Type to search

Higiene bucodental durante la infancia.

Categoría: ,
19 octubre 2020

AUTORES

  1. Cristina Genzor Ríos. Residente de Enfermería Pediátrica, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  2. María Vázquez Sánchez. Residente de Pediatría, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza.
  3. Mónica López Campos. FEA de Pediatría, Centro de Salud Amparo Poch, Zaragoza.
  4. Carlos Fernández Lozano. Enfermero, Hospital General de la Defensa, Zaragoza.

 

RESUMEN

La salud bucodental es una parte fundamental de la infancia. Los padres y cuidadores deben evitar algunas acciones que incrementan las posibilidades de caries en el niño y juegan un papel fundamental en la enseñanza de una buena higiene bucodental. Es importante el cuidado de la boca desde el nacimiento del niño y hasta que adquiera las habilidades suficientes para hacerlo por sí mismo.

Tanto los dientes de leche como los definitivos son susceptibles de formación de caries y de otras patologías. La pasta con flúor previene la aparición de caries, y es importante seguir las recomendaciones de cantidad de pasta para evitar enfermedades como la fluorosis.

Las visitas al odontopediatra desde edades tempranas ayudarán al diagnóstico precoz de problemas y, por lo tanto, evitarán también problemas en el futuro.

 

PALABRAS CLAVE

Caries Dental, niño, higiene bucal.

 

INTRODUCCIÓN

Los dientes empiezan a formarse en el periodo embrionario, desde la 5-6ª semana. Se considera un elemento fundamental en la salud integral del ser humano, y por lo tanto es necesario su cuidado desde el primer momento.

Por un lado, tenemos los dientes temporales, siendo 20 en total (8 incisivos, 4 caninos y 8 molares). En la dentición temporal no hay premolares. Su nombre proviene de su color, ya que son más blancos que los definitivos y además por la edad en la que emergen, ya que durante esa etapa su mayor fuente de alimentación es la leche.

El momento y orden en el que emergen los dientes temporales depende de cada niño, aunque lo habitual es que todos aparezcan antes de los 3 años. Aunque es habitual que los primeros que aparezcan sean los incisivos centrales inferiores, una alteración en el orden de erupción se considera normal.

La erupción de los primeros dientes de leche suele ser un momento crucial para los padres. Muchos niños no sufren dolor ni problemas durante la erupción, pero otros pueden estar más inquietos, irritables, suelen babear más o tienden a morder todo lo que cogen.

No hay un tratamiento concreto para esto, aunque si el niño está demasiado irritable o le perturba el sueño, se puede administrar un analgésico a dosis habituales. Se desaconseja el uso de geles con benzocaína por riesgo de metahemoglobinemia. Además, puede ser útil el uso de mordedores, enfriar el chupete en la nevera o frotar la encía con el dedo limpio.

Por otro lado, los dientes definitivos comienzan a aparecer entre los 6-8 años, comenzando por el primer molar o los incisivos centrales. Alrededor de los 12 años ya han emergido todos los dientes definitivos, a excepción de las muelas del juicio que aparecerán después de la infancia.1,2

 

CARIES

La caries infantil es la enfermedad bucodental más prevalente en la etapa infantil. Se estima que más de 530 millones de niños en el mundo tienen caries en los dientes de leche.

Se define como la destrucción de los tejidos duros de los dientes. Está causada por la presencia de ácidos producidos por las bacterias de la placa depositada en las superficies dentales.

Tan pronto sale el primer diente ya es susceptible a la caries, si existen las condiciones que favorecen su aparición: bacterias productoras de caries o azúcares abundantes en contacto prolongado con el diente.3

 

Prevención parental

Existen unas medidas de higiene básicas para padres y cuidadores para evitar la transmisión de bacterias productoras de caries de su boca a la de los bebés.

  • Cepillado diario.
  • No compartir vasos, cucharas o cepillos de dientes.
  • No limpiar el chupete en la propia boca para pasárselo al niño.
  • Usar chicles de xilitol que disminuyen el número de bacterias.
  • Evitar besos en los labios.2

 

Prevención del niño

Se debe centrar en evitar el depósito de azúcares sobre los dientes:

  • No dejarle dormir con un biberón de leche o cualquier sustancia azucarada.
  • Evitar tomas nocturnas de lactancia materna prolongada y continua tras la erupción.
  • No mojar el chupete en líquidos azucarados.
  • Cepillado dental tras la erupción del primer diente.
  • Antes de la erupción, se puede masajear las encías con gasas o paños humedecidos en agua.
  • Hilo dental tras la aparición de las muelas cada noche.
  • Revisión anual por parte del odontopediatra, idealmente antes del primer año de vida, y como tarde tras cumplirlo.

