Type to search

Hígado graso: síntomas, causas, consecuencias y tratamiento.

12 septiembre 2021

AUTORES

  1. Leyre Satrústegui Ollaquindia. Diplomada Universitaria de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza
  2. Sandra Vintanel López. Diplomada Universitaria de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza
  3. Vanesa Palacín Nieto. Diplomada Universitaria de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Lozano Blesa. Zaragoza
  4. Patricia Espinosa Capapey. Graduada Universitaria de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  5. Ana Niño Tena. Graduada Universitaria de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.
  6. Lara Palacín Nieto. Diplomada Universitaria de Enfermería. Servicio Aragonés de Salud. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.

 

RESUMEN

El hígado graso es una de las enfermedades cada vez más frecuentes, con cerca del 25% de las personas a nivel mundial. Se puede llegar a relacionar con trastornos que se caractericen por la resistencia a la insulina tales como la obesidad abdominal, diabetes tipo II, síndrome metabólico.1

Se pueden llegar a diferenciar dos tipos de hígado graso: el llamado hígado graso no alcohólico y el alcohólico. Este último está estrechamente relacionado con el consumo desmesurado de alcohol, siendo muy frecuente en pacientes alcohólicos.

El hígado graso no alcohólico (HGNA) abarca una serie de complicaciones a lo largo de su evolución: esteatohepatitis no alcohólica, esteatosis hepática, cirrosis y hepatocarcinoma.2

Esta enfermedad mal controlada puede llegar a ser una enfermedad hepática más severa y derivar en otros problemas de salud.1

 

PALABRAS CLAVE

Hígado graso, resistencia insulina, cirrosis, esteatosis hepática, síndrome metabólico.

 

ABSTRACT

Fatty liver is one of the increasingly frequent diseases, with about 25% of people worldwide. It can be related to disorders characterized by insulin resistance such as abdominal obesity, type II diabetes, metabolic syndrome.1

Two types of fatty liver can be distinguished: the so-called non-alcoholic fatty liver and the alcoholic one. The latter is closely related to excessive alcohol consumption, being very frequent in alcoholic patients.

Nonalcoholic fatty liver (NAFLD) encompasses a series of complications throughout its evolution: nonalcoholic steatohepatitis, hepatic steatosis, cirrhosis, and hepatocarcinoma.2

This poorly controlled disease can become a more severe liver disease and lead to other health problems.1

 

KEY WORDS

Fatty liver, insulin resistance, cirrhosis, hepatic steatosis, metabolic syndrome.

 

INTRODUCCIÓN

La expresión conocida como enfermedad del hígado graso no alcohólico, es utilizada para designar a un amplio abanico de afecciones hepáticas tales como las esteatosis simples a las esteatohepatitis. Todas ellas se asemejan desde el punto de vista histológico, a las lesiones inducidas por el alcohol.

Por definición el HGNA, se da en pacientes que no consumen alcohol o lo hacen de forma esporádica.3

 

OBJETIVO

El objetivo de esta revisión bibliográfica es llegar a conocer más a fondo sobre la enfermedad del hígado graso. Conocer las causas y consecuencias que se derivan de ella, y poder llegar a comprenderlas para poder, en la medida de lo posible, evitarlas.

 

MÉTODO

Para poder realizar este artículo se ha llevado a cabo una extensa revisión bibliográfica con artículos tanto en castellano como en inglés de diferentes revistas médicas como: Elsevier, Scielo, Medlineplus, así como artículos de páginas web y planes de actuación frente a esta enfermedad.

 

RESULTADOS

Comenzaremos hablando del hígado en su estado fisiológico. Es el órgano más grande interno que encontramos en el cuerpo. Sus funciones fundamentales son ayudar en la digestión de los alimentos secretando enzimas para ello, tiene la función de almacenar energía en forma de glucosa, crear azúcares a partir de la síntesis de grasa, y es uno de los dos órganos encargado de la eliminación de las toxinas.4

Cuando el hígado falla, pueden fallar multitud de actividades en nuestro organismo.

Una de estas afecciones es la acumulación de grasa en el hígado, conocida como “enfermedad por hígado graso”. Se encuentran dos tipos principales de hígado graso:

  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico.
  • Esteatosis hepática, más conocida como enfermedad del hígado graso por alcohol.

El hígado, como ya hemos comentado, es uno de los órganos más importantes en el organismo. Gracias a su gran papel en el metabolismo de lípidos, captando los ácidos grasos libres del plasma, que son almacenados u exportados tras la síntesis de lipoproteínas y lípidos, sino son aprovechados como fuente de energía.3

Al producirse una serie de alteraciones de factores tanto locales como sistémicos, que controlan la proporción entre, la exportación, la oxidación, y la profusión de lípidos, conlleva a la acumulación hepática de triglicéridos.3

  • Enfermedad de hígado graso no alcohólico (EHGNA).

La obesidad, fundamentalmente la visceral, y la resistencia a la insulina son los dos grandes factores etiopatogénicos de la enfermedad del hígado graso no alcohólico.3

Existen descritos varios signos y síntomas de hígado graso. No tienen porqué presentarse todos, o no a la vez.1

  • Dolor leve en el área abdominal derecha o central.
  • Fatiga y debilidad.
  • Niveles altos de enzimas hepáticas (AST y ALT), y de triglicéridos.
  • Niveles altos de insulina.

