Type to search

Lesiones deportivas en el baloncesto y su prevención.

Categoría: ,
17 octubre 2021

AUTORES

  1. Patricia Leal Campillo. Enfermera. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  2. Cristina Benito López. Enfermera. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  3. Paula Constante Pérez. Enfermera. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  4. Vanesa Gómez Barranco. Enfermera. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  5. Elisa Felipe Carreras. Enfermera. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  6. Joaquín Cristóbal Sangüesa. Enfermero. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.

 

RESUMEN

Las actividades deportivas tienen una gran importancia en la actualidad. La práctica regular y cada vez más frecuente de actividades deportivas en la población proporciona muchos beneficios en los diferentes aspectos del estado de salud de la comunidad.

Pese a la gran cantidad de beneficios que aporta la realización de ejercicio físico, cualquier tipo de deporte implica un riesgo de sufrir lesiones.

Uno de los deportes más practicados actualmente es el baloncesto, el cual, por el mismo motivo, es una de las actividades físicas que más incidencia de lesiones registra.

Hay una gran variedad de lesiones en el baloncesto, pero podemos ver que es en la extremidad inferior donde más número de las mismas acontecen.

Para evitar la aparición de estas lesiones en la práctica del baloncesto es importante conocer su incidencia, las lesiones más frecuentes, los factores de riesgo que predisponen a su aparición y lo más importante, cómo prevenirlas.

 

PALABRAS CLAVE

Baloncesto, lesiones, prevención, propiocepción, calentamiento.

 

ABSTRACT

Nowadays sports activities are very important. The sports activities regular practice and every time more frequently in the population provides health´s community of lots of benefits.

However the sports benefits, every sport involves an injury risk.

Actually basketball is one of the most popular sports and one of the sports activities with more injury record.

There are lots of basketball injuries, but the most common are related with lower extremity.

Is important to avoid basketball injuries to know its incidence, the more prevalent injuries, its risk factors and the more important issue, how to prevent them.

 

KEY WORDS

Basketball, injuries, prevention, proprioception, warm-up.

 

INTRODUCCIÓN

En los últimos años se ha observado un aumento significativo en el número de personas que realizan deporte. Las autoridades sanitarias animan a que se practique deporte por los beneficios que derivan de la actividad física sobre la salud.9

Se define actividad física como la movilización o utilización del cuerpo, y esto incluye diferentes formas de ejercicio, como el trabajo, la ejercitación aeróbica, actividades al aire libre, juegos recreativos, entrenamiento, preparación general y actividades estructuradas de educación física.10

El ejercicio físico es una actividad que desarrollan todos los seres humanos, en distinto grado, durante su existencia. Como fundamento de su conocimiento y significado es necesario conocer los mecanismos fisiológicos que le sirven de base. La tendencia al ejercicio y actos locomotores rítmicos es una tendencia natural que tiene rico tono afectivo y produce placer. Esos y otros factores fisiológicos tienen gran importancia en el ejercicio. Además de placer, el ejercicio mantiene agilidad corporal, ejerce una influencia psicológica y social profunda.19

En la Unión Europea, la falta de actividad física está relacionada con la mayor parte de la mortalidad, la baja calidad de vida y con un alto riesgo de obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedad coronaria, osteoporosis, fracturas, cáncer de colon, cáncer de mama, cáncer de próstata, alteraciones psiquiátricas y un alto riesgo de hospitalización.9

 

En síntesis, el ejercicio físico favorece la salud física y psíquica. Aunque como sucede en muchos campos biológicos, el exceso es perjudicial y debe evitarse.19

La mayoría de las personas que realizan ejercicio físico realizan la actividad por su cuenta (75%), al margen de cualquier institución o club deportivo. Asimismo, encontramos que el 74% de los que practican deporte lo hacen a modo de ocio sin preocuparse por competir, otro 12% compite entre amigos también con un carácter puramente lucrativo, y otro 10% y 3% de los deportivas participan en ligas locales/provinciales y nacionales, respectivamente. Dentro de estos porcentajes es importante destacar que en la evolución en los últimos 10 años aparece una tendencia a aumentar la práctica deportiva recreativa y de ocio (aumenta un 8%), mientras que las otras disciplinas se mantienen con la misma frecuencia o incluso disminuyen ligeramente.6

El ejercicio físico es bueno, sin embargo, esta práctica de actividad física, bien sea de manera profesional o a modo de ocio en el tiempo libre, no está exenta de algunos posibles efectos negativos colaterales, como las lesiones deportivas.

