Type to search

Inserción y manejo de catéter arterial. Artículo monográfico.

Categoría: ,
14 octubre 2021

AUTORES

  1. Paula Cristina Ondiviela Garcés. Graduado en enfermería Universidad de Zaragoza. Unidad de Cuidados Intensivos Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa.
  2. Riaco David Bueicheku Buila. Especialista en enfermería pediátrica. Graduado en enfermería Universidad de Zaragoza. Urgencias pediátricas Hospital Miguel Servet.
  3. María del Mar Cuartero Funes. Especialista en enfermería obstétrico-ginecología. Graduada en enfermería Universidad de Zaragoza. Matrona en Hospital Universitario Miguel Servet.
  4. Ester Ventura Tazueco. Graduada en enfermería Universidad de Zaragoza. Centro de Salud Delicias Norte.
  5. Andrés Jumilla Burugorría. Graduado en enfermería Universidad de Zaragoza. Hospital General de la Defensa.

 

RESUMEN

En las unidades de cuidados intensivos, la inserción del catéter arterial constituye una de las técnicas más utilizadas por el personal de enfermería. Su inserción y manejo, pese a ser cada vez más comunes, no está exento de riesgos (infección, sangrado…) por lo que este artículo pretende unificar los cuidados que los profesionales de enfermería estamos dando a este tipo de dispositivo.

 

PALABRAS CLAVE

Inserción, manejo, cuidados, arterial, catéter.

 

ABSTRACT

In intensive care units, insertion of the arterial catheter is one of the techniques most used by nursing staff. Its insertion and handling, despite being more and more common, is not free of risks (infection, bleeding …) so this article is presented as the solution for the unification of the care that nursing professionals are giving to this type of device.

 

KEY WORDS

Insertion, handling, care, arterial, catheter.

 

INTRODUCCIÓN

La canalización de una arteria periférica es un procedimiento invasivo que consiste en introducir por medio de una punción en el área seleccionada, generalmente la arteria radial, cubital humeral, pedia o femoral, un catéter que permita por medio de un transductor monitorizar la presión arterial continua del paciente. También ayuda a minimizar las punciones al paciente ya que a través de este catéter podemos realizar extracciones sanguíneas.1,2,3

La inserción del catéter arterial es una técnica estéril en la que vamos a utilizar:

RECURSOS HUMANOS:

  • Personal de Enfermería.
  • Técnico en Cuidados Auxiliar de Enfermería.

RECURSOS MATERIALES:

  • Equipo estéril: bata, gorro, mascarilla, guantes, gasas, compresas y paños.
  • Antiséptico (Clorhexidina 2%).
  • Anestésico tópico.
  • Kit de punción arterial: En este caso hablamos del catéter arterial arrow, compuesto por aguja, fiador y catéter plástico.
  • Hoja de bisturí.
  • Seda de 2/0 con aguja recta.
  • Venda cohesiva

 

EJECUCIÓN:

1. Información al paciente, si está consciente, de la técnica y su utilidad para disminuir su ansiedad y solicitar su colaboración.

2. Colocar al paciente en decúbito supino, con el brazo separado del cuerpo en supinación.

3. Test de Allen:

La primera aproximación consiste en la evaluación del Test de Allen, nombrado así por el Dr. Edgar Van Nuys Allen, el que se puede realizar con un pulsioxímetro, aunque normalmente se realiza con la compresión de la arteria radial por varios minutos y se compara esa mano con su contralateral. Si hay cambio en la coloración de ésta (presencia de palidez), significa que no existe un correcto flujo por vía colateral, lo que contraindica la punción de la arteria radial. Por el contrario, si no hay cambios en la coloración, existe un adecuado flujo colateral, lo que permite su utilización.

En el Test de Allen modificado se eleva la mano a estudiar, se comprimen ambas arterias, radial y ulnar, solicitando al paciente que cierre el puño por 30 segundos y posteriormente, se libera la compresión en la arteria ulnar, donde debe haber una recuperación del color (o señal al pulsioxímetro o pletismógrafo) antes de un período menor a 7 segundos.5

4. Preparar el material necesario para la monitorización.

Se precisa de un suero salino de 500cc con heparina sódica (siendo la dilución estándar de 1 mg de heparina sódica por cada 50ml de suero fco, aunque puede variar según protocolo). El suero se introduce en el presurizador y se conecta al equipo de monitorización arterial. Este equipo se caracteriza por tener una válvula que permitirá irrigar suero y por tener un transductor, que conectado al monitor indicado nos permitirá ver los valores de la presión arterial.

Lectura de valores de presión arterial invasiva:5
La curva arterial refleja el volumen de eyección de la sangre y la elasticidad de las paredes arteriales. Las contracciones rítmicas del ventrículo izquierdo producen presiones arteriales pulsátiles.
La presión máxima generada durante la contracción sistólica es la Presión Arterial Sistólica (PAS) y la presión mínima durante la relajación diastólica es la Presión Arterial Diastólica (PAD).

