Type to search

La correcta alimentación durante el embarazo, artículo monográfico.

Categoría: ,
1 febrero 2021

AUTORES

  1. Cristina Matas Rodríguez. Matrona Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Miguel Ángel Del Fresno Serrano. Matrón Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Esther Del Fresno Serrano. Enfermera Centro de Salud Cadalso de los Vidrios, Madrid.

 

RESUMEN

El embarazo comporta un aumento de las necesidades energéticas y nutricionales de la mujer por la sobrecarga que impone a la función de los principales órganos y sistemas, además del constante depósito de elementos en el organismo fetal. Esto supone que la mujer embarazada deba replantearse su nutrición.

Los requerimientos varían en función de la edad gestacional. El aumento de peso medio normal es de 11,3-15,8 kg. En el caso de mujer con un IMC entre 25 y 29.9 kg/m3 la ganancia de peso recomendada será 7-12.5 kg. Y en el caso de mujeres con un IMC superior o igual a 30 kg/m3 al comienzo del embarazo, la ganancia de peso recomendada será entre 5 y 9 kg.

Mediante este trabajo monográfico se plantean una serie de actividades que podrían ser de ayuda y referencia para las matronas de atención primaria.

 

PALABRAS CLAVE

Alimentación, embarazo, dieta.

 

ABSTRACT

Pregnancy involves an increase in the energy and nutritional needs of women due to the overload that it imposes on the function of the main organs and systems, in addition to the constant deposit of elements in the fetal organism. This means that the pregnant woman must reassess her nutrition.

Requirements vary based on gestational age. The normal average weight gain is 11.3-15.8kg. In the case of women with a BMI between 25 and 29.9 kg / m3, the recommended weight gain will be 7-12.5 kg. And in the case of women with a BMI greater than or equal to 30 kg / m3 at the beginning of pregnancy, the recommended weight gain will be between 5 and 9 kg.

Through this monographic work, some activities are proposed that could help and reference for community midwives.

 

KEY WORDS

Nutrition, pregnancy, diet.

 

DESARROLLO DEL TEMA

El embarazo comporta un aumento de las necesidades energéticas y nutricionales de la mujer por la sobrecarga que impone a la función de los principales órganos y sistemas, además del constante depósito de elementos en el organismo fetal. Esto supone que la mujer embarazada deba replantearse su nutrición.

Los requerimientos varían en función de la edad gestacional; en los primeros cuatro meses, prácticamente no hay mayores necesidades que antes del embarazo. Las necesidades aumentan entre el 4º y el 8º mes, y decrecen mínimamente en el noveno mes, debido a la menor actividad física de la gestante al final del embarazo. Debe contener el suficiente aporte energético para la mujer y para el feto.1,2

La nutrición desempeña un importante papel tanto en el bienestar fetal como en la prevención y tratamiento de un embarazo de alto riesgo. Para determinar si la mujer embarazada recibe una nutrición adecuada, la matrona debe realizar una valoración continuada. Para ello, debe valorar el peso antes del embarazo, el aumento de peso, las actividades de la vida cotidiana y la dieta. Es importante la formación de tejidos grasos y magros. Estos actúan como una reserva de energía para el feto que se aprovecha en la última etapa del embarazo y proporciona una fuente adicional de energía para el parto y la lactancia.2,3,4

El calcio juega un papel primordial en el desarrollo del esqueleto fetal requiriendo así, un moderado incremento de calcio en la dieta de la gestante. Durante los dos primeros meses, un déficit de nutrientes puede provocar la aparición de efectos teratogénicos o un aborto espontaneo. Después del segundo mes, un déficit nutricional puede dificultar el crecimiento fetal y ser causa de un recién nacido pequeño respecto a la edad gestacional (PEG) o un niño con crecimiento intrauterino retardado (CIR).1,3,5,6

El aumento de peso medio normal es de 11,3-15,8 kg. Durante los dos primeros meses el aumento de peso es de 0,9-1,8 kg. En las mujeres altas y delgadas tiende a aumentar la proporción de grasas, mientras que las que tienen sobrepeso tienden a aumentar los líquidos. Durante los dos primeros meses la mujer debe aumentar los kg que pese de menos. En el caso de mujer con un IMC entre 25 y 29.9 kg/m3 la ganancia de peso recomendada será 7-12.5 kg. Y en el caso de mujeres con un IMC superior o igual a 30 kg/m3 al comienzo del embarazo, la ganancia de peso recomendada será entre 5 y 9 kg.2,4,5,7

La hidratación oral tiene importante relación con el volumen de líquido amniótico. La disminución de la ingesta de líquidos aumenta el riesgo de irritabilidad uterina y de aparición de infecciones en el tracto urinario. La ingesta de 6-12 vasos tiene efectos beneficiosos.

