Type to search

La hepatitis B como enfermedad nosocomial en el laboratorio.

Categoría: ,
30 junio 2021

AUTORES

  1. Gabriel Ciprian Negru. Técnico superior en Laboratorio de diagnóstico clínico. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).
  2. María Dolores Fuentes Marín. Técnico superior en Laboratorio de diagnóstico clínico. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).
  3. Beatriz Jiménez Moraleda. Técnico superior en Laboratorio de diagnóstico clínico. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).
  4. Ana Cristina Miguel Molinos. Técnico superior en Laboratorio de diagnóstico clínico. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).
  5. María López Gómez. Técnico superior en Laboratorio de diagnóstico clínico. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).
  6. Marta Sabanza Belloso. Técnico superior en Laboratorio de diagnóstico clínico. Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza).

 

RESUMEN

La hepatitis B es una infección vírica que afecta al hígado y puede dar lugar tanto a un cuadro agudo como a una enfermedad crónica. Además, es una de las principales enfermedades nosocomiales que podemos adquirir en un centro hospitalario. Primero diferenciaremos los distintos tipos y nos centraremos en la de tipo B. También veremos el impacto que tiene en nuestro país, explicando las distintas vías de transmisión que tiene el virus, los síntomas, cómo se diagnostica y la epidemiología.

 

PALABRAS CLAVE

Hepatitis, OMS, hígado, cirrosis.

 

ABSTRACT

Hepatitis B is a viral infection that affects the liver and can be a chronic disease. In addition, it is one of the main nosocomial diseases that we can acquire in a hospital center. First we will differentiate the different types and we will focus on type B. We will also see the impact it has on our country, explaining the different transmission routes that the virus has, the symptoms, how it is diagnosed and the epidemiology.

 

KEY WORDS

Hepatitis, OMS, liver, cirrhosis.

 

INTRODUCCIÓN

La hepatitis viral es una enfermedad infecciosa que afecta al hígado. Hasta el momento, han sido reconocidos y caracterizados minuciosamente en humanos cinco diferentes virus de la hepatitis: el virus de la hepatitis A (VHA), el virus de la hepatitis B (VHB), el virus de la hepatitis C (VHC), el virus de la hepatitis D (VHD) y el virus de la hepatitis E (VHE). Los virus de la hepatitis difieren ampliamente en sus formas de transmisión y características clínicas; ya que mientras todos pueden causar hepatitis aguda, sólo el VHB, el VHD y el VHC ocasionan hepatitis crónica.1

 

La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Las hepatitis B, C y D se producen de ordinario por el contacto con humores corporales infectados. Son formas comunes de transmisión de estos últimos la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasores en que se usa equipo contaminado y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a la criatura en el parto o de un miembro de la familia al niño, así como el contacto sexual.

 

La infección aguda puede acompañarse de pocos síntomas o de ninguno; también puede producir manifestaciones como la ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, fatiga intensa, náuseas, vómitos y dolor abdominal. 7

 

Se puede contraer la infección por hepatitis B a través del contacto con sangre o fluidos corporales (semen, fluidos vaginales y la saliva) de una persona que tenga el virus.

 

La exposición puede ocurrir:

  • Después de un pinchazo con una aguja o lesiones con objetos cortopunzantes.
  • Si hay contacto de sangre u otro fluido corporal con la piel, los ojos o la boca, o llagas abiertas o cortadas.

 

Las personas que pueden estar en riesgo de contraer hepatitis B son las que:

  • Tienen relaciones sexuales sin protección con una pareja infectada.
  • Tienen contacto con sangre en el trabajo (como los trabajadores de atención médica).
  • Han estado sometidas a diálisis renal por largo tiempo.
  • Se hacen un tatuaje o acupuntura con agujas contaminadas.
  • Comparten agujas durante el consumo de drogas.
  • Comparten artículos personales (como cepillo de dientes, rasuradora y corta uñas) con una persona que tiene el virus.
  • Nacieron de una madre infectada con hepatitis B.
  • Reciben transfusiones de sangre.

 

*Toda la sangre que se usa en las transfusiones se examina, por lo que la probabilidad de contraer el virus de esta manera es muy baja. 8

 

El CDC (Center for Disease Control and Prevention) calculó que de 6500 a 9000 nuevas infecciones ocurrieron en trabajadores de salud en 1990. Siguiendo el curso natural de la infección por el VHB, entre 300 a 950 de estos trabajadores (5% a 10%) eventualmente desarrollarían infección crónica, la que llevaría a la muerte por cirrosis entre 100 – 150 personas y carcinoma hepatocelular fatal en 25 – 40 sujetos. 3

 

Mundialmente la hepatitis B representa la principal causa de incapacidad prolongada del personal de salud como consecuencia de exposición laboral.4

 

OBJETIVO

El objetivo del presente artículo es revisar, de acuerdo con los artículos, informes y estudios existentes, las causas, consecuencias y el impacto que tiene la hepatitis en nuestra salud y en la sociedad.

 

METODOLOGÍA

Se lleva a cabo la realización de una revisión bibliográfica buscando información relevante en diversos artículos de revistas científico-sanitarias. Como buscador de bibliografía se utiliza Google Académico, páginas web relacionadas con el tema y documentación de organismos oficiales.

