Type to search

La esquizofrenia en niños y adolescentes.

17 diciembre 2021

AUTORES

  1. Irene Casas Pedraja. Enfermera. Experto Universitario en Técnicas de Enfermería en Atención al Paciente Urgente y Crítico. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  2. Hind Eddrhourhi Laadimat. Máster Universitario en Iniciación a la Investigación en Ciencias de Enfermería. Enfermera. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  3. Daría Rosa Herranz Cayón. Enfermera. Hospital Clínico Lozano Blesa. Zaragoza. España.
  4. Natalia González Díaz. Máster Universitario en Cuidados Intensivos Neonatales y Enfermería Neonatal. Postgrado en Cuidados Neonatales en la Universidad Británica Leeds Beckett. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  5. Rosa Ángela Pazos Espínola. Enfermera Especialista en Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
  6. Paula Manero Montañés. Enfermera Especialista en Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet.

 

RESUMEN

La esquizofrenia es un trastorno que afecta a un 1% de la población. Aunque su incidencia es menor en niños y adolescentes, constituye un trastorno crónico e incapacitante. Es una patología de difícil diagnóstico en niños, ya que su propio desarrollo condiciona la manifestación de los síntomas. Sus factores potencialmente determinantes son múltiples (biológicos, ambientales y de comportamiento) aunque se desconoce el elemento desencadenante. Los importantes efectos de esta enfermedad en los pacientes y en la sociedad hacen que sea importante profundizar en su conocimiento y poder así prevenirla.

 

PALABRAS CLAVE

Esquizofrenia, tratamiento, niños, adolescentes, antipsicóticos.

 

ABSTRACT

Schizophrenia is a disorder that affects 1% of the population. Although its incidence is lower in children and adolescents, it is a chronic and disabling disorder. It is a pathology that is difficult to diagnose in children since their own development determines the manifestation of symptoms. Its potentially determining factors are multiple (biological, environmental and behavioral) although the triggering element is unknown. The important effects of this disease in patients and in society make it important to deepen its knowledge and thus be able to prevent it.

 

KEY WORDS

Schizophrenia, treatment, children, teenagers, antipsychotics.

 

INTRODUCCIÓN

La esquizofrenia es un trastorno mental grave. Constituye un trastorno psicótico caracterizado por una importante alteración del funcionamiento mental. Históricamente, a finales del siglo XIX, las distintas manifestaciones clínicas de la esquizofrenia fueron denominadas por Morel, en Francia, “dementes precoces”; en Alemania, Hecker los designó como “hebefrenia” (estado demencial de la gente joven); y Kalhbaum como “catatonia” (refiriéndose a los trastornos psicomotores). Kraepelin1 reunió estos tipos en uno sólo, “demencia precoz”, diferenciando tres formas clínicas: simple, catatónica y paranoide. La idea de que se trataba de una disociación de la vida psíquica queda reflejada en el concepto de esquizofrenia, “mente separada”, designado por Bleuler2 (1911), quien se refiriera a las funciones psíquicas que incluyen coordinación del pensamiento, afectos y comportamientos. Actualmente, constituye una de las diez principales causas de discapacidad en el mundo y se define como un trastorno psicótico que afecta a la percepción, al pensamiento, al afecto y a la conducta de los pacientes, deteriorando su funcionamiento familiar, escolar y social3.

En España, el 9% de la población padece una enfermedad mental, y un 1% de la población desarrollará alguna forma de esquizofrenia a lo largo de su vida. La padecen más de 500.000 personas y se cree que muchas están sin diagnosticar. Así, constituye un importante problema de salud pública, tanto en términos económicos como por sus efectos en el desarrollo psicológico y social de las personas afectadas y de su entorno4. En España el coste económico es ligeramente superior al del resto de países occidentales5, ya que supone un 2,7% del gasto sanitario total frente al 2%. A estos 1.045 millones de euros6 hay que añadir unos 1.210 millones de euros de los cuidados informales7. En cuanto a sus efectos sociales, las personas esquizofrénicas constituyen uno de los grupos más estigmatizados de la sociedad, ya que son percibidas como personas raras y peligrosas. En España, sólo el 14% de las personas con enfermedad mental crónica tiene pareja estable y un 18% afirma no tener ninguna amistad. Además, únicamente el 5% de las personas con enfermedad mental tiene un empleo regular. Sus familias también presentan prejuicios. El 28% de los familiares creen que los enfermos suponen un riesgo si no se las hospitaliza8. Esta percepción se ve reforzada por algunas noticias dramáticas relacionadas con la esquizofrenia9 del tipo “Hombre de 49 años condenado por matar a su padre. Sufre esquizofrenia paranoide y padecía una crisis psicótica aguda”. El caso de niños y adolescentes es más raro, pero se producen hechos como el ocurrido recientemente, “Menor de 13 años mata a su profesor e hiere a 4 personas. El joven afirmaba oír voces que le decían que tenía que matar. Los especialistas afirman que actuó bajo una crisis paranoide”. La repercusión de estos hechos y sus efectos en la vida de los niños/adolescentes y en la de sus familias nos plantea preguntas del tipo: ¿cuál es la incidencia de la esquizofrenia en los niños?, ¿no se puede prevenir?, ¿qué síntomas presentan estos niños?, ¿son diferentes de los de los adultos?, ¿se puede curar?