Para asegurarse el aporte al organismo de los nutrientes adicionales necesarios, debe recomendarse a la mujer embarazada que como guía para su dieta, elija los alimentos más ricos en nutrientes. La mujer gestante deberá seleccionar raciones en cada uno de los siguientes grupos de alimentos: proteínas, cereales, leche y productos lácteos, frutas y verduras. Deben evitarse los fritos y alimentos hipercalóricos y no ricos en nutrientes.2,8

Así mismo, si durante el embarazo se realizan de manera continuada algunos hábitos sociales, como beber alcohol, fumar y abuso de drogas, se interfiere tanto con la ingestión, como con la absorción adecuada de diversos nutrientes. En hijos de madres alcohólicas se determina el “síndrome alcohólico fetal” que comprende una serie de anomalías craneoencefálicas, neurológicas y de las extremidades. Los recién nacidos de mujeres fumadoras pesan algo menos que los de las mujeres que no fuman.5,9

Durante el embarazo se desaconsejan los deportes de alta intensidad, ya que disminuye la agilidad. Las mujeres que aumentan de peso hay que animarlas a incrementar su actividad física. Una excelente forma de ejercicio físico durante el embarazo es la natación.

Mediante este trabajo monográfico se plantean una serie de actividades que podrían ser de ayuda y referencia para las matronas de atención primaria.

 

ACTIVIDADES:

 

ACTIVIDAD 1:

Esta primera consulta será la primera toma de contacto con la gestante. Por lo que será importante que se familiarice con el equipo y se establezca una buena relación de ayuda.

Durante las primeras consultas, la matrona y los médicos que intervengan en el seguimiento del embarazo serán los encargados de informar a la mujer embarazada de la existencia de un programa de salud específico para la buena alimentación durante la gestación. Además se le explicará la importancia de su alimentación durante el embarazo tanto para su salud como para la del bebé, así como la repercusión que puede tener tanto un déficit como un exceso de determinados alimentos y nutrientes.

Prestaremos especial atención en el caso del alcohol y del tabaco intentando que cambien sus hábitos durante el embarazo por la salud del bebé, y la suya propia. Les informaremos de las charlas existentes en el centro de salud, para que participen en todas las que deseen.

También concretaremos la periodicidad con la que tendrá que asistir a la consulta para realizar un seguimiento del embarazo, dependiendo esto de si se trata de un embarazo de más o menos riesgo.

 

ACTIVIDAD 2:

Esta actividad consistirá en una charla organizada y presentada por la matrona de atención primaria, que tratará sobre las indicaciones dietéticas para la correcta alimentación durante la gestación. Se les explicará cómo realizar las dietas indicándose qué alimentos están recomendados y cuáles desaconsejados y qué cantidad de cada grupo de alimentos se puede tomar.

Para ello se proporcionará información que les permitirá conocer más a fondo sus requerimientos nutricionales según su tipo de embarazo y la etapa de gestación, así como confeccionar sus propias dietas equilibradas y adaptadas de manera independiente. Se puede proporcionar esta misma información por escrito para reforzar conocimientos.

 

ACTIVIDAD 3:

Esta actividad será la segunda charla que tratará el tema del consumo de alcohol, tabaco y otras drogas durante la gestación.

 

El tabaco:

Es malo para el niño durante y después del embarazo. El humo y las sustancias tóxicas del tabaco pasan de la madre al feto a través de la sangre y el bebé recibe más oxígeno y alimento por la vasoconstricción de los conductos que le nutren.

Los hijos de madres fumadoras pesan menos al nacer. También hay más posibilidades de parto prematuro o de desprendimiento de placenta. Por otra parte se dan más casos de aborto e incluso la incidencia de muerte súbita es mayor.

 

El alcohol:

Llega al feto rápidamente a través de la sangre. Si se abusa puede derivar en problemas físicos y mentales o en el síndrome alcohólico fetal significando malformaciones para el bebé.

 

Las drogas:

Tienen efectos muy nocivos sobre todo durante el primer trimestre de gestación, que es cuando se forman los órganos del bebé. En general, los niños de madres que consumen estupefacientes suelen ser más pequeños, irritables e intranquilos. Puede acabar creando adicción también a los hijos y nacer con el síndrome de abstinencia y la posibilidad de parto prematuro es muy alta.

 

EVALUACIÓN:

Al finalizar estas actividades las gestantes deberán tener claro:

  • Riesgos de la ingestión de alcohol y tabaco durante el embarazo.
  • Importancia de la correcta alimentación durante el embarazo.
  • Conocer los alimentos recomendados y los desaconsejados.
  • Planificar una dieta acorde a sus necesidades.

