Type to search

Inmunoterapia frente al cáncer.

Categoría: ,
8 abril 2021

AUTORES

  1. Casandra Martín Fernández. Técnico Superior De Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Victoria Millán Lázaro. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Irene García Pallá. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Clínico Lozano Blesa, Zaragoza.
  4. María López Gómez. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  5. Leticia Ricarte Leris, Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Clínico Lozano Blesa, Zaragoza.
  6. Raúl Gregorio de la Riva. Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico, Hospital Provincial Nuestra Señora de Gracia, Zaragoza.

 

RESUMEN

La inmunoterapia, se está convirtiendo en un gran avance científico en el tratamiento del cáncer. Sin embargo, en algunos tipos de cáncer no alcanza un beneficio para todos los pacientes, esto hace que pensemos que tiene sus limitaciones debido a la complejidad biológica del tumor, su localización y la capacidad de respuesta inmune de cada paciente. Con este tipo de tratamientos lo que se consigue es destruir las células malignas que causan el cáncer sin dañar las células sanas.

 

PALABRAS CLAVE

Inmunoterapia, cáncer, sistema inmune, linfocitos T, linfocitos B, antígeno, anticuerpos.

 

ABSTRACT

Immunotherapy is becoming a great scientific advance in the treatment of cancer. However, in some types of cancer it does not reach a benefit for all patients, this makes us think that it has its limitations due to the complexity of the tumor biology, the location of the tumor and the immune response capacity of each patient. This type of treatment removes the malignant cells that cause cancer without damaging the healthy ones.

 

KEY WORDS

Immunotherapy, cancer, immune system, T-Lymphocytes, B-Lymphocytes, antigens, antibodies.

 

INTRODUCCIÓN

La inmunoterapia es un tratamiento que actúa estimulando las defensas naturales de nuestro sistema inmunitario para combatir el cáncer. Utiliza sustancias producidas por nuestro organismo o creadas en un laboratorio. Cuando nuestro cuerpo entra en contacto con estas sustancias lo que hace es alertar creando una respuesta inmune. 1,2,3

 

La respuesta inmune se refiere a cómo nuestro sistema inmunitario responde de manera natural ante la presencia de un agente extraño, ósea que diferencia ¨lo propio¨ de ¨lo extraño¨ y crea una respuesta de defensa frente a este.1,2

 

Hay dos tipos de respuesta inmune, la innata que actúa inmediatamente a las pocas horas de haber tenido contacto con el agente extraño (patógeno), y la respuesta inmune adaptativa que está compuesta por células y proteínas de defensa como son los linfocitos B y T que generan anticuerpos específicos para actuar frente al patógeno que queremos eliminar.

 

La inmunoterapia se puede usar como un único tratamiento o complementario a otros. Actualmente los resultados son muy altos, pero solo en algunos tipos de cáncer, no se puede asegurar si sus efectos son duraderos.1,2

 

OBJETIVO

Los objetivos de este estudio son:

  • Ver si nuestro cuerpo crea una respuesta inmune favorable con este tipo de tratamientos.
  • Comprobar si sus efectos son duraderos en algunos tipos de cáncer.
  • Tener una opción de tratamiento menos agresiva para el paciente y que sea efectivo.
  • Efectos secundarios.

 

METODOLOGÍA

Revisión bibliográfica de varios artículos en Scielo publicados en el año 2003 y 2019.

 

Algunos de estos estudios habían sido ya constatados en 1997 por la OMS, y confirmados por la Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica en el año 2001.

