Type to search

Inmersión en agua caliente como método analgésico no farmacológico durante el trabajo de parto.

11 diciembre 2021

AUTORES

  1. Cristina Matas Rodríguez, Matrona Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. Miguel Ángel Del Fresno Serrano, Matrón Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Laura Borrego Cabezas, Matrona Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.

 

RESUMEN

Se define la inmersión en agua como: “inmersión en agua caliente de una mujer embarazada durante cualquier etapa del trabajo de parto, en que el abdomen de la mujer es sumergido por completo”.

El uso de la inmersión en agua, o en su defecto una ducha con agua caliente, alivia el dolor sobre todo en la zona lumbar y sacra. La termoterapia produce una dilatación de los vasos sanguíneos que conlleva un aumento del flujo sanguíneo, mejorando el drenaje venoso y linfático, aumenta la elasticidad tisular y reduce, por tanto, la inflamación y el edema.

El objetivo principal con el uso de la hidroterapia es contribuir en la relajación y el alivio del dolor de la gestante aprovechando los beneficios de la inmersión en agua caliente y favoreciendo las posiciones que ayudan al descenso fetal.

 

PALABRAS CLAVE

Analgesia, agua, dolor de parto, dilatación.

 

ABSTRACT

Immersion in water refers to: “immersion in warm water by a pregnant woman during any stage of labor, where the woman’s abdomen is completely submerged”.

The use of water immersion or a shower with hot water, relieves pain especially in the lumbar and sacral area. Thermotherapy produces a dilation of the blood vessels that leads to an increase in blood flow, improving venous and lymphatic drainage, increasing tissue elasticity and therefore reducing inflammation and edema.

The main objective of the use of hydrotherapy is to increase maternal relaxation and reduce analgesia requirements, using the benefits of immersion in water and favoring positions that help the fetal descent.

 

KEY WORDS

Analgesia, water, labour pain, dilatation.

 

INTRODUCCIÓN

La aceptación oficial del uso de la inmersión en agua como una opción de atención durante el trabajo de parto se realizó en el Reino Unido en 1993, con la publicación del informe “Changing Childbirth (Department of Health)”, que recomendaba que un espacio con bañera tiene que ser una opción disponible para las mujeres en todas las unidades de maternidad del país. En España la «Guía de práctica clínica de atención al parto normal», del Ministerio de Sanidad y Política Social, recomendaba en 2010, con un nivel de evidencia A, la inmersión en agua caliente como un método eficaz de alivio del dolor durante la fase tardía de la primera etapa del parto 1-3.

La Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) define el parto normal como: “el proceso fisiológico único con el que la mujer finaliza su gestación a término, en el que están implicados factores psicológicos y socioculturales. Su inicio es espontáneo, se desarrolla y termina sin complicaciones, culmina con el nacimiento y no implica más intervención que el apoyo integral y respetuoso del mismo” 4,5.

Se define la inmersión en agua como: “inmersión en agua caliente de una mujer embarazada durante cualquier etapa del trabajo de parto (dilatación, expulsivo, alumbramiento), en que el abdomen de la mujer es sumergido por completo” 1.

El uso de la inmersión en agua, o en su defecto una ducha con agua caliente, alivia el dolor sobre todo en la zona lumbar y sacra. La termoterapia produce una dilatación de los vasos sanguíneos que conlleva un aumento del flujo sanguíneo, mejorando el drenaje venoso y linfático, aumenta la elasticidad tisular y reduce, por tanto, la inflamación y el edema 6,7.

En la primera etapa del parto produce una reducción del dolor y de la duración de las contracciones, reduce el uso de analgesia neuroaxial y además parece que la inmersión en agua puede asociarse con la reducción de la primera etapa del parto. Sin embargo, la inmersión temprana en agua aumenta el uso de analgesia epidural y oxitocina6,7. El efecto del agua parece ser más eficaz si se espera a que la mujer se sumerja cuando el cuello del útero esté al menos con 5 cm de dilatación, ya que la inmersión en una fase temprana del parto puede inducir a partos prolongados y al uso de analgesia epidural y oxitocina 1,2,8.

