Type to search

Inserción de sondaje vesical temporal o permanente en la mujer. Cuidados de enfermería.

18 noviembre 2020

AUTORES

  1. Eva Ciprés Añaños. Graduada en Enfermería. CRP Santo Cristo de los Milagros.
  2. Alba Domínguez Romero. Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet.

 

RESUMEN

Frederic Eugene Basil Foley, fue el inventor de la sonda urinaria. Las ITU relacionadas directamente con el sondaje vesical en los hospitales oscilan en un 19,5 %. El sondaje vesical es una técnica invasiva que consiste en la introducción de una sonda vesical a través de la uretra hasta llegar a la vejiga, con el fin de drenar la orina. Tiene tanto fines terapéuticos como diagnósticos. Según el tiempo de permanencia de la sonda, se puede clasificar en permanente, temporal e intermitente. Habitualmente es una técnica realizada expresamente por el personal de enfermería, aunque en caso de complicaciones durante la realización del procedimiento, cuenta con el respaldo del profesional de medicina. Si se tiene en cuenta el material de la sonda se puede clasificar en: látex, silicona, PVC o hidrofílica. Es imprescindible el correcto conocimiento y práctica por parte de los profesionales de enfermería para así poder realizar la técnica con la máxima esterilidad y así disminuir el riesgo de futuras complicaciones, siendo tan frecuentes las ITU secundarias a la introducción de una sonda vesical.

 

PALABRAS CLAVE

Catéteres urinarios, catéteres de permanencia, indicación terapéutica, retención urinaria.

 

INTRODUCCIÓN

En el siglo X se realizó el primer registro oficial de la introducción de una sonda vesical, la cual era flexible, fabricada con cuero de animales.

Frederic Eugene Basil Foley, fue el inventor de la sonda urinaria, la cual además lleva su nombre.

La determinación de la prevalencia del sondaje vesical varía de un estudio a otro; pero según los últimos datos aportados por el estudio EPINE realizado en el año 2015, oscila en un 19%.

Las infecciones del tracto urinario (ITU) detectadas en los hospitales, pudiéndose clasificar como infecciones nosocomiales, estaban relacionadas con el sondaje vesical. Sus cifras oscilan entre un 19,5 %. 1,2

 

OBJETIVOS

  • Establecer el concepto de sondaje vesical.
  • Conocer los tipos de sondaje vesical y sondas vesicales.
  • Describir las indicaciones y contraindicaciones.
  • Explicación del procedimiento y los materiales necesarios.

 

MATERIAL Y MÉTODO

En este artículo se ha realizado una revisión bibliográfica sobre el sondaje vesical, tipos, procedimiento, indicaciones y contraindicaciones del mismo.

Para esto, se ha recopilado información durante los meses de septiembre y octubre con su posterior ordenación, análisis y cribaje.

Se consultaron bases de datos como: Google académico, Scielo, Cuiden Plus, Teseo y Medline.

Para realizar la búsqueda se usaron palabras clave previamente consultadas a los descriptores de Ciencias de la Salud (DeCS). Estas fueron: Catéteres urinarios, catéteres de permanencia, indicación terapéutica, retención urinaria. Los operadores booleanos empleados fueron: AND y OR.

Como criterios de inclusión: únicamente se tuvieron en cuenta aquellos que estuvieran a texto completo, en idioma castellano y con una acotación temporal de 2 años, es decir solo se incluyeron los artículos desde el año 2018 hasta el 2020.

Por tanto, como criterios de exclusión, se descartaron aquellos artículos que no estuvieran en texto completo y en otros idiomas diferentes al castellano.

 

DESARROLLO

Definición:

El sondaje vesical o también conocido como cateterización urinaria es una técnica de enfermería invasiva que consiste en la introducción de una sonda vesical a través de la uretra hasta llegar a la vejiga, con el fin de drenar la orina.