 

RESULTADOS

A menudo, las personas con hepatitis B no presentan síntomas. Los adultos y los niños mayores de 5 años tienen más probabilidades de presentar síntomas que los niños más pequeños.

 

Algunas personas con hepatitis B aguda presentan síntomas de 2 a 5 meses después de la infección. Estos síntomas pueden incluir:

 

De acuerdo con las estimaciones de la OMS, 257 millones de personas padecían infección crónica por el virus de la hepatitis B en 2015. Se considera que la infección es crónica si se da positivo en las pruebas de detección del antígeno de superficie del virus. A su vez se estima que en 2015 la hepatitis B causó unas 887 000 defunciones, principalmente por cirrosis o carcinoma.

 

En 2016, 27 millones de personas (el 10,5% de todas las personas que se estima que tienen hepatitis B) sabían que tenían esta infección, y 4,5 millones (el 16,7%) de las personas diagnosticadas estaban en tratamiento. Según las últimas estimaciones de la OMS, la proporción de menores de cinco años con infección crónica por el VHB descendió a algo menos del 1% en 2019.

 

Mediante serología podemos detectar el antígeno de superficie del VHB (HBsAg).

  • La infección aguda por el VHB se caracteriza por la presencia de anticuerpos contra el antígeno de superficie del virus (HBsAg) y de inmunoglobulinas M (IgM) contra el antígeno del núcleo (HBcAg). En la fase inicial de la infección, los pacientes son también seropositivos para el antígeno (HBeAg). Este antígeno por lo general indica que el virus se está replicando intensamente, y que la sangre y los líquidos corporales de la persona infectada son muy contagiosos.
  • La infección crónica se caracteriza por la persistencia del HBsAg durante más de seis meses, con o sin presencia del HBeAg. La persistencia del HBsAg es el principal marcador del riesgo de sufrir hepatopatía crónica y cáncer de hígado en un futuro. 11

 

CONCLUSIÓN

La infección por el VHB, representa un problema sanitario importante y obliga a intervenciones terapéuticas para evitar la progresión de la enfermedad hepática. Siendo este el más común responsable de las infecciones virales nosocomiales.2

 

Además, constituye una causa frecuente de enfermedades hepáticas agudas y crónicas y es capaz de desarrollar, a través de su integración en el genoma del hepatocito, un hepatocarcinoma. Su incidencia está disminuyendo en los últimos años como consecuencia de los programas de vacunación general de la población, ya que el mayor número de contagios tiene lugar en edades jóvenes que, actualmente, es el grupo poblacional más protegido en nuestro país. La vacuna es segura y eficaz, confiere una protección del 98% al 100% contra la enfermedad. 5

 

La fuente de infección del VHB la constituyen los portadores agudos y crónicos del virus. En nuestro país, el número de portadores oscila entre el 1 y el 2% de la población, con tendencia a disminuir por la política de vacunación general de la población. La capacidad infectante de un portador es tanto mayor cuanto mayor es la replicación viral. El virus se encuentra en todos los líquidos orgánicos, pero sus máximas concentraciones se alcanzan en hígado y sangre. Para destruir la actividad viral del material contaminado se requiere como mínimo ebullición a más de 100ºC durante 20 min o contacto con glutaraldehído a concentraciones superiores al 2%. El material desecado puede ser infectante durante varios días.

 

Los distintos mecanismos de contagio tienen un impacto epidemiológico diferente. El riesgo de transmisión por punción accidental se calcula en un 20% si el material infectante es HBeAg positivo, mientras que este riesgo se reduce a un 5% si el material es anti-HBe. La transmisión por vía sexual, actualmente la más importante por su frecuencia, está implicada en el 41% de las hepatitis de nuestro país. 9

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Epidemiologia y manifestaciones clínicas de las hepatitis virales [citado el 30 de mayo de 2021]; Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0213005X06737739
  2. Gerberding JL. The infected health care provider. N Eng J Med 1996;334:594-5.
  3. Mast EE, Alter MJ. Prevention of hepatitis B virus infection among health care workers. En: Ellis RW, ed. Hepatitis B Vaccines in Clinical Practice. New York: Marcel Dekker; 1993:295-307.
  4. Grady GF, Kane MA. Hepatitis B infections accounts for multi-million dollar loss. Hosp Infect Control 1981;8:60-2.
  5. ANÓNIMO. European association for the study of the liver (EASL). International consensus conference on hepatitis B. J Hepatol 2003; 39:S3-S25.
  6. Miguel A. Serra Desfilis. Control de calidad SEIMC. Disponible en: https://www.seimc.org/contenidos/ccs/revisionestematicas/viromicromol/VHBrev.pdf
  7. Hepatitis [citado el 30 de mayo de 2021]; Disponible en: https://www.who.int/topics/hepatitis/es/
  8. Hepatitis B [citado el 30 de mayo de 2021]; Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000279.htm
  9. Virus de la Hepatitis B [citado el 30 de mayo de 2021]; Disponible en: http://www.aefa.es/wp-content/uploads/2014/04/Virus-de-la-Hepatitis-B-.pdf
  10. Hepatitis B [citado el 30 de mayo de 2021]; Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/hepatitisb.html
  11. Hepatitis B [citado el 30 de mayo de 2021]; Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/hepatitis-b