La utilización del agua caliente durante la dilatación induce a la mujer a la relajación, reduce la ansiedad estimulando la producción de endorfinas, mejora la perfusión uterina y acorta el periodo de dilatación, y aumenta la sensación de control del dolor y la satisfacción. La temperatura del agua no debe superar los 37ºC y no se aconseja la inmersión durante más de 2 horas. La rotura de membranas no contraindica el uso del agua 2,8.

La utilización del agua caliente intraparto facilita una situación de relajación, mejora el manejo del dolor y reduce las intervenciones, basándose en cuatro conceptos: La ingravidez de la mujer en el agua ejerce una presión uniforme en toda la superficie del cuerpo, lo que produce una reducción de la cantidad de energía gastada, la relajación conlleva menos dolor y menor ansiedad (menor secreción de adrenalina, aumento de las endorfinas), lo que disminuye la inhibición de la secreción de oxitocina endógena, acortando así el periodo de dilatación, la no compresión externa en la vena cava inferior favorece el aumento de la circulación sanguínea en el útero, produciendo una mayor oxigenación del tejido muscular y, por tanto, unas contracciones más eficientes, aumenta la sangre que llega a la placenta y se incrementa la oxigenación fetal 9.

Se considera más útil en la fase tardía del primer periodo de parto ya que hay evidencia que demuestra que una relación de este método en los periodos tardíos de dilatación produce un menor uso de analgesia epidural respecto a aquellas parturientas que lo utilizan en periodo tempranos de dilatación 10.

 

BENEFICIOS DE LA INMERSIÓN EN AGUA CALIENTE 1-4, 6, 11:

  • Beneficios hidrotérmicos (relajación perineal, vaginal, cervical) e hidrocinéticos (secreción de oxitocina endógena debido a la estimulación de los pezones por el agua).
  • Se facilita la movilidad y la adaptación de posiciones que favorecen el descenso fetal (cuclillas, rodillas).
  • La hidroterapia puede acortar el periodo de dilatación.
  • Predominan los «opiáceos naturales»: las endorfinas endógenas.
  • El feto se beneficia de una madre relajada, ya que se maximiza la perfusión de oxígeno placentario.
  • El calor del agua produce relajación muscular, reduciendo la sensación de dolor, la ansiedad, disminuyendo la liberación de adrenalina, y aumentando los niveles de oxitocina y endorfinas.
  • Facilita una situación de relajación, mejora el manejo del dolor y reduce las intervenciones, basándose en cuatro conceptos:
    • La ingravidez de la mujer en el agua ejerce una presión uniforme en toda la superficie del cuerpo, lo que produce una reducción de la cantidad de energía gastada.
    • La relajación conlleva menos dolor, menor ansiedad y menor secreción de adrenalina, lo que disminuye la inhibición de la secreción de oxitocina endógena mejorando así la oxigenación fetoplacentaria.
    • La no compresión externa en la vena cava inferior favorece el aumento de la circulación sanguínea en el útero, produciendo una mayor oxigenación del tejido muscular y, por tanto, unas contracciones más eficientes. Aumenta la sangre que llega a la placenta y se incrementa la oxigenación fetal.
    • La vasodilatación leve que se produce en el agua reduce la presión arterial y aumenta el pulso materno, provocando un aumento de la oxigenación en el útero y el feto.

El objetivo principal con el uso de la hidroterapia es contribuir en la relajación y el alivio del dolor de la gestante aprovechando los beneficios de la inmersión en agua caliente, favoreciendo las posiciones que ayudan al descenso fetal, de manera que se reduzcan las intervenciones innecesarias y la medicalización del parto.

 

OBJETIVOS

  • Analizar la evidencia científica actual sobre la efectividad del uso de agua caliente como método de analgesia no farmacológica durante el parto.
  • Aumentar los conocimientos y las habilidades de las matronas necesarios para el uso del agua caliente durante la dilatación en partos normales.

 

METODOLOGÍA

Se realizó una revisión bibliográfica de la evidencia científica existente en las bases de datos Cochrane, PubMed y Cuiden, así como de protocolos de asistencia al parto normal de varios hospitales españoles.

Se priorizó la bibliografía más actualizada así como la publicada en los últimos quince años.

 

RESULTADOS

La inmersión durante la primera fase del parto puede reducir la utilización de analgesia y aumentar la satisfacción de las mujeres, además de facilitar la movilidad, por lo que su empleo puede proporcionar grandes beneficios durante el proceso.

