Type to search

Las caídas en el anciano.

28 noviembre 2021

AUTORES

  1. Marta Cortés Bruna. Enfermera del Hospital universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  2. Alicia Esteve Perdiguer. Enfermera del hospital universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  3. Paola Martín Navarro. Enfermera del hospital universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  4. Ángela Ramírez Serrano. Enfermera del hospital universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  5. Ángela Raga Wichi. Enfermera del hospital universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.
  6. Marta Serrano Sánchez. Enfermera del hospital universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.

 

RESUMEN

Las caídas en los ancianos son un problema de salud pública ya que pertenecen a uno de los principales síndromes geriátricos más importantes; tienen una elevada incidencia en este sector de población y sus consecuencias repercuten en su calidad de vida. Así mismo, son causa importante de discapacidad ya que se consideran causa de fragilidad; dan lugar a lesiones, incapacidad, institucionalización e incluso la muerte. Por tanto, es de gran importancia su prevención.

 

PALABRAS CLAVE

Anciano, caída, síndrome geriátrico.

 

ABSTRACT
Falls in the elderly are a public health problem since they belong to one of the main geriatric syndromes; have a high incidence in this sector of the population and their consequences affect their quality of life. Likewise, they are an important cause of disability since they are considered a cause of frailty; lead to injury, disability, institutionalization, and even death. Therefore, its prevention is of great importance.

KEY WORDS

Elder, fall, geriatric syndrome.

 

OBJETIVO

El objetivo de este artículo es dar a conocer la importancia de la prevención de las caídas en nuestros mayores ya que muchos de los factores relacionados con ellas pueden ser modificables.

 

METODOLOGÍA

Se ha realizado una búsqueda sistemática en diferentes bases de datos de la salud como Scielo y Google Académico, y se han seleccionado los artículos más relevantes relacionados con las caídas en el anciano y su prevención.

 

RESULTADOS

La Real Academia de la Lengua Española define caer como: “Dicho de un cuerpo: perder el equilibrio hasta dar en tierra o cosa firme que lo detenga”1.

La incidencia de caídas aumenta progresivamente con la edad. Según la literatura científica existente, aproximadamente una de cada tres personas mayores de 65 años se cae en un año, y esa cifra puede llegar al 50% en el caso de los mayores de 80 años; además, la mitad de las personas que se caen presentan más de una caída2.

Las caídas son la segunda causa mundial de muerte por traumatismos involuntarios. Cada año se producen 37.3 millones de caídas cuya gravedad requiere atención médica; se calcula que anualmente fallecen en todo el mundo unas 684.000 personas3.

A consecuencia de ellas se pueden llegar a sufrir desde lesiones leves (contusiones) hasta muy graves (traumatismos craneoencefálicos). El 40% de las lesiones mortales en la Unión Europea afecta a personas de edad avanzada4 ya que son más propensas a sufrir fracturas tras las caídas debido a la osteoporosis; sus huesos son más frágiles y porosos. Una de las más graves es la fractura de cadera.

 

En la actualidad es un problema frecuentemente ignorado ya que los ancianos lo aceptan como parte inevitable del proceso de envejecimiento y no lo consultan con el médico. Por ello, desde los centros de atención primaria es muy importante valorar la población de riesgo para prevenirlas y así evitar sus posibles consecuencias tanto orgánicas como psicológicas.

Las discapacidades motoras y ciertos trastornos crónicos, junto con la edad y el hecho de vivir solo, se asocian a una mayor incidencia de lesiones por caídas5. La mayoría se producen en lugares cerrados, sin encontrar relación con algún momento concreto del día ni época del año. Los lugares más frecuentes son el baño, el dormitorio y la cocina, lugares de mayor actividad para el anciano6.

Su causa suele ser multifactorial, participan “factores intrínsecos”, que son los relacionados con el paciente (fisiológicos o patológicos), como un enlentecimiento en los reflejos posturales, enfermedades orgánicas y deterioro funcional, psicológicos o el uso de algunos fármacos (Especialmente psicofármacos e hipotensores) y, por otra parte, “factores extrínsecos” (ambientales) como una mala iluminación, objetos que faciliten un tropezón o resbalón, etc. Muchos de ellos con al menos parcialmente corregibles7.