Cualquier tipo de deporte, al implicar ejercicio físico, siempre supone un riesgo para la integridad física de quien lo practica, ya que se lleva al cuerpo a soportar cargas superiores a las habituales, en lo que llamamos una situación de sobreesfuerzo.6,9

 

Las lesiones deportivas se han incrementado en todos los tipos de deporte, fundamentalmente a causa de la falta de entrenamiento o falta de calentamiento. Por ello debemos considerar que las lesiones son un riesgo importante, que realmente pueden producirse durante la realización de la actividad física.

Éstas conllevan una serie de consecuencias negativas, tales como: dolor, pérdida de condición física, limitación en la participación en actividades de la vida diaria, bajas laborales, etc. Y en general una disminución de la calidad de vida.6,9

Las lesiones pueden llegar a constituir un porcentaje relevante de baja laboral, lo cual supone un gasto económico para empresas e instituciones públicas y privadas. Además de este coste a nivel económico y de productividad de las empresas, también encontramos otras consecuencias negativas de las lesiones producidas en la práctica deportiva o en actividades de ocio, tales como: costes sanitarios, tanto públicos como privados, sistema improductivo laboral o escolar (número de jornadas laborales o escolares perdidas), secuelas o daños que puede acarrear el damnificado en su vida diaria.6

 

BALONCESTO:

La necesidad de mantener a los atletas activos en el periodo de invierno llevó al profesor James Naismith del Springfield College en Massachusetts (EEUU), en diciembre de 1891, a crear un juego que se pudiera desarrollar bajo techo y contara con variadas acciones de juego. Nadie podía imaginar que ese recurso pedagógico del profesos Naismith ( 1861-1939) se fuera a convertir, con el tiempo, en un deporte de masas. Hoy en día, el baloncesto es uno de los deportes más practicados en todo el mundo.3

El baloncesto es un deporte de equipo con un alto nivel de exigencia física, técnica y táctica. El rendimiento no sólo va a depender de las cualidades individuales de cada jugador, si no que también va a estar condicionado por su integración e interacción con el resto de compañeros del equipo.9

Este deporte en la actualidad es definido como una actividad de contacto constante entre adversario y oponente e incluso entre compañeros del mismo equipo, produciendo situaciones distintas y variadas, como aceleraciones y desaceleraciones bruscas, saltos, desplazamientos laterales, cambios bruscos de direcciones, etc.2,5,14

Utiliza un espacio de juego común y la participación simultánea de los jugadores contribuyen a que el baloncesto requiera un dominio de tácticas y un alto número de técnicas. Como ya sabemos el baloncesto está conformado por dos equipos cada uno de cinco jugadores, que intenta anotar puntos encestando en los aros correspondientes a ambos lados de la cancha.1

 

EL BALONCESTO Y LAS LESIONES DEPORTIVAS:

Históricamente la naturaleza del baloncesto ha sido objeto de cambios significativos. El baloncesto inicialmente fue concebido como un deporte sin contacto, a pesar de estos orígenes, este deporte se ha convertido en un juego físico en el que se acepta y se espera el contacto entre jugadores. Actualmente, los entrenadores enseñan a los deportistas tácticas y movimientos de contacto. Los jugadores utilizan rutinariamente sus cuerpos para su ventaja, para luchar su posición, para alejar a los defensores con sus codos y antebrazos mientras lanzan la pelota, etc.4,7,17,20

La mayoría de las lesiones en el baloncesto se producen por este motivo, debido a que es un deporte de contacto, aunque también se producen por otras causas como los movimientos bruscos realizados ( giros, saltos, cambios de dirección, aceleraciones y desaceleraciones, repeticiones de movimientos…), la diferente tipología de los jugadores, etc. Por lo general se suelen producir más lesiones en los deportes considerados de contacto.