 

RESULTADOS

El cáncer de pulmón tiene una respuesta bastante buena al tratamiento terapéutico con vacunas de inmunoterapia, alarga la supervivencia de la persona que padece esta enfermedad. Se realizó un estudio experimental con 123 ancianos con cáncer de pulmón de células no pequeñas, durante 19 meses. El estudio analítico experimental demostró que ayuda a la supervivencia y da una calidad de vida mejor. Así que se puede decir que para este tipo de enfermedad es un tratamiento de elección y en algunos casos complementario para ayudar junto otros tratamientos más invasivos.1

 

También otros estudios analizan la eficacia y seguridad de la inmunoterapia subcutánea en pacientes con alergia respiratoria. Se realizó el estudio con pacientes de entre 4 – 65 años, todos ellos con patologías alérgicas como rinitis alérgica, asma, sensibilización a todo tipo de alérgenos ambientales.2,3

 

Se incluyeron 59 pacientes, 23.7 % con diagnóstico de rinitis alérgica y asma y 76.3 % con diagnóstico de rinitis alérgica. La evolución desde el inicio del tratamiento y al cabo de los cuatro meses de seguimiento demostró ser muy favorable.2,3

 

Este tipo de experimentos con un resultado tan elevado de positividad hacia el tratamiento nos da seguridad para elegir el método de elección para el tratamiento de este tipo de patologías. Por eso es muy importante saber que el tratamiento de inmunoterapia es efectivo y está probado solo para algunas patologías y no se puede usar como tratamiento de elección para muchas otras enfermedades.

 

Por otro lado, menos positivo, se están estudiando vacunas con células dendritas (DC) para el cáncer tipo melanoma.4

 

Las células dendritas tienen una gran capacidad para la captura de antígenos, los capturan a través de fagocitosis, quiere decir que estas células rodean al antígeno gracias a su membrana y lo introducen dentro de la célula para su procesamiento y eliminación. Usando las vías endógenas y exógenas de las moléculas de histocompatibilidad (MHC I Y MHC II), estas moléculas son glucoproteínas que se activan para presentar el antígeno a los linfocitos, y son un eslabón más de esta cadena de activación de la respuesta inmune.4

 

Las células dendritas que están estudiando son células presentadoras de antígeno profesionales, porque tienen mayor capacidad de capturar, procesar y presentar el antígeno, incluso más que los macrófagos. A pesar de los avances en el melanoma y en la inmunoterapia no está demostrada la eficacia para considerarlo como un tratamiento de elección. En un futuro se esperan posibles avances más positivos.4

 

La inmunoterapia más conocida para melanoma es utilizando interferón-a2β (IFN-A) y la interleuquina-2 (IL-2) aprobadas por la FDA en 1995 y 1998, respectivamente. Dosis altas de IFN-A2 intravenosa demostraron efectos anti-tumorales en ocho ensayos clínicos realizados entre 1985 y 1993. Se estudiaron los casos de 270 pacientes con melanoma metastásico avanzado con un resultado exitoso. El problema que existe utilizando IFN-A2 son la aparición de síntomas parecidos a la gripe, anorexia, fatiga y depresión, mientras que en el caso de utilizar IL-2 se han identificado problemas de autoinmunidad y disfunción tiroidea que no han sido del todo esclarecidos.4

 

Estos son una pequeña parte de los estudios que se han realizado y que se siguen analizando para que podamos tratar las enfermedades de manera menos agresiva para el paciente y con menos efectos secundarios. Intentando que los tratamientos para abordar tumores no sean tan agresivos y tóxicos en nuestro organismo y centrándose en eliminar sólo las células malignas sin dañar o dañando lo menos posible el resto de órganos y células buenas.

 

Efectos Secundarios:

Los medicamentos de inmunoterapia se componen de productos que se encuentran de forma natural en el cuerpo, pero los efectos secundarios pueden darse al igual que se pueden dar en todo tipo de tratamientos. Los más comunes son: fiebre, escalofríos, dolores corporales, náuseas, vómitos, fatiga , falta de apetito, cansancio generalizado.3

 

En el peor de los casos puede dar una reacción tipo alérgica: presión arterial baja, dificultad al respirar, sarpullido, hinchazón en la zona de la inyección.3

 

En el caso de inmunoterapia para melanoma utilizando (IFN-A) e (IL-2) pueden aparecer síntomas parecidos a la gripe, depresión, anorexia, fatiga, incluso disfunción tiroidea que no ha sido del todo probada. También se discuten la aparición de enfermedades como el vitíligo en algunos pacientes tratados con vacunas de Células Dendríticas con antígenos de melanoma.3-4