Si no se detecta y progresa hacia la Enfermedad de hígado graso no alcohólico, a parte de los síntomas anteriores destacaremos:

  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor abdominal moderado-intenso.
  • Pérdida de apetito.
  • Coloración amarillenta de ojos y piel por el acúmulo de bilirrubina.

Si se presenta alguno de estos síntomas sería necesario realizar un análisis de sangre donde se apreciaría las variaciones de hormonas y enzimas hepáticas, que nos darán la alarma para ahondar más en el estudio de posibles afectaciones hepáticas y detectarlo a tiempo para que no se haga irreversible.1

La causa de esta enfermedad es aún desconocida. No obstante, diversos estudios concuerdan en diferentes factores de riesgo que hacen predisponer a esas personas a padecerlo:4

  • Obesidad.
  • Diabetes tipo 2 y prediabetes.
  • Infecciones como la hepatitis C.
  • Gran pérdida de peso en un corto espacio de tiempo.
  • Tensión arterial elevada.
  • Altos niveles de lípidos en sangre, como colesterol y triglicéridos.
  • Medicamentos como los corticoides y alguna medicina contra el cáncer.
  • Más frecuente en raza blanca.
  • Trastornos metabólicos, englobando síndrome metabólico.
  • Expuestos a toxinas.
  • Más común en edad media o mayores (aunque los niños también pueden llegar a padecerla)

El tratamiento que seguiremos con estos pacientes será el de conseguir que el hígado vuelva a su forma fisiológica normal, y no se convierta en algo irreversible.

El pilar de este tratamiento es la pérdida de peso. Al bajar de peso se puede llegar a reducir la grasa, la inflamación y la fibrosis hepática.

Puede que el causante de la enfermedad sea el tratamiento con un medicamento, si esto es así, deberá dejarlo, siempre y cuando se lo diga el médico, o puede que tenga que tomar otro en su lugar.1

Otro pilar fundamental es el tratamiento farmacológico. En este caso podemos distinguir diferentes tipos de medicamentos para tratar las diferentes causas que pueden llegar a provocar el hígado graso:3

  • Tratamiento farmacológico de la Enfermedad hígado graso no alcohólico.
  • Fármacos contra la obesidad.
  • Hipolipemiantes.
  • Sensibilizadores de la insulina y análogos de la metformina.
  • Antioxidantes, vitaminas y otros fármacos.

La enfermedad de hígado graso no alcohólico normalmente se subestima, y se trata de una enfermedad potencialmente grave y prevalente. Se ha demostrado su gran asociación con las Enfermedades cardiovasculares, y la capacidad de acelerar del progreso de la morbimortalidad cardiovascular y de la arterioesclerosis.3

Por ello es importante darle importancia a la detección causal en una ecografía rutinaria de la esteatosis hepática que pueden coexistir con numerosos factores de riesgo cardiovasculares.3

 

CONCLUSIONES

Con esta revisión bibliográfica nos podemos dar cuenta que, con los cambios en los hábitos alimentarios, el sedentarismo y el sobrepeso, pueden llegar a producir un grave desajuste metabólico caracterizado por hiperinsulinemia, resistencia a la insulina, hiperglicemia, e hipertrigliceridemia que desencadena la aparición de esteatosis hepática.2

La mayor medida eficaz de combatir o prevenir la aparición y progresión de la enfermedad de hígado graso no alcohólico es el cambio de estilo de vida. Otras maneras de combatirlo, con menor eficacia, se observa más que se trata de una forma paliativa, son los medicamentos anti fibróticos, hipolipemiantes, y los sensibilizadores de insulina. 2

Se deben seguir realizando tanto estudios de investigación para ver el impacto que tiene esta enfermedad sobre las alteraciones cardiovasculares, tipo arteriosclerosis, y sus complicaciones, como ensayos clínicos que valoren diferentes tratamientos terapéuticos tanto ya existentes como nuevos.3

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Franziska Spritzler. Citado el 29 de noviembre de 2016, con la revisión médica de Angela M. Bell, MD, FACP, Disponible en: https://www.healthline.com/health/es/higado-graso
  2. Raúl Carrillo Esper, Jimena Muciño Bermejo. Revista SCIELO de la Facultad de Medicina (México) versión On-line ISSN 2448-4865versión impresa ISSN 0026-1742Rev. Fac. Med. (Méx.) vol.54 no.3 Ciudad de México may./jun. 2011 Artículo de revisión Hígado graso y esteatohepatitis no alcohólica. Conceptos Actuales.
  3. Angel Brea Hernando, José Puzo Foncillas. Revista ELSEVIER Vol. 22. Núm. 6. páginas 259-271 (noviembre – diciembre 2010) Enfermedad del hígado graso no alcohólico y riesgo cardiovascularNon-alcoholic fatty liver disease and cardiovascular risk.
  4. Biblioteca Nacional de medicina de los EEUU, MedlinePlus (información de salud para usted). Citado en 2021. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/fattyliverdisease.html