A lo largo del proceso de envejecimiento se producen una serie de cambios en el organismo que afectan a la marcha y el equilibrio: giros en bloque, acortamiento y enlentecimiento de los pasos, sin levantarlos del suelo e inestabilidad del equilibrio.

Además, también se ven afectados los órganos de los sentidos; aparecen alteraciones visuales como la disminución de la agudeza visual, la capacidad de enfoque y la elasticidad del cristalino (que provoca pérdida en la acomodación de la visión). En cuanto a las alteraciones auditivas, aparecen los acufenos o tinnitus, provocando alteración en la percepción del sonido para frecuencias altas (presbiacusia).

 

FACTORES DE RIESGO:

Los factores extrínsecos con la causa del 77% de caídas, como los derivados del entorno (alfombras, excesos de espejos, pijamas de pantalón largo, pisos muy pulidos, animales, escaleras, sillas y mesas bajas)8. Acciones como levantarse y acostarse de la cama, sentarse y levantarse de una silla, y subir y bajar escaleras son las actividades que más riesgo conllevan en los ancianos para precipitar una caída.

A mayor número de factores de riesgo, mayor es la incidencia de sufrir una caída.

Factores conductuales o psicológicos (extrínsecos):

Se relacionan con acciones humanas; son potencialmente modificables:

  • Consumo de alcohol y tabaco.
  • Sedentarismo.
  • Sobrepeso.
  • Miedo a las caídas.
  • Uso de calzado inadecuado (sin correcta sujeción).
  • Uso de dispositivos de asistencia (bastón, muleta, andador).
  • Acciones de riesgo (subirse a una silla, no encender la luz).

Factores ambientales o situacionales (extrínsecos):

Engloban la interacción de las condiciones físicas del individuo con el medio que le rodea, incluyendo los peligros domésticos y ambientales:

  • Polifarmacia (toma de 5 o más medicamentos).
  • Medicación de riesgo (benzodiazepinas, antihipertensivos, diuréticos, antidepresivos tricíclicos, AINES).
  • Superficies resbaladizas.
  • Iluminación deficiente.
  • Superficies irregulares.
  • Riesgos en domicilio (alfombras, escaleras, mascotas).
  • Hospitalización prolongada.
  • Necesidad de ayuda para los traslados.

Factores socioeconómicos (extrínsecos):

Son aquellos relacionados con condiciones sociales y situaciones económicas de los individuos; se relacionan con la capacidad de la comunidad para desafiarlas9:

  • Renta baja.
  • Vivir solo.
  • Bajo nivel de escolaridad.
  • Condiciones inadecuadas de vivienda.
  • Acceso limitado a la salud y a la asistencia social.
  • Incapacidad para leer.

Factores biológicos (intrínsecos):

Abarcan características de los individuos, propias del cuerpo humano. Algunas no son modificables, como por ejemplo el sexo, la edad y la raza9. Estos factores también incluyen alteraciones fisiológicas y condiciones propias de las personas mayores:

  • Disminución de la fuerza física.
  • Deterioro cognitivo (alteración de la percepción, comprensión y orientación espacio-temporal).
  • Enfermedades crónicas: cardiovasculares, pulmonares, psiquiátricas, neurológicas, endocrinas y metabólicas.
  • Alteraciones visuales (cataratas, glaucoma, retinopatía).
  • Problemas de los pies (hallux valgus, callos, deformidades).
  • Alteraciones del aparato locomotor (degeneración articular).
  • Alteración de la marcha, movilidad y equilibrio.

 

PREVENCIÓN DE LAS CAÍDAS3.4, 10:

  • Potenciar el ejercicio físico: Trabajar ejercicios de resistencia, equilibrio y fuerza retrasan la pérdida de masa muscular. Se debe trabajar sobre todo el tren inferior.
  • Ejercicios para mejorar la marcha y el equilibrio (taichi).
  • Evaluación de la vivienda: modificar su diseño si es necesario, instalar barras de sujeción en retrete y ducha, proporcionar buena iluminación (incluso instalación de luces nocturnas), evitar alfombras
  • Reducción o eliminación de fármacos innecesarios o potencialmente peligrosos.
  • Uso de zapato cómodo y cerrado con suelas antideslizantes.
  • Suplementos dietéticos (vitamina D).
  • Intervenciones rehabilitadoras encaminadas a reducir el síndrome postcaída (síndrome de Kennedy); el miedo a volver a caerse provoca inmovilidad, dependencia y aislamiento social.