Haciendo referencia a lo mismo, en la bibliografía revisada se puede observar que hay mayor incidencia lesional en los deportes colectivos que en los individuales, debido principalmente a que en estos deportes colectivos hay mayor contacto físico que en los deportes individuales, y por tanto más riesgo de lesión.4,7,17,20

 

CLASIFICACIÓN DE LAS LESIONES DEPORTIVAS:

Al igual que ocurre con las definiciones, no existe un criterio uniforme para clasificar las lesiones y por ese motivo hay una gran cantidad de clasificaciones y subclasificaciones diferentes y atendiendo a distintos criterios.

Podemos encontrarnos clasificaciones de muchas clases, las clasificaciones más comunes son: por localización, por gravedad, según tipo, según estructura del aparato locomotor afectada y por mecanismo de lesión.1,13,18

 

LOCALIZACIÓN: Es el tipo de clasificación probablemente más común, puede ser debido a la importancia e incluso facilidad de clasificar una lesión simplemente por la zona en la cual se ha producido. Sin embargo, como en el resto de clasificaciones hay discrepancias a la hora de clasificar las lesiones según la localización anatómica.18

La clasificación dentro de este tipo más extendida sería:

  • Cabeza y cuello.
  • Miembro superior.
  • Miembro inferior.
  • Tronco.

 

GRAVEDAD: Si atendemos a los distintos niveles de gravedad, podemos clasificar las lesiones deportivas en las siguientes categorías:

  • Lesiones leves: son las que requieren de una intervención o tratamiento pero no interrumpen la actividad de los deportistas.
  • Lesiones moderadas: requieren tratamiento y limitan la participación de los deportistas en sus actividades, ocasionando que los jugadores entrenen menos días, jueguen menos tiempo, no participen en algunas competiciones, tengan que abstenerse de realizar determinados movimientos, etc.
  • Lesiones graves: implican una interrupción prolongada de la actividad, a menudo con hospitalizaciones e intervenciones quirúrgicas ( roturas de ligamentos, menisco…) y la duración de la inactividad puede variar ostensiblemente según los casos.
  • Lesiones graves que provocan un deterioro crónico: son aquellas que impiden a los deportistas recuperar su nivel de rendimiento o funcionamiento previo y que, por lo tanto, les obligan a modificar su forma de practicar deporte, siendo a veces necesario el cambio de actividad e imprescindible, casi siempre, el trabajo de rehabilitación permanente para fortalecer la recuperación y prevenir un empeoramiento.
  • Lesiones graves que provocan una incapacidad permanente: éstas provocan e impiden a los jugadores volver a realizar deporte, con el consiguiente impacto que esto conlleva y la necesidad de realizar reajustes drásticos en su forma de vida.13

 

TIPO: Existe una gran cantidad de clasificaciones según el tipo de lesión deportiva , sin embargo, existe una gran diferencia entre las distintas clasificaciones usadas por los distintos autores revisados en este trabajo.

Una de las clasificaciones según el tipo de lesión más utilizada es la siguiente:18

  • Torceduras.
  • Lesión en articulación.
  • Distensión muscular.
  • Contusión.
  • Fractura.
  • Dislocación.
  • Otras.

