Type to search

Intoxicación alimentaria por Clostridium Botulinum.

Categoría: ,
17 marzo 2021

AUTORES

 

  1. Margarita Elu Escalante. Primer autor. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  2. Violeta Pedragosa González. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  3. Daniel Candala Ramírez. Grado Universitario en Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  4. Alba Berrocal Elu. Diplomado Universitario de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.

 

RESUMEN

 

Los bacilos de la especie Clostridium botulinum son considerados entre los patógenos más peligrosos que pueden contaminar los alimentos. La germinación de sus esporas da lugar a la neurotoxina botulínica, una de las sustancias más mortales que se conocen, causante del botulismo. Está incluida entre los agentes de bioterrorismo de categoría A.

 

Siendo una enfermedad poco frecuente en Europa y de declaración obligatoria, el botulismo es el responsable de una infección e intoxicación por la ingesta de la toxina preformada en los alimentos. En general es debido al consumo de conservas caseras, y, en la mayoría de los casos la afectación llega a ser muy grave e incluso mortal, si no se trata de forma rápida.1

 

PALABRAS CLAVE

 

Botulismo, Clostridium botulinum, intoxicación, intoxicación alimentaria.

 

ABSTRACT

 

Bacilli of the species Clostridium botulinum are considered among the most dangerous pathogens that can contaminate food. The germination of its spores give rise to botulinum neurotoxin, one of the most deadly substances known to cause botulism. It is included among the category A bioterrorism agents.

 

Being a rare disease in Europe and notifiable, botulism is responsible for infection and poisoning due to the ingestion of the preformed toxin in food. In general, it is due to the consumption of home preserves, and, in most cases, the affectation becomes very serious and even fatal, if it is not treated quickly.1

 

KEY WORDS

 

Botulism, Clostridium botulinum, intoxication, food intoxication.

 

INTRODUCCIÓN

 

Según el Manual de Bergey´s existen hasta el momento más de 30 especies del género Clostridium, siendo la mayoría perjudiciales para el ser humano. 2

 

Este Género se caracteriza por formar hasta siete toxinas diferentes, y las que producen el botulismo humano son las del tipo A, B, E y F.3

 

Llegan a bloquear las funciones nerviosas y pueden producir parálisis respiratoria y muscular.

 

OBJETIVO

 

Dar a conocer al bacilo Clostridium botulinum, la propagación de sus toxinas y su afectación en el consumo de alimentos mal procesados.

 

Valorar la importancia de la buena elaboración, conservación e higiene de los alimentos para minimizar los riesgos de intoxicación alimentaria.

 

METODOLOGÍA

 

Se ha realizado una revisión bibliográfica de literatura científico-sanitaria en bases de datos como Elsevier y MedlinePlus. Empleando revistas como Medicine y Medicina Clínica disponibles en la Web. Como buscador se ha utilizado Google Académico.

 

Para acotar las búsquedas se han tenido en cuenta los siguientes criterios: acceso a texto completo gratuito y de pago, contando como idiomas con el español y el inglés.

 

RESULTADOS

 

CARACTERÍSTICAS:

 

Clostridium botulinum, es el agente etiológico del botulismo. Es un bacilo grampositivo anaerobio estricto, esporulado, no capsulado y móvil gracias a su flagelación perítrica. Presenta esporas de carácter subterminal, y genera toxinas con efecto neurotóxico afectando en mayor o menor medida a las personas.2

 

El botulismo alimentario es producido por la ingesta de alimentos, la mayoría de ellos por consumo de conservas caseras en mal estado, que contienen la neurotoxina.4 Estas toxinas necesitan unas condiciones adecuadas para que sus esporas germinen siendo requisito indispensable una atmósfera anaerobia, temperatura alrededor de los 30ºC, y un pH neutro o poco ácido. Su carácter proteico las convierte en lábiles a altas temperaturas (100ºC durante 5 minutos o 70ºC entre 30-60 minutos).2

 

Su período de incubación puede variar entre pocas horas, siendo los cuadros más graves, y una semana desde la introducción de la toxina en el organismo.4

 

CLÍNICA:

 

Desde el punto de vista clínico, y debido al potente efecto neurotóxico de sus exotoxinas, C. botulinum va a originar síntomas neurológicos con una parálisis flácida descendente simétrica y afectación de los pares craneales. La neurotoxina va a bloquear irreversiblemente las terminaciones colinérgicas del sistema nervioso periférico. Pudiendo afectar la musculatura respiratoria llevando a la muerte al paciente por insuficiencia respiratoria, con una mortalidad entre el 5% y 10%.4.5 Es necesaria una intensiva monitorización con sus respectivas y constantes evaluaciones de la situación ventilatoria.1

 

DIAGNÓSTICO:

 

Clostridium spp. es de naturaleza exigente, y su aislamiento, cultivo e identificación en un laboratorio de microbiología de diagnóstico son complicados, requiriendo un largo período de incubación y una pérdida ocasional de aislamientos debido a la sensibilidad al oxígeno.