 

LA ESQUIZOFRENIA DE APARICIÓN TEMPRANA (EOS):

La esquizofrenia es una enfermedad psiquiátrica poco común en los niños. Los estudios muestran que una tercera parte de los pacientes con esquizofrenia inician el padecimiento de la enfermedad antes de los 18 años10 (EOS: Early Onset Squizophrenia) y un 6% antes de los 13 años11 (VEOS: Very Early Onset Squizophrenia). Aunque la enfermedad afecta a ambos sexos por igual, en los EOS se observa un aumento de afectación en varones (relación 2:1). La edad de aparición es de 5 años antes en niños que en niñas y se va igualando con los años12.

Se desconocen las causas que determinan su aparición, por lo que es difícil de prevenir. Se cree que un desequilibrio químico del cerebro es un factor hereditario necesario para el desarrollo de la esquizofrenia. Pero son muchos los factores (genéticos, ambientales y de comportamiento) que contribuyen a su desarrollo. Existen estudios que se centran en virus afines al sistema nervioso central; otros en la afectación de determinadas áreas cerebrales (disminución del volumen cerebral, aumento del tamaño de los ventrículos y/o disfunciones en el lóbulo temporal); y otros en factores estresantes como relaciones familiares complejas. Lo que sí parece claro es que el riesgo de aparición de esquizofrenia en un niño es mucho más alto si tiene parientes esquizofrénicos. Con un sólo pariente su probabilidad de aparición pasa del 1 al 13%; si tiene dos parientes afectos, la probabilidad aumenta hasta el 35-44%12.

La esquizofrenia es difícil de diagnosticar en sus primeras etapas. Los niños están en proceso de desarrollo cognitivo y emocional, por lo que existen limitaciones vinculadas a su desarrollo que impiden la descripción de sus síntomas. Las esquizofrenias que aparecen antes de los 5 años tienen rasgos comunes con el autismo, por lo que hay que esperar a su evolución para diagnosticarla. De hecho, antes de los 3 años el diagnóstico diferencial es muy improbable. Además, puede haber niños que tengan una gran imaginación, vean cosas que no están, que escuchen voces, y que esto sea algo normal. Si los síntomas persisten a partir de los 7 años, los padres deben ir a un especialista. La aparición repentina de síntomas psicóticos (alucinaciones, delirios) suele producirse en la mitad o en la última etapa de la adolescencia. El término “psicótico” se refiere a ideas, percepciones o sentimientos muy distorsionados de la realidad. Las señales tempranas de aviso de esquizofrenia en niños incluyen las siguientes, aunque cada niño puede experimentarlas de una forma diferente:

  • Percepción distorsionada de la realidad: dificultad para distinguir los sueños de la realidad.
  • Pensamiento confuso, como confundir lo que se ve por televisión con lo que ocurre en la realidad.
  • Pensamientos e ideas extrañas con mucho detalle.
  • Desconfianza, paranoia (temor de que alguien o algo le haga daño), o ambas.
  • Alucinaciones: ve, escucha o siente cosas que no son reales, como escuchar voces que le piden que haga algo.
  • Delirio: ideas que parecen reales, pero que no tienen sustento real alguno.
  • Cambios extremos de estado de ánimo.
  • Ansiedad y temor extremos, o ambos.
  • Poca afectividad, falta de expresión emocional al hablar.
  • Dificultad para realizar las tareas escolares.
  • Retraimiento social: dificultad para establecer relaciones con los amigos.
  • Comportamiento desorganizado o catatónico (de repente, se agita y se confunde o se sienta y mira fijamente, como si estuviera inmovilizado).
  • Comportamientos extraños. Por ejemplo, un niño mayor puede tener una regresión marcada y comenzar a actuar como un niño más pequeño.

