Type to search

La fascitis plantar conocerla para evitarla.

30 noviembre 2021

AUTORES

  1. Vanesa Palacín Nieto. Diplomado Universitario de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  2. Lara Pilar Palacín Nieto. Diplomado Universitario de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Master en Ciencias de la Salud. Estudiante de Grado de Veterinaria. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  3. Leyre Satrústegui Ollanquindia. Diplomado Universitario de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  4. Patricia Espinosa Capapey. Grado Universitario de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  5. Sandra Vintanel López. Graduado Universitario de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  6. Ana Niño Tena. Graduado Universitario de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.

 

RESUMEN

Por fascitis plantar (FP) entendemos una inflamación aguda de la aponeurosis plantar o fascia plantar.1 .Es una de las patologías de miembro inferior que más impacto causan en la persona produciendo dolor, discapacidad y limitación funcional.2 Se caracteriza por un dolor localizado en la zona anterointerna del calcáneo que puede irradiarse hacia el borde interno del pie3, no suele deberse a un traumatismo, sino al desgaste por el trabajo habitual que realiza el individuo, es decir, al microtraumatismo repetitivo.1

 

PALABRAS CLAVE

Fascitis plantar, pie, lesión, tratamiento.

 

ABSTRACT

By plantar fasciitis (FP) we understand an acute inflammation of the plantar fascia or plantar fascia. It is one of the lower limb pathologies that cause the most impact on the person, producing pain, disability and functional limitation. It is characterized by localized pain in the antero-internal area of the calcaneus that can radiate towards the inner edge of the foot, which is not usually due to trauma, but rather to wear and tear due to the usual work carried out, that is, repetitive microtrauma.

 

KEY WORDS

Plantar fasciitis, foot, injury, treatment.

 

INTRODUCCIÓN

La fascitis plantar (FP) es una de las causas más comunes de dolor en la planta de los pies.4 Afecta aproximadamente al 10% de la población a lo largo de su vida.1 Su etiología es poco conocida y probablemente multifactorial. A la hora de su diagnóstico no existe un criterio “gold standard “, pero la clínica es fácilmente identificable realizando una correcta anamnesis y exploración física que se pueden apoyar en pruebas complementarias. En general, la mayoría de los pacientes, tienen una evolución favorable pero existe un pequeño porcentaje que no presentan mejoría e incluso les produce limitaciones, llegando a necesitar cirugía.5

 

OBJETIVO

La FP es una patología común que consiste en la inflamación aguda de la fascia en el tubérculo interno del calcáneo, la cual constituye la causa más frecuente de dolor en el talón y dificulta en gran medida el desempeño laboral del trabajador. Los sanitarios, al pasar muchas horas trabajando en bipedestación y no llevar siempre el calzado más adecuado aumentan el riesgo de padecer esta dolencia. Así pues, para ellos, será importante conocer cuáles son los factores de riesgo para minimizarlos y en el caso de padecer FP conocer las alternativas de tratamiento.

 

METODOLOGÍA

Se llevó a cabo una revisión bibliográfica a través de búsquedas en diferentes bases de datos biomédicas (Scielo, PubMed), utilizando el buscador Alcorze, facilitado por la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza (BUZ), seleccionando los artículos en español que aportaran información precisa para lograr el objetivo de la investigación. Las palabras clave utilizadas para la búsqueda han sido: “Fascitis plantar”, “pie”, “lesión”, “tratamiento”. Todo esto combinado y complementado con Google Académico para la búsqueda de documentación no disponible a texto completo en BUZ, búsquedas en Medline Plus (Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.) y revistas relevantes de carácter online.

 

RESULTADOS

La fascia plantar es una aponeurosis fibrosa que proporciona un apoyo fundamental al arco longitudinal del pie.3

Se origina a nivel de la cara anteromedial del calcáneo y se abre ampliamente en abanico, al extenderse distalmente para finalmente dividirse en cinco bandas digitales a nivel de las articulaciones metatarso falángicas. La fascia plantar es poco elástica, (elongación máxima del 4%). Durante la fase de inicio de la marcha, las articulaciones metatarso falángicas se encuentran en dorsiflexión, dando lugar a una elevada concentración de fuerzas de tensión a nivel del origen de la fascia plantar en el calcáneo. Con lo que únicamente al caminar, la fascia se ve sometida a una gran tensión y el talón absorbe una fuerza del 110% del peso corporal al impactar con el suelo; al correr, esta fuerza aumenta hasta el 200%.

Durante un día normal los pies soportan una fuerza conjunta equivalente a varias toneladas. Además de soportar el peso, el pie actúa como absorbente de impactos y como palanca para impulsar la pierna hacia delante. También sirve para equilibrar y adaptar el equilibrio del cuerpo a las superficies irregulares. Por ello no es de extrañar que muchas personas sufren dolor de pie alguna vez en su vida.