ESTRUCTURA DEL APARATO LOCOMOTOR AFECTADA: La lesión deportiva puede afectar a las diferentes partes del aparato locomotor:

  • Partes blandas: piel, ligamentos, músculos y tendones.
  • Inserciones: zona de implantación de fibras tendinosas en huesos.
  • Ósea y cartilaginosa: si afecta a la estructura de los huesos y a su formación y protección.13

 

MECANISMO DE LESIÓN: Hace referencia a la forma en la cual se ha producido la lesión, existe una gran uniformidad de criterio a la hora de clasificar las lesiones por mecanismo de lesión, puesto que pese a que existen diferentes términos, prácticamente todos los autores subdividen las lesiones según su mecanismo en dos grandes categorías:

  • Traumáticas: en las que puede haber contacto (con otro jugador, con la pelota, o con un objeto inmóvil como la canasta) o puede que sean traumáticas sin contacto.
  • Sobreuso o sobrecarga.18

De las causas declaradas de lesión en baloncesto, la sobrecarga gradual es la más frecuente (22,4%), seguida del contacto con otro deportista (17,7%) y la sobrecarga aguda ( 10,4%). La primera causa de lesión grave o severa es tanto el contacto con otro jugador como la sobrecarga aguda, pues ambas tienen la misma frecuencia. La recaída de lesiones anteriores supone la tercera causa.10

 

OBJETIVOS

  • Enumerar las principales lesiones deportivas que aparecen en los jugadores de baloncesto y revisar sus incidencias de aparición.
  • Conocer las actividades preventivas más importantes en la aparición de estas lesiones derivadas del baloncesto.

 

METODOLOGÍA

Para la realización de este trabajo se ha realizado una búsqueda bibliográfica de literatura referente al tema durante los meses comprendidos entre abril y agosto de 2021.

La búsqueda de información se ha realizado en bases de datos como Dialnet, Pubmed, Cuiden, Scielo, Elsevier y Google Académico.

Los criterios de exclusión fueron:

  • Artículos en los que no estaba disponible el texto completo.
  • Artículos de pago.

Los criterios de inclusión fueron:

  • Artículos con acceso al texto completo.
  • Artículos en español e inglés.
  • Artículos de acceso gratuito.

 

RESULTADOS

En algunos deportes como el baloncesto la incidencia lesional es elevada, si la comparamos con otros deportes, sólo siendo superada principalmente por el fútbol.6,7

Las alteraciones más comunes en el baloncesto son producidas por el acortamiento de cadenas musculares y distensiones de ligamentos, debido principalmente a los saltos, movimientos repetitivos, aceleraciones y desaceleraciones bruscas, típicas de este deporte.1

Como explicamos anteriormente, el baloncesto requiere de saltos repetidos e intercalados con carreras y de cambios rápidos de dirección. Esto implica que es el tren inferior el que más incidencia lesional registra, si hablamos de sectores corporales.

Basándonos en los estudios revisados, las extremidades inferiores comprenden entre el 46 % y el 68% de las lesiones totales que se producen en el baloncesto.4,5,10,11,12,17,18

Las lesiones del tren inferior en la Liga Española de Baloncesto (ABC) suponen un 46.13%, mientras que en la NBA, estas lesiones del miembro inferior llegan a suponer un 57.3% del total de las lesiones registradas. Las lesiones del tronco suponen casi una quinta parte del total de lesiones en ambas ligas, un 18.39% en la ACB y un 17.2% en la NBA. En las extremidades superiores, la incidencia lesional es inferior a otras estructuras. En la NBA suponen el 15.9% y en la Liga Española de Baloncesto el 12.8%. En el último caso, las lesiones de cabeza suponen el 7.1 y el 6.8 en las estadísticas de la ACB y la NBA, respectivamente. En la liga profesional francesa, sus estadísticas ofrecen una incidencia mayor de lesiones de las extremidades inferiores, siendo un 73.5%, y una incidencia más baja de las lesiones de tronco y cabeza, representando un 9 y un 3.1% respectivamente. La incidencia de las lesiones en la extremidad superior es similar a las ligas americana y española, siendo un 14.4%.5,18

 

Si hablamos de zona corporal donde se registran más lesiones en la práctica del baloncesto son el tobillo/ pie, rodilla y dedos de la mano. En la mayoría de trabajos revisados, tras las lesiones de tobillo/pie aparecen las lesiones de rodilla, siendo la segunda articulación más afectada por las lesiones. Sin embargo, en otros estudios revisados, por delante de las lesiones de rodilla, encontramos las lesiones de los dedos de la mano. A éstas tres zonas anatómicas le siguen la zona lumbar, la pierna, zona del muslo, muñeca/ mano y, finalmente, el hombro.