La morfología típica de la curva pulsátil presenta un pico redondeado que corresponde a la sístole y una incisura dícrota en su posición descendente que corresponde al inicio de la diástole.
Puede ocurrir que las curvas de presión arterial se encuentren distorsionadas por diferentes motivos;

  • LÍNEA PLANA; No hay ninguna curva. Puede deberse a un acodamiento u obstrucción del catéter, una posición incorrecta de la llave de tres pasos, que la extremidad esté flexionada o una desconexión del cable del transductor.
  • ONDA AMORTIGUADA; Presenta un pico sistólico atenuado con subida y bajada de la curva de presión muy lentas, reducción general de la curva desapareciendo la incisura dícrota. De esta manera se obtiene una lectura falsamente baja de la PAS y falsamente alta de la PAD. Puede deberse a una semioclusión del catéter o mala posición de éste.
  • LECTURA IRREAL; En este caso la morfología de la curva es adecuada pero los valores numéricos no se corresponden con los valores de la curva es la escala. Se puede deber a la mala colocación del transductor o a una calibración incorrecta.5,6

 

5. Lavado de manos (según protocolo de higiene hospitalaria).

6. Montar campo estéril para la canalización.

7. Desinfectar la zona de punción.

8. Aplicar anestésico sin adrenalina.

9. Elección del punto de punción, 2 ó 3 cm por encima del pliegue proximal de la muñeca.

10. Punción.

Puncionar con la aguja en un ángulo de unos 30 grados con respecto al plano cutáneo y una vez que el bisel de la aguja se encuentra dentro de la luz de la arteria, se introduce sin forzar el fiador o guía metálica.

9. Tras colocar el fiador, retiraremos suavemente la aguja metálica, ejerciendo una ligera presión con unas gasas en el lugar de punción.

10. Montar el catéter sobre el fiador e iniciar su inserción, teniendo especial cuidado en ver la guía por el extremo distal del catéter antes de introducir completamente éste en la arteria.

11. Se retira el fiador y se conecta al transductor de presión.

12. Desinfectar el punto de punción.

13. Fijar con puntos de aproximación o seda.

14. Cubrir con apósito estéril.

15. Registrar procedimiento

16. Para obtener unos resultados óptimos de medición, cada vez que el paciente sea movilizado ha de realizarse un “0”. El valor “cero” como referencia elimina los efectos de la presión atmosférica e hidrostática. Los pasos serían los siguientes. La llave más cercana al transductor tiene que estar nivelada respecto a la aurícula derecha.6

  1. Cerrar la llave de referencia al paciente y abrir al aire, para lo que debes retirar el tapón si no está venteado, manteniendo la esterilidad intacta.
  2. Inicia la función “puesta a cero” del monitor y confirma que la forma de onda de presión y el valor numérico corresponden a 0 mmHg.
  3. Una vez observado el “cero”, cierra de nuevo la llave y vuelve a colocar el tapón.
  4. Lava el sistema.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Cantos Y. Monitorización invasiva del sistema cardiovascular. En: Esteban A, Martín C. Manual de cuidados intensivos para enfermería. 3ª Ed. Madrid: Springer-Verlag Ibérica; 2000; 53-62.
  2. J.L. Vicent A, Rhodes A, Peres G.S, Martín G, Della Roca B. Vallet Clinical review: Update on hemodynamic monitoring-a consensus of 16 Crit Care. 15 (2011). pp. 229. http://dx.doi.org/10.1186/cc10291. Medline.
  3. Alvarez M, Antelo S, Córdoba R, García AR, González R, Martínez P. Enferurg.com (Sede Web). Santiago de Compostela: Enferurg.com; Junio 2004.
  4. M. Mateu Campo A, Ferrándiz Sellés G, Gruartmoner de Vera J, Mesquida Febrer C, Sabatier Cloarec Y, Poveda Hernández. Técnicas disponibles de monitorización hemodinámica. Ventajas y limitaciones. Med Intensiva. 36 (2012), pp 434/444. http://dx.doi.org/10.1016/j.medin.2012.05.003. Medline.
  5. Álvarez C, Barrena P, Lospitao S, Luengo MJ, Moya AI, et al. Manual de Normas y Procedimientos Procedimientos de monitorización hemodinámica. Hospital de Fuenlabrada: Unidad de Cuidados Intensivos; 2004.
  6. A.Ochagavía. F. Baigorri. Introducción de la serie, Puesta al día: Monitorización hemodinámica en el paciente crítico. Med Intensiva, 35 (2011). Pp 497/498 http://dx.doi.org/10.1016/j.medin.2010.10.10 Medline.