Los síntomas de la esquizofrenia suelen clasificarse como positivos, negativos y desorganizados. Los positivos, aunque el término no tiene connotaciones favorables, significan “algo que se suma o se añade” a las funciones normales. Son delirios, alucinaciones y trastornos del pensamiento. Los negativos son los referidos a los déficits, restan capacidad como la poca afectividad, aislamiento, apatía e indiferencia emocional. Los desorganizados se refieren al habla desorganizada e incomprensible y comportamiento desorganizado o catatónico. No todos estos síntomas están presentes en cada uno de los pacientes diagnosticados de esquizofrenia, ni son específicos de la enfermedad ya que también se dan en otras. La esquizofrenia se caracteriza por una gran heterogeneidad entre los individuos y una variabilidad en cada uno de ellos a lo largo del tiempo. Los síntomas en los niños son similares a los de los adultos, aunque los niños presentan con mayor frecuencia (sobre el 80%) alucinaciones auditivas, y no experimentan delirios ni trastornos de pensamientos formales hasta la mitad de la adolescencia. Hay estudios que indican que, en los niños, los síntomas positivos aumentan linealmente con la edad y que están asociados a coeficientes intelectuales mayores de 85, mientras que los negativos se asocian a daños cerebrales12.

El diagnóstico en niños y adolescentes se realiza con los mismos criterios que los adultos, e incluyen los siguientes:

A. Síntomas Psicóticos: dos (o más) de:

  • Delirios.
  • Alucinaciones.
  • Lenguaje desorganizado.
  • Comportamiento catatónico o muy desorganizado.
  • Síntomas negativos, presentes durante al menos un mes (o menos si se trata con éxito).

B. Disfunción social/laboral: durante un tiempo significativo, una o más áreas importantes de actividad están muy por debajo del nivel previo al inicio del trastorno. En la infancia o adolescencia, fracaso en llegar al nivel esperable de rendimiento interpersonal, académico o laboral.

C. Duración: los signos continuos de la alteración persisten durante al menos 6 meses. Debe incluir al menos 1 mes de síntomas del criterio A (o menos si se ha tratado con éxito) y puede incluir las fases prodrómicas (de deterioro del funcionamiento previa a la fase aguda) y residuales (tras la fase de recuperación).

D. Exclusión de los trastornos esquizoafectivo y del estado de ánimo por: no haber ningún episodio depresivo, maníaco o mixto concurrente con los síntomas de la fase activa, o si los episodios de alteración han aparecido durante la fase activa, su duración ha sido breve en relación con los períodos activo y residual.

E. Exclusión de trastorno debido al consumo de sustancias y de enfermedad médica.

F. Relación con un trastorno generalizado del desarrollo o autista, el diagnóstico de esquizofrenia sólo se realizará si las ideas delirantes o las alucinaciones se mantienen durante al menos 1 mes (o menos si se han tratado con éxito).

Una vez diagnosticada la esquizofrenia, su tratamiento es complejo, siendo necesario combinar distintas terapias: medicamentos, psicoterapia individual y de familia, programas educativos especializados y grupos de autoayuda y apoyo. Aunque no se conocen medidas preventivas, la intervención temprana puede mejorar la calidad de vida de los niños y adolescentes, siendo crucial la continuidad del tratamiento. Sin embargo, la mayoría de los pacientes se deterioran de manera crónica (50%), situándose el riesgo de suicidio o muerte accidental por comportamientos psicóticos en el 5%. Cuanto antes se inicia el trastorno y más insidioso es, peor es el pronóstico.

 

CONCLUSIONES

La esquizofrenia es uno de los trastornos de la salud mental más complejos que existen. Constituye una enfermedad mental grave y discapacitante, que afecta a funciones cerebrales como el pensamiento, la percepción, las emociones y la conducta. Un 1% de las personas desarrollarán esta patología, independientemente del sexo y la raza, aunque los síntomas tienden a aparecer antes en los hombres que en las mujeres. Se considera EOS si aparece antes de los 18 años, y VEOS si aparece antes de los 13 años. Afortunadamente, esto se suele producir en raras ocasiones.

La esquizofrenia es uno de los padecimientos más costosos para los servicios de salud y para la sociedad en general, por lo que sería muy beneficioso poder establecer medidas para prevenirla y detectarla a tiempo. Para ello sería necesario determinar los factores de riesgo de los individuos, entre los que se encuentran sus antecedentes familiares, alteraciones perinatales y de neurodesarrollo, abuso de sustancias y estrés, ya que éstos actúan conjuntamente y contribuyen al desarrollo de la esquizofrenia. Sin embargo, se desconocen las causas exactas que la desencadenan, siendo muy difícil de prevenir.