Las lesiones de tobillo, rodilla, muñeca/ mano y muslo suponen más de la mitad del total de todas las lesiones, y si añadimos las lesiones de muslo, pierna, columna lumbar y las infecciones, tenemos las tres cuartas partes del total de las lesiones que se producen en baloncesto.1,4,10,11,17,18

Si nos referimos al tipo de lesión, las más frecuentes son, por este orden, los esguinces, las contracturas, tendinopatías, contusiones, fracturas y las laceraciones, y aunque no se trate de lesiones deportivas seguirán las infecciones comunes como causa de atención médica, retirada del terreno de juego o disminución del rendimiento.10,11

Concretando las lesiones más importantes que podemos encontrar en el baloncesto, la lesión, con diferencia, más frecuente es el esguince de tobillo, siendo el ligamento más afectado el lateral externo, con una incidencia de 9 de cada 10 casos.5,10,11,12,14,15,16,17

 

Según su gravedad, el esguince puede ser de primer grado, de segundo grado y de tercer grado. El esguince de primer grado presenta dolor, rubor, edema y cierta impotencia funcional, el de segundo grado además añade cierta laxitud ligamentosa y una equimosis más notable y finalmente el de tercer grado, en el que puede existir rotura del ligamento, el dolor es más agudo, la impotencia funcional mucho mayor y un bostezo articular más acentuado.

Los esguinces suelen aparecer con mayor frecuencia en jugadores de baloncesto ocasional o amateur, y son bastante raros en jugadores profesionales o de élite. Esto se debe a que los jugadores profesionales cuentan con equipos de atención que fortalecen permanentemente su estructura musculotendinosa, y cuando hay alguna sospecha de posible esguince salen a la pista tanto en entrenamientos como en competición, con los pies vendados mediante vendajes funcionales, que protegen los tobillos de esta lesión.

Ante un esguince de tobillo, el tratamiento inicial siempre consistirá en la aplicación de crioterapia unos 20 minutos, para evitar que el edema aumenta, y una vez clasificado se puede seguir con tratamiento fisioterapéutico y tratamiento ortopodológico.14

En los jugadores de baloncesto la inflamación patelo- femoral es el problema más significativo en término de días perdidos de competición, mientras que los esguinces de tobillo son la causa más frecuente de lesión.10

 

Otras lesiones importantes por su incidencia, siguiendo el esguince de tobillo, son la tendinitis del tendón rotuliano y la condropatía fémoro- rotuliana influenciada por las exigencias en un deporte de salto, como es el baloncesto.5

Otra lesión frecuente provocada por los gestos de rotación y flexo-extensión con contusiones y desplazamientos es la lumbalgia. Otras lesiones frecuentes con largas incidencias en los jugadores de baloncesto son esguince de rodilla, con afectación del ligamento cruzado anterior, los esguinces y luxaciones de los dedos de las manos, eso último en función de que el balón es un instrumento mecánico lesional. Otras lesiones tienen una incidencia menor, pero, deben ser consideradas factores de riesgo por sus secuelas, como por ejemplo la tendinitis aquílea, la fascitis plantar, las hernias/ protusiones discales, los síndromes compartimentales y las roturas meniscales. Los autores destacan la dificultad de conocer la incidencia exacta de las lesiones musculares, pero en un estudio realizado en la liga americana de baloncesto, se conoce la incidencia de tirones musculares, siendo: lesiones isquiotibiales en 3.3% del total, lesiones de aductores en un 2.8%, del tríceps sural en 1.9%, del cuádriceps en 1.3%, en el hombro de 1.1%, y en la región lumbo- sacra en 0.9% y la incidencia de contusión cuadricipital con una incidencia del 3.2%.5,16

