáneamente en el punto de ruptura mayor del BCR. Como resultado, la porción 5’ del BCR y la porción 3’ del ABL están yuxtapuestas en un cromosoma 22 acortado (el derivado 22q- o cromosoma pH)1.

La anormalidad citogenética más común en la leucemia mieloide crónica (LMC) es el cromosoma Philadelphia, producida por la t(9;22), cuya expresión molecular es el gen de fusión BCR-ABL, que codifica proteínas con actividad tirosinquinasa. Según el punto de ruptura de los genes BCR o ABL se produce una proteína de fusión de 210-kD(p210) o 190-kD(p190). La presencia de este gen de fusión en pacientes con LMC tiene implicancia diagnóstica2.

La forma más frecuente de presentación de esta enfermedad es el hallazgo casual de una alteración analítica. Dicha alteración suele consistir en un incremento marcado de los leucocitos (glóbulos blancos) y/o plaquetas. En torno a un 30% de pacientes, acompañando a estas alteraciones analíticas, puede sufrir cansancio generalizado, pérdida de peso, sudoración, dolor óseo, sangrados, infecciones de repetición o molestias abdominales consecuencia de un incremento en el tamaño del bazo (esplenomegalia)3.

 

OBJETIVO

Dar a conocer los síntomas de la leucemia mieloide crónica y la importancia del control periódico médico por medio de las exploraciones y las analíticas.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Para la elaboración de este trabajo, se ha llevado a cabo una búsqueda e investigación en diferentes páginas especializadas en hematología y hemoterapia y guías relacionadas de forma directa con la leucemia mieloide crónica.

 

RESULTADOS

Tras sospecharse la enfermedad por las alteraciones analíticas, debe realizarse un estudio minucioso de la sangre y médula ósea del paciente para confirmar la enfermedad. El diagnóstico se confirmará tras detectarse la presencia de un cromosoma anómalo llamado Cromosoma Filadelfia (debido a la ciudad donde se descubrió). El estudio de este cromosoma suele realizarse en un aspirado de la médula ósea (obtenido mediante punción de la médula ósea). Como prueba diagnóstica complementaria, y que servirá para posteriormente evaluar la respuesta al tratamiento, debe hallarse un oncogén denominado BCR-ABL (este estudio suele realizarse en sangre mediante extracción convencional)3.

La enfermedad se identifica mediante un conteo sanguíneo rutinario que revela hiperleucocitosis y glóbulos blancos inmaduros circulantes. Puede haber esplenomegalia. Se requiere aspirado de médula ósea con análisis citogenético (cariotipo por bandas GTG), análisis por hibridación in situ con fluorescencia (FISH), así como evaluación molecular para detectar el oncogén BCR/ABL que se cuantificó mediante el cálculo de BCR-ABL/ ABL relación por reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real (qPCR).

Hibridación in situ con fluorescencia (FISH) La hibridación in situ con fluorescencia es parte de la nueva tecnología aplicada al diagnóstico genético y ofrece una serie de ventajas notables, como: rapidez, sensibilidad y especificidad.22-24 Esta técnica ha tenido una importante repercusión en la onco-hematología para el diagnóstico y pronóstico de neoplasias. Citogenética convencional Todos los pacientes con leucemia mieloide crónica muestran la t (9;22), detección realizada por el método de bandeo GTG, en más de 90% sobre las metafases analizadas. Reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real Los criterios de la eficacia del tratamiento se basan en una respuesta citogenética completa (cromosoma Ph indetectable) seguida por la cuantificación de transcritos BCR/ABL con la reacción en cadena de la polimerasa de transcripción inversa (RT-PCR)4.

OPCIONES TERAPÉUTICAS EN LMC. Interferón alfa (IFN-α), Inhibidores de la actividad tirosina cinasa, Trasplante de células hematopoyéticas5.

 

CONCLUSIÓN

Con la información recopilada en el trabajo sobre la leucemia mieloide crónica se puede concluir que el diagnóstico precoz de esta enfermedad es complejo, debido a la poca especificidad de los síntomas que ocasiona inicialmente. Por ello, es importante realizar un control rutinario de los pacientes con exploraciones y análisis de sangre completos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Pavón Morán Valia, Hernández Ramírez Porfirio, Martínez Antuña Gisela, Agramonte Llanes Olga, Jaime Fagundo Juan Carlos, Bravo Regueiro Jeny. Leucemia mieloide crónica: actualización en citogenética y biología molecular. Rev Cubana Hematol Inmunol Hemoter [Internet]. 2005 Ago [citado 2021 26 de septiembre]; 21 (2). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-02892005000200003&lng=es.
  2. Artigas Carmen Gloria, Melo Angélica, Roa Juan Carlos, Roa Iván, Quijada Ingrid, Vittini Cecilia et al . TRANSCRIPTOS DE FUSIÓN DEL GEN BCR/ABL EN PACIENTES CON LEUCEMIA MIELOIDE CRÓNICA. Int. J. Morphol. [Internet]. 2003 [citado 2021 Sep 26] ; 21( 3 ): 205-209. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-95022003000300004&lng=es. http://dx.doi.org/10.4067/S0717-95022003000300004.
  3. Fundación Josep Carreras. Leucemia mieloide crónica . Dr. Valentín García Gutiérrez. Servicio de Hematología y Hemoterapia; Hospital Universitario Ramón y Cajal; Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria; Universidad de Alcalá. https://www.fcarreras.org/es/leucemiamieloidecronica
  4. Revista de Especialidades Médico-Quirúrgicas, vol. 18, núm. 3, julio-septiembre, 2013, pp. 253-259 https://www.redalyc.org/pdf/473/47328902015.pdf
  5. Chávez-González MA, Ayala-Sánchez M, Mayani H. La leucemia mieloide crónica en el siglo XXI: biología y tratamiento. Rev Invest Clin. 2009; 61 (3): 221-232. https://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=41019