A pesar de su multitud de síntomas, su diagnóstico en niños es muy difícil. Las diferencias de desarrollo en el lenguaje y en el conocimiento pueden afectar al nivel y a la calidad de presentación de los síntomas. Hasta los 7 años es casi imposible realizar un diagnóstico diferencial y aplicar el tratamiento adecuado. Y, aunque se consiga, las posibilidades de recuperación total del niño o adolescente son bajas. Más de la mitad de los enfermos presentan un deterioro crónico o parcial. El carácter crónico de la enfermedad y la necesidad de tomar medicamentos durante mucho tiempo favorece el abandono del tratamiento, siendo necesarias terapias educativas, de autoayuda y psicoterapia. Dados sus efectos es necesario seguir investigando para su prevención.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Kraepelin, E. Introduction a la Psychiatrie Clinique. Paris (France): Vigon; 1907. [Consultado el 10 de Octubre de 2021] Disponible en : https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k5504225z/f23.item.texteImage
  2. Bleuer, E. Tratado de Psiquiatría. Madrid: Calpe; 1924.
  3. Ulloa, R.E., Sauer, T.R., Apiquian, R. Evaluación y tratamiento de la esquizofrenia en niños y adolescentes: una revisión actualizada. Salud Mental, 2011; 34(5), 429-433. [Consultado el 10 de octubre de 2021] Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-33252011000500006
  4. Ministerio de Sanidad y Consumo. Guía de Práctica Clínica sobre la Esquizofrenia y el Trastorno Psicótico Incipiente. Agència d’Avaluació de Tecnologia i Recerca Mèdiques. Barcelona. 2009. [Consultado el 12 de octubre de 2021] Disponible en: https://portal.guiasalud.es/wp-content/uploads/2018/12/GPC_495_Esquizofr_compl_cast_2009.pdf
  5. Salize, H.J., McCabe, R., Bullenkamp, J., Hansson, L., Lauber, C., Martinez, R., Reinhard, I., Rössler, W., Svensson, B., Torres, F., Van Den Brink, R., Wiersma, D., Priebe,S. Cost of treatment of schizophrenia in six European countries. Schizophrenia Research, 2009; 111, 70-77. [Consultado el 10 de octubre de 2021] Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0920996409001327?via%3Dihub
  6. Oliva, J., López, J., Osuna, R., Montejo,A. L., Duque, B. The costs of schizophrenia in Spain. The European Journal Of Health Economics, 2006; 7, 182-188. [Consultado el 10 de octubre de 2021] Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16850333/
  7. Oliva, J., Aranda, I., Hidalgo, A., González, A., Vilaplana, C. Cuidados informales asociados a la limitación de la autonomía en personas con esquizofrenia. Documentos de Trabajo DT-DAEF 2012/1. Impacto social de la esquizofrenia. Editorial Glosa. 2012. Barcelona. Páginas: 69-93. [Consultado el 13 de octubre de 2021] Disponible en: https://www.uclm.es/-/media/Files/A05-Investigacion-departamentos/daef/documentos_trabajo/2012-1-DT-DAEF.ashx?la=es
  8. Ochoa, S., Martínez, F., Ribas, M., García, M., López, E., Villellas, R., Arenas, O., Álvarez, I., Cunyat, C., Vilamala, S., Autonell, J., Lobo, E., Haro, J.M. Estudio cualitativo sobre la autopercepción del estigma social en personas con esquizofrenia. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, 2011; 31(111), 477-489. [Consultado el 13 de octubre de 2021]. Disponible en: https://scielo.isciii.es/pdf/neuropsiq/v31n3/original4.pdf
  9. El País E. Esquizofrenia [Internet]. Elpais.com. 2021 [Consultado el 13 de octubre de 2021]. Disponible en: http://elpais.com/tag/esquizofrenia/
  10. Kumra, S., Oberstar, J., Sikich, L., Findling, R. Efficacy and tolerability of second generation antipsychotics in children and adolescents with schizophrenia. Schizophr Bull 2008; 34, 60-71. [Consultado el 13 de octubre de 2021]. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17923452/
  11. Merry S, Werry J. Course and Prognosis, in: Remschmidt H (ed). Schizophrenia in Children and Adolescents. Cambridge: Cambridge University Press, 2001; 268-297. [Consultado el 13 de octubre de 2021]. Disponible en: https://books.google.es/books?hl=es&lr=&id=OhBUkcQSK7kC&oi=fnd&pg=PA268&dq=Merry+S,+Werry+J.+Schizophrenia+in+Children+and+Adolescents.&ots=66F3zzexx5&sig=pMGE-RVgSakkjA7yZ0wbtqMQ0a4#v=onepage&q&f=false
  12. Fundación Nova Sageta. Trastorno Esquizofrénico en Niños y Adolescentes. [Consultado el 13 de octubre de 2021]. Disponible en: http://www.familianova-schola.com/files/trastorno-esquizofrenico-infancia