Type to search

La importancia de los cuidados enfermeros en la biopsia renal percutánea. Artículo monográfico.

21 noviembre 2021

AUTORES

  1. Natalia Gracia Casinos. Experto Universitario en Cuidados Avanzados en Enfermería Aplicada por la Universidad de León. Enfermera en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
  2. Laura González Cabeza. Grado en Enfermería Universidad de Zaragoza. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  3. Eva Negredo Rojo. Máster en Análisis Clínicos por la Universidad de Valencia. Experto Universitario en Enfermería en Alteraciones Vasculares y Arteriales por la Universidad de Antonio Nebrija. Experto Universitario de Enfermería Ante las Actuaciones en Urgencias y Emergencias por la Universidad Antonio Nebrija. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  4. Rocio Bravo Adán. Máster en Cuidados Intensivos por la Universidad Católica de Valencia. Máster en Urgencias, Emergencias y Catástrofes por la Universidad CEU de Valencia. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  5. Carlota Barreu Fau. Máster en Gerontología Social por la Universidad de Zaragoza. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  6. Juan Castro Pueyo. Graduado en Enfermería en la Universidad de Zaragoza. Enfermero en Centro de Salud Las Fuentes Norte de Zaragoza.

 

RESUMEN

La Biopsia Renal Percutánea es un procedimiento quirúrgico diagnóstico, en el cual se extrae un fragmento de tejido del riñón para su posterior análisis en el laboratorio con el objetivo de conocer el tipo de enfermedad que afecta al riñón y causa un mal funcionamiento del mismo1. Es uno de los procedimientos que más ha contribuido al conocimiento de las enfermedades renales, ayudando al diagnóstico, pronóstico y tratamiento2. Es una técnica invasiva, y aunque en la mayoría de los casos no hay complicaciones, siempre existe un cierto riesgo. Por tanto, es indispensable que para hacer una biopsia renal se cumplan unas determinadas condiciones2, además de evaluar con precisión y cautela la indicación de esta técnica en cada caso, considerando los posibles riesgos y beneficios3. En ningún caso se acepta que la biopsia sirva para completar un diagnóstico sin trascendencia clínica o como objetivo de docencia para residentes u otros médicos en período de formación. Hacer una biopsia renal supone un compromiso ético y profesional donde el médico y el paciente deben estar de acuerdo4. Debido al riesgo que supone la realización de este procedimiento, los cuidados de enfermería tienen un importante papel antes, durante y después de esta prueba diagnóstica, ya que ayudan en la detección precoz de posibles complicaciones, facilitando así una temprana resolución.

 

PALABRAS CLAVE

Biopsia, renal, cuidados de enfermería.

 

ABSTRACT

Percutaneous Renal Biopsy is a diagnostic surgical procedure in which a fragment of kidney tissue is extracted for subsequent laboratory analysis in order to determine the type of disease affecting the kidney and causing kidney malfunction1. It is one of the procedures that has contributed most to the knowledge of renal diseases, aiding diagnosis, prognosis and treatment2. It is an invasive technique, and although in most cases there are no complications, there is always a certain risk. Therefore, it is essential that certain conditions2 be met in order to perform a renal biopsy, in addition to accurately and cautiously evaluating the indication for this technique in each case, considering the possible risks and benefits3. Under no circumstances is it accepted that biopsy should be used to complete a diagnosis without clinical significance or as a teaching objective for residents or other physicians in training. Performing a renal biopsy involves an ethical and professional commitment in which the physician and patient must be in agreement4. Due to the risk involved in performing this procedure, nursing care plays an important role before, during and after this diagnostic test, as it helps in the early detection of possible complications, thus facilitating an early resolution.

 

KEY WORDS

Biopsy, kidney, nursing care.

 

DESARROLLO DEL TEMA

La Biopsia Renal Percutánea es un procedimiento quirúrgico diagnóstico, en el cual se extrae un fragmento de tejido del riñón para su posterior análisis en el laboratorio con el objetivo de conocer el tipo de enfermedad que afecta al riñón y causa un mal funcionamiento del mismo1.

Es una técnica invasiva, realizada por facultativos, y aunque en la mayoría de los casos no hay complicaciones, siempre existe un cierto riesgo. Por tanto, es indispensable que para hacer una biopsia renal se cumplan las siguientes condiciones2:

  1. Agotar todos los procedimientos no invasivos para el diagnóstico de enfermedades renales cuyos signos y síntomas son compatibles con enfermedades parenquimatosas.
  2. Considerar que la información suministrada por la biopsia va a proporcionar un diagnóstico de certeza.
  3. Asegurar que se puede hacer estudio por un patólogo experto, con microscopio óptico, inmunofluorescencia y electrónico.
  4. Prever que este diagnóstico influirá en el tratamiento y el pronóstico.