Según el tiempo que vaya a permanecer la sonda, los sondajes vesicales se pueden clasificar en:

  • Permanente de larga duración: duración de más de 30 días.
  • Temporal o de corta duración: menos de 30 días.
  • Intermitente o evacuatorio: este puede ser utilizado tanto para hacer un drenaje de orina como para la administración de un fármaco determinado. Puede repetirse más veces en el tiempo. 3,4

Habitualmente es una técnica realizada expresamente por el personal de enfermería, aunque en caso de complicaciones durante la realización del procedimiento, cuenta con el respaldo del profesional de medicina. 4

Recursos necesarios:

  • Humanos: Auxiliar de enfermería y Enfermera.
  • Materiales:
    • Mesita auxiliar.
    • Agua tibia y jabón de pH neutro, toalla y palangana o cuña.
    • Empapadores.
    • Guantes no estériles y estériles.
    • Gasas estériles.
    • Paño estéril.
    • Antiséptico: Povidona yodada o clorhexidina.
    • Jeringa de 10 ml estéril.
    • Agua destilada estéril o suero fisiológico al 0,9 % estéril.
    • Lubricante urológico hidrosoluble estéril.
    • Sonda vesical estéril. Es recomendable llevar un par de sondas por si el primer intento resulta fallido. El tipo y el material será según las características del paciente.
    • Bolsa colectora estéril.
    • Colgador de bolsa. 3,4,5

Indicaciones:

La finalidad del sondaje vesical puede ser tanto terapéutica como diagnóstica.

Fines terapéuticos:

  • Evacuar la vejiga: Retención urinaria.
  • Tratamiento en pacientes con vejiga neurógena.
  • Como procedimiento postoperatorio en cirugía para prevenir la retención urinaria (próstata, vejiga, uretra).
  • Como método para aumentar la cicatrización y resolución de heridas en la piel en aquellos pacientes que padecen de incontinencia urinaria.
  • Hematuria secundaria a problemas prostáticos y precisan lavados vesicales continuos.
  • Administración de tratamientos intravesicales.

Fines diagnósticos:

  • Control hemodinámico de diuresis.
  • Determinar si hay residuo post miccional.
  • Como método de obtención de muestras de orina de forma estéril.
  • Método exploratorio.

Contraindicaciones:

  • Prostatitis.
  • Alergia a alguno de los componentes de la sonda vesical: látex o anestésico local.
  • Rotura uretral.
  • Estenosis uretral.
  • Uretritis e infección de orina.
  • Incontinencia urinaria (prioriza la reeducación vesical o uso de colectores). 3,4,5

Tipos de sondas vesicales:

Hay diversas formas de clasificar los tipos de sondas, pero en este artículo se va a hacer hincapié en función del material de la sonda.

  • Látex: La más utilizada es la sonda Foley. Es blanda y flexible. Duración máxima de 45 días. Inconvenientes: Aumenta el riesgo de estenosis uretral (incrustación del material) y gran adherencia bacteriana. Contraindicada en pacientes alérgicos al látex. 3,5
  • Silicona: Indicada para el sondaje permanente y en pacientes alérgicos al látex. Duración 90 días. Inconveniente: Más caro que el látex, se deshincha el balón de forma precoz.
  • Cloruro de polivinilo (PVC): Aquí entran las conocidas “sondas de Nelaton”: material rígido. Es más barato que la silicona. Inconveniente: No es útil para largos periodos (incrustación).

Recientemente las sondas hidrofílicas, son consideradas más biocompatibles y no producen tanta incrustación.

Se ha demostrado que el grado de adherencia bacteriana es mayor en las sondas de silicona y látex que en las de superficies hidrofílicas. 3

Diámetros del catéter:

Los calibres de las sondas se expresan con la escala francesa de Charrière (Ch), un Ch equivale a 0,33 mm. Las unidades French (FR) y French Gauge (FG) tienen la misma equivalencia.

Los calibres se eligen en función del sexo, la edad y las características de cada paciente.