 

Los procedimientos para métodos fenotípicos y bioquímicos son largos y, en ocasiones, no logran distinguir entre especies.6

 

El diagnóstico de las muestras enviadas se realizará en el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, para su análisis microbiológico e identificación de la toxina que causa el botulismo:1

 

  • El método para la identificación de microorganismos, como es el MALDI-TOF MS, (desorción/ionización mediante láser asistida por Matriz) es una técnica de espectrometría de masas útil, rápida, precisa y sencilla.6
  • Se realizará un bioensayo en ratón o conejo con inoculación intraperitoneal del alimento contaminado, sangre, heces o vómito del contenido gástrico. El animal morirá en unas 24 horas si no se le administra el antisuero específico.3
  • Detección de la toxina por enzimoinmunoanálisis de adsorción (ELISA o EIA). Este método detecta y mide anticuerpos en la sangre.
  • Métodos moleculares basados en la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) y la secuenciación de neurotoxina A, B, E y F.
  • Hallar la ausencia en suero de anticuerpos anti- AChR (receptor de la acetilcolina) y anti-MuSK (anticuerpos dirigidos contra la tirosina quinasa específica del músculo).
  • Líquido cefalorraquídeo con valores normales.4

 

TRATAMIENTO:

 

El tratamiento consta de la administración precoz (dentro de las primeras 24 horas del cuadro clínico) de la antitoxina botulínica en una única dosis de 500 ml4 y de suero equino trivalente, como único tratamiento específico.1

 

La antitoxina sólo neutraliza la toxina circulante y debe administrarse lo antes posible a todos los afectados por la intoxicación alimentaria.

 

PREVENCIÓN:

 

Según informa la OMS, la prevención del botulismo de transmisión alimentaria se basa en una buena elaboración de los alimentos, en particular de su conservación e higiene.

 

Para prevenir el botulismo se puede proceder a:

 

  • La desactivación de las esporas bacterianas mediante esterilización sometiendo las conservas a temperatura de ebullición para inhibir el crecimiento bacteriano, destruyendo los microorganismos existentes.6
  • Las temperaturas de refrigeración adecuadas.
  • Suficiente contenido de sal y/o condiciones óptimas de acidez pueden impedir también el crecimiento de la bacteria y la formación de toxinas.

 

CONCLUSIÓN

 

La prevención sigue siendo la medida más importante para evitar la contaminación, llevando a cabo una adecuada conservación y manipulación de los alimentos.1

 

En cuanto al diagnóstico, la implementación en los laboratorios de Microbiología del MALDI-TOF ha supuesto una enorme reducción de tiempo y un apreciable abaratamiento en la identificación del microorganismo.

 

En el caso de complicaciones respiratorias, y para mejorar el pronóstico, conviene un ingreso cuanto antes en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), así como también es necesario instaurar un tratamiento precoz y la administración de una antitoxina y antibióticos.1

 

Dado que se trata de una Enfermedad de Declaración Obligatoria, los Servicios de Vigilancia Epidemiológica deben de llevar a cabo una perfecta coordinación con el fin de hallar el foco del brote y establecer medidas de prevención precisas.

 

Aunque el botulismo sea una enfermedad poco frecuente, puede poner la vida en peligro, necesitando en estos casos la administración urgente de antitoxina botulínica.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

  1. Gispert Ametller MA, Ortiz Ballujera P, Aguilar Salmerón R. Brote de botulismo por consumo de alubias. Medicina Clínica. 2017;149(11):511-512. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-clinica-2-articulo-brote-botulismo-por-consumo-alubias-S0025775317305456?referer=buscador
  2. Granados Pérez R, Villaverde Peris MC. Microbiología 1ªed. 2003; Tomo I: 169-173.
  3. Mensa J, Soriano A, García-Sánchez J.E, Letang E, López E, Marco F et al. Guía Terapéutica Antimicrobiana 2019: 270-271.
  4. Argelich R, Nogué-Xarau S, Soler-Abel X,Juan-Serra N. Brote familiar de botulismo alimentario. Medicina Clínica. 2014;142(3):137-138. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-clinica-2-articulo-brote-familiar-botulismo-alimentario-S0025775313003011?referer=buscador
  5. Reina González G, Leiva J, Rubio M, Fernández-Alonso M. Medicina.Tétanos y botulismo. 2018;12(51):3000-3009. Disponible en: https://www.medicineonline.es/index.php?p=revista&tipo=pdfsimple&pii=S030 4541218300489
  6. Suliman Al Mogbel M. Revista Brasileña de Microbiología. Matrix Assisted Laser Desorption/Ionization Time of Flight Mass Spectrometry for identification of Clostridium species isolated from Saudi Arabia. 2016 ;47(2): 410-413. Disponible en: https://www.elsevier.es/en-revista-brazilian-journal-microbiology-490-articulo-matrix-assisted-laser-desorption-ionization-time-S1517838216000782?referer=buscador