Type to search

La caries, una enfermedad crónica con alta prevalencia infantil. Artículo monográfico.

22 diciembre 2021

AUTORES

  1. Eva Negredo Rojo. Máster en Análisis Clínicos por la Universidad de Valencia. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  2. María Cervera Catalán. Máster en Educación en Salud Escolar por la Universidad Católica de Valencia. Enfermera en la Residencia Javalambre de Teruel.
  3. M° José Tregón Loras. Máster en Gerontología Social por la Universidad de Zaragoza. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  4. Beatriz Antón Amado. Máster en Prevención de Riesgos Laborales por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  5. Susana Rodríguez Uceda. Graduada en Enfermería por la Universidad de Zaragoza. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.
  6. Lorena Chavarrias Izquierdo. Experto en Cuidados Especializados de Enfermería en Urgencias y Cuidados Críticos por la Universidad Europea Miguel de Cervantes. Enfermera en el Hospital Obispo Polanco de Teruel.

 

RESUMEN

Podemos decir que el inicio del desarrollo de los dientes tiene lugar en el feto. Hay un total de 20 dientes primarios. Alrededor de los 6 años se inicia la caída de los mismos y comienzan a emerger los que serán los dientes definitivos en el adulto. La caries es una enfermedad infecciosa producida por bacterias productoras de ácido. Es una de las enfermedades crónicas de mayor prevalencia en la infancia, extendida por todo el mundo sin distinción de raza o género. La caries es una enfermedad multifactorial en la que existe la interacción de tres factores principales: el huésped, la microflora y el sustrato. La incorrecta higiene dental es considerada como la principal causa de varias de las enfermedades bucales. La presencia de microorganismos es necesaria para el desarrollo de la caries, siendo el Streptococcus el más implicado en este proceso. Los azúcares proporcionan un sustrato para que las bacterias orales cariogénicas florezcan y generen ácidos desmineralizadores del esmalte. El pH bucal varía tras la ingesta de azúcares siendo fundamental en la producción de la caries dental. La OMS establece como básicas las siguientes recomendaciones para prevenir las enfermedades bucodentales: Seguir una dieta saludable, realizar una correcta higiene bucal y visitar al odontólogo al menos una vez al año.

 

PALABRAS CLAVE

Caries dental, niño, infección, prevalencia, higiene.

 

ABSTRACT

We can say that the beginning of tooth development takes place in the fetus. There are a total of 20 primary teeth. At around 6 years of age they begin to fall out and the permanent teeth begin to emerge in the adult. Caries is an infectious disease caused by acid-producing bacteria. It is one of the most prevalent chronic diseases in childhood, widespread throughout the world regardless of race or gender. Caries is a multifactorial disease in which three main factors interact: the host, the microflora and the substrate. Incorrect dental hygiene is considered to be the main cause of several oral diseases. The presence of microorganisms is necessary for the development of caries, with Streptococcus being the most implicated in this process. Sugars provide a substrate for oral cariogenic bacteria to flourish and generate enamel demineralization acids. The oral pH varies after the ingestion of sugars and is fundamental in the production of dental caries. The WHO establishes the following basic recommendations to prevent oral diseases: Follow a healthy diet, perform proper oral hygiene and visit the dentist at least once a year.

 

KEY WORDS

Dental caries, child, infection, prevalence, hygiene.

 

DESARROLLO DEL TEMA

La caries es una enfermedad infecciosa producida por bacterias productoras de ácido, que se transmiten al niño fundamentalmente en el primer año de vida. Es una de las enfermedades crónicas de mayor prevalencia en la infancia, extendida por todo el mundo sin distinción de raza o género1. Las enfermedades bucodentales constituyen una importante carga para el sector de la salud de muchos países y afectan a las personas durante toda su vida, causando dolor, molestias, desfiguración e incluso la muerte. Se estima que las enfermedades bucodentales afectan a casi 3500 millones de personas. Según el estudio sobre la carga mundial de morbilidad 2017 (Global Burden of Disease Study 2017) la caries dental sin tratar en dientes permanentes es el trastorno de salud más frecuente. Más de 530 millones de niños sufren de caries dental en los dientes de leche2. En España, según los resultados de la ENSE 2017, en la infancia, de 5 a 14 años, es cuando más se consulta al dentista (69,2%) y a partir de esa edad disminuye progresivamente la frecuencia de visitas anuales. Las revisiones disminuyen sistemáticamente al avanzar la edad. Los mayores porcentajes de utilización de la sanidad pública se dan en la infancia, (29,9% en el grupo de 0 a 4 años y sobre todo de 5 a 14 años, 33,2%), coincidiendo con una cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud que provee en esta edad unos servicios sanitarios públicos más completos. Las clases sociales más desfavorecidas presentan mayores niveles de caries y necesidades de tratamiento periodontal y menores índices de restauración. Los índices de caries, tanto en población adulta como infantil, han experimentado un descenso notable en la última década, así como también ha disminuido ligeramente la enfermedad periodontal3. La etiología de la caries dental es multifactorial. Se trata del resultado de la interacción de diversos factores patógenos, destacando: la existencia de microorganismos acidogénicos y acidúricos en la placa dental, la presencia de hidratos de carbono fermentables por estos microorganismos, y su tiempo de contacto con los dientes, así como la susceptibilidad del individuo. Entre los factores protectores encontramos, entre otros, una higiene frecuente y eficaz, el flúor, que disminuye la susceptibilidad individual a la caries, una dieta equilibrada, no cariogénica, una saliva de flujo y pH en límites normales fisiológicos4.