Conociendo qué lesiones son más frecuentes y en qué momentos se producen, tenemos mayor facilidad para realizar una prevención adecuada y reducir en una gran medida la incidencia de tales lesiones.18

 

Se distinguen tres tipos de prevención, fundamentalmente, prevención primaria, secundaria y terciaria. La prevención primaria es evitar situaciones que puedan ocasionar una lesión, la prevención secundaria consiste en que, una vez producida la lesión, intentar revertir los daños ocasionados lo antes posible, y la prevención terciaria, trata de evitar las complicaciones que se producen por no haber actuado en el momento adecuado o de la manera idónea.4

En el desarrollo de la práctica deportiva, deben incluirse una serie de métodos que ayuden a prevenir las lesiones y si éstas se producen, a que se recuperen lo antes y lo mejor posible. Los métodos más importantes de esta prevención de las lesiones deportivas son el calentamiento, los estiramientos y el trabajo de propiocepción. También es importante destacar los vendajes funcionales preventivos y el seguir una serie de hábitos saludables en la práctica deportiva y en la vida cotidiana. También hay que tener en cuenta que una buena forma física es la base más importante para evitar lesiones; aquellas personas que están por debajo de este nivel, tienen más probabilidades de sufrir lesiones, tanto por accidente, como por sobrecarga.14

 

CONCLUSIONES

En la actualidad el deporte está en auge, aunque realizar actividad física nos aporta múltiples beneficios para la salud, tanto física como mental, y nos ayuda a prevenir diferentes enfermedades, hay que tener en cuenta que la realización de ejercicio físico puede llevar a sufrir lesiones deportivas.

El baloncesto es, hoy en día, uno de los deportes más practicados, tanto a nivel profesional como a nivel amateur. Éste, al igual que el resto de deportes no está exento de que aparezcan al realizarlo algunas lesiones, fruto de su juego.

Este deporte en la actualidad es definido como una actividad de contacto constante entre adversario y oponente e incluso entre compañeros del mismo equipo, produciendo situaciones distintas y variadas, como aceleraciones y desaceleraciones bruscas, saltos, desplazamientos laterales, cambios bruscos de direcciones, etc. Todo esto hace que se den múltiples lesiones deportivas en el baloncesto, y que sea el segundo deporte practicado con más incidencia lesional.

 

Podemos llegar a varias conclusiones, tras la realización de esta revisión bibliográfica:

  • Las extremidades inferiores comprenden entre el 46 % y el 68% de las lesiones totales que se producen en el baloncesto.
  • Dentro de las lesiones totales que aparecen en la práctica del baloncesto, el esguince de tobillo es la lesión más frecuente, siendo el ligamento más afectado el ligamento lateral externo. El esguince de tobillo es la primera lesión, con un porcentaje aproximado del 30% de las lesiones totales. La siguiente zona más afectada por las lesiones en el baloncesto sería la rodilla.
  • Las mujeres jugadoras de baloncesto tienen mayor riesgo lesional que los hombres jugadores de baloncesto.
  • Si los jugadores de baloncesto son amateur se producen más lesiones en los partidos, mientras que si los jugadores de baloncesto son profesionales, se producen más lesiones en los entrenamientos.
  • Encontramos más riesgo de lesión en los jugadores más jóvenes y más experimentados.
  • La prevención es el factor más importante en el tratamiento de las lesiones deportivas, factores como el calentamiento, los estiramientos, los vendajes funcionales y el entrenamiento propioceptivo han demostrado su eficacia, tanto en la mejora del rendimiento deportivo, como en la disminución de la aparición de lesiones deportivas.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Chávez Manrique L. Evaluación fisioterapeútica a los deportistas del club de básquet de la federación deportiva de Imbabura periodo 2016- 2017. Ibarra- Ecuador: Universidad Técnica del Norte- Facultad Ciencias de la Salud- Carrera de Terapia Física Médica; 2017.
  2. Suarez, S. Valoración de la preparación física en baloncesto. Ebm.Recide. 2016; 12(2):143-150.
  3. Altamirano Carrero D, Torres Torres CJ, Diseño de acciones metodológicas para la prevención de factores de riesgo en el esguince de tobillo en jugadores del equipo de baloncesto masculino de la FAREM- Magatalpa, en el segundo semestre del año 2014. Managua- Nicaragua: Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua- Facultad de Ciencias de la Educación e Idiomas; 2016.
  4. Alonso Vázquez E, Prevención de la lesión de rodilla en baloncesto a propósito de un caso. Universidad de León- Ciencias de la Actividad Física y del Deporte; 2014.
  5. Moraes Menezes PJ, Lesiones en el baloncesto: epidemiología, patología, terapeútica y rehabilitación de las lesiones. Efdep.com. 2003; 62. Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd62/balonc.htm
  6. García González C, Albaladejo Vicente R, Villanueva Orbáiz R, Navarro Cabello E. Deporte de ocio en España: epidemiología de las lesiones y sus consecuencias. Apunts. Educación Física y Deportes. 2015; 119:62-70.
  7. Prieto Andreu J. Asociación de variables deportivas y personales en la ocurrencia de lesiones deportivas. Ágora para la EF y el deporte. 2016; 18(2):184-198.
  8. Vizcaya OJ, Del Portal Beyries O. El baloncesto y su componente fisiológico. Efdep.com. 2015; 208. Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd208/el-baloncesto-y-su-componente-fisiologico.htm
  9. Ríos Azuara D, Pérez Flores D, Ríos Alcolea M. Epidemiología de las lesiones deportivas en países de la Unión Europea. Redalyc. 2014; 14(55):479-494. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=54231902006
  10. Mateos Conde J. Estudio epidemiológico de lesiones deportivas en el baloncesto profesional y amateur. Universidad de Salamanca: Departamento de Enfermería y Fisioterapia; 2016.
  11. Guzmán Nates L. Incidencia de lesiones en el baloncesto no profesional de A Coruña. A Coruña: Facultad de Fisioterapia de A Coruña; 2014.
  12. López González L, Rodríguez Costa I, Palacios Cibrián A. Incidencia de lesiones deportivas en jugadores y jugadoras de baloncesto amateur. Redalyc. 2017; 17(66):299-316. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=54251450006
  13. Zurita Ortega F. Influencia de los factores psicológicos sobre las lesiones deportivas en deportes de equipo. Universidad de Jaén: Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación; 2015.
  14. García Torrente M. Patología podológica en el jugador de baloncesto. Universitat de Barcelona; 2015.
  15. Martínez Gómez P. Prevención lesional de esguince de tobillo en jugadores de baloncesto pre-adolescentes. Universidad de León: Ciencias de la Actividad Física y el Deporte; 2015.
  16. Sánchez-Jover F, Gómez A. Relación entre planificación del entrenamiento y lesiones deportivas, en jugadores de baloncesto federados de 12 a 15 años. Journal of Sport and Health Research. 2018; 10(2):279-294.
  17. Drakos MC, Domb B, Starkey C, Callahan L, Allen AA. Injury in the National Basketball Association: A 17- Year Overview. Sports Health. 2010; 2:284. Disponible en: http://sph.sagepub.com/content/2/4/284.
  18. Pérez del Pozo D. Epidemiología de la lesión deportiva. Universidad Politécnica de Madrid: Departamento de Salud y Rendimiento Humano de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte; 2015.
  19. Barragán Velastegui MG, Coloma Coloma JC. Intervención fisioterapeútica para prevenir las lesiones de tren inferior en deportistas de la disciplina de básquet de la federación deportiva de Chimborazo en el periodo de noviembre 2013 a abril 2014. Riobamba, Ecuador: Universidad Nacional de Chimborazo- Facultad de Ciencias de la Salud; 2014.
  20. Prieto Andreu JM. Variables deportivas y personales en la ocurrencia de lesiones deportivas. Diferencias entre deportes individuales y colectivos. Redalyc. 2015; 28:21-25. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=345741428004.