Con frecuencia se usan:

  • Mujeres: CH 14 y 16.
  • Hombres: CH 16,18,20 Y 22. 3,4,5

Procedimiento:

  • Verificar la identidad del paciente, tanto preguntándole, cómo comprobando con su pulsera identificativa.
  • Informar previamente al paciente del procedimiento a realizar y solicitar su autorización y colaboración en los casos en los que sea posible. Hay que haber preparado previamente el material anteriormente citado y haber realizado una higiene meticulosa de los genitales femeninos. (Este procedimiento será realizado por el profesional: auxiliar de enfermería).
  • Tratar de guardar la intimidad del paciente, estando con la puerta cerrada y cubriéndole en la medida que sea posible.
  • Realizar la técnica lo menos traumática que sea posible.
  • Comprobar la correcta colocación de la paciente: decúbito supino con las piernas ligeramente entreabiertas para facilitar el procedimiento (posición ginecológica) y colocar una cuña.
  • Diferenciar los puntos anatómicos: clítoris, meato y vagina.
  • Retirar guantes no estériles, lavado de manos de nuevo.
  • Colocación de guantes estériles del tamaño adecuado a la mano del profesional de enfermería que va a realizar el sondaje.
  • Poner dos paños estériles; uno encima del pubis y otro debajo de los glúteos. Se coloca el material sobre el paño estéril, para tenerlo cerca. 3,6,7
  • Ordenación del material sobre el paño estéril (en este momento si es posible, la compañera auxiliar de enfermería, abre el envoltorio de los materiales, coloca lubricante hidrosoluble sobre una gasa, carga el agua destilada en una jeringuilla).
  • Se realiza la desinfección de los genitales con povidona yodada o clorhexidina siguiendo siempre la misma dirección: del pubis al ano, nunca en sentido contrario.
  • Se cogen dos gasas estériles, impregnadas de povidona yodada, se coloca una en cada labio y se separan hasta visualizar correctamente el orificio del meato urinario, antes de proceder.
  • Para lograr una desinfección óptima se aconseja el uso de gasas con la pinza de Kocher para evitar la contaminación indirecta.
  • Una vez localizado, se procede a lubricar la sonda, (con la gasa previamente impregnada con lubricante) rotando la punta de la sonda sobre la gasa. (Se suele lubricar unos 5 cm).
  • Se le recomienda a la paciente que haga unas respiraciones lentas y profundas, ya que ello ayuda a la relajación del esfínter externo, haciendo la técnica menos invasiva y más fácil.
  • Se separan de nuevo los labios, se introduce con suavidad y delicadeza la sonda hasta que comience a drenar la orina. En ese caso ya estaría la sonda en la uretra o en la vagina, entonces se procedería a introducir más la sonda, asegurando así la correcta ubicación en la vejiga. En caso de no drenar orina, quiere decir que se ha desviado a la vagina, por tanto, habría que comenzar de nuevo el procedimiento, manteniendo la sonda introducida en la vagina para evitar cometer el mismo error.
  • Una vez comprobada la correcta ubicación y permeabilidad de la sonda, se procede a llenar el balón con agua destilada, siempre anotando la cantidad en cc que se introducen. 7
  • Conectar la sonda al sistema colector, siempre estando este por debajo del nivel de la vejiga para evitar el reflujo de la orina a la vejiga. 3,6
  • Retirar el material usado.
  • Se retiran los guantes y se procede al lavado de manos.
  • Se proporciona ayuda a la paciente para colocarse en la posición más cómoda posible. 6
  • Registro del procedimiento, tipo de sonda, material, calibre, cantidad de cc introducido y próximo cambio.3,6,7

Consideraciones a tener en cuenta:

  • Los conocimientos y actualizaciones en el procedimiento del sondaje vesical por parte de enfermería son fundamentales para realizar la técnica con la máxima esterilidad y con ello poder evitar las complicaciones que puedan surgir.
  • Recordar que es un procedimiento invasivo, por lo que únicamente deberá realizarse cuando sea muy necesario.
  • Se recomienda sustituirlo tan pronto como sea posible por un colector, para prevenir futuras complicaciones.
  • En el caso del sondaje permanente, se trata de un sistema cerrado, por tanto, cuanto más se manipule y se desconecte el sistema el riesgo de infección será mayor. 6,7
  • En caso de tener que recoger orina, se recomienda realizar una punción en la zona distal. 7
  • Si hay retención urinaria de más de 300 ml, habría que pinzar la sonda cada 300 ml para evitar complicaciones como un shock hipovolémico por el drenaje rápido de orina. 6,7