 

Podemos decir que el inicio del desarrollo de los dientes tiene lugar en el feto, de ahí la importancia de una buena nutrición de la madre durante el embarazo. Los dientes primarios o temporales o dientes de leche comienzan a salir entre los seis y doce meses de edad, aunque varía de unos niños a otros. Hay un total de 20 dientes primarios. Alrededor de los 6 años se inicia la caída de los mismos y comienzan a emerger los que serán los dientes definitivos en el adulto, un total de 32 piezas. Los tipos de dientes definitivos que encontramos en la cavidad bucal son: incisivos, caninos, premolares y molares. Las estructuras más importantes que conforman el diente son las siguientes:

  • La corona dental: permite la masticación de los alimentos.
  • El cuello o zona cervical: une la corona con la raíz, se sitúa en el borde de la encía. Requiere higiene diaria ya que se acumulan bacterias que pueden provocar caries o infecciones.
  • La raíz: sirve de soporte al diente y se encuentra en el interior del maxilar.
  • Ligamento periodontal: permite la correcta sujeción del diente.
  • Esmalte: tejido duro y resistente que protege la corona. Se desgasta con el paso del tiempo.
  • Dentina: capa debajo del esmalte. Protege al diente de golpes.
  • Pulpa: es un tejido que integra los vasos.

 

FACTORES DE RIESGO DE CARIES DENTAL:

La caries es una enfermedad multifactorial en la que existe la interacción de tres factores principales1:

  • El huésped (la higiene bucal, la saliva y las características de los dientes),
  • La microflora (bacterias cariogénicas formadoras de ácidos desmineralizadores),
  • El sustrato (dieta), que condiciona la desmineralización del tejido duro del diente.

La incorrecta higiene dental es considerada como la principal causa de varias de las enfermedades bucales, entre ellas la caries dental. La presencia de microorganismos es necesaria para el desarrollo de la caries, siendo el Streptococcus el más implicado en este proceso y especialmente las especies mutans, sanguis y salivarius, y sobrinus1. Esta bacteria puede sintetizar glucanos solubles e insolubles a partir de sacarosa mediante enzimas glicosiltransferasas y generar una biopelícula estable en la superficie del diente y la posibilidad de desarrollar una caries en los individuos depende de factores como el sistema inmunológico y el microbioma oral, que a su vez se ve afectado por los determinantes ambientales y genéticos7. Los azúcares proporcionan un sustrato para que las bacterias orales cariogénicas florezcan y generan ácidos desmineralizadores del esmalte6. El pH bucal varía tras la ingesta de azúcares siendo fundamental en la producción de la caries dental. La desmineralización del esmalte se produce cuando los ácidos disminuyen el pH hasta valores comprendidos entre 5,5 y 61.

 

DIAGNÓSTICO DE CARIES DENTAL:

El diagnóstico de la caries la debe realizar un dentista, mediante revisiones periódicas. Cuando los padres son los que detectan la caries a simple vista, suele ser demasiado tarde, porque el proceso de cavitación ya se inició. Los primeros molares son los primeros dientes permanentes en hacer erupción, por ello la OMS toma como indicadores a los primeros molares inferiores permanentes para determinar la prevalencia de caries dental6. Cuando la enfermedad sólo afecta al esmalte no produce dolor, pero si la lesión se extiende, acabará llegando al tejido interior del diente, que es la dentina y, en estos casos, la ingesta de dulces y las bebidas frías o calientes provocan dolor5. La caries puede aparecer en personas de cualquier edad. Por eso, es lógico pensar que desde el momento en el que un bebé empieza con la erupción de los dientes, es susceptible de padecerlas. En bebés es muy frecuente la presencia de caries rampante, también llamada como de biberón o del lactante. Se produce en dientes temporales de niños que tienen entre 6mese y 5 años10.

 

PREVENCIÓN DE CARIES:

Los dientes son la única parte del cuerpo humano que no se regeneran por sí mismos; por eso la detección precoz de las caries es fundamental para evitar males mayores5.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la salud bucodental como “la ausencia de dolor bucal o facial, de infecciones o llagas bucales, de enfermedades de las encías, caries, pérdida de dientes y otras patologías o trastornos que limiten la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar, y que repercutan en el bienestar psicosocial”8.

