Type to search

Hipodermoclisis.

23 diciembre 2021

AUTORES

  1. Celia Ferrando Martínez. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  2. Beatriz Cisneros Millán. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  3. Ancuta María Constantin. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  4. Cristina Calzado Sanz. Enfermera en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
  5. Gonzalo Ramón Pérez Roncero. Enfermero en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.

 

RESUMEN

La hipodermoclisis consiste en la administración de fluidos por vía subcutánea (SC). Es un método seguro y sencillo de administración de líquidos, en pacientes con deshidratación de leve a moderada, así como de otro tipo de fármacos. Es una buena alternativa a la vía intravenosa cuando la vía oral no es posible. Además, la vía SC presenta baja incidencia de efectos adversos e infecciones. Sin embargo, pese a sus múltiples ventajas, es una vía infrautilizada y poco reconocida debido a la escasez de estudios primarios y al déficit de formación de los profesionales.

 

PALABRAS CLAVE

Hipodermoclisis, Absorción subcutánea.

 

ABSTRACT

Hypodermoclysis consists of the administration of fluids through the subcutaneous (SC) route. It is a safe and simple method of administration of fluids, in patients with mild to moderate dehydration, as well as other types of drugs. It is a good alternative to the intravenous route when the oral route is not possible. Furthermore, the SC route has a low incidence of adverse effects and infections. However, despite its many advantages, it is an underused and little recognized pathway due to the scarcity of primary studies and the lack of training for professionals.

 

KEY WORDS

Hypodermoclysis, subcutaneous absorption.

 

DESARROLLO DEL TEMA

La deshidratación es un estado de déficit de líquidos del cuerpo, que hace que éste no funcione correctamente, ocasionando un efecto negativo para la salud y dando lugar a infecciones, delirium o daño renal, entre otros. Esta es una condición muy común en los pacientes ancianos y que puede llegar a ser potencialmente peligrosa 1,2.

Existen diferentes formas de rehidratar a un paciente. La primera vía de elección sería la vía oral, si esta no es viable, encontramos dos alternativas la intravenosa, que es la más utilizada en la práctica clínica, y la vía subcutánea1.

El tejido celular subcutáneo está compuesto por tejido adiposo, vasos sanguíneos, linfáticos, glándulas y nervios. Además, es un tejido suelto y con todo lo citado anteriormente, hace que sea un medio perfecto para la administración de fármacos y fluidos, ya que son absorbidos y transportados a la microcirculación. La vía subcutánea es capaz de alcanzar niveles plasmáticos similares a otras vías como la IV, IM, oral o rectal. Utiliza la misma dosis de fármacos, pero el inicio de acción es similar al de la vía oral de 15 a 30 minutos, teniendo un ligero retraso con respecto a la vía intravenosa 2,3.

 

La hipodermoclisis consiste en la administración de fluidos y medicamentos por vía subcutánea en pacientes que no pueden hacer uso de la vía oral y que cuentan con deshidratación de leve a moderada. Esta modalidad es una buena alternativa a la vía intravenosa, cuando esta no es posible de canalizar, no es tolerada por el paciente o está contraindicada. Además, es la vía de elección para pacientes que se encuentran en domicilio o residencias y para aquellos que están en un entorno de cuidados paliativos 4,5,6.

La vía subcutánea no está indicada en deshidrataciones severas o alteraciones electrolíticas, tampoco en pacientes con graves alteraciones hemorrágicas o que presentan edemas generalizados 6.

La técnica de inserción se lleva a cabo con una palomilla subcutánea que cuenta con una aguja de calibre entre 22G y 24G, que se introduce en el tejido subcutáneo con un ángulo de 45º y tras haber cogido un pellizco. Los lugares de elección para la inserción son: deltoides, tórax (infraclavicular), zona escapular, partes laterales del abdomen, muslos, entre otros6.

Esta vía permite, no solo la administración de líquidos (sueroterapia) para rehidratar al paciente, sino también de múltiples de fármacos para el control del dolor, diuréticos, antieméticos, sedantes o algunos antibióticos.

Las ventajas de la vía SC son muchas, es segura, sencilla y rápida de colocar, que precisa poca experiencia para ello. Además, provoca pocas molestias al paciente, permitiendo mayor movilidad. Cuenta con bajas tasas de efectos adversos y complicaciones que otras vías como la intravenosa, así como, de episodios de delirium y de arrancamiento accidental de los pacientes 6,7.

 

Por otro lado, no es una vía para infundir líquidos rápidamente puesto que hay mayor riesgo de edema o celulitis. Algunos estudios revelan que no deben administrarse más de 1000 ml en 24 h, otros refieren que no se deben superar los 1500 ml/24h. También puede ocasionar infecciones, aunque son raras, como abscesos o celulitis en el lugar de infusión, o incluso necrosis si se administra el líquido inapropiado 3,6,7.

La vía subcutánea cuenta con amplias ventajas y resultados de eficacia, seguridad, aceptabilidad y eficiencia en la población, sobre todo la de edad avanzada, surgiendo como alternativa intachable a la vía intravenosa cuando la vía oral no es posible 4.

Sin embargo, es una vía infrautilizada debido a la escasez de estudios primarios que ocasiona un déficit de conocimientos de los profesionales sobre ella. Por ello, es evidente la necesidad de investigación sobre el conocimiento y la práctica de la vía subcutánea, así como que el equipo multidisciplinar se implique y ahonde en su uso, para nutrirnos de sus grandes beneficios 8.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Forbat L, Kunicki N, Chapman M, Lovell C. How and why are subcutaneous fluids administered in an advanced illness population: a systematic review. J Clin Nurs. 2017;26(9-10):1204-1216.
  2. Danielsen MB, Andersen S, Worthington E, Jorgensen MG. Harms and Benefits of Subcutaneous Hydration in Older Patients: Systematic Review and Meta-Analysis. J Am Geriatr Soc. 2020;68(12):2937-2946.
  3. Gomes NS, Silva AMB, Zago LB, Lima e Silva EC, Barichello E. Nursing knowledge and practices regarding subcutaneous fluid administration. Rev Bras Enferm. 2017;70(5):1155-1164.
  4. Broadhurst D, Cooke M, Sriram D, Gray B. Subcutaneous hydration and medications infusions (effectiveness, safety, acceptability): A systematic review of systematic reviews. PLoS One. 2020;15(8):e0237572.
  5. Wells C, MacDougall D. Hypodermoclysis for Frail Patients and Patients in Long Term Care: A Review of Clinical Effectiveness, Cost Effectiveness, and Guidelines CADTH. 2020:1-31.
  6. Caccialanza, R., Constans, T., Cotogni, P., Zaloga, G. P., & Pontes-Arruda, A. Subcutaneous Infusion of Fluids for Hydration or Nutrition: A Review. JPEN. 2018;42(2):296–307.
  7. Vidal M, Hui D, Williams J, Bruera E. A Prospective Study of Hypodermoclysis Performed by Caregivers in the Home Setting. J Pain Symptom Manage. 2016;52(4):570-574.
  8. Andrade PBW, Pinho CC, Espírito SFH. Hipodermoclisis como una herramienta terapéutica para el cuidado de enfermería y la salud. Rev Cuba Enf. 2017;33(4):890-904.