La utilización del agua caliente intraparto facilita una situación de relajación, mejora el manejo del dolor y reduce las intervenciones, basándose en cuatro conceptos: La ingravidez de la mujer en el agua ejerce una presión uniforme en toda la superficie del cuerpo, lo que produce una reducción de la cantidad de energía gastada, la relajación conlleva menos dolor y menor ansiedad (menor secreción de adrenalina, aumento de las endorfinas), lo que disminuye la inhibición de la secreción de oxitocina endógena, acortando así el periodo de dilatación, la no compresión externa en la vena cava inferior favorece el aumento de la circulación sanguínea en el útero, produciendo una mayor oxigenación del tejido muscular y, por tanto, unas contracciones más eficientes, aumenta la sangre que llega a la placenta y se incrementa la oxigenación fetal.

Se considera más útil en la fase tardía del primer periodo de parto ya que hay evidencia que demuestra que una relación de este método en los periodos tardíos de dilatación produce un menor uso de analgesia epidural respecto a aquellas parturientas que lo utilizan en periodo tempranos de dilatación.

 

CONCLUSIÓN

Los resultados de la revisión Cochrane muestran que la utilización del agua caliente reduce de forma significativa el uso de analgesia epidural durante el periodo de dilatación sin efectos adversos en la duración del trabajo de parto, la tasa de partos quirúrgicos y el bienestar neonatal.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Uceira-Rey S, Loureiro Martínez R, Barcia Raposo MI, Valderrábano González I, González Fernández I, Silva Espido M et al. Procedimiento de inmersión en el agua para el trabajo de parto en el Hospital da Barbanza. Matronas Prof. 2015; 16(1): 12-17
  2. Cluett ER, Burns E, Cuthbert A. Immersion in water during labour and birth. Cochrane Database of Systematic Reviews 2018, Issue 5. Art. No.: CD000111. DOI: 10.1002/14651858.CD000111.pub4
  3. García Sánchez EM, Muñumel Alameda G, Fajardo del Valle A, Urbaneja Postigo E, Rodríguez Blanco E, Vicente Mayorga S, et al. Protocolo de asistencia al parto normal de baja intervención: hidroterapia. Procedimiento específico de uso de la bañera como alivio del dolor en la fase de dilatación [documento interno no publicado]. Hospital Costa del Sol. Consejería de Salud, 2007.
  4. Martín Orúe C. Uso del agua en la atención al parto normal, NPunto Volumen II. Número 14. mayo 2019
  5. Federación de Asociaciones Españolas de Matronas (FAME) [Internet]. Barcelona: 2016 [citado el 27 de octubre de 2021]. Disponible en: http://www.federacion-matronas.org/ipn/definicion-de-parto-normal.
  6. Royal College of Obstetricians and Gynaecologists/Royal College of Midwives Joint Statement. Immersion in water during labour and birth. 2006. Disponible en: http://www.rcog.org.uk/womens-health/ clinical-guidance/immersion-water-during-labour-and-birth
  7. Fernández Medina I. Alternativas analgésicas al dolor de parto. Enferm. glob. [Monografía en Internet]. 2014 Ene [citado el 28 de Oct 2021]; 13(33): 400-406. Disponible en:http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1695-61412014000100020&lng=es.
  8. FAME. Técnicas complementarias para el alivio del dolor en el parto. Iniciativa Parto Normal [monografía en internet]. Disponible en: https://www.federacion-matronas.org/wp-content/uploads/2018/01/iniciativa-al-parto-normal.pdf
  9. Caballero V, Santos PJ, Polonio ML. Alternativas no farmacológicas para el alivio del dolor en el trabajo de parto. Nure inv. 13(85). Noviembre-Diciembre 2016
  10. Eriksson M, Mattsson L, L.L. Early or late bath during the first stage of labour: a randomized study of 200 women. Midwifery 1997;13(3):146-8.
  11. Harding C, Munro J, Jokinen M. Inmersion of water for labour and birth [monografía en internet]. The Royal College of Midwifes, 2012 [citado el 20 de octubre de 2013]. Disponible en http://www.rcm. org.uk/college/policy-practice/evidence-based-guidelines/