La fascitis plantar se considera un trastorno multifactorial y varios factores de riesgo implican la evolución de esta enfermedad. Podemos clasificarlos en factores de riesgo intrínsecos y extrínsecos.2

 

Los factores de riesgo intrínsecos, son aspectos individuales:

  • Problemas biomecánicas: Variaciones anatómicas en los pies (pronación exagerada, pies planos, pies cavos, tendón Aquiles corto,…) y extremidades inferiores ( dismetría, tibias curvadas, caderas en anteversión,…) que obligan a apoyar mal.1,2
  • Síndrome del túnel tarsiano, donde se alteran los nervios y tendones que llegan al pie.
  • La edad, se da con mayor frecuencia entre los 40 y los 60 años.
  • Sobrepeso, un sobrepeso de 3 kg aporta en cada apoyo un impacto suplementario de 9 kg , lo que puede llevar a una sobrecarga con el paso de los kilómetros.
  • Aumento de peso repentino (embarazo), donde el sistema musculoligamentoso que sujeta el pie resulta insuficiente para el peso de la persona.2
  • Atrofia de la almohadilla grasa natural del pie. La almohadilla talar del calcáneo presenta un patrón de tabiques fibroblásticos en panal de abeja que engloba por completo glóbulos de adipocitos. Este patrón de celdillas cerradas de la almohadilla grasa hace posible su función de amortiguador de impactos. A partir de los 40 años de edad empieza a atrofiarse, con pérdida de agua, colágeno y tejido elástico. El grosor y la altura global de la almohadilla disminuyen, dando lugar a una menor capacidad
  • de absorber impactos y a una menor protección de la tuberosidad calcánea.5

En este caso el sexo no es un factor de riesgo ya que afecta por igual a hombres y mujeres

Los factores de riesgo extrínseco son influencias externas a la persona. En esta patología tendremos muy presente la sobrecarga:

  • Tipo de trabajo (Los trabajadores de la salud son más proclives a desarrollar FP ya que desempeñan largas jornadas laborales de pie).
  • Actividades recreativas o deporte que se practican sobre superficies duras.
  • Permanecer periodos de tiempo prolongados en bipedestación.
  • Calzado inadecuado (suela demasiado rígida o demasiado blanda, desgaste excesivo del talón).2,1

La fascitis plantar ocurre principalmente cuando sometemos a estrés repetido a nuestro talón, sobretodo cuando caminamos o corremos sobre terrenos o superficies duras, porque provocan un continuo golpeteo sobre el mismo, llevando a lo que se denomina médicamente micro traumatismos, que provocarán una inflamación en el talón y posteriormente el dolor. Es una entidad clínica en la que por su localización y sintomatología, dificulta la realización de tareas cotidianas, disminuyendo así la capacidad física del trabajador.1,7

El diagnóstico principal se realiza a través de la clínica con la anamnesis y la exploración física adecuadas. Entre las pruebas complementarias, destacan el estudio radiológico del pie en carga (puede ser normal o mostrar alteraciones biomecánica como la presencia de un espolón calcáneo) y el estudio ecográfico (para mostrar las características histopatológicas de la fascia).3

El cuadro clínico es fácilmente reconocible. Los síntomas son el dolor, normalmente en la base del talón más intenso al comenzar a deambular por la mañana ( por la rigidez que se presenta por la noche) o después de un período de inactividad física, que aumenta con la bipedestación prolongada o con actividades que requieren cargar pesos. No son frecuentes las parestesias ni el dolor nocturno.5,3,1

Esta patología se presenta en general como un problema aislado, pero en ocasiones puede confundirse o estar asociada a otras patologías (reumáticas, neurológicas, lesiones de tejidos blandos y óseos). Debido a esto siempre será bueno realizar un diagnóstico diferencial.5

 

Asociada a enfermedades reumáticas sistémicas:

  • Artritis reactiva.
  • Espondiloartritis.

Lesiones neurológicas:

  • Lesión en el nervio del aductor del 50 dedo: provoca una sensación de quemazón.
  • Problemas del nervio tibial posterior, en la rama del calcáneo: se siente dolor plantar y medial del calcáneo.
  • Neuropatías: en pacientes diabéticos o que abusan del alcohol, se da dolor difuso en la planta del pie, dolor nocturno.1

Lesiones de tejidos blandos:

  • Tendinitis del tendón de Aquiles: dolor detrás del calcáneo y contusión en el talón si ha habido un traumatismo
  • Ruptura de la fascia plantar: intensa y violenta sensación en la parte de debajo del talón del pie.1

Lesiones óseas:

● Epifisiolisis calcánea: dolor en el talón en adolescentes.