 

Se sigue investigando la respuesta inmune ante estos tratamientos y vías de abordar la enfermedad para lograr una calidad de vida mejor. En la inmunoterapia se investigan diferentes técnicas y procedimientos, algunos de ellos los explicamos brevemente a continuación.5

 

Hay tres grandes líneas de investigación:

1. Desarrollo de vacunas.

Estas vacunas enseñan a las células inmunitarias a reconocer células tumorales y eliminarlas, aunque cuando el cáncer se extiende rápidamente puede que estas vacunas no sean suficientes. Aunque si pueden ayudar y ser un tratamiento complementario a otro.5

 

2. Inmunomodulación celular.

Se crean moléculas que bloquean el freno del sistema inmunológico ante la presencia de células malignas, y modulan la respuesta inmune por los linfocitos T.5

 

3. Terapia celular adoptiva.

Se basa en la administración de anticuerpos monoclonales, también se toman muestras de las células T del propio paciente, se cultivan en el laboratorio y se modifican genéticamente para ser de nuevo inyectadas en el paciente y potenciar el número de células T que actúen frente al tumor.5

 

En estos momentos hay que seguir con las investigaciones para poder lograr resultados favorables a largo plazo, ya que hay que seguir revisando los estudios para averiguar toda su eficacia a lo largo de los años y posibles efectos secundarios que actualmente no se conocen con exactitud.5

 

Los científicos pioneros James P. Allison y Tasuku Honjo, ganadores del Premio Nobel en Medicina en el 2018, de los puntos de control de la respuesta inmune de los linfocitos T (CD8 Y CD4) y el eje PD-1/PDL-1 respectivamente. Moléculas que actualmente son la clave de la inmunoterapia en cáncer. Siguen trabajando y experimentando para obtener respuestas sobre cómo actúan estos tratamientos.5

 

CONCLUSIONES

Como ya hemos descrito anteriormente la inmunoterapia funciona en algunos tipos de cáncer y otras enfermedades, muchos pacientes han creado una respuesta inmunitaria eficaz eliminando células malignas y pasando la enfermedad con éxito. Aunque la inmunoterapia es un gran avance en los últimos 20 años, las tasas de respuesta son menores al 20%, por eso se sigue investigando, es muy positivo en algunos tipos de cáncer y muy poco efectivo para otros, un factor importante es el estudio de la inmunidad y genética de cada paciente para saber si podremos obtener un resultado exitoso o no.5

 

Es posible que la mejor manera de conseguir eficacia es combinar varios de estos tratamientos entre sí y con medicinas que modulan el sistema inmune, todo para poder vencer al cáncer. Hay muchos tratamientos que actúan perfectamente en sinergia y ayudan a poder llevar una mejor calidad de vida.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Herrera Suárez, A., Carreño Rolando, I. E., Camacho Sosa, K., Santiesteban Álvarez, E., & Morales Fuentes, M. A. (2019). La inmunoterapia una alternativa terapéutica en ancianos con cáncer de pulmón de células no pequeñas. Revista Médica Electrónica, 41(5), 1279-1287.
  2. Martínez, A. B., Mejías, S. A., Quirós, C. M., Ruiz, M. C., & Fernández, R. S. (2005). Inmunoterapia sublingual en la rinitis alérgica estacional. Revisión de 30 pacientes. Acta Otorrinolaringológica Española, 56(3), 112-115.
  3. Lasa, E., Garrido, S., Arroabarren, E., Anda, M., Ollo, B., & Tabar, A. I. (2003). Inmunoterapia local. In Anales del Sistema Sanitario de Navarra (Vol. 26, pp. 111-118). Gobierno de Navarra. Departamento de Salud.
  4. Lozada-Requena, I., Núñez, C., & Aguilar, J. L. (2015). Inmunoterapia en melanoma: vacunas de células dendríticas. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, 32, 555-564.
  5. Vásquez, L., Castro, D., León, J. D., & Beltrán, B. (2020). Inmunoterapia en cáncer: de los inicios al premio Nobel. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública,37, 115-121.