En ningún caso se acepta que la biopsia sirva para completar un diagnóstico sin trascendencia clínica o como objetivo de docencia para residentes u otros médicos en período de formación. Hacer una biopsia renal supone un compromiso ético y profesional donde el médico y el paciente deben estar de acuerdo4.

Las indicaciones de la biopsia renal cambian dependiendo de los médicos, de los centros e, incluso, de las épocas. No todos los países tienen los mismos criterios, y en muchas ocasiones las posibilidades de estudio o la interpretación de los resultados influyen sobre cuándo y a quién se debe realizar biopsia renal. En cualquier caso, la indicación se basa en el síndrome o síndromes clínicos predominantes y debe ser discutida en cada Servicio de forma individualizada2. Las indicaciones más frecuentes son5:

  • Síndrome nefrótico.
  • Síndrome nefrítico.
  • Proteinuria aislada.
  • Disfunción renal aguda.
  • Proteinuria nefrótica.
  • Disfunción renal crónica.
  • Hematuria aislada.
  • Hematuria más proteinuria.
  • Síndrome nefrótico más nefrítico.
  • Enfermedades sistémicas: lupus, vasculitis.

 

Por otro lado, como en toda técnica invasiva, existen contraindicaciones para su realización6:

  • Riñón único (excepto trasplante renal).
  • Paciente no cooperador (por ejemplo, paciente psiquiátrico).
  • Hipertensión arterial (HTA) moderada o grave no controlada (presión arterial sistólica > 160 y/o diastólica > 100 mmHg).
  • Diátesis hemorrágica no controlada (plaquetas < 50 000, protrombina < 50 %).
  • Atrofia renal (riñones ecográficamente < 9 cm).
  • Embarazo.
  • Infección urinaria.
  • Anomalías anatómicas (por ejemplo, aneurisma arterial).
  • Fármacos que alteran la hemostasia (antiagregantes, heparina y Sintrom®).
  • Insuficiencia renal avanzada (creatinina > 3,4 mg/dl en varones y 2,8 mg/dl en mujeres y/o filtrado glomerular < 30 ml/min) o riñones con cortical adelgazada (< 1 cm) y aumento de ecogenicidad.
  • Poliquistosis renal o hidronefrosis.
  • Tumores renales (excepto biopsias específicas).

En la mayoría de los casos no hay complicaciones, pero en el caso de darse pueden comportar un riesgo vital para el paciente8. Las complicaciones que se pueden dar son7:

  • Hematuria macroscópica.
  • Dolor en la zona de punción.
  • Nefrectomía post-biopsia por sangrado incontrolable.
  • Presencia de hematoma perirrenal.
  • Formaciones de fístula arteriovenosa: la mayoría son transitorias y asintomáticas, pero si llegan a ser persistentes pueden llevar a nefrectomía parcial o total.

 

Pueden darse además infecciones, absceso renal y septicemia. Las complicaciones más raras son la ruptura renal, laceración aórtica o de la arteria renal7.

La enfermería tiene un papel muy importante a la hora de preparar, adecuar y asistir esta técnica, así como de vigilar la evolución del paciente tras la realización de esta, pues al ser nuestra responsabilidad, somos los primeros en detectar posibles alteraciones y cambios en la monitorización de las constantes vitales del paciente. La rapidez en el diagnóstico de las complicaciones de la biopsia renal es esencial para una actuación precoz7.

Los cuidados enfermeros son primordiales a la hora de realizar el seguimiento de las biopsias renales, ya que evitan complicaciones posteriores9. Éstos, se dividen en cuidados previos a la biopsia renal, durante la biopsia renal y post-biopsia renal, siempre con el objetivo de alcanzar el mejor resultado posible, con el mínimo riesgo y con el mayor confort posible para el paciente7.