 

CONCLUSIONES

  • El sondaje vesical es una técnica invasiva llevada a cabo por el profesional de enfermería que consiste en la introducción de una sonda vesical a través de la uretra hasta llegar a la vejiga, con el fin de drenar la orina.
  • Según el tiempo de permanencia de la sonda, hay varios tipos de sondaje: permanente (más de 30 días), temporal (menos de 30 días) e intermitente (drenaje puntual de orina o para administración de fármacos).
  • Atendiendo al tipo de material, las sondas se pueden clasificar en: látex, silicona, PVC y sondas hidrofílicas.
  • El sondaje vesical tiene tanto fines terapéuticos (retención de orina, vejiga neurógena…) como diagnósticos (control de diuresis, obtención de muestras de forma estéril, etc.).
  • Durante todo el procedimiento es fundamental el correcto entrenamiento por parte de los profesionales de enfermería para así poder asegurar la esterilidad y disminuir el riesgo de futuras complicaciones, siendo tan frecuentes las ITU secundarias a la introducción de una sonda vesical.
  • Es un procedimiento invasivo, por tanto, siempre será la última opción, valorando otras alternativas previas como el uso de colectores.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Mazzo A, Bardivia C.B, Jorge B.M, Souza Júnior V.D, Fumincelli L, Mendes I.A. Cateterismo urinario permanente: práctica clínica. Enferm. glob. 2015; 14 (38). Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1695-61412015000200003
  2. Lozano Sanz V, Rodríguez Soberano MP, Sánchez Sanz S, Santos Boya M.T. Protocolo de cuidados y recomendaciones según evidencia [monografía en Internet]. Castilla y León: Hospital Medicina del Campo; 2018 [acceso 15 de octubre de 2020]. Disponible en: https://www.saludcastillayleon.es/investigacion/es/banco-evidencias-cuidados/ano-2018.ficheros/1283125-Cuidados%20en%20la%20inserci%C3%B3n%2Cmantenimiento%20y%20retrada%20del%20cat%C3%A9ter%20vesical%20con%20evidencia.pdf
  3. Fisterra.com, Cateterismo o sondaje vesical [sede Web]. La Coruña: Fisterra.com [actualizado el 16 de octubre de 2018; acceso 21 de octubre de 2020]. Disponible en: https://www.fisterra.com/ayuda-en-consulta/tecnicas-atencion-primaria/cateterismo-sondaje-vesical/
  4. Alfaro Martínez E, Delgado Sevilla D, Fernández Castro B. Sondaje vesical: indicaciones, técnica y cuidados de enfermería. Portalesmedicos.com [revista en Internet] 2016 [acceso 10 de octubre de 2020]. Disponible en: https://www.revista-portalesmedicos.com/revista-medica/sondaje-vesical-indicaciones-tecnica-cuidados-enfermeria/
  5. Rodríguez Valiente S, Jara Valiño F.J, Espina Rodríguez Mª R. Técnicas de enfermería en el sondaje vesical. Portalesmedicos.com [revista en Internet] 2017 [acceso 5 de octubre de 2020]. Disponible en: https://www.revista-portalesmedicos.com/revista-medica/tecnicas-de-enfermeria-sondaje-vesical/
  6. Jiménez Mayorga I, Soto Sánchez M, Vergara Carrasco L, Cordero Morales J, Rubio Hidalgo L,Coll Carreño, R et al. Protocolo de sondaje vesical. Biblioteca Lascasas, 2010; 6(1). Disponible en http://www.index-f.com/lascasas/documentos/lc0509.php
  7. Argüelles Martínez A.RM, Martínez Bueno B. Cateterismo o sondaje vesical [monografía en Internet]. Asturias: Hospital Universitario Central de Asturias; 2011 [acceso 21 de octubre de 2020]. Disponible en: http://www.hca.es/huca/web/enfermeria/html/f_archivos/Protocolo%20sondaje%20vesical.pdf