 

Cepillado

Durante los primeros años, es importante controlar la cantidad de pasta usada en el cepillo, porque los más pequeños suelen tragársela:

  • Entre 6 meses y 2 años: 1000ppm de flúor, lo que equivale a un grano de arroz.
  • Entre los 2 y los 6 años: 1000 – 1450 ppm de flúor, lo que equivale a un guisante.
  • A partir de los 6 años: 1450 ppm de flúor, aproximadamente 1 cm de pasta sobre el cepillo.

Se recomienda cepillar los dientes al menos 2-3 veces al día, haciendo hincapié en el cepillado de la noche, ya que las bacterias pueden pasar mucho tiempo en nuestra boca y aumentar el riesgo de caries. El tiempo recomendado de cepillado es de 2 minutos.

Es importante destacar que el cepillado siempre tiene que ser supervisado por un adulto, ya que hasta los 7-8 años no tienen la habilidad suficiente como para realizarlo de manera eficaz por sí mismos.

Por otro lado, se recomienda no enjuagar la boca con agua tras el cepillado, solo escupir la crema. Esto se debe al flúor de la pasta, que requiere un tiempo para actuar sobre los dientes, y si nos enjuagamos la boca no damos opción a que actúe.3,4

 

FLUOROSIS

Se define como una alteración en la formación del esmalte de los dientes, causada por ingesta excesiva de flúor en los primeros años de vida. Como resultado, aparecen manchas en la superficie del diente y el esmalte se vuelve más frágil.

En las formas leves, aparecen líneas o manchas blancas y opacas en los dientes. En formas graves, aparecen manchas marrones e irregularidades en el esmalte.

Para prevenirlo, es importante seguir las recomendaciones de la cantidad de pasta de dientes según la edad. A partir de los 8 años, el esmalte ya se ha formado y ya no existe riesgo de fluorosis.5

 

OTRAS ENFERMEDADES DENTALES EN LA INFANCIA

Traumatismo dental

Las caídas son un accidente común durante la infancia, lo que provoca en ocasiones traumatismos en los dientes. Si se fractura pero no se desplaza, hay que acudir al dentista con carácter no urgente. Si se produce un arrancamiento, en el caso de los dientes de leche no se reimplantan, sin embargo, los dientes definitivos es importante realizarlo idealmente en la primera hora tras el accidente (pudiendo transportar el diente en suero fisiológico o leche para su conservación).

Gingivitis

Se produce por acumulación de placa bacteriana densa alrededor del diente, produciendo inflamación en la encía, enrojecimiento, sangrado y mal aliento.

Pulpitis

La pulpa es la parte del diente donde se encuentran las terminaciones nerviosas y vasculares. El síntoma más común es el dolor dental. El tratamiento irá encaminado a aliviar la pulpitis según el grado de afectación.

Absceso periapical

Es la acumulación de pus en la raíz de un diente, y se debe a una infección que se ha propagado desde la pieza dental a los tejidos circundantes. Requiere visita al odontopediatra tan pronto se diagnostique.

Celulitis facial

Es una inflamación de los tejidos blandos de la cara, habitualmente causada por infecciones no tratadas en los dientes. Precisa tratamiento urgente por riesgo de complicaciones.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Dientes en los niños. Asociación Española de Pediatría (AEP). Disponible en: https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/dientes-en-ninos
  2. Esparza Olcina MJ, PrevInfad. Dientes del bebé ¿Hay que limpiar ya el primer diente del bebé? Asociación Española de Pediatría (AEP). Disponible en: https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/hay-que-limpiar-ya-primer-diente-bebe
  3. Hernández, M. Diagnóstico, pronóstico y prevención de la caries de la primera infancia. Protocolo de la Sociedad Española de Odontopediatría. Gaceta dental. 2017; 297 (diciembre), págs. 148-173.
  4. Alcaina Lorente A, Cortés Lillo O, Galera Sánchez MD, et al. Caries Dental: influencia de los hábitos de higiene bucodental y de alimentación en niños en edad escolar. Acta Pediatr Esp. 2016; 74(10): 246-252.
  5. Fluorosis. Asociación Española de Pediatría (AEP). Disponible en: https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/fluorosis