● Fractura por estrés en el calcáneo: la zona del calcáneo se muestra inflamada, caliente y sensible a la palpación.1

En general el pronóstico es favorable. Aproximadamente el 80% de los pacientes presentan una resolución completa en los primeros 12 meses. Sin embargo, en un 15% de los casos persisten síntomas leves y un 3 % presenta síntomas limitantes después de 3 años.5

El tratamiento de la FP podemos clasificarlo en:

Tratamientos Fisioterápicos.

• Crioterapia.

• Ultrasonidos.

• Láser.

• Magnetoterapia.

• Masajes profundos.

• Ejercicios específicos profundos (pelota).

• Estiramiento dinámico (lata) y activos ( soleo y gemelos).

• Vendaje neuromuscular.

• Ortesis.1,7

• Punción seca para tratar los puntos gatillo miofasciales.4

A menudo estos tratamientos se combinan con tratamientos médicos donde nos encontraremos las siguientes opciones:

• Las inyecciones de esteroides.

• La inyección de BTX-A. (Toxina botulínica).6

• “Extracorporeal shockwave therapy” o terapia de ondas de choque extracorpóreas.1,7

El tratamiento conservador para la fascitis plantar tiene éxito en el 80-90% de los casos y por este motivo no se suele realizar tratamiento quirúrgico, ya que no siempre da buenos resultados y tiene una recurrencia del 30% de los casos.3

 

Además puede tener una serie de complicaciones entre las que destacan:

– Infección.

– Lesión a un nervio.

– Ruptura de la fascia plantar.1

Es por este motivo que la cirugía se reserva para aquellos pacientes que no responden al tratamiento conservador superados los 6-12 meses.5

Como última novedad se está usando la inyección de plasma rico en plaquetas (PRP). Este último es ampliamente utilizado en el mundo de la deportiva ya que acelera el periodo de curación favoreciendo factores de crecimiento plaquetario.6

 

CONCLUSIÓN

La fascitis plantar es un trastorno común del pie que afecta a 1 de cada 10 personas de entre 40 y 60 años, afectando a la actividad diaria especialmente deportistas, personas con sobrepeso, personas que pasan mucho tiempo en bipedestación. Se han descrito numerosos tratamientos que se llevan a cabo y que en su mayoría ejercen un efecto positivo en la mejora del dolor.6

Los tratamientos conservadores deben ser utilizados en primer lugar para el tratamiento de la fascitis plantar.

debido a la gran eficacia que muestran, el 80 – 90%3 de los pacientes se recuperan con estos métodos. Pese a la gran eficacia que presentan los autores no se ponen de acuerdo en cuál debería ser el eje central de la sesión y parece haber un consenso en que las diferentes técnicas fisioterápicas que hemos planteado deben ser utilizadas de forma complementaria para conseguir los mejor resultados.1

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Torrijos, A.; Abián-Vicén, J.; Abián, P.; Abián, M. (2009). Plantar fasciitis treatment. Journal of Sport and Health Research. 1(2):123-131.
  2. 2. Garcia Vidal JA, Bano Alcaraz A, Sanchez Martinez MP, Belmonte Albaladejo A, San Agustín RM. Relacion entre el sexo, edad e indice de masa corporal y el Foot Function Index en pacientes con fascitis plantar. Revista Internacional de Ciencias Podológicas 2019;13(1):33.
  3. Díaz López Am. Efectividad de distintas terapias físicas en el tratamiento conservador de la fascitis plantar : revisión sistemática = Effectiveness of different physical therapy in conservative treatment of plantar fasciitis: systematic review. Revista española de salud pública 2014;88:157-178.
  4. Efectividad de la punción seca en el tratamiento de la fascitis plantar relacionada con las presencia de puntos gatillo miofasciales : revisión narrativa = Effectivity of dry needling in the treatment of plantar fasciitis related to the presence of myofascial trigger points: a narrative review. Revista española de podología 2020;31:110-116.
  5. Concepción Medina T. Análisis de la eficacia de las alternativas de tratamiento actual de la fascitis plantar empleadas en la práctica clínica. 2017.
  6. Fraile Lomo AM. Toxina botulínica tipo A y ondas de choque para el tratamiento de dolores crónicos en fascitis plantar. Revista Internacional de Ciencias Podológicas 2019;13(2):87.
  7. García Estrada Elsa María, Álvarez Cambras Rodrigo, Rodríguez Vázquez Matilde I, Valdés Díaz Abel, González Fundora Noel. Plantar fascitis treated with extracorporeal shock waves. Rev Cubana Ortop Traumatol [Internet]. 2005 Jun [citado 2021 Oct 21] ; 19( 1 ). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-215X2005000100006&lng=es.