Puesto que la salud bucal afecta a la calidad de vida y a la salud en general, la OMS establece como básicas las siguientes recomendaciones para prevenir las enfermedades bucodentales:

  • Seguir una dieta saludable: reducir la ingesta de azúcares y aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • Realizar una correcta higiene bucal: cepillarse los dientes al menos dos veces al día, durante dos minutos, con una pasta dental fluorada3. Desde la erupción del primer diente se debe comenzar con la higiene oral, cepillado con la cantidad de un grano de arroz de pasta fluorada (1000 ppm) al menos dos veces al día y siempre antes de dormir. Para ello se puede utilizar un cepillo dental adecuado o un dedal de silicona, con el que limpiarán las encías y los nuevos dientes, sin aclararlo después. Este grano de arroz pasará a ser como una lenteja con tres años y como un guisante con cinco años, ampliando entonces la dosis de flúor hasta 1450 ppm6.
  • Visitar al odontólogo al menos una vez al año3.

 

Otras medidas de prevención serían:

  • El sellado de fisuras es una técnica capaz de frenar el desarrollo de la caries dental formando una barrera que protege la zona más sensible del diente. Mediante este procedimiento se rellenan las fisuras presentes en el esmalte y se impide la actividad bacteriana9.
  • Erradicar, o al menos reducir, la presencia de chupetes en la boca, especialmente si ha sido mojado previamente en un alimento dulce.
  • Intentar cambiar el biberón por un vaso lo antes posible y evitar en todo momento que el niño se quede dormido con el mismo en la boca10.

La educación en preescolar asume un rol fundamental en la promoción de la salud y es generadora de factores protectores para los niños y su comunidad. La promoción en salud, se relaciona con el fortalecimiento de aquellos factores que mejoren la calidad de vida y la detección y control temprano de factores de riesgo comunes que puedan afectar la salud y la adquisición temprana de hábitos y actitudes favorables para el autocuidado y la conservación de salud integral, en la que obviamente se incluye la salud oral4.

 

CONCLUSIONES

Varios estudios han probado que la caries es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia, con una alta prevalencia, de ahí la importancia de educar a los más pequeños desde el primer momento que comienzan con la erupción de los dientes temporales o de leche. La higiene bucal diaria con pasta fluorada se considera la medida de prevención de caries por excelencia. Los padres o cuidadores deben participar en el cuidado e higiene de sus hijos hasta que estos sean capaces de realizarlo por ellos mismos de manera adecuada. Además cabe destacar que una dieta equilibrada baja en azúcares y las visitas al odontólogo periódicamente se consideran también medidas importantes de prevención. La OMS reconoce a la calidad de vida relacionada con la salud bucal como una parte integral de la salud general y el bienestar. Una boca sana y un cuerpo sano van de la mano. Por lo contrario, una mala salud bucodental puede tener consecuencias desfavorables en el bienestar físico y psicosocial de la persona6.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Catalá M, Cortés O. La caries dental: una enfermedad que se puede prevenir. An Pediatr Contin. 2014; 12(3):147-151
  2. Salud bucodental. Nota informativa. Organización Mundial de la Salud. [Internet]. 2020 [Consultado el 3 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/oral-health
  3. Encuesta Nacional de Salud de España. Serie informes monográficos. Salud bucodental [Internet]. Ministerio de Sanidad. España. 2017 [Consultado 1 noviembre 2021]. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/encuestaNacional/encuestaNac2017/ENSE_Salud_bucodental.pdf
  4. Valderrama DK, Garzón YA. Factores de riesgo asociados a caries de infancia temprana en niños, revisión narrativa [tesis doctoral]. San José de Cúcuta: UAN; 2020.
  5. 10 preguntas sobre… las caries. Actualizado a Mayo de 2019 [Internet]. Sociedad Española de Odontopediatría [citado el 5 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://www.odontologiapediatrica.com/para-padres/10-preguntas-sobre-las-caries/
  6. Cubero A, Lorido I, González A, Ferrer MA et al. Prevalencia de caries dental en escolares de educación infantil de una zona de salud con nivel socioeconómico bajo. Rev Pediatr Aten Primaria. 2019; 21:e47-e59
  7. Morón M. Los biofilms orales y sus consecuencias en la caries dental y enfermedad periodontal. Ciencia e Innovación en Salud. 2021; e134:269-277
  8. La salud bucodental [Internet]. Kernpharma. 2019 [citado el 5 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://www.kernpharma.com/es/blog/la-salud-bucodental
  9. En España, 33 millones de adultos presentan caries. Día mundial por un futuro libre de caries [Internet]. Consejo general de dentistas. España. 2021 [citado el 6 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://www.consejodentistas.es/comunicacion/actualidad-consejo/notas-de-prensa-consejo/item/1866-en-espana-33-millones-de-adultos-presentan-caries.html
  10. ¿Es posible prevenir la caries infantil? [Internet]. Clínica Ferrus Bratos. 2021 [citado el 6 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://www.clinicaferrusbratos.com/odontopediatria/como-prevenir-caries-infantil/