 

VALORACIÓN DEL RIESGO DE CAÍDAS:

No existe unanimidad sobre cuándo iniciar el cribado del riesgo de caídas. La detección de ancianos frágiles no es una tarea fácil, por ello, es importante conocer los recursos disponibles. Existen herramientas/escalas para valorar el riesgo de caídas:

  • Short Physical Performance Battery (SPPB) o Test de Guaralnik: valora equilibrio, velocidad de la marcha y capacidad para levantarse de la silla.
  • Escala de Dowton: valora caídas previas, ingesta de medicación, déficits sensoriales, estado mental y deambulación.
  • Timed Up and Go: (levántate y anda): evalúa la marcha y el equilibrio.
  • Test de Romberg: valora el equilibrio a nivel vestibular.
  • Test de Morse: uso en ámbito hospitalario. Tiene en cuenta antecedentes de caídas en los últimos 3 meses, diagnósticos secundarios, ayuda a la deambulación, presencia de catéteres endovenosos, equilibrio/traslado y estado mental.
  • Test de Tinetti: tiene dos partes; equilibrio en diferentes posturas y capacidad de la marcha. Tiene en cuenta la simetría, longitud y altura del paso.
  • Fall Risk Score: valora caída previa, uso medicación, déficit sensorial, marcha, orientación y cognición.

La guía NICE para la prevención de caídas recomienda llevar un cribado anual en personas mayores de 65 años que incluya antecedentes de caídas y presencia de trastornos de la marcha y/o equilibrio11.

 

CONCLUSIÓN

Las caídas en los ancianos son un importante problema de salud pública; algunos de los factores de riesgo asociados pueden ser modificables por lo que las estrategias de prevención deben hacer hincapié en la educación y creación de entornos seguros.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Real Academia Española. Diccionario de la lengua española, 23ª ed. [Sede web]. 2020. [Acceso agosto 2021]. Disponible en: caer | Definición | Diccionario de la lengua española | RAE – ASALE
  2. Rodríguez-Molinero A, Narvaiza L, Gálvez-Barrón C, De la Cruz JJ, Ruiz J, Gonzalo N et al. Caídas en la población anciana española: incidencia, consecuencias y factores de riesgo. Revista Española de Geriatría y Gerontología. 2015; 50 (6): 274-280.
  3. Caídas. Organización Mundial de la Salud [sede web]. 2021. [Acceso agosto 2021]. Disponible en: Caídas (who.int)
  4. Boletín informativo: prevención de las caídas en las personas de edad avanzada. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social [sede web]. [Acceso agosto 2021]. Disponible en: caidas.pdf (mscbs.gob.es)
  5. Suelves JM, Martínez V, Medina A. Lesiones por caídas y factores asociados en personas mayores de Cataluña, España. Revista Panamericana de Salud Pública. 2010.
  6. Pérez de Alejo-Plaín A, Roque-Pérez Ñ, Plaín Plazos C. Las caídas, causa de accidente en el adulto mayor. Cuba. Revista científico estudiantil 16 de abril. 2020; 59 (276).
  7. González G, Marín PP, Pereira G. Características de las caídas en el adulto mayor que vive en la comunidad. Santiago. Rev. Med. Chile. 2010; 129 (9).
  8. González Sánchez, RL, Rodríguez Fernández MM, Ferro Alfonso MJ, García Millán JR. Caídas en el anciano. Consideraciones generales y prevención. Ciudad de La Habana. Revista Cubana de Medicina Integral.
  9. Terra Jonas L, Diniz Lima KV, Soare MI, Mendes MA, Sa Silva JV, Riberiro M. Evaluación del riesgo de caídas en personas mayores: ¿Cómo hacerlo?. Barcelona. Gerokomos. 2014; 25 (1).
  10. Rubenstein LZ. Caídas en personas mayores. Oklahoma. 2019
  11. Prevención de caídas y disminución de lesiones derivadas de las caídas. Toronto. Guía de buenas prácticas clínicas. 2017. Disponible en: D0021_Prevencion_Caidas_2017.pdf (bpso.es)