  • Cuidados de enfermería previos a la biopsia7:
  • Comprobar el nombre y número de historia del paciente.
  • Comprobar que el consentimiento informado esté firmado.
  • Comprobar las pruebas de coagulación en las últimas 24 horas.
  • Explicar en qué consiste la prueba y resolver las posibles dudas que tenga el paciente.
  • Hay que asegurar que el paciente haya guardado ayunas de 8 horas.
  • Verificar que se ha realizado el aseo diario mediante ducha o higiene en cama, según necesidades.
  • Rasurado de la zona, si precisa.
  • Comprobar existencia y permeabilidad de un acceso venoso adecuado, procediendo a canalizar nueva vía si fuese necesario.
  • Administrar, en el caso de estar prescrita, la premediación que le corresponda.
  • Cuidados de enfermería durante la biopsia:
  • Monitorización del paciente.
  • Preservar la intimidad del paciente.
  • Colocación adecuada del paciente. Si el riñón está en su localización fisiológica, el paciente se coloca en posición supino-oblicua elevando el lado del riñón a biopsiar. Se facilita la comodidad del paciente con un elemento de soporte (almohada) bajo caderas y hombros10. Si el paciente es trasplantado renal, el riñón se encuentra en la fosa ilíaca, por lo que se colocará al paciente en decúbito supino.
  • Asegurar la comodidad del paciente.
  • Preparación del material necesario para la realización de la técnica.
  • Colaboración y ayuda a cualquier miembro del equipo quirúrgico cuando sea necesario.
  • Identificación de la muestra, envío de la misma junto a la petición correspondiente.
  • Ayuda en la colocación de apósito compresivo en la zona de punción.
  • Cuidados de enfermería post-biopsia:
  • Sueroterapia según prescripción médica.
  • Control de constantes vitales cada 15 minutos durante la primera hora. Después continuar con control cada hora si precisa, siempre respetando los periodos de descanso del paciente.
  • Reposo absoluto durante las primeras 4h en decúbito supino, después podrá moverse levemente en la cama, pero no levantarse de la misma hasta pasadas 24 horas tras la biopsia.
  • Vigilancia del aspecto de la diuresis, por si apareciera hematuria, si fuera el caso avisar rápidamente al médico.
  • Vigilar el apósito, por si apareciera sangrado activo del punto de punción, en ese caso avisar rápidamente al médico. Si está limpio no retirar apósito compresivo, hasta pasadas 24 horas tras biopsia.
  • Valorar la presencia de dolor, y administrar analgesia prescrita si lo precisa.
  • Reiniciar la dieta a las 4 horas post-biopsia, aumentando la ingesta de líquidos.

 

CONCLUSIONES

La biopsia renal es una técnica de diagnóstico fundamental en las enfermedades renales, al ser una técnica invasiva es muy importante valorar el riesgo beneficio de su indicación, seleccionar de manera adecuada el paciente y el momento de su realización, así como descartar las situaciones de riesgo.

Es muy importante que haya una buena relación de equipo entre los profesionales que participan en esta técnica (nefrólogos, urólogos, patólogos y personal de enfermería), puesto que la buena comunicación y confianza entre ellos, mejora la atención del paciente, su seguimiento y la pronta resolución de cualquier problema que surja a lo largo del procedimiento.

Los cuidados de enfermería tienen un papel muy importante en este procedimiento, ya que acompañan al paciente, antes, durante y después de la realización de la técnica, encargándose de la seguridad del paciente a lo largo de todo el proceso, intentando conseguir los resultados más satisfactorios con el menor riesgo posible. Por lo tanto, destaca el papel ejercido por el personal de enfermería y su elevada responsabilidad, ya que son los encargados de la vigilancia del paciente y los primeros en alertar de cualquier alteración que indique la aparición de una complicación derivada de la técnica. Por eso es muy importante que la enfermería tenga una adecuada formación y unos buenos conocimientos para detectar de forma precoz las posibles complicaciones, para así poder actuar con la mayor celeridad en la resolución de las mismas, comprometiendo al mínimo la integridad de la salud del paciente.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Torres Arauz C, Velázquez Fernández AI, Gil Barrera I. Biopsias renales: seguimiento y cuidados enfermeros. Enfermería Nefrológica. 2017;20:117.
  2. Rivera Hernández F. Biopsia renal. Nefrología (English Edition). 2009 Feb 1;2(1):1-8.
  3. Miguel PM, Puyol DR. Indicaciones de la biopsia renal. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. 2007 May 1;9(80):5171-3.
  4. Mirete JO. Reconsideración de la biopsia renal en las glomerulonefritis primarias. Revista Clínica Española. 2001 Jan 1;201(7):398-401.
  5. Bacallao Méndez RA, López Marín L, Llerena Ferrer B, Heras Mederos A, Dávalos Iglesias JM, Gutiérrez García F, González Núñez L, Magrans Buch C. Experiencia de 20 años en biopsia renal percutánea en adultos del Instituto de Nefrología. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas. 2015 Sep;34(3):0-.
  6. Porras LF, Tey AD. BIOPSIA RENAL. JM Campistol A. Darnell.:91.
  7. Castillo RF, Gallegos RF. Protocolo actuación de enfermería en la biopsia renal. NURE investigación: Revista Científica de enfermería. 2008(32):4.
  8. Jornet AR, PONZ E, ALMIRALL J, ANDREU X, GARCÍA M, FALCÓ J, JURADO I, DONOSO L, Puig J. Manejo de los pacientes tras la práctica de la biopsia renal percutánea. Nefrología. 1999 Aug 1;19(4):318-26.
  9. Torres Arauz C, Velazquez Fernandez AI, Gil Barrera I. Biopsias renales: seguimiento y cuidados enfermeros. Enfermería Nefrológica. 2017;20:117-.
  10. AMORÓS F, TERUEL A, MARTÍNEZ M, Cabezuelo JB, REYES A, ENRÍQUEZ R, ARDOY F. Evaluación de la posición supino oblicua en la biopsia renal percutánea. Nefrología. 2003 Apr 1;23(2):160-4.