 

La matrona:

  • Evaluará la adaptación de la gestante a sus nuevos hábitos alimenticios, así como los aumentos de peso.
  • Será la encargada de evaluar la cobertura, el cumplimiento, la idoneidad de los procedimientos y la satisfacción tanto de las gestantes como de los profesionales que participen en la puesta en marcha del programa.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Basulto J. La alimentación saludable la forman alimento saludables, no “nutrientes saludables”. En: Basulto J. Mamá come sano: Alimentación saludable en el embarazo y la lactancia. Debolsillo. 2015. p. 5-15.
  2. De la calle M, Armijo O. La dieta durante el embarazo. En: De la calle M, Armijo O. La dieta de la fertilidad y el embarazo. Arcopress. 2016. p. 15-27.
  3. Gomez Enterria P, Laborda Gonzalez L. Dietas en las distintas etapas de la vida. En: Del Luis Román D, Bellido Guerrero D, García Luna P. Dietoterapia, nutrición clínica y metabolismo. Diaz de Santos. 2013. p. 599-603.
  4. Cabero L, Saldivar D. Bases sobre nutrición en el embarazo. En: Cabrillo E. Obstetricia y medicina materno- infantil. Madrid: Médica Panamericana; 2007. P. 351- 357.
  5. Lorenzo J. Nutrición durante tu embarazo y lactancia. Dunken. Buenos aires. 2014. p. 7-111.
  6. González J. Sistemática de los cuidados antenatales. En: Del Sol J.R. Obstetricia. 4ªe ed. Barcelona: Masson; 2001. P. 201-203.
  7. Luke B. Nutrición materna. En: Reece A, Hobbins J. Obstetricia clínica. 3ª ed. Editorial médica panamericana. Madrid. p. 645-651.
  8. Cabrerizo L, Rubio-Herrera M.A. Recomendaciones nutricionales para ginecología. Nutr. Hosp. 2000; 15 supl 1: 14-18.
  9. Stepp G, Smith J. Nutrición anteparto. En: Gilbert. Manual de embarazo y parto de alto riesgo. 3ª ed. Madrid: Elsevier; 2003. P. 13-23.

 

ANEXOS

Necesidades dietéticas durante el embarazo
Puesto que estamos interesados en ayudarle mediante una alimentación adecuada a tener un niño sano y un

embarazo lo más normal posible, algunas de estas recomendaciones pueden ayudarle a ajustar la dieta según su peso habitual, las complicaciones del embarazo, las preferencias y los hábitos religiosos o de otro tipo. Estas recomendaciones han de tomarse solo como sugerencias que discutiremos o modificaremos según las circunstancias individuales.

Nutrientes Mujeres no embarazadas Embarazo único Gemelos Trillizos Cuatrillizos
Proteínas, grasas, calorías e hidratos de carbono por día. 2.200 2.500 3.500 4.000 4.500
Aumento de peso recomendado antes de la semana 24 de la gestación. 0.2kg por semana 0.4 kg por semana 0.6kg por semana 0.9 kg por semana
Aumento de peso recomendado después de la semana 24 de la gestación. 0.4 kg por semana 0.9 kg por semana 1.1 kg por semana 1.3 kg por semana
Aumento de peso total óptimo. 11.3- 15.8 kg 18- 22.5 kg 22.5- 27 kg 29.2- 36 kg
¿Qué alimentos están aconsejados o permitidos y cuáles se recomiendan tomar con moderación o están desaconsejados?
Alimento Aconsejados/ permitidos Moderación/ desaconsejados
Bebidas Leche desnatada, zumos de frutas, infusiones. Alcohol y bebidas bicarbonatadas con azúcares sencillos.
Pan y cereales Pan blanco e integral, pastas, así como toda la gama de cereales o salvado. Pan de molde, bollería industrial, pastas ricas en mantequillas, confitería.
Postres Frutas, yogur, cuajada. Helados de cremas, flan, natillas, arroz con leche, postres dulces.
Aceites y grasas Aceite de oliva o semillas. Mantequilla, margarina, manteca.
Frutas Todas. En almíbar.
Carnes Pollo, ternera, pavo, conejo. Buey, cordero, cerdo, embutidos.
Pescados Todos.
Huevos De cualquier forma, 2 o 3 veces por

semana.

Verduras Todas.
Legumbres Todas, estofadas con vegetales y en purés. No es recomendable cocinarlas con derivados grasos de cerdo
Condimentos Sal, especias y hierbas. Colorantes y estabilizantes.
Normas generales para el menú
Grupo de alimentos Tamaño de la ración Embarazo único Gemelos Trillizos Cuatrillizos
Productos lácteos 226.4 g de: leche, queso fresco o helado.

28.3 g de queso.

1 taza de yogur.

6 raciones por día (r/d) 8 r/d 10 r/d 12 r/d
Carnes, pescados, aves de corral 28.3 g 6 r/d 10 r/d 10 r/d 12 r/d
Huevos 1 1 al día 2 al día 2 al día 2 al día
Alimentos de origen vegetal Media taza (cocinado) o una taza (frescos). 4 al día 4 al día 5 al día 6 al día
Frutas Media taza o una pieza fresca. 4 al día 7 al día 8 al día 8 al día
Cereales y pan 28.3 g; media taza (cocinados) o un rebanada 8 al día 10 al día 12 al día 12 al día
Grasas, aceites y frutos secos Una cucharada sopera de aceite.

Un pastelillo de mantequilla.

28.3 g de frutos secos.

5 al día 6 al día 7 al día 8 al día